Pero esto es otra historia, que debera ser contada en otra ocasion

¡Hola queridos lectores! Aquí estoy de nuevo para haceros pasar un buen rato (Al menos como mínimo intentarlo, que no se diga) y para ello, hoy vuelvo a escribir una reseña literaria a un libro que a mi personalmente me marco (Y de paso llevarme una de esas flamantes medallas que se reparten a este tipo de entradas). Porque aunque no lo creáis,  yo no siempre he sido fanático de Lovecraft (¿O quizás si? Ya sabéis, que el miedo viene innato en la raza humana, y seguramente algún extraño gen olvidado ha salido a la luz en esta generación, para hacerme fanático de todo lo relacionado con el terror). Mucho antes de conocer al escritor de Providence, yo ya era un lector compulsivo de todas aquellas obras que me hacen soñar despierto, y eso se lo debo únicamente a un libro. ¿Os imagináis cual es? Seguramente muchísimos de vosotros ya lo habéis leído (Y si no lo habéis hecho, habréis visto la película (Que por cierto, no alcanza la magia que posee el libro ni de coña)). Bueno, y dejando ya de dar vueltas y vueltas al tema para que os muráis de ganas de saber de que coño hablo en esta ocasión, os digo que hablo de:

  

LA HISTORIA INTERMINABLE

  

Pero para empezar a contar la historia, primero me veo obligado a poneros en antecedentes (¿Pensabais que os ibais a librar de mí tan fácilmente?). Veréis, este libro llego a mis manos un día 7 de marzo, el día que cumplía casualmente 7 años (Si, tengo una extraña obsesión con el numero 7). Fue el regalo que me hicieron mis padres aquel día y os puedo asegurar que fue caer en mis manos, y al día siguiente ya lo habia  terminado. Este hecho, solo se ha repetido en dos ocasiones, una cuando comencé a leer “el señor de los anillos” cuatro años más tarde y cuando leí a Lovecraft. En cualquier caso, debido a la temprana edad que tenía en esos momentos, no alcance a entender del todo el significado de la obra, ya que esta oculta en su fachada de cuento fantástico, un sentido mas profundo que nos acerca al sentimiento que se alcanza cuando logras crear algo con tu imaginación. Años mas tarde, cuando volví a releer el libro intentando evocar los sentimientos que me habia dejado de niño, es cuando descubrí esto, y descubrí que se trataba realmente de una obra mucho mas adulta de lo que nos puede parecer a simple vista y con la que cualquier adulto se puede sentir identificado. Pero para que lo comprendáis, ¿Qué mejor que hablar un poco de la trama?

  

La novela consta de dos partes bien diferenciadas: La primera cuando el protagonista descubre el libro y comienza a adentrarse en su fantástico mundo, y la segunda cuando el niño descubre que tiene poder para crear ese mundo a su antojo. A su vez, cada una de las partes esta separada en dos partes muy diferentes: El mundo fantástico y el mundo real. Para poder saber en que mundo estamos cada vez, las palabras están escritas con una tinta de diferente color. Tinta verde para el mundo fantástico y Tinta roja para el mundo real.

  

La historia comienza cuando Bastian Baltasar Bush (No confundir con cierto presidente de EE.UU.) un niño gordito que sufre “Boolin” de sus compañeros y que tiene grandes problemas familiares (Ya que su madre murió hacia poco, y su padre habia caído en una gran depresión (Primera similitud con mi vida)) se mete huyendo de sus compañeros en una vieja librería. Allí descubre un viejo libro que parece albergar un gran misterio (¿El necronomicon?) que esta leyendo el dueño de la librería (Un tal Señor Koreander). Como el niño no tiene nada de dinero (Supongo que sus compañeros a parte del bocata del recreo le quitarían la paga semanal) decide que la mejor manera de hacerse con ese misterioso objeto es tomarlo “prestado” (Si, yo de jovencito, en mi época de delincuente juvenil esnifador de pegamento también tomaba “prestado” todo aquello que me llamara la atención… ¿O tal vez me lo enseño Michael Ende con este libro? En cualquier caso esta es la segunda similitud con mi vida), asi que lo agarra y sale corriendo para ver si puede llegar a tiempo a clase. Pero no, llega una vez mas tarde (Si, la típica excusa de “he llegado tarde por que mis “queridos” compañeros (que por cierto si han llegado a  tiempo a clase) me han querido quitar el bocata (Uhmmm… Bocaaaataaaa)”) y para ahorrarse la reprimenda de la profesora decide simplemente esconderse en el desván del colegio y ponerse a leer el misterioso libro (Yo mas mayorcito, cuando me compre el juego “The longest Journey” hice lo mismo (Bueno, tal vez no fue exactamente asi, simplemente durante una semana  ni me preocupe de levantarme para ir al instituto y de esta manera me tire de la cama al ordenador y del ordenador a la cama todo ese tiempo… Sobre todo por culpa del Hijo de p… puzzle ese de la cueva submarina…) asi que esta es la tercera similitud con mi vida).

  

Una vez que empieza, comienza a descubrir el maravilloso mundo de “Fantasía”, el cual esta en un gravísimo peligro ya que su máxima mandataria “la emperatriz infantil” esta gravemente enferma y ningún medico a lo largo del basto mundo sabe de que enfermedad se trata (¿Baja por depresión?). Asi, en un acto desesperado por salvar el mundo todas las razas existentes (Tantas como la imaginación sea capaz de concebir) deciden enviar a un representante para intentar buscar un remedio. El elegido para tamaña tarea es para sorpresa de todos los asistentes, un joven cazador del pueblo de las llanuras llamado Atreyu el cual deberá recorrer el infinito mundo de “Fantasía” antes de que este desaparezca.

  

Las apasionantes aventuras de Atreyu en pos del preciado remedio forman la primera mitad del libro, y con ellas, descubrimos la primera gran metáfora del libro. Que no es más que la búsqueda de la inspiración del ser humano para poder hacer realidad sus sueños. Esto, lo va descubriendo poco a poco Bastian según se va dando cuenta de que la historia que esta leyendo es en realidad una historia formada en su cabeza, y que Atreyu es en realidad la representación de sus más profundos sentimientos. Un héroe que no teme a lo desconocido a pesar de ser consciente de que el fracaso en su misión es un hecho. Finalmente, Bastian acepta que el a pesar de sus miedos y complejos tiene el mas preciado tesoro que puede desear el ser humano que no es mas que su imaginación. Pero cuando se da cuenta es demasiado tarde… ¿O tal vez no?

  

La segunda parte comienza con el mundo de “Fantasía” destruido, y en medio de la nada la emperatriz infantil habla con Bastian diciéndole que no todo esta perdido si es capaz de imaginar una nueva fantasía. Bastian acepta, y comienza a imaginar un nuevo mundo que se va creando con cada cosa que desea. Pero esta explosión de creatividad le va alejando cada vez más del mundo real y poco a poco empieza a olvidarse de su vida real. Hasta que se da cuenta de que su autentico deseo es poder vivir en la realidad sin perder esa capacidad de crear y soñar.

  

¿No os suena de nada esto? A la mínima que hayáis tenido un día ganas de escribir un relato y crear un nuevo mundo, estoy seguro de que habréis sentido esto mismo: El alejarse de la realidad para adentrarse en el mundo de los sueños. Y esta es la otra gran metáfora y el sentido final de esta increíble historia. Y es llegar a comprender esto mismo, lo que hace que esta novela sea mejor leerla cuando ya eres adulto ya que las sensaciones que transmite se acrecientan de manera mas que considerable.

  

Y de esta manera, después de daros la vara con este tocho, solo quisiera recomendar  a todo el mundo el leer (O volver a leer, márquese lo que proceda) este libro ya que seguro que os veréis envueltos en un nuevo mundo de “Fantasía”  del que difícilmente podréis salir. Pero bueno, esas sensaciones deberéis ser vosotros los que las mostréis, y vuestras historias deberán ser contadas en otra ocasión.

  ¡Hasta la próxima entrada!