Violencia en los videojuegos a un nuevo nivel

Sin darme cuenta, jugué el último título de una "saga" que me hizo enfocar el tema de la violencia en los videojuegos de una forma distinta, pero ese juego lo jugué hace dos años y recién ahora me vengo a dar cuenta de lo original de su propuesta.

El juego se trataba de una princesa que la acusan del asesinato de su padre, y un par de estupideces mas, bla bla… tiene que escapar y antes algunas tonterías más (realmente que no vienen a cuento), pero en resumen: ella adquiere un poder para colocar trampas y poder defenderse en su huída.

¿Pero que fue lo que hizo que un experto en videojuegos (en el sentido humilde, no deseo darme glorias) no pudiera continuar? Es decir: amigos, volé en pedazos a monstruos mientras miraba como sus ojos y musculos salían disparados en todas direcciones en Duke Nukem, incluso este exagerado personaje llegó a arrancarle la cabeza a un cadáver y cagarse en el. Manhunt fue uno de mis primeros juegos de PS2 y nunca me pareció demasiado violento.

Pero este juego… me frustró, me dio odio hacia el personaje y los responsables de este juego. Y por supuesto: fui incapaz de continuar. Ni siquiera me dio esa diversión oculta entre toda la frustración, como los antiguos Resident Evil. Fue frustración pura. No pude seguir.

¿Qué es lo que me hizo abandonarlo? ¿Qué tiene de especial?

Este no es un juego de mierda raro de esos que se encuentran por ahi. Sabe lo que hace, por algo es el cuarto título de una saga. Lo que hace tan especial a este videojuego es que tu no juegas con él, él juega contigo. Y para ser mas exactos: con los remordimientos tuyos.

1) Por empezar, la protagonista no puede defenderse de una manera honorable, sino que debe valerse de trampas para matar al enemigo, o sea, hay que observar la conducta y elaborar un plan totalmente sangriento para liquidarlos. Y a mi me encanta la estrategia, pero elaborar de forma retorcida la muerte sangrienta y dolorosa de mis enemigos no es mi estilo.

Y ahora pasemos al punto número dos: el más importante de todos. Juega

 

La despersonalización en los videojuegos

Durante todos estos años, casi todos los juegos como por ejemplo GTA, Duke Nukem, Doom, Super Metroid, Mario BROS, etcétera, te hacían combatir con seres detestables de toda variedad. A nosotros nunca nos plantearon ni nunca nos intereso la historia individual de cada uno, sencillamente los liquidábamos porque "pertenecían a los malos" y eso ya nos bastaba. Tal cual hacía Hitler con los judíos

Nunca sentimos remordimiento al matar a esos haitanos en GTA VC que portaban armas, bastaba con suponer que con llevar el uniforme de ellos ya merecía una bala. Ni con los nazis de Wolfenstein.

Este juego antes de empezar una pantalla te presenta a tus enemigos que liquidaras de formas horrorosas. Y lo peor de todo es que muchas veces deberemos enfrentar a familiares y amigos de los enemigos que liquidamos en niveles anteriores, y nunca faltara la acusación al estilo "¡mataste a mi hermano!"

Para juguetear con nuestros remordimientos este juego consta de muchos recursos:

  • Gritos de dolor más detallados que en un juego normal
  • Mucho gore
  • Pequeñas biografías de cada enemigo antes de empezar los niveles, muchas enternecedoras, estilo "hermano de X victima de X nivel", o "se casará con X en X fecha".
  •   Palabras finales cada vez que acabamos con un enemigo. Uno de los peores y más potentes detonadores de conciencia.
  • Al final de cada nivel, resumen de como murió cada persona. "Aplastado por pelota gigante", etcétera. Parece nimio, pero luego de ver la biografía, de tal vez incluso conversar con ellos, y de oir sus palabras finales (tal vez atravesados por pinchos), este es un factor muy importante que nos hara decir "¡¿mierda,  pero que hice?!"
  • Al final de muchos niveles, generalmente cuando liquidamos gente con buenas intenciones, podemos ver a familiares llorando su pérdida o reaccionando de diversa forma. 

Es una saga que pasó muy desapercibida, las imágenes que encontré fueron del titulo Kagero Deception, de PS1. Pero aunque son juegos que pasarían de un 8 tanto en PS2 como en PS1, el sistema en ambos es el mismo. Yo solo quiero mostrar los recursos que describí arriba.

 

 

¿Conclusión? ¿Todo esto a que viene?

Al recordar mi experiencia con este juego cuando vi a alguien asqueado con otro título de la saga me hizo reflexionar. Nunca me di cuenta de como despersonalizan a la mayor parte de los enemigos en los juegos y como pueden llegar a insesibilizarnos sin darnos cuenta. 

Está claro que no saldremos como máquinas de matar, como piensa una minoría conservadora que pronto se extinguirá, pero es indudable que nos hemos insesiblizado en el mundo virtual, en donde un concepto como matar no plantea muchas dudas.

Este juego me parece genial en ese aspecto de querer dar al jugador lo que tanto busca: pero de una manera cruel, cobarde (el resto de los juegos de la saga se tratan de poner trampas también) y totalmente realista en el sentido de que no podemos matar a alguien sin consecuencias.

Yo al menos compré el juego creyendo que sería un título más de estrategia, de dificultad media y para pasar el rato matando un par de poligonos inocentemente. La sopresa que me llevé me hizo abrir la bandeja de la consola y lanzar el juego por los aires como si se tratara de un disco volador de playa. 

Ese juego y el final de la novela Hannibal fueron los dos únicos objetos que destruí con odio en mi vida. 

Pero ahora me arrepiento. Creo que debería armarme de valor y volver a jugar el juego para pasarlo, porque me he dado cuenta que esta saga goza de una historia mucho mejor que el promedio de títulos de acción/estrategia que se pueden encontrar.