DONKEY KONG JR y el PADRE QUE LE PARIO: Que MONADA de FAMILIA

DONKEYKONG JR y el PADRE QUE LE PARIO: Que MONADA de FAMILIA

Creo recordar que el primer videojuego al quejugué con una pareja como protagonista se remontaba al 87 con el famosísimo Head over Heels del genial Jon Ritman, pero tampoco me hagáismucho caso porque tengo pérdidas de memoria y a veces incluso de orina. El caso es que para hablar dealguna pareja conocida del mundo de los videojuegos y de esa forma participaren la iniciativa creada por Dezz hepreferido centrarme en Nintendo, queviene a ser a los videojuegos lo que Disneya las películas de animación, es decir, una fábrica imparable de crear personajes.Pero no, no voy a hablar de esa extraña relación de pareja que existe entre Luigi y Mario, o entre Mario yla princesa Peach, o entre la princesaPeach y Bowser, o entre Bowser yMario, o entre los Koopas y Miyamoto, voy a hablar de unos personajes que adoraba de niño, merefiero a Donkey Kong y a su hijo.

Para empezar he de reconocer que a mi los monos me dan pena, muchísima pena, más que nada porque se pasan todo el día pelándose la banana, a cada rato, acada momento, en cualquier ocasión, y eso es algo que me recuerda bastante a miadolescencia, con la salvedad de queyo no tenía el culo pelado y enrojecido como un mandril y que afortunadamente no tenía que estar atento a que uncolega se me acercara por detrás para desahogarse haciendo uso del mismo.Aunque yo les empecé realmente a tener pena ya desde que era un crío, y todopor culpa de la televisión, y no me refiero a que como viven en la selva no lesllega la señal del TDT y se quedansin ver fútbol los fines de semana,sino a las películas clásicas que sobre estos animales se emitían por la teleen el Full HD de aquellos tiempos, osea, en blanco y negro.

Lagente no respeta una mierda al pobre de Donkey Kong porque dedicarle un Cosplaycomo este es de muy mala sangre y de tener muy mala leche

Primero estaba la pobre Cheetah, o Chita paralos que hablan en cristiano, la mona de Tarzán,que estaba loquita por el plátano de JohnnyWeissmuller (el primer tipo que interpretó al hombre mono y que gritabacomo si se la hubiera trillado con la cremallera de sus shorts con acabado depiel de guepardo), y que encima quele hacía todos los recados y las tareas de la casa tenía que ver como éste la calentaba dándole ‘piquitos’ en la bocapara después irse a revolcarse con ‘La Jane’. ¡Que HIJO DE PUTA!. Vale que‘La Jane’ estuviera demasiado buenacomo para dejarla todo el día con la ropa puesta, vale que aunque fuera una chimpancé aquí se cumple a rajatabla elrefrán ese que dice ‘aunque la mona sevista de seda, mona se queda’, pero tío, más que sea haberle puesto el chip de identificación si no ibas aregalarle una sortija de compromiso,¡pedazo de cabrón insensible!.

Luego estaba King Kong, un pobre gorila con un terrible caso de gigantismo que se enamora de una actrizy no tiene otra cosa mejor que hacer que invitarla a ver las vistas desde loalto de un edificio mientras todo el mundo se dedica a molestarlo y a hacer quesu encuentro sea todo un fracaso. ¡Que envidiosa es la gente!, ¡criticando porcriticar!, que si zoofilia por aquí,que si bestialismo por allá. ¡Señores!,¡bestialismo es dejarse meter lo quele cuelga al Nacho Vidal entre laspiernas!, ¡que la tranca de este simio tiene el tamaño de un vagón de metro!, ¡quecon esas dimensiones no mete ni la puntita!,¡estamos hablando de amor sincero,peludo pero sincero!.

Elúltimo remake de King Kong fue una tremenda cagada del Peter Jackson, y es quetodo el mundo, o séase yo, se esperaba algo semejante a esto

En fin, que no me extraña nada que visto lovisto me cayera tan simpático DonkeyKong a las primeras de cambio, a pesar de que su padre fuera tan imbécil como para ponerle mal sunombre. Si, vale que la culpa fue del funcionarioque cometió el error tipográfico de ponerle burro, o sea, Donkey, en vez de mono, Monkey, lo cual es tan jodido como ponerle a tu hija Idoia y que el tio del registroconfunda con una ‘p’ la segundaletra, sobretodo si encima se apellida Gily un día la llaman primero por el apellido. Pero es que realmente si queríahacerle honor a su aspecto o genealogía debería de haberlo llamado ‘Gorilla Kong’, eso por no decir quepersonalmente veo una ordinariez elque te compongan un nombre a base de unir cualquier cosa con una referencia aun personaje u actor de cine, y os lo digo yo, que estuvieron a punto de bautizarmeSean Connery de Jesús. El caso esque lo conocí gracias a una GameWatchMultiScreen de color naranja dondeun fontanero mamón lo acosaba y le hacía la vida insufrible con tal de quitarlela novia, hasta tal punto que al pobre gorila no le quedó otra alternativa queatarla para que no se la quitara el bigotudo de los cojones.

Y donde todo el mundo veía un gorilasecuestrador y malvado que raptaba a una chica mientras intentaba realizar un homicidio sobre un pobre fontanero, yoveía un héroe con un mensaje tanprofundo como el de la peli ‘El planetade los Simios’, un mensaje muchísimo más intelectual que el que se me habíaocurrido a mi, ‘si un mono tiene unagran pilila, no es mono, es gorila’. Así que intenté buscar informaciónacerca de aquel personaje, pero por aquel entonces no existía ni Internet o la Wikipedia y todo se reducía en buscar en los doce volúmenes de laenciclopedia que le habían endosado en ‘cómodos’ plazos a tu familia con eldisimulo de acompañarla con el regalo de una máquina de escribir, una máquinade coser, o una batería de cocina. Pero no encontré nada en sus páginas salvoesos mapas antiguos tan simpáticos en los que metían a las Islas Canarias en una cajita y las trasladaban por debajo de lapenínsula Ibérica porque quedaba feoponerlas desangeladas a más de 2,000 kilómetros de la capital, como si todas setrataran de la isla de San Borondon,que aparece y desaparece cuando le viene en gana.

Conun nombre como ese no es de extrañar que luego hayan tantas confusiones

Sin embargo tuve la suerte de probar dosnuevas maquinitas portátiles las cuales me resultarían tan adictivas comoreveladoras, me refiero a la GameWatchtambién Multiscreen de colorchocolate llamada Donkey Kong II y ala Gamewatch blanca formato Panorama de nombre Donkey Kong Jr. Pues bien, se ve que algún jugador sin escrúpuloshabía ayudado a Mario a esquivartodos los bidones y a llevarse a la chica, lo cual me fastidió muchísimo ya queyo en mis partidas siempre dejaba que le cayeran los bidones encima aunque esosignificara no conseguir ninguna puntuación y que me tildaran de torpe. Y esque en estos dos juegos se refleja claramente como el fontanero vengativo lo encierra en una jaula y tira la llave paraevitar que el gorila pueda regresar con su chica. Por fortuna Donkey Kong no estaba sólo, pues frutode alguna relación anterior contaba con la ayuda de su hijo Donkey Kong JR, que a pesar de no tenerun nombre excesivamente original y parecer un ‘miniyo’ clonado de su padre al menos poseía unos reflejos de cojones. Y nunca mejor dicho, porque enambas maquinitas la criatura tenía que salvar sus ‘cataplines’ de ser picoteados por unos pájaros más salvajes que losde la película de Hitchcock, sincontar con la esquiva del resto de dispositivos de seguridad ideados por Mario como cepos, cuerdaselectrificadas o un foso de agua.

En definitiva, fue en ese preciso instante,en 1983, cuando me percaté que no había nada en el mundo que no pudiera superaruna relación paterno filial tan fuerte como aquella, convirtiéndome en todo unfan de estos dos personajes, hasta tal punto que cuando tuve un poco de vello(dos o tres exactamente), mostraba con orgullo mi pecho peludo en la playa apesar de todas la miradas acusadoras y metrosexualesque se cernían sobre mi. El problema es que DIEZ años después me hice la ‘picha’ un lío con la llegada de la SNES, y la encargada de complicarme laexistencia no fue otra sino RARE, ymira que estoy acostumbrado a ver telenovelas sudamericanas por lo buenas queestán las actrices que interpretan a esos personajes con nombre de piedraspreciosas tipo Rubí o Topacio que salen de sus enrevesadosguiones. El caso es que gracias al videojuego Donkey Kong Country me entero que Donkey Kong ahora es un anciano senil llamado Cranky Kong, y que su hijo DonkeyKong Junior ha traído a otro DonkeyKong al mundo que va siempre con una corbata roja, eso por no hablar delresto de primos, sobrinos, y demás familia, llamados nosequé Kong que salen a la palestra. Vale que se aumente lafamilia, vale que todos se apelliden igual, pero de todos es sabido que lospersonajes ficticios sufren del síndrome de Peter Pan, es decir, no envejecen, salvo Solid Snake porque fuma mucho, por eso ningún superhéroe envejece,ningún personaje animado o de comicenvejece, el puto Mario no envejece,pero a mi mono favorito casi lo mandan a un geriátrico, ¡que mamones!. Desdeese mismo instante decidí que RAREse podía meter su famosa renderización 3Dpor el mismísimo culo, y empecé a depilarme hasta los pelos de la nariz con talde que nadie me relacionara con mi simiesco pasado, y tuvieron que transcurrirmás de quince años para que volviera a fijarme absorta y detenidamente en otrapareja del mundo de los videojuegos, desde entonces la única parejavideojueguil que cautiva mis ojos es la que Sheva Alomar lleva por delante de su espalda.

Vale,también me gusta Pikachu porque en Internet rulan algunos mods realmenteinteresantes

 

Si te ha gustado esta entrada deja uncomentario con DUENDEQUEENTRADAMASMONAen el asunto.

 

Si no te ha gustado esta entrada deja uncomentario con TUSIQUEESTASHECHOUNPRIMATEen el asunto.

 

Si has llegado aquí por casualidad deja uncomentario con PARAGORILAELBAILEDELAMELODYen el asunto.

BAD COMPANY 2: A vueltas con las MALAS COMPAÑÍAS

BAD COMPANY 2: A vueltas con las MALAS COMPAÑÍAS

 

Mira que me dije más de una vez para mi mismo que no me lo iba a comprar, que teniendo la primera parte era una chorrada hacerse con esta segunda a precio de novedad, pero una vocecita en mi cabeza no paraba de repetirme ‘destrucción 2.0, destrucción 2.0, destrucción 2.0’ cuando lo normal es que siempre este diciendo ‘¿Y hoy a que hora comemos?, ‘¿y hoy a que hora comemos?, ‘¿Y hoy a que hora comemos?’. Así que lo adquirí aprovechando un vale descuento que tenía, intentando no mirar de frente a ningún Final Fantasy XIII, Heavy Rain, o Magna Carta, no fuera que sus carátulas (sobretodo la de este último) me hicieran cambiar de opinión. Y aunque lo compré más bien en un acto de rebeldía, imaginando que les estaba dando una bofetada a los de Activision e Infinity Ward en toda la cara, un ‘zas’ en toda la boca, por la forma tan descarada de sacarles el dinero a sus jugadores con los nuevos mapas multijugador y por el enfoque tan campero e individualista que tiene su modo online, lo cierto es que el que verdaderamente se llevó el golpe fue mi bolsillo.

 

Una cosa que tengo bien clara es que la opinión que cada uno se puede formar de este juego, o la necesidad de su compra, para bien o para mal, siempre estará condicionada por los escarceos previos con otros referentes del género, y con esto me refiero a títulos como el último Modern Warfare y el primer Bad Company, por lo que a lo largo de estos párrafos me resultará prácticamente inevitable hacer una reseña a estos para que os podáis hacer una idea de por donde van los tiros (nunca mejor dicho en un FPS). Empezaré hablando de los detalles técnicos. Si en algo destacaba y destaca Bad Company es en tener la fortuna de utilizar uno de los mejores y más potentes motores gráficos propios que en opinión de un servidor he tenido la oportunidad de disfrutar, el llamado por mi ‘Frosbai’ y conocido por los puristas como ‘Frostbyte’. Y es que si el ‘engine’ de los chicos de DICE era ya una auténtica pasada, lo cierto es que se notan mucho las mejoras que han ido incorporando durante todo este tiempo, pero un huevo.

 

No sé porque pero cada vez que entro en un GAME y veo esta carátula me dan unas ganas terribles de comprar el juego. Supongo que será por las dos pedazos de turgentes y enormes palabras que conforman su título, Magna Carta.

 

Llamadme ‘Friki de los cojones’ si queréis pero la demolición esa con la que tanto se han hinchado la boca no me parece tan destacable, y aunque la destrucción de nuestro entorno si cabe es aún más pronunciada, no me sorprende tanto como antes. Debe ser que la primera vez, como el primer amor, como el haber salido a la calle con la cremallera bajada y el pajarito fuera, es algo que jamás se olvida. Antes los edificios podían quedar reducidos a escombros, pero siempre, siempre, quedaba en pie su estructura. Ahora puedes dedicarte cual albañil chapucero a cargarte sus tabiques maestros, destruyendo todo lo que se encuentre en su interior, cajas de telecomunicaciones, enemigos, y hasta al del butano que esta montándoselo con la del quinto como no salga a tiempo. No obstante, esto es algo un poco cutre para mi gusto, pues cuando demueles un edificio se activa una animación en la que de repente los restos se convierten en escombros y estos caen por su propio peso, lo cual es visible sobretodo de lejos o cuando pilotas algún helicóptero, porque cuando estás en el interior del edificio, como es evidente, no te enteras más que de tu precipitada y espachurrada muerte.

 

En las más de 24 horas que llevó jugadas al online no he visto tanta presencia de trozos saliendo en todas direcciones, ni he sentido la adrenalina que te sube al correr en medio de una caída de morteros mientras vas rezando a San Google bendito por salir de ahí con vida, como me ocurría en la primera parte. Sin embargo el juego ha ganado en nivel de detalle. Por ejemplo acuchillar una valla hace que se astille y rompa una parte de esta pero no su totalidad, por lo que para pasar por ella tendrás que saltarla intentando no dejarte los ‘cataplines’ en el intento, o rajarla sádicamente. Lo mismo ocurre con ciertos muros de hormigón donde lanzar un misil hace que aparezcan boquetes y huecos en sus estructuras, pero no que estos se caigan en pedazos a la primera de cambio, y no es la primera vez que abro conscientemente un agujero en el centro de una pared para disparar a través de él a sabiendas que es imposible que entren desde el otro lado. Además, el grado de penetración de las armas en los diferentes materiales es muchísimo más evidente, siendo posible eliminar enemigos que han buscado cobertura tras sacos de arena, paredes de madera, o cajas de gominolas. En definitiva, el apartado gráfico, si obviamos la reiteración de los modelos de los enemigos, o el mismo interior y decoración para todas las casas, es un aspecto donde el juego ha salido ganando, pero no creo que les sorprenda mucho a los que vengan de jugar con la primera entrega.

 

Si, si, mucha destrucción, mucha física de la leche, pero no aparece una de las cosas más difíciles sobre las que simular el efecto de la gravedad en combate, las perolas, P E R O L A S.

 

Por otro lado, el sonido es igual de excelente que en el título anterior, el ruido de las armas es impresionante, así como el eco que se escucha en el interior de los edificios. Y si me reía con las voces del Rainbow Six Las Vegas 2 tipo ‘andelemanito’, en este caso me levanto, aplaudo, me quitó el sombrero, y hasta hago el pino puente, porque las voces y la música que se escuchan en la radio y los transmisores están mejor localizadas que muchas de las películas de taquilla que se ven en el cine, siendo simplemente de lo mejor que he escuchado en un videojuego. Incluso la banda sonora, mucho más palpable durante la campaña individual, ha mejorado dado que tiene una mayor presencia, no mezcla tantos estilos, y es más acorde con la historia que narra, con algunos temas dignos de elogio.

 

Pero si algo teníamos que agradecer al primer Bad Company fue su alejamiento de los tópicos y clichés de los que de forma continua hacen uso los juegos de acción bélica y ponernos en manos de un grupo irreverente que no dudaba ni un segundo en arriesgar el culo siempre y cuando pudieran sacar tajada de ello. Pues bien olvidaos para siempre de esto, porque como si de una lavada de cerebro se tratase estos chicos ahora sólo tienen una cosa en mente, sacarse la carrera, casarse, tener hijos, y salvar a su patria, por este orden. Esto repercute en una cosa, la trama principal no tiene tantos gags o toques de humor como antaño, y los pocos que tiene, que aparecen de mitad de la campaña en adelante, no son tan divertidos, hasta el punto de que parece que estás jugando con un grupo distinto al que te habían presentado pues ya no están tan locos, ni hacen tantos disparates, e incluso parecen competentes y profesionales. Vamos, que sólo les falta ir a luchar con traje y corbata. Sin embargo en el fondo, muy en el fondo, siguen siendo los mismos, os lo juro. Os recomiendo una cosa, olvidaos de la historia, paraos cada vez que la acción os lo permita y no hagáis nada, absolutamente nada. Las conversaciones que tendrán entre ellos y los jueguitos que hará vuestro personaje con las armas que lleva encima os sacarán más de una sonrisa, seguro.

 

Al menos los personajes siguen siendo los mismos, ya se sabe, más vale malos conocidos que buenos por conocer, y los prefiero serios a tener a estos en mi compañía…

 

Otra diferencia brutal que se nota en el desarrollo de la campaña, más allá del ya mencionado giro argumental a un tono más serio y patriótico, radica en la acción, el verdadero cambio importante y radical que ha sufrido este título. Los que disfrutaron como yo de esa libertad de exploración tipo Mercenaries donde los amplios mapas incitaban a la entrada a los pueblos o aldeas desde diferentes flancos, o al uso de diferentes estrategias o vehículos, lo llevan claro porque el juego se ha convertido en un clon del Modern Warfare 2 pero Made in Suecia. Los niveles a pesar de seguir siendo grandes y destruibles son mucho más lineales porque el juego te obliga a seguir hacía adelante en busca de la acción desenfrenada, intercalando bastantes momentos de conducción a lo ‘too fast, too furious’, y no deja paso a la exploración, aunque realmente tampoco es que haga mucha falta, pues todas las cajas destruibles y las armas coleccionables se ENCUENTRAN prácticamente POR EL CAMINO. Tan sólo en unos pocos momentos, en unos pocos escenarios, podremos rememorar lo que era llegar a un lugar y buscar nuestra propia ruta, eso por no decir que nuestra vida ya no se reflejará en una barra que podremos restaurar a base de inyecciones, sino que se recuperará sola estando a cubierto, algo médicamente incomprensible pero que está muy de moda últimamente. Si aceptas esta ‘nueva’ propuesta jugable, o te gusta la acción no contenida del Modern Warfare, disfrutarás con este juego de lo lindo, a pesar de algunos bugs que pueden hacer acto de presencia impidiendo que los enemigos puedan ser atropellados o haciendo que a pesar de habérsete caído una casa encima, tu permanezcas vivo en ella sin poder salir de los escombros, quedándote en el mapa a lo ‘el último superviviente’.

 

Y hablando de mapas, a pesar de su linealidad en la campaña siguen siendo igual de grandes y extraordinarios, con el añadido de que en esta ocasión sufren una variedad enorme no sólo porque el tutorial, es decir, la primera misión, es una gozada cinematográfica que transcurre en la Segunda Guerra Mundial con personajes y armamento inéditos, sino que posteriormente se muestran junglas, desiertos, paisajes nevados, chabolas y alcantarillas, e incluso el interior de un avión. Por otro lado, ahora si que los compañeros de equipo ayudan verdaderamente a salvarte el culo, en más ocasiones de las deseadas, haciéndote sentir más inútil de lo que estás acostumbrado, lo cual es una verdadera mejora respecto al título anterior donde tu tenías que hacerlo todo porque ellos parecían medio gilis o en ocasiones gilis completos. Sin embargo siguen manteniéndose algunos scripts molestos, aunque con menor presencia, es decir, en algunos momentos sigue ocurriendo que si me da la venada de ir al punto indicado en el mapa atravesando todo un pueblo con veinte tios disparándome al culo, al llegar se activa la animación que corresponde y aquí no ha pasado nada. Otro aspecto negativo aparte de una duración menor de la campaña, mucho más corta que el original, es el fin del juego, fácil y chorra incluso en el nivel más alto de dificultad, dejando entrever una continuación, y sin jefe final, o sea, una PUTA MIERDA. Entonces, ¿que hace que este juego mermado de su personalidad y sin un modo cooperativo como el del MODERN WARFARE sea preferido por tanta gente?. Pues la respuesta en bien sencilla, su modo multijugador sigue siendo igual de divertido que el primer BAD COMPANY y encima se encuentra terriblemente mejorado.

 

Se acabaron las setas, aquí no habrá gente como esta sentada en un rincón esperando a ver quién pasa… ¡muerte a los champiñones!… por cierto, vaya par de basidiocarpos epigeos que se gasta la del centro…

 

Una de las cosas que más me gustaban del primer Bad Company era la de ir a lo Torrente ‘apatrullando la ciudad’, es decir, la creación de patrullas. Estas tienen su importancia porque son como pequeños equipos de cuatro miembros que se identifican con otro color en el mapa para poder hacer estrategias o simplemente reaparecer al lado del líder de la misma, y es una de las pequeñas cosas que junto con las clases hacía que sintiera la necesidad de coordinarme con otras personas para conseguir los objetivos haciendo que el online fuera menos individualista. Todo esto se ha potenciado enormemente ya que ahora reaparecerás al lado del miembro de la patrulla que decidas (siempre y cuando este vivo), y porque hacen aparición dos modos de juegos donde poder demostrar la importancia de jugar como un pequeño equipo. El modo PATRULLA DE ASALTO permite que hasta 8 jugadores, es decir dos patrullas, se enfrenten por defender o atacar dos cajas, con la salvedad de que la segunda caja sólo aparecerá en caso de destruir la primera. El otro modo, PATRULLA TODOS CONTRA TODOS, requiere de una mayor concentración puesto que hasta 16 jugadores se enfrentaran en cuatro patrullas por ver cual es la primera en conseguir 50 bajas y aquí no vale el esconderse pues los mapas son tan amplios que si te quedas quieto mucho tiempo en un sitio verás como aumentan los marcadores de los demás sin que veas a nadie pasar por delante. Aquí lo que vale es ir en grupo y bien organizados, con médicos y asaltos en tu equipo, haciendo uso del tanque sólo para conseguir una ventaja momentánea o hacer una maniobra de despiste ya que al cogerlo estarás rebelando tu posición. Siguen manteniéndose el modo asalto y conquista, pero los mapas son mucho más variados que los de la primera parte, y con un nivel de detalle y destrucción simplemente escalofriante, donde el peligro puede venir de cualquier parte.

 

Salvo unas cuantas caídas del servidor donde se alojaba mi partida el juego no me ha decepcionado en absoluto. La subida de experiencia basada en lo que haces con cada clase o en los vehículos es todo un acierto, así como el nuevo reparto de puntuaciones, premiando a la gente que se juega el culo armando las cajas de telecomunicaciones enemigas, o que marca o hiere al enemigo antes de que este caiga muerto al suelo. Dicha experiencia permite acceder a un mejor armamento y equipación que si bien te da cierta ventaja sobre los principiantes, infligiendo más daño, teniendo mayor aguante, o mejorando la capacidad de los blindados que conduces, no supone una ventaja decisiva en el desarrollo del combate ya que los bandos suelen estar nivelados. Los vehículos en mi opinión ya no aguantan tanto como antes y su uso es más estratégico que de fuerza bruta. Además existen muchos vehículos rápidos tipo quads y motos de agua para evitar las largas y pesadas caminatas a pie, y un helicóptero teledirigido que sustituye al mortero y que posibilita su destrucción sin necesidad de ir hacía la base enemiga o el ataque a cualquier zona sin estar pendiente del alcance o la distancia. Las clases son más lógicas y equilibradas siendo el asalto la mayor potencia de ataque, el médico esencial para reanimar a los caídos y no aumentar el contador de bajas, el ingeniero para arreglar o destruir equipos pesados, y el francotirador para la infiltración. La cámara te muestra un primer plano del enemigo que te abate por lo que puedes deducir su posición evitando sobremanera el campeo y te incita a cambiar de posición cada cierto tiempo. Se nota muchísimo más el efecto de la gravedad en los lanzamisiles y los proyectiles disparados por los blindados, y algunos de los mapas simplemente son de agarrarse el culo y no cagar en tres días de lo bonitos que son, de su inmensidad, y de la multitud de rutas y estrategias que ofrecen. En fin un apartado de DIEZ, aunque por mi falta de conocimiento en todos los modos multijugador que existen en este momento puedo pecar de ignorante.

 

Algunas armas te darán más ventajas que otras, pero como dice el anuncio de los neumáticos Pirelli ‘la potencia sin control no sirve de nada’… a lo que yo añado, ‘y sin cerebro tampoco’…

 

El juego ya cuenta con contenido descargable puesto que los originales traen un código para descargarse dos nuevos mapas de forma gratuita, con lo cual es un riesgo hacerse con uno de segunda mano. Para los más impacientes existe la posibilidad de descargarse por 400 puntos un uniforme distinto para cada clase con un arma diferente, una pijada que no vale la pena de obtener a no ser que tengas nivel cero (ya que las armas son ligeramente superiores a las que te dan al principio), y que no sirve para otra cosa sino para obtener cuatro logros bien sencillitos de 15 puntos cada uno. Y es que todos los logros son muy factibles, demasiado sencillos y poco retantes en la campaña, aunque no te obligan afortunadamente a obtener en el online ni un montón de bajas, ni todos los premios del juego, o subir todo el nivel posible de tu personaje. Por cierto, los premios y tus estadísticas pueden ser consultados a través del propio juego y no hace falta el uso de una página web (aunque también es posible hacerlo a través de www.battlefieldbadcompany2.com) lo cual es muy de agradecer. La humillación ya no viene en acuchillar a tu rival para obtener la placa con el nombre de su gamertag sino en eliminarlo haciendo uso del taladro del ingeniero, aunque sigue siendo posible usar el cuchillo a pesar de su ortopédica animación, mucho menos natural que antes. Los controles han cambiado y son más intuitivos, pero existe la posibilidad de adaptar su configuración a la del primer juego y no hacer un lío a los más veteranos. Quizás el logro más difícil de obtener radique en conseguir eliminar enemigos demoliendo edificios, lo cual requiere de mucha paciencia, tiempo, y mala leche, pero es muy fácil que acabes obteniendo todos los logros de esta segunda parte y te resten por conseguir aún algunos de la primera.

 

En definitiva, si te gustó su anterior online (o no lo has probado, pero te gustan los juegos de equipo donde no hayan campers), y prefieres campañas frenéticas al estilo de los juegos de Infinity Ward entonces esta nueva entrega es un MUST HAVE para ti, pero si no te gustó su online porque eres raro de cojones, entonces olvídate de su adquisición y búscate otra cosa. Por otro lado si te encantaba el estilo y las formas de la anterior campaña pruébala antes de comprarlo, a mi me ha gustado mucho, es simplemente entender que ya no es tan original y se asemeja al estilo de los FPS actuales, aunque sea triste reconocerlo para los que disfrutamos con las locuras de su primera parte. Sin embargo, si sólo disfrutabas del online, puede ser que tras experimentar la ‘novedad’ de las clases, tras conocerte los nuevos mapas, tras probar los nuevos modos de juego, y tras la subida de nivel y la obtención del armamento, el título te resulte más de lo mismo, pero igual de adictivo y divertido. Por último, si te gustan los finales acojonantes, entonces vete a todas las tiendas que puedas y ayúdame a quemar este juego porque es una blasfemia y un insulto a los finales memorables, una demostración a lo grande de cómo acabar un videojuego y dejar al jugador totalmente indiferente pensando ‘menos mal que me queda el online’.

 

Si te ha gustado esta entrada deja un comentario con TESOBRALAPASTADUENDE en el asunto

 

Si no te ha gustado esta entrada deja un comentario con ELDUENDENOSABEDEFPS en el asunto

 

Si has entrado aquí por casualidad deja un comentario con PREFIEROLOSRPGSUECOS en el asunto

FASE DE VOTACION del XV CONCURSO GAMEFILIANO: Relatos cortos por SMS

FASE DE VOTACION del XV CONCURSO GAMEFILIANO: Relatos cortos por SMS

Se acabó lo que se daba, y agradezco enormemente a los diez participantes la brevedad de sus palabras. Diez anónimos blogueros y quince relatos optan por llevarse un LOGRO EXCLUSIVO, pero no os preocupéis porque de momento os lleváis éste a casa, nuevito y sin estrenar (las imágenes de los logros serán puestas el día de la entrega de premios).

LOGRO Mándalo tú que yo no tengo saldo 10G

Participa en el concurso de relatoscortosxSMS

(ver el resto de LOGROS de GAMEFILIA) 

Ahora os toca a vosotros decidir cual de ellos es el mejor relato corto de menos de 160 caracteres de toda GAMEFILIA. ¿A que esperáis para votar?. Las bases para las votaciones son las siguientes:

1. Los relatos están numerados del 01 al 15 por orden de participación del pseudónimo y no por orden de envío del comentario. Los votantes deberán participar en esta encuesta votando al número de su relato favorito.

2. Sólo se tendrá en cuenta el relato más votado de cada pseudónimo por lo que habrá tres blogueros finalistas a los que se les otorgará un logro exclusivo (las imágenes de los logros serán puestas el día de la entrega de premios).

LOGRO El Rey de los SMS 100G

1º puesto del concurso de relatoscortosxSMS

LOGRO Lo bueno si breve… 50G

2º puesto del concurso de relatoscortosxSMS

LOGRO Yo me apunto a un bombardeo 25G

3º puesto del concurso de relatoscortosxSMS

(ver el resto de LOGROS de GAMEFILIA) 

3. El plazo para votar será a partir de HOY hasta el próximo 9 de Mayo a las 24:00 horas CMT, momento a partir del cual se realizará una entrada específica para dar a conocer los finalistas a todo aquel que no hayan querido votar y no sepa como va el recuento.

A continuación se exponen todos los relatos que entran en la fase de votación de este concurso:

01. RELATO Un copo, dos copos, tres copos. Nieve, mucha nieve. Nací, crecí, la primavera, morí… Que difícil es ser un muñeco de nieve.

02. RELATO. La niña vio un duende, corrió tras él, le habló en voz baja, lo tomó de la mano, rió. Autismo sentenció el doctor. La madre lloró.

03. RELATO x fin llego l dia, tras años de preparacion se lanzo a su sueño, pero a medio camino el feroz neumatico. gallina tonta, con lo bueno que era su lado d carretera

04. RELATO resaca, 1 condón usao, calzoncillos ncima d la puerta, 1 caxonda a mi lado n cama…. no m acuerdo d nada, pro trae el coxe pacá k s padre m kere matar

05. RELATO: el camino más importante de su vida comenzaba allí. Tomó aliento y se encaminó al altar

06. RELATO: aburrido de la vida de siempre, el paralítico se dio un último capricho: se tiró por la ventana del 3º piso para recordar el movimiento

07. RELATO Contempló su última creación. Sangre y babas llenaban cada rincón; de un diente emanaba el hedor de la putrefacción. Que pase el siguiente, gritó el dentista.

08. RELATO El mundo nació y murió veinte docenas de veces mientras la besaba. Puede que sobreviva a estos labios, pero sé que moriré cuando se alejen de mi. La amo tanto.

09. RELATO Nació,creció feliz,se enamoró y tuvo hijos.Cuando los años lo arrastraron al borde d la decrepitud,sonrió al darse cuenta d q la vida era tan corta como un SMS

10. RELATO M evalntoné y partí ala selva.Segaba la maleza cn soltura.A mis colegas no ls parció gran kosa.Pro hasta un barbero komo yo cuenta grandes aventuras

11. RELATO Llegada mi hora, dejo mi epitafio en un sms, y lo escribo con soltura, pues mi muerte es prematura, y toda mi fortuna, esta gastada en mi sepultura.

12. RELATO -estás loco- le dijo el doctor al paciente por haber tergiversado a su manera la vida habiendo olvidado lo que la especie humana ha hecho desde el primer día

13. RELATO El señor Miope, cansado de trabajar y de no tener nunca vacaciones, comenzó el viaje más alucinante de todos, al país más extravagante. Se quitó las gafas.

14. RELATO Hablar, conocer, intimar, comprender. Reír, disfrutar, salir, besar. Llorar, gritar, recordar, perdonar. Sentir, amar, vivir, saltar. Y volar. 

15. RELATO Partio raudo al atardecer a sabiendas de que su destino era incierto, pero mas le valía morir luchando a vivir sin ella.

 Si te ha gustado esta entrada deja un comentario con… ah, no, que esto es un concurso… pues VOTAD, VOTAD, que no será porque no os de tiempo a leer estos quince relatos por lo largos que son.

AVISO URGENTE!!!

Os recuerdo que hoy es el último día de plazo para presentarvuestros MICROrelatos de menos de 160 LETRAS en este CONCURSO. Animaos, que participares gratis y son tan cortos que seguro que en menos de 2 minutos se os ocurrealgo. Me enrollaría un poco más pero es que me han invadido el blog una especiede huevos redonditos y estoy hasta los idem de ellos. Si quieréis saber quienesson, de donde provienen, y cuales son sus ovoidales intenciones, podéis encontrar más información en estaentrada. Además aprovecho para conseguir este logro, que era uno de los que mefaltaba por conseguir, si queréis conocer algo más acerca de los LOGROS deGAMEFILIA pulsad aquí.