Skies of Arcadia, el legado de Dreamcast

 

A partir del artículo de hoy en Meristation en el que se recogen algunos de los mejores juegos que no han tenido secuela, he decido recordar a uno de ellos que no se ha mencionado en el reportaje. 

En el año 2001 llegaba a Europa un RPG de Sega para su consola Dreamcast. En aquellos momentos, yo era poseedor de la consola blanca de esta compañía y fue un amigo mío el que me animó a jugar a este juego. La verdad que le estoy agradecido a este amigo por haberme hecho esta recomendación. 

Skies of Arcadia es, bajo mi punto de vista, uno de los mejores RPG a los que yo haya jugado. En mi opinión, este juego no ha tenido el reconocimiento o el legado de otros títulos (llámense Final Fantasy, Vagrant Story u otros tantos juegos de rol de renombre) debido al estrepitoso fracaso en el que se convirtió la última consola de Dreamcast. Quizá por ello, no mucha gente pudo disfrutar de este juego, por lo que su repercusión fue menor que la de otros títulos.  

En el año 2003 se realizó un remake para la consola GameCube de Nintendo, llamado Skies of Arcadia Legends. Este juego tampoco tuvo un gran éxito dentro de esta consola, siendo sus ventas y su expansión más bien escasa.

 Hablando un poco más en detalle del juego (en el que no desvelaré ningún elemento de la trama, por si hay alguien que desee probarlo) debo de decir que contaban con unos gráficos bastante buenos para las capacidades de la consola, en el que se nos mostraban unos personajes y escenarios muy coloridos y alegres. El sistema de batalla era el tradicional por turnos, en el que se nos daba la opción de tomar distintas acciones convencionales como la de atacar, usar objetos, magias o realizar las llamadas habilidades especiales de los personajes. 

El argumento es sin duda el mejor apartado de este juego. Al principio, la trama nos puede resultar un poco absurda (o al menos, eso me pasó a mí cuando lo jugué en su día). Vyse es un pirata aéreo que desea surcar los cielos en busca de aventuras junto a su amiga Aika. Ambos conocen a Fina, una chica de enormes poderes mágicos que viene de otro planeta y que debe reunir los seis cristales lunares. A medida que se desarrolla el juego, experimentamos que la trama se va complicando cada vez más. Conocemos a nuevos personajes, descubrimos nuevas ciudades, tramas políticas, enfrentamientos y un sin fin de giros de argumento que nos dejarán en más de una ocasión con la boca abierta. 

Guardo un buen recuerdo de este juego ya que fue uno con los que más disfrute con mi ya desaparecida Dreamcast. Son de esos juegos a los que juegas sin estar convencido de que te vaya a gustar, con muchas dudas antes de decidirte a ponerlo en la bandeja de la consola y pensado que tienes otros muchos títulos con los que lanzarte antes de probarlo. Pero sin duda, para mí fue uno de los grandes aciertos en experiencia de juego que he tenido. Por supuesto, se lo recomiendo a todos aquellos que no lo hayan probado aún y tengan la posibilidad de jugarlo.

 Actualmente, he leído muchos artículos referentes a la posibilidad de realizar bien un remake del juego original en plataformas de nueva generación o de una secuela. Particularmente me encantaría poder volver a jugar al original o de poder continuar las aventuras de estos personajes mediante una secuela. Desgraciadamente, no se ha producido ninguna noticia al respecto, o por lo menos, de la que yo tenga constancia. 

Desde mi modesto blog, he decidido darle un pequeño homenaje a este gran juego de una de las consolas peor tratadas de la historia como fue la Dreamcast. Un juego que al igual que el sistema que lo hacía funcionar, se merecían un lugar mejor en el paraninfo de los videojuegos. 

Un saludo.