Recuerdos de Final Fantasy X

 

En incontables ocasiones he leído a muchos fans de la saga Final Fantasy (FF) decir que el mejor de la serie es sin duda el VII. Algunos también opinaban que el VI y el VIII tampoco estaban mal. Sin desmerecer estas opiniones (ya que creo que todos los FF aportan algo nuevo y son juegos de excelente factura), para mi el mejor de la serie es el FFX.

Indudablemente, la calidad de un RPG está en gran medida en la historia que se nos presente y la identificación que cada jugador tenga con ésta y sus personajes. Si bien es cierto que el FFVII marcó a muchos jugadores gracias a la innovación a nivel técnico que se presentó y a su tremenda historia, considero que FFX debe situarse entre los mejores ya que también supuso un salto de calidad entre lo visto en PSONE y PS2.

 Centrándome un poco más en el juego, me quedé fascinado con su historia y lo bien llevada que está durante todo el desarrollo. Sus giros argumentales me parecieron excepcionales, cuando pesabas que el juego estaba a punto de terminar o que los acontecimientos iban a tomar una determinada dirección, saltaba la sorpresa y te enfrentabas a algo totalmente inesperado.

El número de personajes es extenso. Acompañando al protagonista, Tidus, en su viaje por Spira encontramos a Yuna, Lulu, Wakka, Kimhari, Auron y Rikku. Cada uno de estos personajes aporta en cada momento una perspectiva distinta a la historia. Tidus es el joven alegre y divertido que siempre piensa en positivo, al igual que Rikku y Wakka. Lulu es el arquetipo de mujer madura y sabia que aporta experiencia al grupo y la sensatez necesaria en las ocasiones de peligro. Yuna es la chica que aunque resignada a lo que el destino le aguarda, decide emprender el viaje para salvar a Spira de Sinh. Y Auron… siempre Auron. Personaje enigmático del que vamos descubriendo cosas sobre su verdadera naturaleza a medida que avanza el juego, representa la fuerza, experiencia y la determinación necesaria para que la aventura llegue a buen puerto.

 Final Fantasy X puede ser criticado por su linealidad. Es cierto, en ningún momento se nos da la posibilidad de realizar una misión antes que otra o de visitar el sitio que se nos apetezca (hasta que llegamos a la parte final del juego en la que conseguimos la aeronave). Pero, ¿no es el viaje de Yuna y compañía de lo que este juego verdaderamente trata? Creo que esta historia no fue concebida para plantear un juego en el que se nos diera total libertad, es más, pienso que de haber sido así, la trama argumental se hubiera visto realmente mermada.

En cuanto a gráficos, simplemente debo decir que en aquellos días este juego fue realmente espectacular. Si bien a nivel visual "in game" sus escenarios y efectos de luces en las batallas eran sensacionales, sus películas entre medias del juego son sencillamente colosales.

Lo único negativo que le encontré en su día fue su no conversión a 60hz (el mercado europeo tan bien tratado como siempre) lo que hacía que en las pantallas de exploración Tidus pareciera que estuviese flotando en lugar de correr. Tampoco me gustó la transición entre las pantallas de exploración y las batallas.

 En definitiva, para mí este título es de aquellos que marcan a los jugadores. De esos que siempre te acordarás de haber jugado y que supuso algo importante al haberlo hecho. Gracias a él le debo mi actual fanatismo a esta gran saga y a mi afición a los buenos RPG’s. Ahora que empiezo a trabajar, me será complicado terminar este tipo de juegos aunque creo que de esta forma me durarán más tiempo.

Un saludo a todos y gracias por leerme.