COMO volver a ser un ASESINO y encima GUSTAR a la GENTE (ASSASSIN’S CREED 2)

COMO volver a ser un ASESINO y encima GUSTAR a la GENTE

(ASSASSIN’S CREED 2)

Siendo sincero, el primerAssassin’s Creed me dejo algoinsatisfecho. Lo tenía todo para ser el rey del mambo, era guapo (tenía buenosgráficos), era culto (tenía un buen argumento), era elegante (tenía un diseñoexcelente), sabía idiomas (tenía un buen doblaje), y estaba cachas (teníamapeados enormes sin tiempos de carga), pero a la hora de la cama (de laacción) era un puto muermo. Lasprimeras veces disfrutaba con la novedad, pero eso de estar repitiendocontinuamente la postura del misionero(camuflándote entre los monjes), el saltodel tigre (lanzándote desde las atalayas), y otras posiciones (minimisiones) insípidas acababa pasando factura. Este fue seguramente el motivo porel cual el ‘Credo del Asesino’ nodejó impasible a nadie, realmente destacaba en muchas cosas, pero un crisol degéneros no tan bien llevados lo convertían en un juego muy repetitivo, casihasta el hastío. Sin embargo quién se dejó seducir como yo por su historia y suprotagonista hasta su enigmático final, lo hizo a sabiendas de que estabadisfrutando de un juego con muchísimo potencial, mucho más que algunas de lasgrandes sagas consagradas. Altair,con sus habilidades y su estética, quedó grabado por siempre en mi memoria(será por repetir los citados minijuegos ‘cienesy cienes’ de veces, como las canciones del verano, que no te gustan una mierda, pero de tanto oírlas cantaracabas tarareándolas y hasta bailando con ellas) y se ha convertido desde entoncesen uno de mis personajes favoritos en este mundo de los videojuegos.

Cuando la compañíafrancesa Ubisoft empezó a anunciarsu segunda parte jactándose de las excelencias de la misma, cerré los ojos comocuando te la trincas con la cremallera del pantalón y piensas que ‘ojos que no ven, corazón que no siente’aunque realmente a causa del dolor te estás tragando las lágrimas y los mocos,y no pude evitar notar como un escalofrío que no estaba causado por unaindigestión de croquetas recorría mi amarillento y diminuto cuerpo dejándome unsentimiento de ‘déjà vu’ (quecasualmente también es algo francéscomo los ‘croasanes’, los ‘petisuises’, y el sexo oral). No me podía creer que estuvieran levantando una falsaexpectativa otra vez. Al menos en esta ocasión a mi no me la levantarían,aunque me sonara muy mal el decirlo…

Bueno, y aquí tenéis al nuevo protagonista de… ¡ups!, ¡mierda!, ¡ya lahe vuelto a liar!… bueno, vale, al prota os lo pongo más adelante…

Y la cosa no empiezabien, de hecho si nos mordemos las ganas de darle al botón START (ese mítico botón indispensable que de no ser por él nopodríamos empezar a jugar ni el 75% de los videojuegos de consola) veremos unvideo alucinante, para luego darnos cuenta de que ese no es precisamente elmotor del juego, y que el asesino ni siquiera es Ezio, el nuevo protagonista. Vamos, que se te queda cara de PQC o ¿PEROQUECOÑO?, que es esa expresión que ponemos cuando abrimosmucho la boca como descolgando la mandíbula inferior y abrimos tanto los ojosque parece que alguien nos haya abducido los párpados. Y que conste quegráficamente el juego es excelente, luciendo mucho mejor que su primeraentrega, que ya tiene narices, bueno, más bien polígonos, que yo cuando vi enel primer juego la ciudad de Jerusaléndesde la colina casi me caigo a causa de la impresión del asiento, el de micasa y el del caballo. Pero una vez el juego te da la libertad para campear porlas calles de Florencia a tusanchas, la cosa cambia, y mucho. Si impresionante era la dimensión de lasciudades y el realismo de las mismas en la versión anterior, esta lo supera concreces. El nivel de detalle ha aumentado considerablemente, en cada fachada, encada objeto del escenario, o en las vestimentas, y los ciudadanos son muyvariados, actuando además con una mayor naturalidad. La sensación de estarcorreteando por una Florencia o Venecia florecientes es impagable, ypara todo aquel viajero que las haya visitado le resultará fascinante y extrañoal mismo tiempo contemplar como habían sido en realidad. Pero aunque el juegoestá plagado de referencias históricas y artísticas con citas acerca de lugaresimportantes y personajes famosos, también es cierto que se toma demasiadaslicencias a favor de la historia que intenta transmitir. No obstante resultainteresantísima la forma en la que realidad histórica y ficción llegan aentremezclarse.

Y no sólo se ha mejoradoen el diseño artístico, sino en el manejo de nuestro protagonista. Essimplemente impresionante la cantidad de cosas que un torpe como yo puede hacermachacando tan sólo un par de botones, que lo mismo te meto mano (al bolsillo,que esto no es ningún juego de Bioware)para robarte un par de florines como me subo a lo alto de un edificio sindescalabrarme. El elenco de acciones a realizar se ha ampliado enormementesegún el contexto, y saltar por los tejados, trepar a las atalayas, robar oarrojar dinero al populacho (según nos dé el punto), recoger armas del suelo,abrir cofres, inspeccionar, cargar o esconder los cadáveres, hablar con los personajesinteractivos, apartar a la muchedumbre, nadar (¡si!, ¡al contrario que Altair, el nuevo prota, Ezio, no es alérgico al agua!), serealiza con una facilidad pasmosa. Lamentablemente lo que no se ha mejorado esel sistema de combate, y es que una vez que aprendes a contraatacar siguesiendo prácticamente imposible el que alguien te tosa, y si lo hace, con darlecon un bote de Inistón Mucolítico enel siguiente contragolpe tienes bastante.

Bueno, lo prometido es duda… digo deuda… bueno, el caso es que aquítenéis al nuevo… ¡pero que cojo… ¿es que no voy a tener una imagen de Eziodecente en mi disco duro?

El problema es que losenemigos siguen lobotomizados, y las siglas IA para los programadores de Ubisoftdeben significar Individuo Andante,porque eso es lo que hacen mejor, recorrer las calles. Un poquito más de malaleche por favor, que aunque te rodeen diez contrarios, los tios siguen cogiendonúmero para ver de quién es el turno para atacarte. Bueno, miento, ahora enocasiones te atacan dos a la vez, pero como te mueves para esquivar o atacar auno, el otro nunca atina a dar, por no decir que a veces se dañan incluso entreellos. Eso si el que te golpea no es uno de los denominados ‘brutos’, un tipo de soldado armado queno es que sea lento, es que te puedes ir a comer un bocata y regresar, que deseguro el hombre aún no ha terminado su ataque. Vamos, que la barra de ‘vida’ o ‘armadura’ está para los ‘gajos’que te pegas cuando te caes desde los tejados a causa de un mal salto, porquelos enemigos herirte, te hieren muy poquito, y encima puedes llevar hasta 15botellitas de medicina que puedes utilizar en cualquier momento para restaurartu salud. Entre esto, y que hay más médicos en las calles que internos en laserie de ‘Anatomía de Gray’, o losenemigos que huyen cuando ven que has acabado con la mayoría de ellos, o losque se matan al caerse por uno de tus golpes desde el borde de un tejado, nohacen de este juego un reto demasiado complicado. De hecho, a los enemigos yasólo les falta morir por un ataque al corazón o de un tropiezo cuando correndetrás de ti, y los logros o trofeos prácticamente salen solos o son muyfáciles de obtener a base de exploración, paciencia, y guías de Internet,porque sencillamente los últimos glifos a resolver no tienen jodida lógica.

Hasta los Koopas o tortuguitas que van merodeando de un lado a otro en los juegos de Mario, esos que nunca se abalanzansobre él aunque parezca que lo están viendo (realmente llevan un ‘ciego’ o‘botellón de tres pares de caparazones, o si no que expliquen el motivo de esosojazos tan grandes con las pupilas diminutas), tienen un pelín más deinteligencia. Te subes a una azotea, un vigilante te detecta, te escondes enuna esquina y el tio ni se acerca para comprobar que te has ido. De hecho, elmapa está plagado de sitios para ocultarse, y yo nunca he utilizado ninguno, meha bastado con huir a toda leche dando vueltas (esto lo suelo hacer en lamayoría de los juegos, lo aprendí de pequeño huyendo del niño que en el cole siempreme quería robar la merienda), es más, en Venecia con tirarte al agua y alejartetienes bastante para que cual apestado se olviden de ti.

A la tercera va la vencida… después de mucho indagar por San Googlebendito por fin he podido conseguir una imagen de… ¡eh¡, ¿pero que cojonesesto?, ¿cuantas versiones de Altair existen en este mundo?

Y es que Ezio es como el hermano pequeñoitaliano que Superman siempre quisotener. El tio es capaz de esprintar por toda Florencia sin cansarse para después escalar el campanario del Duomo de Santa Maria del Fiore en mediominuto y sin que le resuelle el aliento una vez llegado arriba. No como yo, quetardé diez minutos subiendo por unas escaleras, cagándome entre piso y piso enla madre que parió al tipo que dijo que las vistas valían la pena, y cuandollegué sólo supe decirle a mi mujer mientras perdía cualquier rastro de colorque pudiera tener en mi cara ‘llamaunambulanciaaaaa’haciéndole además un claro gesto de que me faltaba el oxígeno. Pero lo que másme jode es que ni suda, que yo tan sólo por llevar esa armadura y esa capa yasaldría a la calle con dos tremendos lamparones debajo de los sobacos.

No obstante, donde eljuego ha ganado muchos más enteros, e incluso decimales, es en la jugabilidad.Ahora utilizar a la gente de la calle resulta mucho más sencillo y divertido, comoarrojarles dinero, ocultarse entre grupos de gente, y pagar a mercenarios oprostitutas para ‘entretener’ a losguardias (si, lamentablemente los servicios de estas últimas sólo sirven conterceros). Las misiones son de lo más variado y no se basan en realizar siemprelos mismos minijuegos para asesinar a un objetivo final, aunque estos siganexistiendo en forma de asesinatos, carreras, o extorsiones opcionales. Existe ademásuna enorme variedad de armas y armaduras con sus propias características develocidad, bloqueo y daño, varias formas de pasar desapercibido reduciendo tunivel de búsqueda, enigmáticos puzzles en forma de glifos, e incluso una villaa la que adecuar para conseguir dinero extra. Pero lo que más me ha encantadoes la inclusión de las fases de las tumbas donde tendremos cual Lara Croft sin perolas que dar lomáximo de las habilidades de nuestro personaje, realizando acrobacias en unlimite de tiempo, o rompiéndonos la cabeza para averiguar el camino correcto aseguir, con tal de conseguir las seis piezas que nos conducirán a obtener lamejor armadura del juego.

Respecto al tema delsonido, tanto la banda sonora como los efectos cumplen a la perfección, aunqueno sea precisamente la música lo que más realce al juego debido a la escasez ysutileza de la misma, pues sólo destaca en los momentos más importantes, comolos putos granos de tu adolescencia, que te salían enormes en plena frente o entoda la napia justo el día en que por fin habías conseguido quedar con unachica. Pero sin duda la parte más elaborada de esta obra son las voces y losdiálogos, en ocasiones divertidos e irónicos, y soberbiamente doblados alcastellano, por muy rara que suene la voz española de Bruce Willis en pleno sigloXV y en boca de un personaje llamado Antonio.

Por mis cojones que pongo un imagen del protagonista en esta entrada,a la de una, a la de dos, y a la de… jodeeer… bueno, voy a dejarlo, ya no tepuedes fiar ni de los nombres de los ficheros en Internet…

Pero el batacazo másfuerte, y que conste que esto es un punto de vista bastante subjetivo, radicaen que la historia ha perdido ‘fuelle’,sobre todo cuando te topas de frente con su sorpresivo final inconcluso:

<SPOILERS A MANSALVA> Es como mezclar perascon manzanas, vamos, que esto ya parece más un ‘Stargate’ que otra cosa, con divinidades de por medio que en vez dehacer su mensaje público y contárselo al primero que le venga en gana montanuna parafernalia más rocambolesca que los enigmas de la isla de la serie ‘Perdidos’. Igual que su flojísimoconfrontamiento final, donde te cargas al enemigo a base de ostias, y al queaunque le hayas mermado toda la salud, no cae al suelo por culpa del scriptprogramado para dar cuenta de la extraña costumbre que tienen los ‘malos’ dequererte contar su vida y el motivo de sus oscuras intenciones segundos antesde palmarla </SPOILERS A MANSALVA>.

En definitiva, para quiéndisfrutó con la primera parte le resultará prácticamente IMPOSIBLE no deleitarse con esta nueva entrega donde se ha logradodar solución a CASI todas las quejasjugables que llegaron a oídos de Ubisoft,y digo ‘casi’ porque el tema de los combates aún deja bastante que desear. Elresto debería dar una segunda oportunidad a esta saga y comprobar de primeramano como debería haber sido el primer ‘Credodel Asesino’, un juego amplio, ameno, y divertido que nos hará pasar largashoras pegados a nuestra consola ‘conociendo’ de primera mano grandes personajesy localizaciones de la época mientras recorremos las principales ciudades de Italia tal y como recogen los libros dearte e historia, lo cual se agradece, ya que no es habitual ver títulos dondeademás de disfrutar jugando se puede adquirir un poco más de cultura.

En cuanto a los polémicoscontenidos descargables que se retiraron del juego para su venta por separado,decir que no se echa en falta a lo largo del mismo, cuya duración es más queconsiderable, y por tanto no debería influir en la adquisición de un productotan mimado como este (otra cosa es que joda bastante saber que tienes que pagaraparte por un producto que bien podía haberse añadido en el juego original,como si el dinero que has pagado por este no fuera ya de por sí suficiente).

Si te ha gustado estaentrada y el juego deja un comentario con LASTIMAQUEALTAIRNOTENGAPEROLASen el asunto.

Si te ha gustado estaentrada pero no el juego deja un comentario con DEFRANCIAMEQUEDOCONELFOIEGRAS en el asunto.

Si no te ha gustado estaentrada pero si el juego deja un comentario con TIENESDEDUENDELOKEYODEPOKEMON en el asunto.

Si no te ha gustado estaentrada ni el juego deja un comentario con DEXTERSIQUEESUNPEDAZODEASESINOen el asunto.

Si has entrado aquí porcasualidad deja un comentario con LOMEJORDEUBISOFTESJADERAYMONDen el asunto.

CAZADORES DE SOMBRAS, Anexo II: Los viajes de Ibut Nattab

Hoy es un día especial. Para los que no lo conozcáis aún, existe uncompañero de Blogs, que cumple dos años de estancia aquí en Gamefilia, con una imaginación desbordante y una impresionante pasiónpor la literatura. De sus manos han salido iniciativas y relatos muyinteresantes, y hoy tengo el placer de aportar mi granito de arena a ladifusión de una de sus historias más importantes, ‘Cazadores de Sombras’. Sobradecir que esto no es una narración al uso, pues se trata de un Anexo quecumplimenta la obra original que se encuentra escrita en su blog, y de la cualrecomiendo su lectura. ¡Un abrazo Desmodius!, y muchas gracias por regalarle aeste blog un pedacito de ti y de tu mundo…


Cazadores de sombras

Anexo II: Los viajes deIbut Nattab


Primer día


Hace aproximadamente ocho meses que La Orden no me llamaba para algunamisión de reconocimiento, creí que todo lo que necesitaban saber ya estabaplasmado en mis mapas; sin embargo, ahora desean saber lo que está ocurriendoen los alrededores de Ceudryll, la abandonada ciudad subterránea del sur;varios demonios han huido hacia esa dirección en las cacerías de los últimosmeses.


Sólo podré cabalgar hasta el río del sur. Me tomará siete u ocho díaslograr atravesar los acantilados de los alrededores y acercarme a la ciudad sinque me vean. Por desgracia, no poseo los símbolos ni las habilidades de loscazadores de sombras; pero me dieron algunas espadas gancho, cimitarras y dagaspara poder cabalgar con seguridad y, si es necesario, defenderme de losdemonios que merodeen en las cercanías de Ceudryll.


Cuarto día


Abandoné a mi caballo por la mañana en un establo de Elkhatskhai. Eldía transcurrió sin mayores conflictos, ahora la oscuridad comienza a invadirel cielo, debo resguardarme en el bosque a las orillas del río del sur. Miverdadera misión dará comienzo mañana, tendré que sortear los acantilados y lasinnumerables dificultades que rodean a Ceudryll, incluyendo a los demonios queestén por los alrededores. Revisando varias veces los mapas de la región, hedescubierto una ruta que probablemente me permitirá llegar a Ceudryll sin servisto por los demonios: debo rodearla y atravesar un pequeño laberinto decuevas que conducen a una llanura muy cercana a la ciudad.


Octavo día


Mi plan funcionó, estoy al sur de la ciudad; seguir la ruta que ideépara llegar a este lugar fue complicado, especialmente la parte final dellaberinto, pero lo logré. Es el atardecer y he visto a varios demonios entrar ysalir de la ciudad; además, hay un par de guardias demoníacos en la entrada.Puedo ver poco desde el sitio donde me oculto, pero creo que están edificandoalgunas torres de vigilancia cerca de los acantilados al oeste de la ciudad. Hevisto que los demonios llevan algunos prisioneros humanos hacia lasprofundidades de su refugio, no puedo asegurar si entraron vivos o muertos.


Es el anochecer y la situación ha empeorado bastante, los demonios hantraído tres docenas más de humanos, pude notar que varios de ellos seguíanvivos, pero otros parecían ser simplemente cuerpos sin vida. Seguiré vigilandola ciudad por algunos días más, debo descubrir qué está sucediendo ahí dentro.


Décimo día


Cerca del mediodía, los guardias de la ciudad se adentraron a la misma;poco después, hubo grandes estruendos que provinieron de las profundidades dela ciudad, pude oírlos débilmente. Los guardias de la ciudad volvieron a susposiciones después de algún tiempo. Al anochecer, un demonio bastante altosalió de la ciudad seguido de un pequeño grupo de soldados, sólo pude ver alque guiaba a los otros por la intensa luz de la luna; su aspecto es igual a lanegrura de la más oscura y aterradora noche que jamás haya visto.


He observado suficiente acerca de los demonios y éstos están comenzandoa acercarse demasiado al sitio donde permanezco oculto, es peligroso quecontinúe en este sitio por mucho más tiempo. Mi misión ha terminado, es tiempode volver al cuartel general.


Décimo séptimo día


Llegué a salvo al cuartel general de La Orden. Entregué a La Ordentodas las observaciones que pude hacer sobre la ciudad de Ceudryll y la rutaque usé para llegar de forma segura hasta ahí, pero me dicen que tendré queatender otra misión en breve, así que debo permanecer aquí. Esto es extraño,parece que los cazadores de sombras están demasiado ocupados combatiendo a losdemonios y necesitan toda la ayuda posible.


Décimo noveno día


Por la mañana me informaron de mi nueva misión. Adinath, un cazador muyhábil, y sus discípulos tomaron una misión en una ciudad al este del reino; sinembargo, La Orden descubrió que hay cerca de una centena de demonios aguardandosu regreso para tenderles una trampa.


En el cuartel general no hay muchos cazadores de sombras disponiblespara derrotar a los demonios o intentar dar aviso a Adinath; todos estánatendiendo misiones a lo largo de todo Norum. Debo ser yo quien alerte alcazador y le muestre una ruta segura para volver; en esta ocasión, meescoltarán Aamon y Ederios, los dos únicos cazadores que están en el cuartel.


Vigésimo día


Acampamos en una cueva, es el segundo día que cabalgamos y la presenciade los demonios es cada vez más evidente. El silencio de los alrededores esinusual, perturbador; los cazadores de sombras hacen guardia fuera de la cueva,mientras yo intento descifrar la ruta más segura para llegar hasta Adinath.


Vigésimo tercer día


Pasado el mediodía, una docena de demonios nos cerró el paso; loscazadores de sombras actuaron velozmente y pudieron derrotarlos, pero Aamonsufrió una grave herida en la pierna izquierda.


Los demonios se mueven a través de la zona y determinar una sendasegura para avanzar es cada vez más complicado. Poco antes del anochecer,hayamos un buen refugio para pasar la noche. Aamon debe descansar antes de queavancemos mañana por la mañana.


Vigésimo cuarto día


Encontramos la entrada a un paso subterráneo que nos ahorrará gran partedel camino, ya que debe conducir a los adentros de la ciudad de Apsdra, unlugar muy cercano a nuestro destino. Debemos darnos prisa; La Orden nos dijoque debíamos de llegar antes del séptimo día o no podríamos advertir a Adinathsobre la emboscada.


Vigésimo sexto día


Afortunadamente, nuestros planes tuvieron éxito y hoy, al atardecer,pudimos reunirnos con Adinath y sus discípulos. Ya están prevenidos sobre lospeligros del camino, por lo que mañana regresaremos siguiendo la misma ruta queAamon, Ederios y yo usamos.


Vigésimo octavo día


De vuelta a Apsdra, nos percatamos de la lamentable noticia de que laciudad ha sido tomada por un numeroso grupo de demonios. La Orden podrásolucionarlo, pero necesitamos llegar a salvo hasta el cuartel general y, sinpoder usar el pasaje subterráneo, será un camino muy complicado.


Trigésimo tercer día


La única forma para llegar de forma segura al cuartel general, serátomando el camino a través del bosque rojo. Es una locura, pero al menos loshombres lobos son menos inteligentes y numerosos que los demonios. Alanochecer, no podremos descansar, deberemos estar en constante vigilancia opodríamos amanecer muertos.


Trigésimo quinto día


Media docena de hombres lobos nos atacó anoche, no nos percatamos de laluna llena. Adinath y Ederios pudieron combatir a la gran mayoría de lasbestias, Aamon los ayudó y los discípulos de Adinath también colaboraron paradetener algunos. Desgraciadamente, uno de los hombres lobo pudo morder aAdinath en el costado; debemos darnos prisa y llegar al cuartel general lo máspronto posible para salvarlo.


Trigésimo octavo día

 
Por fin llegamos al cuartel general. La misión tuvo éxito, aunque LaOrden no está segura de poder salvar a Adinath; sus heridas son graves y, pordesgracia, la maldición se ha extendido a las profundidades de su cuerpo.Espero que se pueda recuperarse.

Mi misión aquí ha terminado.

BAD COMPANY, o jugando en MALA COMPAÑIA

A veces ocurre que tendemosa ponerle etiquetas equivocadas a las cosas y al finalresulta que las describimos de forma contraria a lo que realmente son, porejemplo, nos empeñamos en llamar PERSONASde MALA COMPAÑÍA a los que ejercen la prostitucióncuando la verdad es que te acompañan muy bien hasta que te vas. Pues con estetítulo pasa exactamente lo mismo, y no me refiero a que te hace pasar un buen rato a cambio de dinero, sino a que no seporqué se ha optado por llamarlo así cuando se trata de la compañía más simpática y alocada que me he podido encontrar enjuego de acción bélica.

Y es que este BATTLEFIELD presenta una historiacuando menos divertida, aunque tampoco sea el súmmum de la narrativa o de laoriginalidad. Somos el novato o recién llegado a una patrulla integrada portres componentes más de la BAD COMPANY,una compañía a donde va a parar toda la escoria e inadaptados de Gamefilia o de los que se alistan alejército, y a la que se le encomienda ejecutar las misiones más arriesgadas, ‘chungas’, y peligrosas, o sea, que lomismo podía haberse llamado BAD COMPANYque Compañía ‘Carne De Cañón’. Quizáseste sea el motivo por el cual nuestros héroes han cambiado los cánonesestablecidos de una lucha en pos de la libertad, la justicia, la venganza, lapaz internacional, la salvación del mundo, o la participación de Karmele en el próximo festival deEurovisión, por un objetivo más realista y humano, hartarse de tomar ‘prestados’ numerosos lingotes de oro yproporcionarse unas bien merecidas y permanentes vacaciones alejados decualquier campo de batalla. Pero si rocambolesco es su argumento, también lo esel perfil de nuestros compañeros, un hacker parlanchín y un pirómano alocado, queno dudarán en ningún momento en hacer lo que mejor saben, ponerse a jugar a loschinos mientras el sargento toma una decisión importante, eso, y meterse enlíos continuamente.

Por mucho Smiley que tenga, cuando os revienten una granada de estas enpleno culo, no os va a hacer ni pizca de gracia

A diferencia de los anteriorestítulos de esta saga en los que primaba el componente multijugador, el juego hace gala de una campaña individual bastante bien lograda salvo por un par de absurdos puntuales, siendo el primero de ellos la forma de activarse losscripts. Por ejemplo, si el objetivoes atravesar un poblado colmado de mercenarios armados hasta los dientes yllegar a un punto marcado con una bengala en el mapa, un jugador tanexperimentado como yo seguramente echará a correr al grito de “¡no disparéis cabrones, que soy muyblandito!” intentando no morir acribillado mientras se abalanza hacía ellugar indicado en el escenario. Lo cierto es que en varios puntos del juegoesta acción tan cobarde y pueril no es nada difícil de conseguir (por lo menosen el modo normal), gracias al segundo absurdo jugable, y es que desdeel principio del juego contamos con el objeto más ‘realista’ y útil que se hayapodido ver en una TeleTienda, una jeringuilla restauradora de salud ¡de dosisilimitadas!. Vamos, que el personaje más que un soldado parece un drogodependiente, eso, o un fanático dela acupuntura al que se le haescapado su afición de las manos. Y si absurda es está forma de regenerar lavida, aún más ilógico es que al llegar al punto señalado se active la animaciónque estaba programada y tu grupo empiece a charlartranquilamente mientras permanecen inmunesa los disparos de todo el ejercito yvehículos de combate que les ha seguido a lo largo de su huída.

La IA o Inteligencia Alarmantetampoco es de gran ayuda, los enemigos tienden a tener mucha más punteríacuanto más lejos se encuentran, por lo que te da por pensar si losprogramadores no sufrían de algún tipo de presbicia.Defensivamente los contrarios saben parapetarse perfectamente cuando están enel interior de las viviendas, pero cuando se encuentran en el exterior lejos dealguna barrera tienden a permanecer estáticos y al descubierto, joder, quehasta las palomitas (roscas) delcine tienen mayor instinto de supervivencia cuando se escapan rodando por elborde del recipiente de cartón. Por el contrario tus compañeros ayudan bastante, por lo menos dándote moral, con frasesdel tipo ‘¡joder, tio, que bueno eres!’.No es que no maten como en otros juegos en los que te planteas si tus compañerosse han traído balas de fogueo, peromatan poquito, casi sin querer. Incluso en un par de ocasiones los he vistoenfrascados con un enemigo muy de cerca, tanto que casi se podían haber dado unbeso en la boca con lengua, y no atinaban a darse (me refiero a los tiros, noal morreo), o lo que es peor uno enfrente del otro y sin disparar, en plan ‘Los Manolos’ cantando eso de ‘Amigos para siempre, mins yul olgüeis bimai frend’.

El modo multijugador no seencuentra exento tampoco de algún que otro planteamiento jugable discutible.Por ejemplo, se incita a que los bandos se agrupen en patrullas de cuatromiembros, y que los caídos reaparezcan al lado del líder de la patrulla, yaunque esto en la mayoría de las ocasiones resulta algo genial porque te evitael tener que ‘patear’ todo elescenario de nuevo desde el punto de inicio hasta donde se encuentra elconflicto, en ocasiones desesperará a más de uno el contemplar como tu líder deequipo está haciendo ‘camping’ o ‘tocahueving’ a kilómetros de distanciade donde debería de estar. Pero para desesperación la que te entra cuando derepente estás disparando a alguien y te mata el compañero que de la nada reaparecedetrás de él, que en vez de estar jugando a un juego de acción bélica pareceque estuvieras viendo la serie ‘Entre Fantasmas’.Quizás todo esto pudiera haberse evitado si se pudiera elegir al lado de cualcompañero de equipo reaparecer, o impidiendo la reaparición al lado de alguienque está siendo atacado por el enemigo.

Por otro lado los mapas sonextensos en ambos modos, y el uso de vehículos se agradece enormemente, tantopor mar, tierra, o aire, ya sea a través de barcazas, jeeps, tanques,helicópteros, todo menos por skateboard,aunque la maquinaría terrestre es la que presenta una verdadera variedad demodelos distintos (por ejemplo, tanques ligeros con una tasa de disparo mayorpero menor blindaje, o tanques pesados, con una relación tasa dedisparo/blindaje opuesta al anterior). Además, una idea que me pareceincreíblemente bien implementada es que los niveles no tienen un límite ‘físico’ visible, y puedes salirte deellos cuando quieras, aunque si no regresas en menos de 5 segundos tu personajeacaba volando por los aires al ser una zona controlada por el enemigo. Laexcusa es lo de menos, por mi como si me dicen que está poblada con gallinas asesinas que por instinto tepicotean la zona perianal, el casoes que de esta forma tan sencilla se ayuda a la sensación de inmensidad de losmapas, ya que estos no tienen porqué estar limitados siempre por las oportunasmontañas o por un acantilado más largo que la propia muralla china.

Otro de los factores queayudan a fomentar está sensación de amplitud, es que aunque en un principiosolo se tiene acceso a una pequeña porción del mapa, este se va ampliandoconforme se consiguen los objetivos permitiéndose el paso a nuevas zonas. Yaunque parezca que un modo online con doce mapas y sólo dos tipos de juego (conquistarla bandera o defender/atacar el oro) pueda acabar aburriendo a cualquieraaunque se haya metido en vena una sobredosis de RedBull o cualquier otra bebida con Taurina, esto no es del todo cierto. No sólo por la extensión delos mismos, que es como si jugaras a la vez en tres o cuatro unidos, sinoporque debido a la destrucción de estructuras como puentes, edificios, yelementos que bloquean el camino, o al uso de minas anticarro, pocas partidas sejuegan por igual ya que todo depende de la habilidad que sobre los vehículos ylas armas, o la estrategia sobre las clases y los escenarios, hagan losmiembros de ambos equipos.

Pero sin duda alguna, elpunto más fuerte, lo que hace que destaque incluso por encima de otros títulosmás recientes es su IMPRESIONANTE MOTORgráfico, así, con mayúsculas. Y ojo,que he dicho MOTOR, y no aspecto,aunque este luzca también de forma bestial y no tenga nada que envidiarle aotros referentes del género, sino porque prácticamentetodo lo que se encuentra en elescenario es destructible. Estodicho así, tampoco es que se aleje mucho de lo visto en otros títulos, pero loque impresiona es la dimensión de esa capacidad destructiva. No hablo debidones, cajas, o vehículos, hablo de puentes, de árboles, de paredes, deedificios enteros, todo en un mapa enorme por el que deambulan libremente veinticuatrojugadores haciendo el cafre sin que exista la más mínima ralentización. Aquí,al refugiarse en el interior de un edificio la expresión ‘a cubierto’ puede convertirse en ‘por el culo te reviento’ cuando te quedas a la intemperie tras lacaída de sus muros por culpa del fuego enemigo. El grado de destrucción es tal,que las casas fácilmente pueden quedar reducidas en segundos a tan sólo unaestructura formada por columnas y vigas, y un bosque entero de árboles enastillas listas para crear palillos de dientes.

A continuación transcribo lo que se pudo oír desde el interior de esteedificio:

– ¡Uf!, ¡menos mal!, ¡un sitio donde plantar un pino sin que nadie temoleste!

(¡BoOoOom!)

– ¿Alguién ha visto ha donde ha ido a parar mi ojete?

Y es que resulta hastapoético ‘contemplar las nubesdeslizándose plácidamente sobre el deslumbrante sol que se refleja en el agua yrefulge en los metales’, porque realmente las nubes se desplazan, el soldeslumbra, y el brillo del agua y los metales está sublimemente logrado.Además, observar los amplios paisajes que se extienden más allá de la línea delhorizonte, junto a la calidad de la puesta en escena, los modelados, y lailuminación, es todo un regalo para la vista. Incluso las armas estánasombrosamente recreadas, tanto en su aspecto exterior como en sucomportamiento, todas están perfectamente compensadas y a veces será másconveniente llevar encima una que haga más daño y en otras ocasiones una conuna mayor tasa de disparo (aunque en mi caso, como siempre me matan, me daigual una cualquiera).

La física, aunque nunca se me dio muy bien, es alucinante, y no sé siserá realmente así pero yo he visto caerme cascotes encima por las demolicionesde los edificios colindantes (menos mal que llevaba el casco puesto), o comomis compañeros se ganan un viaje ‘lowcost’debido a una explosión. Los efectos de partículas no se quedan atrás, esasombroso contemplar la tierra saltar a tu alrededor por un ataqué aéreo, como tealegras de no padecer asma cuando elpolvo te envuelve hasta impedirte distinguir lo que tienes delante, y como una realistacolumna de denso humo en el horizonte resulta alentadora o descorazonadoradependiendo de si te encuentras entre los atacantes o los defensores. Asimismo,el control es excelente, sólo falta poder hacer el pino o ralentizar el tiempoa lo ‘matrix’, porque nuestropersonaje juega a las ‘agachaditas’,¡salta!, e incluso nada estilo perrito con una facilidad pasmosa. Lo mismoocurre con los vehículos, siendo el helicóptero por su increíble capacidadofensiva el más difícil de manejar, lo cual se agradece bastante.

Pero de nada serviría unmotor gráfico tan envolvente si luego disparamos con el trepidante ‘beep’ del sonido generado por elaltavoz interno de una placa base, y este aspecto está tan cuidado o más que elanterior. No soy ningún Rambo oaficionado a las armas, pero el sonido metálico de las mismas me parece increíblementerealista, al menos comparado con las grandes superproducciones de Hollywood. Las explosiones que impactancerca de ti te dejan casi sordo, con un inquietante zumbido y sin apenas poderoír nada de lo que ocurre a tu alrededor durante unos instantes, y esto queparece una gilipollada es muyimportante porque oirás las pisadas de tus enemigos al moverse en más de unaocasión, y el sonido es vital para saber si están lanzando un ataque demorteros cerca de ti, si se aproxima algún tipo de vehículo pesado, o sialguien está orinando en el lugardonde campeas. Por otro lado los sonidos mecánicos de los vehículos estánfielmente recreados, no sólo en cuanto a su desplazamiento y al motor o losrotores, sino al movimiento de las torretas o al ruido hueco de la carga de unmisil en el cañón. Por si fuera poco, el sonido no sólo se desvirtúa por lascondiciones del combate, sino al entrar y al salir de las edificaciones, ya queen el interior de las mismas se puede distinguir el eco rebotando en las paredesde las habitaciones. Si a esto le unimos unas pocas voces en perfecto ruso oárabe dependiendo del bando en el que estemos, y que no las entiende ni el tioque las dijo (¿qué coño significa ‘pichataco’?), el juego es toda una delicia sonora. Sin embargo el apartadomusical es mucho más subjetivo, y cumple sin más, y no porqué sea malo o noesté bien orquestado, sino porque al intentarlo hacer tan variado y originalcomo los protagonistas del juego, a veces las canciones no suenan tan épicascomo uno se espera, salvo un par de ellas. Dentro de las partidas, donde elrealismo es primordial, es normal que no se le dé tanta importancia y queapenas se note, haciendo acto de presencia de forma esporádica y breve, pero esque mientras esperas a entrar en una partida online puedes escuchar desde unamúsica movidita y pegadiza a lo ‘PulpFiction’, a un violonchelo depresivo a lo ‘me corto las venas con la hoja número cinco del manual en lo que cargael mapa’.

El guión es absurdo, con el nivel de destrucción que existe, en vez dedesertar en busca de lingotes de oro, se harían ricos de forma segura montandouna empresa de reformas de edificios

Los amantes de los logros, trofeos, y la rejugabilidad están de enhorabuena, aunque en la campaña éstaúltima se limite a superar el juego en cualquier nivel de dificultad, yconseguir todos los lingotes de oro y las armas que se ocultan en cada capítulo(lo cual no es poco teniendo en cuenta la gran extensión de terreno con la quecuentan los niveles). Pero es que aparte de los premios que consigues poravanzar en el modo individual, o ascender de rango en el modo multijugador,existe una ENORME cantidad de medallas a conseguir en elenfrentamiento online, que van desde conseguir condecoraciones por defender laposición, por atacar con morteros, por curar a los compañeros de equipo, pormorir de un tiro en la sien cada que vez que un compañero te dice ‘¡para un momento que voy a curarte!’(y si no la hay para esto último, debería haberla, porque no es la primera vezque me pasa), y un largo etcétera.

Eso sin contar la adicciónal coleccionismo que les puede causar a algunas personas el saber que al matara un enemigo a cuchillo te quedascon su placa y su nombre de gamertag. Por que al ver como te mataalguien con el nick ‘noesloquetengoesloquesoy’o ‘siesloquetengoymide23cm’ no puedesevitar pensar ‘¡que cabrón!’ (pormatarte a cuchillo, no por los 23 centímetros, bueno, por eso también). Luego cruzasmedio mapa en solitario con tal de hacerte con ella, al grito de ‘esa placa, con ese nombre, ¡tiene que sermía!’. Ni que decir tiene, que todo buen jugador que se precie del BAD COMPANY de la 360 tiene que tener la placa del duende, y es que creo que te danun logro por obtenerla, eso, o no entiendo cual es la fijación que tiene todala peña por pasarme por el filo de su navaja suiza.

BAD COMPANY no es una compra obligada, sobretodo si no sepiensa aprovechar su lado enfocado al multijugador, pero es una de las opcionesonline más divertidas, inmersivas, y realistas con las que uno puedeencontrarse. No darle una oportunidad al precio en el que se encuentraactualmente en el mercado de segunda mano, 23 euros en una tienda ‘Game’ o 15 euros en un ‘Daily Price’, es casi un delito. Lomalo es que dentro de pocos meses saldrá a la venta su continuación, con unonline mejorado y una mayor capacidad de destrucción. No obstante, aunque muchosno tarden en hacerse con el nuevo, su elevado precio hará probablemente queotros prefieran seguir disfrutando durante algún tiempo con esta primera parte.¡A que esperas para hacerte con miplaca!. XD

 

NOTA: Tan sólo una SUGERENCIA a las desarrolladoras. En los conflictos armadosactuales existen muchas mujeres que se juegan la piel al igual que suscompañeros masculinos. Me estoy cansando de ver como a estas alturas de la vidase les sigue obviando como una opción narrativa y jugable. No hablo depersonalizar los rasgos físicos de tu personaje, pero si de tener al menos esaminima referencia al género.

 

Si te ha gustado el juego y está entrada, deja un comentario con PARAMALACOMPAÑIATENEMOSALDUENDEen el asunto.

Si te ha gustado la entrada pero no el juego, deja un comentario conCOMOJUEGOBELICOPREFIEROSINGSTAR en el asunto.

Si te ha gustado el juego pero no esta entrada, deja un comentario conAMIMEPONENLOSTIOSCONUNIFORME en el asunto.

Si no te ha gustado el juego ni está entrada, deja un comentario con DESTRUCCIONMASIVAMISPEOSALADERIVA en el asunto.

Si has llegado hasta aquí por casualidad, deja un comentario conMEJODEKEKARMELENOVAYAAEUROVISION en el asunto.