Dishonored

Conseguí pasarme este juego. Y lo cierto es que me ha costado. No porque sea muy difícil (aunque no es un camino de rosas) sino porque me ha resultado tedioso. Me ha pasado como con algunos libros que te pones a leerlos y tienes que dejarlos porque te cuesta avanzar. Se ha alabado hasta lo indecible este juego, lo han puesto por las nubes en multitud de medios y de manera unánime, pero yo no lo he disfrutado y me lo he acabado por decir, a ver si es que lo bueno está al final. Nada. Tampoco es que sea el peor juego al que he jugado, para eso están "maravillas" de la talla de Mirror Edge, que no fui capaz de acabarlo y que revendí rápidamente.

El argumento y la libertad a la hora de llevar a cabo las distintas misiones, eran los puntos fuertes de este título. Esta claro que no he sabido encontrarle sus bondades. El argumento es bastante predecible y se ve venir a la legua lo que va a pasar, llamadme adivino, pero no tiene ni una sorpresa y bien podría ser una película de las que Antena 3 pone en la siesta. Y lo de la cacareada libertad para decidir como acabar las misiones es una falacia; solo hay una forma: sigilo y punto. Olvidate de entrar por las bravas a matar a todo lo que se mueva porque no dejan de salir refuerzos por todos lados. Vamos, una milonga. No sé para qué te dan tantos poderes si con la daga y "guiño" – en cristiano,teletransportarse- pues vas que chutas. Vale, puedes coger varios caminos, pero bueno, eso será para que digan que es rejugable.

No se que me pasa últimamente, pero los juegos peor valorados son los que más me están gustando y viceversa, los que mejores críticas tienen me parecen insufribles. Por ejemplo, ahora estoy liado con Juego de Tronos, el juego de rol que hizo Cyanide y la verdad es que me está encantando.