Shadow Warriors: el capítulo perdido de Ninja Gaiden

Esta entrada la dedico a un juego que creo que es poco conocido dentro del mundo del videojuego, o por lo menos, durante la época en la que vio la luz, recuerdo que pasó desapercibido. Concretamente, os hablo de la adaptación de la saga Ninja Gaiden para Game Boy: Shadow Warriors.

 

Este juego salió al mercado en el año 1991 para los territorios japoneses y norteamericano, llegando un año más tarde a Europa. Este título recibió diversos nombres, dependiendo de la región de lanzamiento. Así en Japón se le conoció bajo el nombre de Ninja Gaiden Shadow y en el territorio PAL como Shadow Warriors.Este cartucho llegó a mí gracias a un amigo, que me lo cambió por otro juego durante un par de semanas. Yo no sabía nada sobre el juego, pero confié en la palabra de mi amigo que me dijo que era muy buen juego… y no se equivocó.

Shadow Warriors es un título de acción en la que tomamos el papel del gran Ryu Hayabusa (tan de moda hoy día gracias a Ninja Gaiden II para Xbox360) y nuestra misión era la de salvar el mundo de un emperador diabólico.

Nuestra aventura discurre a través de cinco complicados niveles en los que horas de enemigos intentarán hacer fracasar nuestro cometido. Al final de cada nivel tendremos que hacer frente a un jefe, enemigos de mayor dificultad que nos pondrán las cosas difíciles para seguir progresando en el juego.

  

Las armas de las que disponía Ryu en este cartucho son mucho más limitadas que las que podemos ver hoy en los juegos de consolas de nueva generación como Ninja Gaiden Sigma o Ninja Gaiden II. Tan sólo disponíamos de tres elementos para dañar a nuestros enemigos: la espada, un gancho con el que también podíamos acceder a lugares elevados y una magia especial que eliminaba a todos los que aparecían en nuestro campo visual.

 

 

Para ser presentado en una consola sin colores, los gráficos eran bastante buenos para la época. Todos los elementos de la pantalla estaban bien definidos y representados. Los jefes finales, al ser de mayor tamaño, disponían de una mejor definición y resultaban muy espectaculares. 

 

Pero sin lugar a dudas, si hay algún aspecto digno de recordar de este juego es su banda sonora. Las canciones que aparecían en cada nivel eran de una factura excelente y tremendamente pegadizas.   

Por otra parte, la dificultad del juego era elevada, como acostumbran los títulos protagonizados por Hayabusa. Llegar al último jefe supuso para mí un auténtico reto y disfruté mucho cuando por fin pude batirlo.

 

Me apetecía mucho recordar este título ya que en la actualidad, cada vez que sale un nuevo juego al mercado, nos detenemos mucho tiempo en calificar sus gráficos y dejamos en ocasiones de lado otros aspectos importantes. Creo que la comparación de este Ninja Gaiden con cualquier otro aparecido en PS3 o 360 pueden hacernos reflexionar y pensar que realmente, existió una época en la que con un pequeño monigote y un scroll lateral podían hacernos pasar ratos inolvidables.

Os dejo con un par de vídeos en los que podéis comprobar la factura de la música y de la jugabilidad del título. 

   

  

Además, os dejo este link con un review que otro hizo de este juego: http://hatedpig.wordpress.com/2007/04/26/retroanalisis-ninja-gaiden-shadow/  

Un saludo.