¿Hacia donde vamos? o como perder un poquito de la libertad de elegir

¡Hola queridos lectores! Aquí estoy de vuelta para haceros pasar un rato (Espero que bueno). Lo único que vais a notar en esta entrada es que se aleja de mis típicas entradas, ya que en esta ocasión no voy a hablar de nada que tenga que ver con el ocio. Voy a hablar de algo que a pesar de que se ha comentado en cientos de miles de ocasiones, sigue repateándome. Se trata de la intención de ciertas personas por cortar las libertades a las que todos tenemos derecho.

  

La razón por al que me he decidido a  escribir esto hoy os la voy exponer: Esta mañana cuando viajaba en el metro en dirección al curro, a mi lado se ha sentado un hombre con el periódico 20 minutos y se ha puesto a leerlo. Yo, aburrido como iba, me he puesto a  leer a la par que el, cuando me he encontrado con una de las cartas de los lectores que me ha encendido. Puede parecer una gilipollez, pero el solo comprobar que puedan existir personas con pensamientos tan cerrados y llenos de prejuicios me puede. Para que lo comprendáis mejor, paso a transcribir la carta literalmente por que no tiene desperdicio:

  

PLAYAS SIN TOPLESS

  

“Son ya varias comunidades costeras las que han reunido miles de firmas con el fin de crear playas familiares, o sea, sin “topless” a la vista.

  

Los padres que queremos disfrutar del sol y del baño nos vemos afrentados a la hora de llevar a nuestros hijos. Un nido de polución visual salta donde menos te lo esperas: mujeres de todas las edades pugnan por exhibirse dando lugar a un espectáculo lamentable y ofensivo.  

  

Quien quiera desnudarse es libre es de hacerlo en su casa, y a los que les interese ver desnudos que se compren una revista pornográfica”

  

Lo sangrante de todo esto, es la mentalidad tan censora que puede tener esta persona y las “miles” que han firmado para que esta prohibición pueda llevarse a cabo (espero de verdad que la lógica se imponga y esto jamás ocurra). ¿Cómo puede alguien renegar de algo tan natural como es el cuerpo humano? La verdad, es que por mucho que lo pienso, no llego a entenderlo. Nacemos desnudos, y a pesar de la ropa que vestimos para protegernos de los elementos naturales, seguimos desnudos. Es mas, si la mujer a luchado durante siglos por la igualdad, debería sentirse realmente insultada por declaraciones como estas, ya que seguramente la mujer (Por que es una mujer) que escribe esta carta, vea con buenos ojos que su marido valla con el pecho al descubierto y no lo vea mal. ¿O tal vez quiere decir esto que la prohibición se aplicara también a los hombres? No me imagino yendo por la playa en bikini rodeado de “machos” ocultando sus encantos bajo algún tipo de nueva prenda para tal objetivo.

  

La imagen que se me ha formado en la cabeza al leer “mujeres de todas las edades pugnan por exhibirse dando lugar a un espectáculo lamentable y ofensivo” ha hecho que se me dibuje en el rostro una increíble sonrisa. ¿Pugnando por exhibirse? ¿No os viene a la mente un concurso de belleza en donde sus participantes se patean el rostro para alcanzar la gloria de ser observadas por cientos de depravados habidos de sexo? Muy triste la verdad sea dicha.  

   

Otro de los puntos que trata que es realmente hiriente es la frase final, Quien quiera desnudarse es libre es de hacerlo en su casa, y a los que les interese ver desnudos que se compren una revista pornográfica ¿esta diciendo que mostrar el pecho es pornografía? Presiento que estas personas tienen una mentalidad muy sucia, y que pretenden con estas iniciativas el ensuciarnos la mente y haciéndonos caer en ese oscuro abismo ético en el que se hayan metidas.

  

Así, después de haberme desahogado, quisiera hacer una reflexión, para que todos podáis poner vuestras impresiones: ¿Cómo podemos pretender en el mundo de los videojuegos que se deje de lado la censura, cuando el problema parte de algo mucho mas profundo como es la mentalidad humana? El día que la humanidad cambie esta forma de ver la vida y al ser humano, todos seremos un poco mas libres, hasta entonces conformémonos con librar nuestra mente de barreras impuestas. Al menos, nosotros individualmente tendremos mas libertad para elegir.

  ¡Hasta la próxima entrada!