Star Trek; En la oscuridad

 

Una vez más, una película de nuestro amigo J.J.Abrams meprovoca frialdad. Es esa sensación que en su día me provocaronMission Impossible III o la primera de Star Trek, además de productos televisivoscomo Perdidos, Alias o Fringe. Me gusta el cine de Abrams, y me gustan susseries, pero algo falla, y la verdad es que me cuesta encontrar las razones…

 

En la tele opino que el problema radicaba en aquellas tramasestiradas hasta el infinito para seguir ofreciendo temporadas y explotar elfilón. En su cine, sin embargo, detecto otros problemas, no fácilmenteexplicables.

StarTrek; En la oscuridad, es una entretenida peli deaventuras espaciales como lo era su predecesora, de la misma forma que latercera misión imposible era una maja peli de espías. Pero ninguna de las tresemociona, conmueve ni perdura. Analizando esta última peli de Abrams podemosconcluir que la trama está bien urdida, que, como no podía ser de otra manera,los efectos visuales son de órdago, y que el reparto es fantástico, con esascaras que ya estaban en la primera y el añadido de un Benedict Cumberbatch quecompone un villano genial y carismático.

E incluso otro importante punto a favor debe ser aplaudido.Esta nueva peli de Star Trek, como la anterior, es capaz de llegar por igual atodo tipo de espectador. Ha de ganarse al trekkie más fundamentalista, porqueestá repleta de guiños a la serie clásica, y también al espectador más profanoen la materia, que la disfrutará como una space opera estupenda que da pocosminutos de tregua. Y además los guionistas han sido capaces de que estospijameros de la nueva centuria nos recuerden a sus predecesores televisivos sinolvidar que aquéllos, hoy, han quedado algo desfasados, en lo que concierne adiseño de producción, y, sobre todo, vestuario.

En definitiva, esta nueva Enterprise mantiene las virtudesde la antigua, y tapa las vergüenzas pasadas, poco trascendentes, perollamativas.

Pero, como decía antes, no es completa la satisfacción. Elbueno de Abrams es incapaz de rodar una sola escena inolvidable, de esas que teempapan de cine y que justifican un segundo visionado. Me refiero a esosmomentos tan presentes, por ejemplo, en el cine de Spielberg, de quien tantodice beber un cineasta que ya rodó con el maestro Super 8, en mi opinión elúnico trabajo que podría acercarse al cine del Rey Midas.

Desde el comienzo, con ese prólogo tan Indy, hasta sudesenlace, Star Trek; En la oscuridad es simplemente buena, algo que, por otraparte, ocurre con casi todos los blockbusters veraniegos, a excepción de ElCaballero Oscuro en 2008. Cualquier adaptación de Marvel, o secuela/precuela desagas conocidas es capaz de mantenerte durante un par de horas entretenido,asegurándonos, al mismo tiempo, que no repetiremos con un pase casero.

Lo triste es que J.J.Abrams siempre promete más. Uno, que esoptimista por naturaleza, quiere pensar que nuestro joven director estáguardándose su obra maestra para la nueva de Star Wars…

 

Mi puntuación en IMDB:7.

http://www.imdb.com/title/tt1408101/?ref_=sr_1