Las joyas de Dreamcast: Metropolis Street Racer

A principios de la presente década, la pasada generación de consolas se encontraba en pleno apogeo. Playstation 2, Gamecube y Dreamcast empezaban a aprovechar la potencia de sus consolas lanzando grandes juegos.

En la entrada de hoy recordaremos a uno de los mejores juegos de conducción a los que he tenido la oportunidad de jugar y que me sirve de homenaje a la consola blanca de Sega, aquella que pese a su corta vida nos ofreció grandes obras maestras como este título al que hacemos hoy referencia.

 

Metropolis Street Racer (MSR) salió al mercado en el año 2000 de la mano de los chicos de Bizarre Creations para la consola de Sega.  Este juego suponía una alternativa real al simulador de carreras Gran Turismo de Sony, que hasta el momento ostentaba el trono en el primer puesto de juegos de conducción.

El modo de juego principal contaba de 25 capítulos, cada uno de ellos con 10 “challenges” o retos. Estos retos consistían en vueltas rápidas, carreras contra otros coches o torneos en los que debíamos ir consiguiendo Kudos, la moneda oficial del juego, para a su vez desbloquear nuevas entradas y coches nuevos con los que competir. El objetivo último del juego era conseguir los Kudos suficientes que nos permitieran competir en los 25 capítulos y conseguir el reto que se nos proponía. Más adelante hablaremos de este sistema de puntuación realmente innovador para la época.

La descripción de cada reto es la siguiente:

– Hot Lap: conducción sólo en la que tenemos que conseguir un determinado tiempo en el circuito o bien una media de tiempo en los tres intentos de los que disponemos.
– One on one: carrera en un circuito contra un solo oponente al que tenemos que ganar.
– Street Race: carrera contra varios coches
– Championship: campeonato contra varios coches en diferentes escenarios
– Challenge: carrera en la que debemos pasar una determinada condición.

Al final de cada uno de estos retos, nuestra actuación en la carrera será valorada pudiendo ganar o perder Kudos. Fundamentalmente, ganaremos Kudos gracias a los derrapajes que realicemos durante la prueba y por determinadas acciones que realicemos con nuestro coche. Se penalizará nuestra puntuación si chocamos nuestro coche contra las paredes o contra otros oponentes, por lo que deberemos pensárnoslo dos veces a la hora de realizar adelantamientos arriesgados o determinadas maniobras que puedan hacer que nuestro coche impacte contra cualquier elemento del circuito.

A medida que vayamos avanzando por el juego, tendremos la posibilidad de desbloquear nuevos coches. Será necesario realizar una prueba de conducción para poder conducir un coche al que hayamos tenido acceso. Dicha prueba casi siempre consiste en completar una vuelta a un circuito batiendo un determinado tiempo usando el coche que deseemos desbloquear. Tendremos tres plazas de garaje a nuestra disposición, es decir, tendremos la posibilidad de elegir entre tres coches a la hora de entrar en una prueba- No obstante, si deseamos usar un coche que no se encuentre en nuestro garaje o bien queremos cambiarlos por otros, deberemos realizar la prueba de conducción.

A nivel jugable me parece de lo mejor en juegos de conducción. Los modelos reaccionan de una manera muy realista, los circuitos son variados y llenos de detalles que nos llevarán a distintos parajes dispersos entre las ciudades de Tokio, Londres y San Francisco. La sensación de velocidad y las maniobras necesarias para realizar adelantamientos están muy bien conseguidas, teniendo en cuenta que hace casi diez años del lanzamiento del título.

En cuanto a los gráficos, sólo debo decir que quedé realmente impresionado de lo bien representadas que se encontraban las localidades anteriormente citadas y lo conseguido de los modelajes de los distintos coches que podíamos utilizar. También es realmente destacable que la ambientación de cada escenario variará dependiendo de la hora a la que juguemos, respetando si es de día o de noche dependiendo de la hora a la que juguemos.

También hay que destacar la posibilidad de juego on line contra otros jugadores, cosa realmente innovadora para aquellos entonces.

A modo de conclusión, MSR es un juego que debe de ser al menos probado por todos aquellos que tengáis la posibilidad. Es cierto que los juegos de conducción han evolucionado mucho gráficamente, pero merece la pena darle una oportunidad a este viejo título para darnos cuenta del buen trabajo realizado.

Hoy en día, podemos ver que la esencia de este juego se mantiene viva en cada entrega de Project Gotham para Xbox, ya que su desarrolladora sigue siendo la misma.