PULPEANDO con la 3DS o METIENDOLE MANO a la NUEVA CONSOLA de NINTENDO

No,no me he comprado la consola. Personalmente con Apple y con las portátiles deNintendo no me decanto por sus primeros lanzamientos, ya que estas doscompañías tienen una facilidad más que pasmosa a la hora de lanzar nuevasversiones de sus máquinas, más incluso que Capcom para vender un DLC oculto enun formato físico. Pero eso no quita para que, en caso de darse la oportunidad,le pida prestado algún ‘juguetito’ a un conocido/a, siempre desde un punto devista tecnológico, claro está, nada de vibradores, bolas chinas, dilatadores,muñecas hinchables, u otros artilugios de carácter más íntimo o personal cuyaexistencia y utilidad desconozco.

Elcaso es que me llamó mucho la atención ver al divulgador Eduardo Punset en latele, con ese pedazo de frente pensante, digo, de 3DS flamante, y ese pelo canoalborotado mezcla Duquesa de Alba y corte a lo ‘El último Mohicano’, jugando alPilotwings Resort y meditando sobre ‘lo mucho que se está divirtiendo en unmundo paralelo e irreal a la vez que es capaz de flotar tridimensionalmente enel espacio y de abstraerse en el tiempo gracias al minimalismo intrínseco de unhardware que logra hacer posible una nueva experiencia jugable en la industriade los videojuegos y de la cual va a obtener una pasta gansa por rodar elanuncio de una maquinita japonesa que no creo que vuelva a coger en la vida’.Vale, no lo dice, pero seguro que lo piensa, y lo diría también de no estarsimulando que pilota su Mii o yo virtual e intentando no darse un gajo.

Estos japoneses son capaces de inventarhasta un artilugio para que te quedes dormido en el metro… ¿Cómo, que ya lo hanhecho?… ¡mierda, y yo que me había puesto la ropa de los Domingos para ir ala oficina de patentes!…

Temporalmentey durante el pasado fin de semana he sido el afortunado poseedor de una 3DS yel Super Street Fighter IV: 3D Edition (nombre corto donde los haya), para locual tan sólo he tenido que recurrir a la súplica, al chantaje emocional, alllanto, a la imploración, y a la amenaza verbal, no sin por último ofrecer micuerpo (sólo la parte del pompis, que uno tiene su dignidad) al propietario dela máquina, que tuvo a bien dejármela con la promesa de que cesara de enseñarleel culo, sobretodo estando en presencia de sus padres.

Aunquesu dueño antes de dármela ya se había encargado de proteger su nuevodispositivo con una funda de silicona negra (como si yo no me lavara las manosal menos dos veces por semana ¬¬ ), de los colores disponibles, el CosmosBlack, que no es negro, ni azabache, sino de un color incalificable, tirando aR25 G25 B25, o sea, gris perla muy oscuro, era el que más me gustaba. El otro,el color Aqua Blue, o Azul Agua de toda la vida, no me convencía, aunque supongoque más adelante sacarán un Cotton Pink o Verysweet Pink, ya que el rosa en unaportátil de Nintendo jamás falla.

Elmenú es muy parecido al de la DSaunque aquí puedes hacer Miis como en las Wiis y eso fue lo primero que hice. Tambiénexiste la posibilidad de ver una demostración de una película en 3D con unmontón de escenas silvestres, flores, un oso cabreado, nieve, y un descenso enmedio de un montón de árboles. Y la verdad es que uno no puede dejar de pensarque la 3DS sería la forma más económica actualmente de visionar películas 3D‘individualmente’ (no por puro egoísmo sino porque conforme te separas delcentro de la consola no distingues una mierda) por medio de su pantallapanorámica superior cuyo tamaño es bastante más que aceptable para la reproducciónde videos. También trae minijuegos como el atrapacaras y el de realidadaumentada con los que te aburres a la hora de haber pasado la sorpresa ynovedad iniciales, a no ser que no tengas otro juego al que echarle mano, comoocurre con el buscaminas y el solitario del Windows, que son los mejores, nohabiendo otros.

Que para ver este tipo de 3D no serequiera el uso de gafas no quiere decir que la madre naturaleza se hayaolvidado de tus dioptrías, que siempre habrá algún que otro miope feliz pensandoque con la 3DS se ahorra la cirugía…

Yes que a mi personalmente me sorprendió más el que puedas sacar fotos en 3D.Porque vale que uno salga mal en todas las fotos, pero siempre había tenido laesperanza de que mi lado bueno se escondiera en la tercera dimensión, esa queno salía en la imagen. Pues no, gracias a la 3DS soy más feo que antes, soy FEOde COJONES y en TRES DIMENSIONES, lo cual fue toda una sorpresa, no porque nome esperara mi nula fotogenia, sino porque es increíble que apuntara a donde apuntarade la cintura para arriba (voy por casa en calzoncillos, aunque parezcan uncolador por la de agujeros que tienen) siempre veía mi entorno en completo 3D.Simplemente alucinante, de no ser porque sin zoom ni flash la calidad de lasfotografías es más que deficiente y el granulado más que palpable.

Asombrado,tanto por el potencial de la máquina en esta faceta como por mi horrible caracon barba en relieve después de llevar tres días sin afeitar me dispuse aprobar el juego de lucha, el cual venía en un cartucho con una forma muysimilar a lo visto en DS. Y eso que hace bastante tiempo que este tipo dejuegos han dejado de llamarme la atención, prácticamente desde que ya no tengola necesidad de desahogarme con alguien devolviéndole las collejas que recibíaen el colegio, por lo que he dejado de sentir esa sensación de impotencia yfrustración que te inunda cuando te vencen a base de aporrear botones mientrastu todavía estás pensando como contraatacar esa serie de perfectos combosimprevisibles que han surgido de la nada por una persona que acaba de probarpor primera vez el juego, y lo que es peor, de coger una consola, o sea, por tumadre.

Nadamás cargar el juego aparece una ‘increíble’ implementación del 3D, un simplelogotipo que gira, gira, y gira, hasta la eternidad, algo bastante hipnótico,la verdad, pero nada que valga la pena, así que tras darle al botón A un par deveces y saltarte las animaciones que acompañan a la historia, te metes de llenoen un impresionante combate, en una espectacular pelea, en una rectangular…¿cajita?. Y es que al contrario que el cine donde los objetos parecen salir dela pantalla, en la 3DS el efecto tridimensional es interior, como la belleza. Ysi bajas la palanca que regula el efecto 3D a lo más bajo del todo, el juegovuelve a ser completamente bidimensional, y si la subes, los personajes y lascosas empiezan a adquirir profundidad. Ahora plana, ahora 3D, ahora plana,ahora 3D, vamos que si las chicas pudieran hacer lo mismo con sus peras se ibana gastar dinero en ponerse silicona.

Más de uno se va a cansar de subir ybajar la palanca del 3D como los de Capcom implementen la física de perolas de la Sheva Alomar enalguno de sus juegos para 3DS. Dejaos de Wii/PS3 o de 360/Wii, la combinaciónperfecta de esta generación será el ¡3D y la física de perolas!…

Puesbien, jugablemente, al menos en este título, el afamado aspecto 3D no aportanada nuevo más que una estética completamente distinta, mucho más inmersiva,pero a medias. Y digo a medias porque parece que se gastaron todo elpresupuesto en dotar a los personajes de este efecto, y se olvidaron del resto.Es decir, un Ryu en 3D le suelta un hadouken en 3D a un Guile en 3D en unescenario donde aparece una caseta en 3D mientras te anima un señor en… ¿papel?.

Bajola palanca 3D, y subo la palanca de nuevo por si las moscas.

Elseñor con menos grosor que un folio Din-A4 sigue animando, aunque creo que aGuile, porque aprovechando mi conmoción, el mamón me está hostiando. Aparto mimirada de la pantalla, la imagen se vuelve borrosa, la vuelvo a centrar enella, y el señor silueta se alegra de que mi personaje haya caído derrotado.¡Jodido recortable de mierda!, ¡ahí te quedas sin 3D!, ¡plano, más que plano!.

Endefinitiva, que el 3D sólo sirve para dar profundidad a los combates y pierdeinexplicablemente parte de la efectividad de su implementación por culpa de unpúblico de fondo totalmente plano que aparenta ser un recortable. Como pasabacon los primeros juegos deportivos poligonales, que todo lucía increíblementereal hasta que te dabas cuenta que el público que te rodeaba era de cartónpiedra, y que a poco que soplara el viento arrasaba con toda aquella mierda.

Captura de la imagen de un escenario tridimensional cualquiera de laCuarta parte del Super Luchador Callejero en Edición TresDé… menosmal que no salen de la pantalla, o nos cortaríamos con sus bordes…

Porfortuna, quitando lo anecdótico que resulta la implementación del 3D en estetítulo, relegado a un mero efecto visual, el juego es prácticamente un calco ala versión PS3 que tuve hace mucho tiempo la ocasión de probar mientras perdíano sé ni cuantos combates, eso si, con los DLC en forma de trajes incluidos,todo un detalle viniendo de esta compañía. Tan sólo los fondos, los escenarios,salen peor parados, no sólo por la nula profundidad 3D de algunos objetos si noporque me parecieron más parcos en detalles.

Eljuego se puede manejar tanto con la cruceta como con el nuevo stick analógicosuperior, mucho más manejable y cómodo que el de la PSP, pero realizar ciertoscombos no me resultó tan sencillo. No obstante Capcom debe saber que no soy elúnico jugador inútil que existe en este mundo porque han tenido a bien ¡ponercombos disponibles a un toque desde la pantalla táctil!. Al carajo aquellos padreprogramables que salían un dineral y que te permitían memorizar un sinfín demovimientos, ahora esa opción te la ofrece el propio juego. Por suerte en laspartidas multijugador separan a los jugadores por el tipo de control, y no me extraña,porque jugar con los combos táctiles disminuye tu grado de habilidad hasta elinfinito y hace que ganar partidas resulte simple y aburrido.

Porsu parte la consola cuenta con un acelerómetro y un giroscopio, y mi abuela contensiómetro y un medidor de azúcar, aunque lo cierto es que a poco que muevasla maquinita la imagen en 3D se vuelve borrosa y puede acelerar la aparición dela fatiga, visual y en forma de cansancio en los ojos, porque te cansaras tuantes que la batería, la cual dura bastante para lo que se espera de undispositivo portátil. Por último, el lápiz lo han puesto a la altura del culo,nunca mejor dicho, porque se encuentra ubicado en la parte trasera de laconsola, por lo que sacarlo a tientas no se hace tan fácil, y en principio envez de un lápiz parece un punzón de lo pequeño que es el jodío, aunque estelescópico, vamos, que se alarga con la misma facilidad que mi… pues eso,que el tamaño es adaptable.

El lápiz se encuentra ahora en la partetrasera de la consola… a continuación adjunto una foto, también de la partetrasera, de una chica que está intentando agrandar un lápiz telescópico, aunqueno estoy seguro si es exactamente de una 3DS… sea de quién sea, seguro que loconsigue…

Asíque como máquina la 3DS me parece toda una evolución, una propuesta más honestaque las continuas revisiones de laDS, pero no me llama la atención ninguno de los juegos de sucatálogo inicial, ni siquiera este. Eso si, cuando salga el primer juego delfontanero haciendo uso de la visión 3D de una forma hasta ahora inimaginable,ya no habrán más babas, ni súplicas, o chantajes, porque espero poder tenerpara entonces una de estas maravillas en mi casa, del color que sea, marrónzurullo (Shit Brownie) o blanco cremita (White Cream), y no tener que ofrecermi culo delante de los padres de nadie.

Site sientes atraído por Miyamoto y el potencial de esta máquina deja uncomentario con SIPONESELCULOENPOMPAYOTEDEJOMI3DS en el asunto.

Sino te sientes atraído por Miyamoto (tu te lo pierdes, sus ojos rasgados tienenun punto) pero si por el potencial de esta maquina deja un comentario conAHORAUSOLADSTOCHACOMOPOSAVASOS en el asunto.

Site sientes más atraído por Jenna Jameson y que le den por culo a esta máquinadel Japón, deja un comentario con PARARELIEVELOSMELONESDETERAPATRICK en elasunto.

Sihas llegado aquí pensando que ibas a encontrar alguna opinión que valiera lapena sobre la 3DS deja un comentario con YOCONMIGAMEBOYVOYSIEMPREALAULTIMA enel asunto, y espera sentado.