Spyro 2: Gateway to Glimmer

El retorno del dragón

Generalmente, cuando en el mundo videojuegil se menciona el género de las plataformas, a la cabeza nos suele venir la imagen de Nintendo y de Mario, de Sega y de Sonic y de Sony y de Crash o de Ratchet and Clank. Pero nadie se acuerda de aquel juego desarrollado por Insomniac Games en 1997 para la PlayStation de Sony, llamado Spyro.

El juego lo protagonizaba el joven dragón, Spyro, que junto con su inseparable amiga Sparx recorrían las tierras del dragón en busca de aventuras, las cuales les llevaron a acabar luchando por salvar su tierra del malvado Nasti-nork. Una vez derrotado, Spyro y Sparx deciden tomarse unas vacaciones en las tierras del dragón, pero lo que no saben es que su viaje se va a ver perturbado por los pequeños habitantes de un mundo llamado Avalar.


Y aquí comienza la historia de Spyro 2: Gateway to Glimmer (Ripto’s Rage! en América). De camino a las tierras del dragón, Spyro y Sparx son interceptados por un científico conocido como el profesor. Este les explica que estaba buscando la ayuda de un dragón para poder acabar con el régimen dictatorial de Ripto, un malvado gobernador que había llegado a Avalar por accidente y había decidido instaurar allí su imperio. Para evitar que lo hiciera, el profesor ordenó a las hadas de Avalar que repartieran todas las esferas de energía por los distintos reinos, para que Ripto no pudiera traer a su gente allí.

Evidentemente, cuando Spyro escucha todo esto se queda atónito. Él había ido para pasar unas vacaciones y no para salvar un reino, pero viendo que le puede llegar de paso para llegar a donde él quiere, decide ayudarles. Y así comienza nuestra aventura.

Recorreremos un total de tres mundos. Cada uno de ellos contendrá un total de 15 portales que nos permitirán acceder a ciudades o pueblos, de los que Ripto se ha apoderado. Cuando completemos la misión principal de dicha ciudad se nos otorgará un talismán, que al final necesitaremos para poder derrotar a Ripto. Dentro de estas pequeñas tierras, podremos encontrar misiones secundarias que al completarlas nos otorgarán esferas. Todas las esferas y talismanes las guardaremos en nuestro pequeño Libro-Guía, desde el cual podremos viajar a cualquiera de los tres mundos a nuestro antojo.

La historia se nos va descubriendo poco a poco mediante pequeños flashbacks, que se nos presentarán cada vez que lleguemos a un enemigo final, de tal modo que al final del juego la historia nos quedará perfectamente clara y sin ninguna duda de ningún tipo. Como es obvio al tratarse de un juego de plataformas, la trama no es muy compleja, pero ya es algo más completa que juegos del mismo género como los Mario. Una vez ya metidos en la historia, comienza la aventura.

Desde el primer momento el motor gráfico deljuego se nos muestra potentísimo, sacando a relucir unas texturasexcelentes además de muy coloridas. Explotaba de maravilla el potencialde la consola, llegando incluso a superar a juegos como Crash 2 en esteapartado. Los modelados de los personajes, sobre todo de Spyro, se muestran muy cuidados. Hablando de escenarios, se puede llegar a afirmar con toda claridad que no hay dos escenarios iguales, la variedad es inmensa, lo cual hace que a la larga el juego no se haga repetitivo.

Metiéndonos ya en el tema de la jugabilidad, podemos decir que Spyro 2 es un juego muy completo. El control es muy sencillo: X para saltar, círculo para disparar fuego, cuadrado para embestir y triángulo para hacer habilidades especiales. Por ejemplo, para planear teníamos que pulsar dos veces X, pero si veías que no ibas a alcanzar el objetivo pulsabas triángulo y Spyro revoloteaba en el aire para poder llegar un poco más alto. También podíamos utilizar triángulo para otras combinaciones, como por ejemplo saltar, y una vez en el aire arremeter un cabezazo contra el suelo, lo cual nos podía ayudar a matar enemigos o a romper obstáculos, como  rocas para poder avanzar por otros caminos.


Todas estas combinaciones se obtenían comprándole las habilidades a Ricachón, un clásico de la saga, quien nos pedía cierta cantidad de joyas por enseñarte esas habilidades. Las cantidades que te podía llegar a pedir a veces se convertían en algo desorbitado, menos mal que al final del juego le obligan a devolvértelas todas. Luego había otro tipo de habilidades que no se compraban, pero que te proprocionaban poderes durante un breve periodo de tiempo, como la habilidad de volar o escupir hielo para congelar a tus enemigos. Estos poderes los obtenías mediante unos portales que, al poco de atravesarlos, tenías un determinado tiempo para utilizarlos.

Lo más criticable de este juego en este apartado son los problemas con la cámara y la falta de dificultad en general. Si bien es cierto que los malos finales de cada mundo tienen una dificultad bien ajustada y puedes llegar a sudar para acabar con ellos, los enemigos que te vas encontrando a lo largo de la aventura se baten muy fácilmente, llegando rara vez a matarte.

Aunque en algunos minijuegos te dejarás la piel para completarlos, en lo que se dice niveles o mundos de portales, la dificultad es bastante baja. Con respecto a los problemas de la cámara, no serán un estorbo durante todo el juego, pero por ejemplo cuando estás volando y entras por un sitio cerrado, suele ser algo molesto el giro de la misma, aunque en ningún momento nos presentará grandes problemas.
En el apartado sonoro cabe destacar el excelentedoblaje del juego que consigue que cada personaje se vuelva único. ¿Quésería de Ripto sin su malvada risa o de Spyro sin su sarcasmo?. Cadaentorno tenía sus propios sonidos: si era por la noche se podíanescuchar a los grillos y si, por el contrario, era de día, a cada unode los habitantes del mundo con sus rutinas diarias. La banda sonora esde oscar, tanto la melodía de los menús del juego como las melodíasalgo más fuertes para los momentos de acción. Nunca olvidarás el sonidode tu inseparable compañera Sparx.
Con todo esto me atrevo a afirmar que Spyro 2 es una casi obra maestra que alcanzará su cumbre con Spyro 3: Year of the Dragon. La verdad es que es una pena que este juego goce de tan poca fama. Los predecesores de Spyro 3 sí que son algo más conocidos, al haber pasado a manos de otra empresa que ha acabado por destrozar este hito en la historia de los videojuegos.

Un juego muy recomendable para todo amante de los Crash o de las plataformas en general.

Y para definitivamente concluir, agradezco a Franchuzas el que me haya dejado colaborar en su blog, ha sido todo un orgullo.

Un saludo.