La caja del diablo: libro de visitas

Pues eso: libro de visitas al canto, como LoganKeller me recomendó hace lustros. Y porque estaré un tiempo sin actualizar lo que me gustaría: tengo todas las ideas trabajando en otro sitio y sólo diez días de vacaciones en el próximo mes y medio. Así que de verano, nada. La caja siempre ha sido un objeto misterioso. Esta es la mía. Y ahora mismo tiene un chiringuito playero dentro.

 


* El vídeo es una artesanía de 3WME que he encontrado en YouTube y la errata en el periódico (¿Der Spiegel?) no es suya, sino que es original de los Chemical Brothers. O al menos me viene muy bien que lo sea. Lo demás es un estado de ánimo, ese extraño subidón de cotidianidad.

En primera persona: Lorenzo Silva habla de videojuegos

No es nada nuevo que el autor de El alquimista impaciente y padre de los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro hable de videojuegos. Durante la pasada edición del festival literario Getafe Negro, Silva ya participó en un encuentro, junto a otros escritores españoles (Fernando Marías, Elia Barceló, José Carlos Somoza y Antonio Rodríguez Almodóvar) y en colaboración con Nintendo, que tendía puentes entre literatura y videojuegos y en el que estos autores se sometían al interesante experimento de sentarse frente a títulos como Okami, Eternal Darkness, No More Heroes y Hotel Dusk. La pregunta que se les lanzaba era cojonuda: ¿qué videojuego hubiera hecho Chandler, Hammet o Lovecraft? Y hace nada, Nintendo ha contado de nuevo con él para presentar Another Code: R, para Wii, que vuelve a lanzarse como "una novela de misterio interactiva". 

 

Pude hablar con Silva hace unas semanas por la publicación de una novela, Tengo una pistola, de Enrique Rubio, que también tiene mucho que ver con videojuegos, y que él mismo prologa. Así que le pregunte por la relación entre ambas disciplinas y me adelantó que está trabajando junto a su hija en un cuento que busca en los videojuegos su propio País de las Maravillas o su Mundo de Oz.

 

Estáclaro que el cine puede tomar elementos de los videojuegos, pero,¿y la literatura? ¿Puede la literatura beneficiarse en algo de lenguaje de los videojuegos?

"El videojuego es una creación que empieza atener una consolidación cultural, con una serie de talentos creativos,argumentos elaborados, y en cierta manera, tienen algo muy curioso, que me hallamado la atención de cómo lo ha utilizado Enrique, en lo cual también es pionero:los videojuegos para mucha gente viene a ser una forma de conocimiento. Elprotagonista de ‘Tengo una pistola’ sabe como es Nueva York sin haber estadonunca allí gracias a que está permanentemente enredado en un videojuego que recrea las calles de la ciudad en3D. De la misma forma, hay mucha gente que conoce muy bien de la Segunda Guerra Mundial porque hay juegosque exploran estas realidades.

La literatura lo ha utilizado siempreabsolutamente todo en su propio beneficio, y en la medida en que los videojuegos tengan más talentodetrás, también generan estructuras narrativas que se pueden utilizarliteraria y expresivamente. Creo que es lo que hace Enrique Rubio, con esasestructuras que pueden parecer repetitivas, seriales, típica del los videojuegos, peroque dentro de la novela tienen otros sentidos.

Es curioso, pero una de las últimas cosas quehe hecho, que no la he hecho solo sino con mi hija pequeña, es un cuentoinfantil. En gran parte, el argumento es suyo porque yo quería que ella contarauna historia que estuviera en su mundo. Es una especie de Alicia en el País de las Maravillas o de Mago de Ozpero que sucede dentro de un videojuego, porque para los niños, losvideojuegosson realidades culturales, son espacios y estrucutras narrativas quemanejan con naturalidad. Ella utiliza un videojuego para contar suhistoria, y tiene un sentido.Creo que la literatura puede utilizar cualquier material en la medidaque lotrascienda, en que sea capaz de atribuirle un sentido literario".

 

Mientras le meto mano al silencioso y tranquilísimo Another Code: R,les confirmo que esto de ‘En primera persona’, después de la entrada deGuillermo del Toro, quiere ser desde ya una sección más o menosperiódica en el blog. A ver a dónde nos lleva.