Esta es una nota de suicidio comercial…

¡Hola de nuevo queridos lectores! Aquí estoy de nuevo para haceros pasar por lo menos un ratito agradable, y el tema que voy a tratar hoy viene dado a que después de leer la entrada de nuestro compañero Blogero Urzanik llamada: Las crónicas de Urza: Hardcore vs. Casual (Critica), me ha venido una idea a la cabeza (Ya sabéis que eso de pensar no esta bien visto, a si que no se lo digáis a nadie xD) para hacer la entrada de hoy. Una autentica declaración de intenciones que me costara como poco el odio de muchos de vosotros. Por que si tratara mi blog como un negocio (Vendo a cambio de vuestros comentarios y estrellitas mis extrañas impresiones) esto seria sin lugar a duda UNA CARTA DE SUICIDIO COMERCIAL (Como bien dicta el "Lichis" de La Cabra Mecanica en su tema Antiheroe).

  

¿Qué por que digo esto? No, no me voy a poner a  Trolear metiéndome con unos y otros mientras capeo la tempestad insultando a un tercero que pasaba por aquí. El motivo es que voy a hacer una confesión que dejara mi reputación (¿Tengo alguna? xD) por los suelos. Por que hoy vengo dispuesto a todo, y sobre todo ha deciros sin pelos en la lengua que: YO SOY UN CASUAL (Así con mayúsculas, que lo vea todo el mundo).

  

Para poderos dar una explicación detallada de cómo he llegado a este punto, primeramente tendría que haceros retroceder unos cuantos años en el tiempo hasta mi mas tierna infancia (¿He sido tierno alguna vez? Deja que piense… no, no lo creo). Así que conecto la maquina del tiempo que suelen ser las palabras, y retrocedo hasta más o menos 1987. Cuando tenía tan solo 6 añitos. Como comprenderéis, a esa edad yo no tenia ni idea de videojuegos, ni siquiera me importaban lo mas mínimo. Yo era feliz viendo en la tele “David el Gnomo” y “Dragones y Mazmorras” (Que pasa, el friki nace, no se hace xD), hasta que un tío mío se compro una consola de esas con nosecuantosmil juegos de la NES.

  

Si echamos la vista atrás, aquellos videojuegos eran realmente simples y en su mayoría los protagonistas no dejaban de ser muñequitos infantilóides que saltaban por la pantalla intentando esquivar a los malos (Si bien es cierto que ya había juegos “hardcore”, como los de naves o los de guerra, pero esa es otra historia, ya sabemos que la guerra acompaña al hombre desde su aparición sobre la tierra). De esta manera, tuve mi primer acercamiento a un juego CASUAL: Circus Charlie (El protagonista era un payasito que tenia que sufrir la dura vida del circo… Estoy seguro que si Nintendo hiciera un Remake seria tachado de CASUAL al instante). De esta manera, encontré un nuevo hobbie, que era tan simple como ponerse delante de una pantalla con un mando con una cruceta, botones A, B, Select y Star (WOW que consola tan casual con tan pocos botones xD) y ponerse a saltar en el momento exacto para que el prota no sufriera una caída / quemadura / golpe de un mono.

 

nivel2

salta payasito ¡Salta!

  

Después de esta primera experiencia, a mi primo le compraron la NES y ahí es cuando de verdad comenzó mi autentico vicio: El primer Súper Mario, el Solstice, el The battle of Olimpus, el Blues Brothers, La Familia Adams, The legend of Zelda I y II, las Tortugas Ninja… Vamos, que en esa época estaba siempre con ganas de ir a visitar a mi primo “desinteresadamente”, y por supuesto, muchos de esos juegos si salieran ahora mismo serian tachados sin ninguna duda de CASUALES.

  

Bien, ahora ya conocía los Videojuegos de una manera más o menos normal, era capaz de seleccionar los juegos que me gustaban de los que no, y normalmente, el único impulso que me guiaba era si me hacían pasar un rato divertido o no (Que CASUAL que soy, busco diversión en los videojuegos). Así que me decidí a dar el primer paso para dejar de racanear la consola de mi querido primo así que pase al ataque, y usando esa habilidad y maldad innata que poseen todos los crios, acabe convenciendo a mi padre para que me comprara una consola. Y la elegida fue la MASTER SISTEM II, la cual tenía también un vecino mío. Respecto a esto, me gustaría decir que si os paráis a calcular un poco el tiempo, os daréis cuenta de que en esos años, la NEXT GEN de la época estaba ya en su máximo apogeo, La MEGADRIVE y la SUPER NINTENDO estaban ya a la venta y luchaban encarnecidamente por hacerse con el podio, el motivo por el que no elegí una de ellas es tan simple como que mi padre ese año se había quedado sin trabajo y el dinero no le daba para mucho mas. El caso, es que a mi no me importo, por que gracias a la MASTER SISTEM, conocí juegos CASUALES como Sonic I y II, Asterix, Donal Duck, Heroes of the lance, Alex kid in miracle World, Castle of Ilusion… Y una vez más, me hicieron pasar grandes momentos… Pero yo era una criatura insaciable, y me quede con ganas de más… mucho más.

 

Aqui comenzaba la autentica pesadilla

  

Pasaron un par de años, y la lucha de los trabajadores de la fabrica en donde había estado trabajando mi padre hasta que cerro, dio sus frutos (Una mierda de frutos, pero menos es nada) y la dirección pago una indemnización a todos los trabajadores. Mi padre, al verse con algo de dinero, quiso darnos a mi hermana y a mi lo que no había podido desde hace tiempo, así que nos compro la MEGADRIVE y por capricho mió también la GAMEBOY. El egoísmo de la edad, me impidió ver el esfuerzo que eso suponía, pero dado que el pasado no se puede cambiar, me quedare con el lado bueno de toda esta situación que no fueron mas que sus juegos: Sonic III y Knucles, Soleil, The Story of Thor, Shining Force II, Light Crusader, Phantasy Star IV, Toe Jam & Earl, Golden Axe, los FIFA, Ren y Stimpy… Y muchos más para MEGADRIVE y Gargoyle´s Quest, Link´s Awakening, Super Mario Land I, II y III, Batman, Mistic Quest, Pokemons… Una vez mas muchos de ellos CASUALES, pero que me hacían evadirme de una realidad que se iba tornando mas oscura con cada día que pasaba.

 

bicho 2

Rika – Hola guapo, ¿tienes fuego?

Chaz – Rika… Me parece que tiene algo mas que eso…

  

Y como he dicho antes, finalmente cayo la noche en mi vida, mi padre se quedo sin dinero, y con 45 años nadie le contrataba a si que tubo que tomar esa decisión que no le deseo a ningún padre: Hablar con mis tíos de Ibiza para que se hicieran cargo de nosotros hasta la mayoría de edad. Fue como he comentado una época triste en mi vida. Se me cortó gran parte de la libertad de la que había gozado hasta el momento y me aleje del hogar que me había traído tan grandes momentos (Ahí no hablo solo de Videojuegos). Lo mas grande que guardo de entonces, son las amistades que hice, las cuales aun conservo (Mentira, ya os digo siempre que no tengo amigos xD), y las largas jornadas jugando a ROL. Durante ese tiempo, no tuve ningún tipo de consola, ya que mis tíos eran muy estrictos respecto a ese tema, y solo querían que terminase el Bachillerato (Ahora se lo agradezco, pero en la pubertad yo, como todo hijo de vecino me creía mas listo que nadie, y no me gustaba que me llevaran la contraria).

Portada La llamada de Cthulhu 

Que bonitas tardes matando PJs…

  

Y así, cuando acabe el Bachillerato, decidí volver a Madrid para estudiar Técnico Superior en Desarrollo y Aplicación de proyectos de construcción y obra civil (Eso es un titulo, y lo demas tonterías xD). Mis familiares de Madrid, me dejaron un apartamento que tenían vació para que viviera yo solo y mis tíos de ibiza me ingresaban cada mes una cantidad de dinero para que pudiera vivir mientras continuaba mis estudios. Entonces me compre la PLAYSTATION, y con ella conocí juegos tan grandes como: Final Fantasy VII, VIII y IX, Breath of fire III, Crash Bandicot, Medievil, Puzzle Fighter, Soulblade, Tekken III, Resident Evil I y II, Silent Hill, WipeOut… Muchos de ellos CASUALES como ellos solos, pero que como siempre me hicieron vivir grandísimas aventuras y descarga de adrenalina.

 

El inicio de la leyenda…

  

Y así, viviendo en el filo de la realidad y la fantasía, rehice mi vida. Conocí a mi actual mujer, encontré trabajo como delineante en una pequeña empresa de ingeniería (En la que continúo) y continué mi afición por los videojuegos con una nueva consola: La GAMECUBE. Con esta ultima, reconozco que no jugué demasiado, pero lo poco que lo hice me trajo grandes momentos, ya que juegos como Mario Kart DD, Windwaker, Soul Calibur II, Tales of Shimphonia y Mario Party IV son para mi ya grandes clásicos dentro de ese ranking personal de juegos, a pesar de que alguno de ellos fuera CASUAL.

  

Y finalmente, termino el viaje en el tiempo, llegando a la actualidad. En al que vuelvo a ser feliz en lo referente a videojuegos gracias a mi blanquita WII (¿He oído CASUAL?). Con ella, he conseguido además, hacer que mi mujer juegue conmigo (¡Oh, no, otra CASUAL más en el mundo!). Nos pasamos tardes enteras jugando a esos cuantos juegos que poco a poco van llenando nuestra biblioteca como: Wii sports, Wii play, Mario Party 8, Metroid Prime 3, Super Mario Galaxy, Resident Evil: The Umbrella Chronicles, Endless Ocean, Guitar Hero III, Zak & Wiki, Fire Emblem, Mario Kart Wii… Y los que quieran venir, que a pesar de ser CASUALES, los estaremos esperando con los brazos abiertos.

 

Mario surcando los cielos

Un fontanero con bigote… que CASUAL… xD

  

Ahora, que conocéis un poco mejor mi historia, y mi relación con los videojuegos, creo que podéis comprender el por que he comenzado la entrada con esa afirmación tan rotunda. En el mundo del ocio, la única meta que pretendo alcanzar es el entretenimiento y la realización interior. Los libros, el cine, la música, los comics, los videojuegos… son simples herramientas para mantener ocupado mi cerebro mientras a mí alrededor, en el mundo real la mierda crece como las plantas en la primavera. Por este motivo, vuelvo a decirlo, a pesar de lo que pueda pensar todo el mundo: YO SOY CASUAL, ¿Y tú?

  

NOTA FINAL: Es triste pero cierto, muchos de los juegos que he nombrado a lo largo de la entrada, serian según los baremos actuales de CASUALIDAD autenticas muestras de juegos para CASUALES, sin importar su dificultad endiablada, su encanto, o su capacidad para divertir. Por ese motivo pido disculpas a cualquiera que se pueda sentir ofendido por llamar CASUAL a ese juego que tiene tanto cariño, a pesar de que yo la palabra CASUAL no la veo para nada ofensiva.

  

¡Hasta la próxima entrada!