Hunted: The Demon’s forge

Diversión. Esta es la palabra clave para que un juego sea bueno, si no tiene diversión no vale nada y Hunted la tiene a patadas. Podremos elegir entre el bárbaro Kadok o la elfa Elara para afrontar una aventuraen la que tendremos que luchar contra criaturas de todo tipo. La decisión entre uno u otra no es meramente anecdótica, puesto que con el bárbaro tenemos mejor defensa y más poder en el cuerpo a cuerpo por lo que es óptimo que sea con él con el que empecemos para ir habituándonos al sistema; la elfa, por contra es más débil, pero más rápida y maneja el arco con mayor rapidez que la pesada ballesta de Kadok. Elijamos el que elijamos, el otro nos acompañará manejado por la CPU o (lo que es mejor y más divertido) por un colega con lo que el valor de la cooperación es altamente adicitivo y recomendable. De todas formas, entre fases hay puntos en los que poder cambiar el manejo del uno al otro. Lo suyo es que el bárbaro sirva de escudo para retener a los enemigos cuerpo a cuerpo, mientras Elara los asaetea desde la seguridad de la distancia. Sin embargo también hay zonas plagadas de arqueros en los que habrá que ponerse a cubierto y disparar al más puro estilo Gearsof wars. Según los enemigos que vayamos matando iremos desbloqueando mejoras para nuestros personajes, como mayor vida, más maná o la capacidad de llevar una segunda arma, pero, no nos engañemos, esto no esun juego de rol. Hay, por tanto, que olvidarse de los farragosos menús de cachivaches, puesto que aquí solo llevaremos pociones de vida y maná (máximo tres de cada, usables con el L1 y R1, respectivamente); un arma principal (dos, cuando hayamos matado a suficientes enemigos, que será muy, pero que muy tarde) y otra secundaria. Las armas las iremos encontrando por ahí tiradas, Elara tiene como principal el arco, mientras que Kadok llevará espadas, hachas o mazos. Las armas secundarias, en cambio, apenas cambian y son simpre versiones mejoradas de las mismas, Kadok llevará una ballesta y Elara una daga. A parte, se pueden ir desbloqueando unas cuantas magias ofensivas mediante las lágrimas de dragón, una especie de cristales que iremos encontrando por todo el mapeado. Como sólo podemos llevar activos cuatro hechizos (seleccionables con la cruceta) una vez que los tengamos todos aprendidos dejaremos de verle utilidad a las lágrimas de dragón.

Pese a tener tan sólo 6 episodios, es un juego largo, puesto que los mapas son muy extensos, con gran cantidad de zonas ocultas y secretos interesantes, así como también algunos puzzles sencillitos en los que necesitaremos la colaboración de nuestro compañero. Además los entrornostambién son muy variados y pasaremos desde las típicas zonas de lóbregas catacumbas, hasta por castillos en ruinas, ciudades asediadas ybosques al aire libre, todo ellos con gran nivel en los gráficos con ciertas estampas bastante inspiradas que no podremos pararnos a admirar puesto que casi en todo momento estaremos asediados por una manada de monstruos. Los enemigos sí se hacen repetitivos, sobre todo el soldado básico, una suerte de orco delgaducho. La IA enemiga no está muy cuidada, pero no por ello nos dejará de poner en apuros, sobre todo por la puntería inmejorable de los arqueros, que ya quisiera Guillermo Tell para sí. Y es que el juego no es fácil, mucho menos jugando dos personas, puesto que si juega uno, el personaje que controla la máquina tiene mucha más vida que si estuviera controlado por un humano, lo que hace que sea más fácil pasarse el juego en individual (a menos que el jugador sea una máquina de esquivar, pero pese a todo nunca esquivará a los arqueros) Pero, como en cantidad de títulos, es mucho más divertido estar jugando a dobles, ya sea a pantalla partida u online. De esta manera podremos ayudar a nuestro colega y resucitarlo. Sí, habéis oido bien, podremos resucitar a nuestro compañero caído unos segundos antes de ver el definitivo game over ( la CPU es mucho más incompetente para resucitar al jugador)

En cuanto al sonido, hay que destacar el doblaje a un perfecto castellano con los comentarios de los personajes que muchas veces rozan un sarcasmo más propio de una comedia o de una novela de Pratchett, que de un juego. El argumento tampoco es que atraiga mucho y es más una escusa para repartir estopa a diestro y siniestro que otra cosa, aunque al final, tampoco está del todo mal y da un giro un poco sorprendente.

Mencionar que hay un editor de mazmorras bastante completo y que se pueden subir los niveles que hagamos para que otros jueguen y viceversa; jugar al que hayan hecho otros jugadores. Los objetos del editor se van adquiriendo a medida que te pasas el modo historia, así que es un buen aliciente para completar el juego.

Batman Arkham Asylum

Con este juego me pasó lo mismo que con el Dead Space, lo adquirí por la buena prensa que le estaban dando y por la demo que probé. Lo mejor de todo es que, al igual que el juego de EA, no me defraudó.

Si por algo me gustan estos dos juegos es por sus constantes sorpesas, en Batman, incluso más acentuadas que en el Dead Space. Pese aque el esquema de juego pueda parecer repetitivo, ya que lo podemos simplificar diciendo que hay tres partes diferenciadas, esto es, momentos de investigación, en los que buscaremos pistas o nos trasladaremos de un lugar a otro; momentos de combate contra un número variable de enemigos; y zonas de sigilo obligado, en donde tendremos queeliminar a los enemigos uno a uno, pues van fuertemente armados; pese aesto, decía, el esquema se ve salpicados de sorpresas jugables que nos rompen con la monotonía y hacen del juego una pequeña maravilla. Al decir esto, estoy pensando especialmente en los niveles del Espantapájaros, que a mi me dejaron totalmente cautivado.

Por supuesto, un juego del Hombre Murciélago no estaría completo sin sus gadgets. Aquí disponemos de multitud de ellos(batarangs, gancho, decodificador de cerraduras, gel explosivo), que iremos descubriendo o desbloqueando, al igual que desbloquearemos nuevas habilidades o mayor potencias en según que artefactos. También podremos desbloquear golpes finales para los combos, que serán más dañinos que cualquier golpe normal, algo totalmente necesario debido a las auténticas hordas de enemigos que nos asaltarán por todo el manicomio.

El que haya jugado al Gear of Wars reconocerá rápidamente el motor gráfico Unreal que hace que todo se vea sólido y creíble. Efectos de sombras y luces, partículas y texturas, explosiones, etc. Hasta el propio traje del superhéroe sufrirá daños y lo veremos con un corte en el pecho o la capa raída. Todo ello roza el sobresaliente. Además, el manicomio Arkham ofrece varios edificios separados por amplios jardines,desde los que podremos contemplar, a lo lejos, la magnífica ciudad de Gotham. La espectacularidad es la nota predominante en todo el mapeado, pero al haber varias zonas, también ofrece variedad, cosa que podría dudarse al ser un espacio “cerrado”. Lo que sí se podría mejorar es a los enemigos, que a la larga, resultan repetitivos, al igual que las lucha, que podrían haber ofrecido una mayor variedad de combos y no hacernos machacar el botón de cuadrado y el de triángulo, cuando haya que contraatacar. Aún así, hay ciertos enemigos que necesitarán de otrasestrategias para ser derrotados, cosa que amplia necesariamente las técnicas a usar.

El argumento ha sido, de manera un tanto incomprensible para el que esto suscribe, alabado en varios medios, pero a mi no deja de parecerme algo meramente anecdótico, usado para hacernos avanzar, pero con poco interés en general. Algo parecido pude decirse de las músicas y los efectos, cumplen sin más y tampoco pasarán a los anales de la historia.

Porque lo que importa de este juego es la jugabilidad y de eso tiene ymucho. La jugabilidad y el factor sorpresa son sus grandes bazas y las explota a la perfección. Es cierto que el modo historia puede hacerse corto, unas diez horas, máxime si tenemos en cuenta que la capacidad de quedarnos enganchados puede hacer que nos lo pasemos del tirón. Además la duración se alarga bastante si queremos conseguir todos los enigmas (hay más de 250), desbloqueamos todas las biografías de personajes y todos los modelados en 3D y pasarnos todos los desafíos, que son pequeñas pruebas, con sus propios rankings online.

El objetivo es atrapar al Joker ¿Quieres ser tú Batman?

     

Child of Light y la poesía

Todavía no lo he acabado, pero no he podido resistirme a comentarlo. Child of Light tiene algo que ver con Shadow of the Colossus. Puede ser la melancolía de los paisajes, la manera de contar un cuento o el trato exquisito del apartado musical. No sé muy bien qué es, quizás sean todas estos factores juntos, pero hay puntos de unión indefinidos. Comparar ambos juegos es arriesgado, pero es todo un honor para Child of Light ser comparado con la obra del Team Ico, uno de los mejores juegos de la historia y una obra de arte con todas las letras.

Quizás sea eso lo que empareja tanto al juego de Ubi soft como al título de Fumito Ueda, que ambos sobrepasan la barrera de lo que es un juego para convertirse en arte. Child of Light es maravilloso y te cautiva sin remisión. La música juega un papel primordial para lograr esto mismo, que el jugador sienta la inmersión del cuento de hadas que se le está contando. Salvo en los momentos épicos, estaremos envueltos en un halo de tristeza porque el juego te envuelve en su entorno. Por supuesto, el aspecto visual, no es menos importante y nos parecerá que estamos leyendo un libro de fábulas clásicas. Muchos dibujos me recuerdan al estilo de Antoine de Sant Exupery, ya sabéis, el autor de El Principito, por sus trazos como de carboncillo y esos colores pastel que le dan un aire naif. Melodías y pinturas que, junto a unos diálogos en verso, conforman un poema en movimiento, una obra atemporal que todos deberían probar alguna vez.