E3: Cualquier tiempo pasado fue mejor

Pues sí. Acabó el famoso E3 y el balance que hago es el de: ¡¡Me abuuuuurroooo!!

Todo lo que se ha presentado estaba más que visto. Ninguna sopresa y todo lo que se ha expuesto está visto y requetevisto porque las compañías nos bombardean con sus próximos lanzamientos antes de que estén listos. Nadie se ha desmarcado del guión preestablecido. Los juegos que estaban son los que son y los que no estaban, pues… nadie los echó de menos. Creo que cada vez son menos los que se quedan a ver las conferencias en directo. No les culpo. Yo no lo hago y, después de ver el uso del que hacen gala cada compañía de su tiempo de exposición, no me arrepiento.

No obstante, una cosa he sacado en claro: sigo con mi PS3, por lo menos hasta que salga la tercera entrega de The Witcher.

Deseos (irrealizables) para el E3

Ahora que está tan de moda vender humo sobre lo que va a salir o van a dejar de presentar, me ha parecido de lo más oportuno redactar una entrada en la que diga mis deseos sobre los juego que me gustaría que se presentaran en el E3 y que, con toda probabilidad, no apareceran, entre otras cosas, porque mis gustos son en plan ciencia ficción. Pero como puedo decir lo que quiera, que para eso el blog lo escribo yo, pues nada ¡¡Vendamos humo!!

– The Last Guardian- Empiezo por el que más probabilidades tiene de aparecer, aunque, desde luego, no lo hará. Este juego tiene pinta de convertirse en el nuevo Duke Nukem Forever, ese que nunca acababa de salir, pero que al final salió. El team ico, acabará sacando el puñetero juego, pero el cuándo es una incognita. Casi quiero que lo anuncien más por dejar de oir hablar de él que por jugarlo.

– Kingdom Heart 3- Bueno, de este también podrían aparecer datos, pero se ha confirmado que finalmente no estarán en el E3 ¿ a qué esperan? ¡¡Qué digan algo YA!! 

-Darksiders 3- Me niego a creer que nadie va a continuar con la historia del apocalipsis y sus cuatro jinetes. ¡Qué alguien haga algo!

– Castlevania: Symphony 2- Sería la leche que sacaran un juego que fuera la segunda parte del magistral Symphony of the night. Pero nada de innovar, ¿eh? Que sigan sus dos dimesiones, sus subidas de nivel, su mapeado libre y enorme, sus poderes que se aprendían de manera progresiva, su diversidad de armas, armaduras y accesorios, sus rincocitos secretos y sus jefazos finales.

-Gears of War para PS3- Ya he dicho que estos son mis deseos y punto. No tiene nada que ver con que sean imposibles. Pero me gustaría jugar a toda la saga y la única manera es que la saquen para la consola de Sony. A ser posible en un recopilatorio XD ¿No me negaréis que sería un anuncio bomba?

-Dragon Dogma 2- El primero me encantó, con una dificultad ajustadísima y un sistema de combate sobrio, pero efectivo. Supongo que ya estarán trabajando en la segunda parte,pero sería demasiado pedir que dieran alguna noticia a estas alturas.

-Street fighter 5- Que se dejen de sacar DLC para la cuarta parte poniendo nombres ridículos y ampulosos (ultra super…) y que saquen un juego nuevo Y COMPLETO.

-Un nuevo Shining Force- Aún me acuerdo del juego de Saturn y la verdad es que me encantó. Sega podría hacer renacer esta fantástica saga de estrategia y rol. Pero, por favor, no en una portátil, sino en una consola de sobremesa.

-Esto es Fútbol 2014- ¿Ya nadie se acuerda de esta saga de fútbol? Creo que si hubieran seguido haciendo juegos, hoy por hoy habría evolucionado bastante bien. Sus partidos eran muy dinámicos y tenía una base de datos bastante extensa.¡ Y era el único juego de fútbol en le que te podían pitar manos!

-Un juego de Discworld- Y si no fuera una aventura gráfica, pues mejor. 

Y por último, lo que NO me gustaría ver:

– Un remake de Final Fantasy VII- Quizás alguno se sorprenda, pero es que el juego original es tan bueno que no necesita de un remake. Quien quiera jugar a FF VII que lo haga con el auténtico, con el que salió en la Play, con esos escenarios prerrenderizados, esos muñegotes pixelados y esa traducción de vergüenza ajena. Yo es lo que estoy haciendo y no entiendo cómo se puede pedir un remake de algo que, de por sí, es casi perfecto. Es como querer hacer un remake de Ben Hur (¿cómo? ¿que van a hacer un remake de Ben Hur? Pues sí) Dejad al clásico descansar en paz. Y más, si no podéis mejorarlo.

Dishonored

Conseguí pasarme este juego. Y lo cierto es que me ha costado. No porque sea muy difícil (aunque no es un camino de rosas) sino porque me ha resultado tedioso. Me ha pasado como con algunos libros que te pones a leerlos y tienes que dejarlos porque te cuesta avanzar. Se ha alabado hasta lo indecible este juego, lo han puesto por las nubes en multitud de medios y de manera unánime, pero yo no lo he disfrutado y me lo he acabado por decir, a ver si es que lo bueno está al final. Nada. Tampoco es que sea el peor juego al que he jugado, para eso están "maravillas" de la talla de Mirror Edge, que no fui capaz de acabarlo y que revendí rápidamente.

El argumento y la libertad a la hora de llevar a cabo las distintas misiones, eran los puntos fuertes de este título. Esta claro que no he sabido encontrarle sus bondades. El argumento es bastante predecible y se ve venir a la legua lo que va a pasar, llamadme adivino, pero no tiene ni una sorpresa y bien podría ser una película de las que Antena 3 pone en la siesta. Y lo de la cacareada libertad para decidir como acabar las misiones es una falacia; solo hay una forma: sigilo y punto. Olvidate de entrar por las bravas a matar a todo lo que se mueva porque no dejan de salir refuerzos por todos lados. Vamos, una milonga. No sé para qué te dan tantos poderes si con la daga y "guiño" – en cristiano,teletransportarse- pues vas que chutas. Vale, puedes coger varios caminos, pero bueno, eso será para que digan que es rejugable.

No se que me pasa últimamente, pero los juegos peor valorados son los que más me están gustando y viceversa, los que mejores críticas tienen me parecen insufribles. Por ejemplo, ahora estoy liado con Juego de Tronos, el juego de rol que hizo Cyanide y la verdad es que me está encantando.

Hunted: The Demon’s forge

Diversión. Esta es la palabra clave para que un juego sea bueno, si no tiene diversión no vale nada y Hunted la tiene a patadas. Podremos elegir entre el bárbaro Kadok o la elfa Elara para afrontar una aventuraen la que tendremos que luchar contra criaturas de todo tipo. La decisión entre uno u otra no es meramente anecdótica, puesto que con el bárbaro tenemos mejor defensa y más poder en el cuerpo a cuerpo por lo que es óptimo que sea con él con el que empecemos para ir habituándonos al sistema; la elfa, por contra es más débil, pero más rápida y maneja el arco con mayor rapidez que la pesada ballesta de Kadok. Elijamos el que elijamos, el otro nos acompañará manejado por la CPU o (lo que es mejor y más divertido) por un colega con lo que el valor de la cooperación es altamente adicitivo y recomendable. De todas formas, entre fases hay puntos en los que poder cambiar el manejo del uno al otro. Lo suyo es que el bárbaro sirva de escudo para retener a los enemigos cuerpo a cuerpo, mientras Elara los asaetea desde la seguridad de la distancia. Sin embargo también hay zonas plagadas de arqueros en los que habrá que ponerse a cubierto y disparar al más puro estilo Gearsof wars. Según los enemigos que vayamos matando iremos desbloqueando mejoras para nuestros personajes, como mayor vida, más maná o la capacidad de llevar una segunda arma, pero, no nos engañemos, esto no esun juego de rol. Hay, por tanto, que olvidarse de los farragosos menús de cachivaches, puesto que aquí solo llevaremos pociones de vida y maná (máximo tres de cada, usables con el L1 y R1, respectivamente); un arma principal (dos, cuando hayamos matado a suficientes enemigos, que será muy, pero que muy tarde) y otra secundaria. Las armas las iremos encontrando por ahí tiradas, Elara tiene como principal el arco, mientras que Kadok llevará espadas, hachas o mazos. Las armas secundarias, en cambio, apenas cambian y son simpre versiones mejoradas de las mismas, Kadok llevará una ballesta y Elara una daga. A parte, se pueden ir desbloqueando unas cuantas magias ofensivas mediante las lágrimas de dragón, una especie de cristales que iremos encontrando por todo el mapeado. Como sólo podemos llevar activos cuatro hechizos (seleccionables con la cruceta) una vez que los tengamos todos aprendidos dejaremos de verle utilidad a las lágrimas de dragón.

Pese a tener tan sólo 6 episodios, es un juego largo, puesto que los mapas son muy extensos, con gran cantidad de zonas ocultas y secretos interesantes, así como también algunos puzzles sencillitos en los que necesitaremos la colaboración de nuestro compañero. Además los entrornostambién son muy variados y pasaremos desde las típicas zonas de lóbregas catacumbas, hasta por castillos en ruinas, ciudades asediadas ybosques al aire libre, todo ellos con gran nivel en los gráficos con ciertas estampas bastante inspiradas que no podremos pararnos a admirar puesto que casi en todo momento estaremos asediados por una manada de monstruos. Los enemigos sí se hacen repetitivos, sobre todo el soldado básico, una suerte de orco delgaducho. La IA enemiga no está muy cuidada, pero no por ello nos dejará de poner en apuros, sobre todo por la puntería inmejorable de los arqueros, que ya quisiera Guillermo Tell para sí. Y es que el juego no es fácil, mucho menos jugando dos personas, puesto que si juega uno, el personaje que controla la máquina tiene mucha más vida que si estuviera controlado por un humano, lo que hace que sea más fácil pasarse el juego en individual (a menos que el jugador sea una máquina de esquivar, pero pese a todo nunca esquivará a los arqueros) Pero, como en cantidad de títulos, es mucho más divertido estar jugando a dobles, ya sea a pantalla partida u online. De esta manera podremos ayudar a nuestro colega y resucitarlo. Sí, habéis oido bien, podremos resucitar a nuestro compañero caído unos segundos antes de ver el definitivo game over ( la CPU es mucho más incompetente para resucitar al jugador)

En cuanto al sonido, hay que destacar el doblaje a un perfecto castellano con los comentarios de los personajes que muchas veces rozan un sarcasmo más propio de una comedia o de una novela de Pratchett, que de un juego. El argumento tampoco es que atraiga mucho y es más una escusa para repartir estopa a diestro y siniestro que otra cosa, aunque al final, tampoco está del todo mal y da un giro un poco sorprendente.

Mencionar que hay un editor de mazmorras bastante completo y que se pueden subir los niveles que hagamos para que otros jueguen y viceversa; jugar al que hayan hecho otros jugadores. Los objetos del editor se van adquiriendo a medida que te pasas el modo historia, así que es un buen aliciente para completar el juego.

Batman Arkham Asylum

Con este juego me pasó lo mismo que con el Dead Space, lo adquirí por la buena prensa que le estaban dando y por la demo que probé. Lo mejor de todo es que, al igual que el juego de EA, no me defraudó.

Si por algo me gustan estos dos juegos es por sus constantes sorpesas, en Batman, incluso más acentuadas que en el Dead Space. Pese aque el esquema de juego pueda parecer repetitivo, ya que lo podemos simplificar diciendo que hay tres partes diferenciadas, esto es, momentos de investigación, en los que buscaremos pistas o nos trasladaremos de un lugar a otro; momentos de combate contra un número variable de enemigos; y zonas de sigilo obligado, en donde tendremos queeliminar a los enemigos uno a uno, pues van fuertemente armados; pese aesto, decía, el esquema se ve salpicados de sorpresas jugables que nos rompen con la monotonía y hacen del juego una pequeña maravilla. Al decir esto, estoy pensando especialmente en los niveles del Espantapájaros, que a mi me dejaron totalmente cautivado.

Por supuesto, un juego del Hombre Murciélago no estaría completo sin sus gadgets. Aquí disponemos de multitud de ellos(batarangs, gancho, decodificador de cerraduras, gel explosivo), que iremos descubriendo o desbloqueando, al igual que desbloquearemos nuevas habilidades o mayor potencias en según que artefactos. También podremos desbloquear golpes finales para los combos, que serán más dañinos que cualquier golpe normal, algo totalmente necesario debido a las auténticas hordas de enemigos que nos asaltarán por todo el manicomio.

El que haya jugado al Gear of Wars reconocerá rápidamente el motor gráfico Unreal que hace que todo se vea sólido y creíble. Efectos de sombras y luces, partículas y texturas, explosiones, etc. Hasta el propio traje del superhéroe sufrirá daños y lo veremos con un corte en el pecho o la capa raída. Todo ello roza el sobresaliente. Además, el manicomio Arkham ofrece varios edificios separados por amplios jardines,desde los que podremos contemplar, a lo lejos, la magnífica ciudad de Gotham. La espectacularidad es la nota predominante en todo el mapeado, pero al haber varias zonas, también ofrece variedad, cosa que podría dudarse al ser un espacio “cerrado”. Lo que sí se podría mejorar es a los enemigos, que a la larga, resultan repetitivos, al igual que las lucha, que podrían haber ofrecido una mayor variedad de combos y no hacernos machacar el botón de cuadrado y el de triángulo, cuando haya que contraatacar. Aún así, hay ciertos enemigos que necesitarán de otrasestrategias para ser derrotados, cosa que amplia necesariamente las técnicas a usar.

El argumento ha sido, de manera un tanto incomprensible para el que esto suscribe, alabado en varios medios, pero a mi no deja de parecerme algo meramente anecdótico, usado para hacernos avanzar, pero con poco interés en general. Algo parecido pude decirse de las músicas y los efectos, cumplen sin más y tampoco pasarán a los anales de la historia.

Porque lo que importa de este juego es la jugabilidad y de eso tiene ymucho. La jugabilidad y el factor sorpresa son sus grandes bazas y las explota a la perfección. Es cierto que el modo historia puede hacerse corto, unas diez horas, máxime si tenemos en cuenta que la capacidad de quedarnos enganchados puede hacer que nos lo pasemos del tirón. Además la duración se alarga bastante si queremos conseguir todos los enigmas (hay más de 250), desbloqueamos todas las biografías de personajes y todos los modelados en 3D y pasarnos todos los desafíos, que son pequeñas pruebas, con sus propios rankings online.

El objetivo es atrapar al Joker ¿Quieres ser tú Batman?

     

Child of Light y la poesía

Todavía no lo he acabado, pero no he podido resistirme a comentarlo. Child of Light tiene algo que ver con Shadow of the Colossus. Puede ser la melancolía de los paisajes, la manera de contar un cuento o el trato exquisito del apartado musical. No sé muy bien qué es, quizás sean todas estos factores juntos, pero hay puntos de unión indefinidos. Comparar ambos juegos es arriesgado, pero es todo un honor para Child of Light ser comparado con la obra del Team Ico, uno de los mejores juegos de la historia y una obra de arte con todas las letras.

Quizás sea eso lo que empareja tanto al juego de Ubi soft como al título de Fumito Ueda, que ambos sobrepasan la barrera de lo que es un juego para convertirse en arte. Child of Light es maravilloso y te cautiva sin remisión. La música juega un papel primordial para lograr esto mismo, que el jugador sienta la inmersión del cuento de hadas que se le está contando. Salvo en los momentos épicos, estaremos envueltos en un halo de tristeza porque el juego te envuelve en su entorno. Por supuesto, el aspecto visual, no es menos importante y nos parecerá que estamos leyendo un libro de fábulas clásicas. Muchos dibujos me recuerdan al estilo de Antoine de Sant Exupery, ya sabéis, el autor de El Principito, por sus trazos como de carboncillo y esos colores pastel que le dan un aire naif. Melodías y pinturas que, junto a unos diálogos en verso, conforman un poema en movimiento, una obra atemporal que todos deberían probar alguna vez.

Análisis: South Park – La vara de la verdad

No soy un fan acérrimo de South Park, pero reconozco que el juego que han creado los chicos de Obsidian es muy divertido.

Este es otro de esos juegos que me he comprado por las crítricas tan entusiastas de muchos medios, que lo ponían como uno de los mejores juegos de rol y demás frases rimbombantes. Una vez acabado debo decir que tampoco es para tanto, pero el juego tiene algo que no te permite despegarte del mando. Para empezar, el sistema de juego es el clásico del rol por turnos, aunque hay que participar en los combates pulsando el botón oportuno, ya sea para atacar o para defendernos. Aquí no vale quedarse a mirar porque no pulsar el botón a tiempo conlleva no hacer daño o no defenderse y, ciertamente, es determinante. Tampoco es que el juego sea muy difícil, de hecho, siempre podemos usar una poción y atacar en un mismo turno, lo que lo hace más accesible, pero, desde luego, no es ningún paseo. Además, con nosotros irá otro personaje que nos dará apoyo y que también manejaremos, aunque no podremos cambiarle el equipamiento, cosa que si podremos hacer con nuestro personaje y que haremos muy a menudo, pues hay gran cantidad de armas y armaduras que afectarán a nuestos parámetros, pero también nuestra imagen. Los combates son muy ágiles y fluidos y no se hacen pesados, además están bastante espaciados entre sí, de manera que no agobian cada dos por tres.

El mundo de South Park está perfectamente reflejado y, como ya habréis leido por ahí, es el mejor juego que se haya hecho sobre esta serie. Dicho esto, tenemos todos los pros y contras que tiene la serie. La irreverencia del título queda patente en todos sus rincones y nos harán estallar en carcajadas en más de una vez. Pero si algo es este juego es una parodia del mundo de los videojuegos, al mismo tiempo que un homenaje. Sí, para mi es las dos cosas. Porque se ríe de los topicazos de este mundillo, (por ejemplo, los combates por turnos en el juego están justificados porque Cartman dice que es "como se hacía antiguamente " y porque a él le sale de los cojones)pero, al mismo tiempo, esa risa se transforma en homenaje (como cuando hacemos la magnífica y sorprendente visita a Canadá)

Por supuesto, también es un grato paseo por las calles de South Park, que ocultan muchos secretos, personajes, tesoros y un trabajado argumento que nos sumerje en un episodio más de la serie ( de hecho, los personajes van disfrazados igual que los capítulos de las guerras de las consolas) y que seguiremos hasta el final para ver que nueva salvajada nos depara el futuro. Eso sí, en Ps3 con una inexplicable censura, donde nos han colado unas pantallas con la explicación de lo que teníamos que estar viendo y unos molestos tirones cuando se activa el autoguardado.

En el apartado sonoro destacan las melodías épicas mezcladas con otras de la propia serie. Sorprende que las músicas creadas para el juego estén al nivel de cualquier título AAA. El tono de las músicas es serio y suenan como un juego serio. Si cerraramos los ojos y tan solo escucharamos las músicas no adivinaríamos que son de este juego, de buenas que son. Lo que falla es el doblaje, que está en inglés.

En definitiva, todo lo que hace, lo hace muy bien. Te engancha, el argumento divierte y te hace reir y el sistema de turnos es ágil y se deja jugar, consiguiendo un título que se hace corto. Si hubiera sido más largo y hubiera estado doblado a nuestro idioma hubiera sido la puta hostia, pero se ha quedado en jodidamente bueno, que tampoco está mal.

Gráficos     80

Sonido       90

Duración     80

Diversión    90

Total           85

Análisis: Borderlands 2

Mejor acompañados. Este debería ser el lema de Borderlands 2 porque es un juego que gana muchísimo jugando con otros jugadores.

Y es que los chicos de 2K Games no han creado otros FPS de esos clónicos que tanto abundan hoy día, sino que han hecho un juego en el que mezclan sabiamente pequeños toques de los shooters con una pizca de rol, todo agitado en un mundo enorme y peligroso, donde será necesaria, o al menos, muy conveniente,la ayuda de otros jugadores para poder salir airosos de los cientos de misiones que se nos ofrecen.

Con unos gráficos en cell shading y un mapeado titánico, el juego ofrece un esquema sencillo: aceptar una misión, ir al punto de la misión (a pie o, preferiblemente, en un vehículo), acribillando a balazos a todo enemigo que ose interponerse en nuestro camino. Llegar al punto donde acabe la misión, ya sea consiguiendo un objeto o matando a un enemigo concreto y volver a por la recompensa. Por el medio hay un argumento y las misiones pretenden tener un sentido, pero ¡¡¿A quién le importa?!! La gracia está en que en los cadáveres enemigos u ocultos en los escenarios ( ¿he dicho ya que son enormes?) hay poderosas armas esperándonos, algunas con poderes especiales, como efectos elementales, recarga rápida o explosión al recargar, lo que hace que te vayas picando por conseguir un mejor armamento y por subir de nivel, cosa que no es fácil, por lo que se ha habilitado el llamado "nivel de cabronazo", que nos otorga bonificaciones según matemos más enemigos de un tipo, con determinada arma, ayudemos a alguien, y un largísimo etc… Todo ello, como ya he dicho, siendo más divertido con colegas que nos puedan cubrir de ataques enemigos o resucitarnos si acaban con nuestras barras de escudos, primero y vida, después.

Añadir al conjunto un correcto doblaje al castellano, con un gran humor negro en los mensajes del malo de turno y una banda sonora correcta, aunque pase desapercibida ante el abrumador ruido de tiroteos y explosiones, y tendremos un juego de merecida categoría.

Gráficos     86

Sonido       89

Duración    91

Diversión    94

Total          90

Recordando Shadow of the Colossus

Hay personas que ponen en entredicho que los videojuegos sean un arte tan válido como la pintura o la literatura,  descalificándolos como mero entretenimiento, sin ningún tipo de mérito, ni creativo ni artísitico. A estos que no creen en la capacidad de un juego como obra de arte, los pondría yo a jugar a varios títulos, pero si solo pudiera elegir uno, no lo dudaría, sería Shadow of the Colossus.

Una obra de arte se define por aquello que conmueve nuestros sentimientos. Si esto es así, la obra del Team Ico es, sin ningún género de dudas, una auténtica obra de arte. Cuando el juego comienza sentimos el desconcierto de no saber muy bien hacia dónde nos lleva, con una música bellísima y lenta, nos sumergimos en un mundo desconocido, de la mano de un personaje más desconocido aún. Nada parece claro en este contexto.Pero lo que parece seguro es que la amada de nuestro protagonista ha muerto y solo hay una manera de resucitarla. La sensación de soledad es abrumadora (años después la volví a sentir jugando al Demon’s Souls) y un vasto mundo, extrañamente desértico, se abre para nosotros como si estuviera expectante ante nuestras decisiones. El silencio se impone y solo los cascos de Agro lo quiebran con su trote. El sol nos guía hacia nuestra primera víctima. Escalamos un pequeño desfiladero y nos encontramos con nuestro primer coloso, que pasea de espladas a nosotros, inocente, majestuoso. Un escalofrío de emoción contenida conmueve nuestra espina dorsal y le lanzamos una flecha para llamar su atención. Inmediatamente la música explota en un ritmo de amenaza arrolladora y el coloso se gira lentamente y nos enviste con su pesado y arquitectónico cuerpo. Escalamos su cuerpo, mitad animal, mitad edificio y lo acuchillamos sin piedad en los puntos vitales que nos marca nuestra espada mágica, mientras nos agarramos a su piel cuando se debate y forcejea para evitar su fatal desenlace. Finalmente, la mole cae desfallecida y, poco después, nuestro anónimo personaje también se desvanece para recobrar el sentido delante del altar dónde reposa su amada.

Esta será la primera de doce muertes: algunos por agua, otros voladores, la mayoría por tierra, pero todos diferentes e inocentes. La música, las imágenes y el mismo silencio son una obra de arte incomensurable, a la altura de la Quinta Sinfonía o de Las Meninas, del Taj Mahjal o del David. Quién tenga ojos, que vea.

 

Rayman Legends

El claro de los sueños ha sido invadido por las pesadillas, así que Rayman y sus amigos se ponen manos a la obra dispuestos a acabar con los monstruos que los han atacado y a liberar a los setecientos diminutos que están perdidos entre los niveles. No hace falta argumento sólido, sino una simple escusa para elaborar unos de los plataformas bidimensionales más perfectos de la historia.

Lejos de hacer un plataformas monótono, los chicos de Ubisoft, con Ancel a la cabeza, han creado un juegazo donde cada nivel es distinto del anterior ¡¡Y son muchos niveles!! El juego se divide en cinco mundos de temática muy distinta, cada uno con unos diez niveles, con el típico jefazo final y un nivel "musical". Más adelante también aparecen fases contrarreloj, en las que deberemos llegar en un tiempo determinado al final si queremos salvar a los tres diminutos que hay. También contamos con otros mundos con niveles extraidos del Origins, que se suman a los propios de este juego. Sumándole a todo esto que el juego ofrece retos diarios y semanales, tenemos un juego prácticamente infinito. Podremos saltar y planear, con unos saltos muy bien medidos y donde el control es preciso y fiable; podremos correr; podremos golpear; en casos concretos, podremos volar y disparar, en plan matamarcianos o podremos nadar y bucear; en definitiva, en la variedad está el gusto y este juego tiene un gusto exquisito.

Los gráficos movidos con el motor Ubiart son una delicia, muy detallados y coloristas, parece que estamos ante una película de animación más que ante un juego. La variedad y el buen gusto sigue siendo la nota predominante: muchos enemigos, algunos de tamaño colosal, sobre todo algunos jefes de final de mundo; muchos entornos distintos: paredes que son devoradas por gusanos gigantes, lava que nos pesigue, fondos acuáticos con luces peligrosas, etc; y muchos aliados, pudiendo elegir de entre una gran gama de personajes (la mayoría los iremos desbloqueando a medida que avancemos) aunque,eso sí, todos con los mismos movimientos.

Y qué decir del sonido. Otro apartado sobresaliente, donde cada partitura le viene al pelo al nivel. Tonos épicos, sonidos divertidos, canciones famosas versionadas en los niveles musicales, ritmillos que se te pegan y que no puedes dejar de tararear. Cada armonía es una pieza de obra maestra, así de contundente hay que decirlo, como de contundente suena. 

Los efectos sonoros siguen el nivel general y no podremos evitar la sonrisa con algunos de los grititos de los diminutos o de algunos efectos elegidos para según que ocasiones (ese toque de narices)

No nos engañemos, Rayman Legends no tiene una profunda y sesuda historiaque contarnos ni maldita la falta que le hace. Con lo que si cuenta es con ofrecer diversión y de eso ofrece en cantidades industriales.

Gráficos        95

Sonidos        95

Duración      99

Diversión      99

Total            98