CRÓNICAS DEL SEÑOR ROSA. CAPÍTULO IX: LOS EVANGELIOS SEGÚN «LOGANKELLER»

¡Hola queridos lectores! Despues de una semana de penurias en el curro a causa de que mi ordenador decidio que era hora de no hacerme caso, vuelvo a las andadas con un nuevo capitulo de las aclamadas "Cronicas del Señor Rosa". Y como ya avise en otra ocasion, hoy toca el segundo evangelio, el de nuestro amigo y compañero "Logankeller". En el descubrireis… bueno, lo que descubrais lo sabreis en breve, voy a aprovechar esta pequeña introduccion para animaros (Una vez mas) a que bajeis el videojuego oficial del "Señor Rosa", y perticipeis en el retoq ue nos ofrece nuestro compañero Zerael de lograr llegar al primer final (Si ya llegais al segundo… os alabare por siempre jamas ;-)) con la mejor puntuación posible.

DESCARGALA AQUÍ

Y asi, despues de este pequeño parrafo, vamos a lo que vamos, que seguramente es lo que habeis venido a leer:

imagen señor rosa 

CRÓNICAS DEL SEÑOR ROSA 

CAPITULO I: SOBRE LOS ORÍGENES DEL UNIVERSO

CAPÍTULO II: EL DESPERTAR

CAPÍTULO III: IMAGINANDO DIOSES

CAPÍTULO IV: JUEGOS DE GUERRA

CAPITULO V: ERASE UNA VEZ… LOS MUNDOS

CAPITULO VI: UNA ESPECIE DOMINANTE

CAPITULO VII: EL GRAN, GRAN HERMANO

CAPITULO VIII: LOS EVANGELIOS SEGUN "MORGENNES"

CAPITULO IX: LOS EVANGELIOS SEGÚN “LOGANKELLER”

 

“La adolescencia es siempre una época bastante dura tanto para el que la sufre, como para los que están cerca para sufrir los continuos cambios de humor e ideas del “neo-adolescente”. Dando por cierto esta afirmación, imaginad por un momento como debió de ser la del “Replicante Rosa”- El salto temporal que se ha producido desde el anterior “Evangelio” se puede explicar diciendo simplemente que durante los años posteriores al “nacimiento” y justo anteriores a la adolescencia la vida de nuestra pequeña fue aburrida, y que solo se dedico a poner a prueba sus increíbles poderes haciendo cosas tan poco útiles como pueden ser caminar sobre las aguas, transformar los peces en panes o curar la ceguera de un sub-humano que se había quedado sin ella gracias a su maniática manía de “jugar con fuego”-.

 

  Según se cuenta, los primeros coletazos de esta sucedieron en Egipto durante el mandato de un faraón. El faraón tenía tantas ganas de mostrar a su pueblo su increíble poder que ordeno la construcción del mayor monumento que se le pudo ocurrir en su honor. El problema que surgió de esto, es que un rebelde que se hacia pasar por su hermano llamado Moisés decidió que no era justo tratar de mala manera a los pobres trabajadores que en la construcción participaban, así que creo un sindicato basado principalmente en intentar que los latigazos no fueran la principal moneda de cambio en esa mutua relación laboral. La creación de dicha entidad, enfado mucho al faraón por lo que expulsó de sus tierras a aquel al que hasta ese momento había llamado hermano. Viajes por el desierto, tormentas de arena y el hallazgo de antiguos templos erigidos por una civilización desconocida – Las cucarachas en sus años mozos – fueron algunas de las penurias que pasó este reivindicador hombre, hasta que finalmente después de muchas vueltas y revueltas llego a lo alto de un monte en donde una voz le dijo – O eso contó un poco mas tarde a las pocas personas que creyeron su versión de los hechos. La autentica historia nos traslada a una noche estrellada en la que una misteriosa luz absorbió a este hombre. Al despertar se encontró tumbado en una blanca habitación observando impotente como unos misteriosos seres oscuros con graciosas antenitas en su cabeza le practicaban incisiones por todo su cuerpo quien sabe con que maléficos fines. El caso es que cuando regreso tenía metida en la cabeza una extraña historia sobre tablas de piedra con inscripciones grabadas en un idioma completamente ilegible –: 

 “Estos son los diez mandamientos del señor, muéstralos al mundo y haz que su palabra se cumpla”

  Como creo que podéis imaginar, en dichas tablas no ponía absolutamente nada que tuviera que ver con mandamientos ni ordenes del tipo “no mataras” o “honraras a tu padre y a tu madre”, en realidad eran un arcaico libro de cocina legado por la “raza superior”- En el cual se daban instrucciones precisas de cual querían que fuera su banquete de bienvenida cuando muchos años depuse regresaran triunfantes de la conquista del Universo -. Moisés se aprovechó del desconocimiento de la falta de cultura general que imperaba en esas épocas y regreso triunfal a su Egipto natal para hacer recapacitar a su hermanastro.

  En este preciso momento, el interesado lector de esta obra sin duda se debe de estar preguntando “¿Qué coño tiene que ver esto con la adolescencia de la “Replicante Rosa”?”. La respuesta a esta pregunta es poco menos que complicada, ya que realmente el único punto de unión entre estos hechos y la dicha llegada a la pubertad de la reencarnación del “Señor Rosa” es un pequeño paréntesis en la historia de Moisés – Lo cierto es que me apetecía relatar una historia de viajes imposibles y regresos triunfales al hogar, ya que estas historias suelen entretener a los lectores -.

  La unión de ambas historias llegaría en el momento que Moisés puso de nuevo sus pasos en las majestuosas salas del palacio del faraón. El faraón se enfado mucho con su regreso, y llamo a los guardias. Como reacción a este hecho, Moisés invoco con su cayado algo que posteriormente seria llamado “las siete plagas de Egipto”- En realidad se aprovecho del conocimiento conseguido durante su “abducción”, ya que en la sala donde le practicaron tenían puesta una pantalla de plasma en la que se daba en esos momentos un programa llamado “El tiempo”, en el cual pudo constatar que en los próximos días se producirían las típicas “lluvias de anfibios”, “nubes de langostas” o “muertes antinaturales de primogénitos”-.

  Aquí es donde entra a escena nuestra querida “Replicante Rosa”. Ese día, coincidiendo con el momento en que Moisés se tiraba el “pisto” con  el tema de las “plagas”,  la joven de piel sonrosada se estaba bañando tranquilamente en las aguas del río Nilo jugueteando con los cocodrilos que alegremente nadaban en pos de hacerse con algún delicioso bocado. Y así, sin avisar la llego la “menstruación”. Una marea de sangre fresca surgió de su entrepierna, tiñendo las amarillas aguas del río de un rojo carmín que asusto a propios y extraños que se encontraban a las orillas del río – De hecho, los ineptos presentes le adjudicaron el merito a Moisés, el cual no se explicaba como podía haber ocurrido esto -.

  A partir de este mismo momento, la historia de Moisés pierde para nosotros completamente el interés, ya que los hechos que ocurrieron después nada tienen que ver con nuestros auténticos creadores, y además son tan aburridos y típicos como levantamiento de las aguas por medio de diques construidos con malos materiales de construcción – Véase capitulo de los Simpson en el que el hermano del Actor Secundario Bob, hace lo mismo en Springfield – y su posterior derrumbe sobre los ejércitos del faraón.

  Lo que la ocurrió a nuestra “Replicante Rosa” a partir de su transformación en mujer es tan cercano a nosotros como: Pósters colgados en su habitación de los “guaperas” de moda, compras de revistas culturales parecidas a la “Súper Pop” –En esos tiempos, la noticia de moda eran unas fotos robadas a Herodes a la salida de un Balneario acompañado de una bella mujer, famosa en esos momentos por haber mostrado sus encantos en la “Playboy” del mes anterior -, botellones en plazas publicas los viernes y sábados, primeros encuentros sexuales con chavales que se han comprado su primera moto, palizas grabadas con el móvil a los “pringaos” del colegio – Los cuales se endurecían tanto que posteriormente alcanzaban rangos tan altos en la sociedad como “presidentes del congreso” o “bailarines de Strip-tease”- y roces casuales con diferentes estilos musicales hasta encontrar una identidad propia y única – Quisiera tranquilizaros, diciendo que nuestra adorada “Replicante Rosa” nunca tubo “cameos” con el “Reggaeton”. De hecho uno de sus famosos lemas reza: “Queda prohibido perrear en esta zona, por un mundo sin reggaeton” -.

Y de esta manera paso su adolescencia, consiguiendo día tras día más adeptos, hasta que casi nadie dudo de su poder. Pero la historia que siguió nos la puede relatar de mejor manera otra persona, exactamente la que firma el siguiente capitulo”.

 

CONTINUARA… CAPITULO X: LOS EVANGELIOS SEGUN "RIKKUINTHEMIDDLE"

 

 

¡Hasta la proxima entrada!