Themis, ¿Una Ayuda Real Contra el Sexismo?

No pongo en duda que hombre y mujer deberían tener igualdad de oportunidades ni recibir ninguno ningún tipo de marginación o castigo por su distinto sexo, pero hay cosas que, creo, se pasan de la raya, como esto.

La directora de la consultora Concilia, Teresa Deira, explica la necesidad de Themis con la siguiente frase: "Lo que no se nombra, no existe". Vale, muy bonito, pero ¿de qué demonios habla? Pues ni más ni menos que del primer "corrector sexista", programa que se encargará de ofrecer alternativas en cualquier documento electrónico a los términos supuestamente sexistas y desarrollado The Reuse Company.

El programa actúa, más o menos, como el corrector ortográfico que incluye cualquier procesador de textos con la excepción de que no corrige faltas de ortografía, sino "faltas de género", ayudando a hacer más visible a la mujer en el lenguaje. Según palabras de Deira, "Si queremos avanzar en una mayor igualdad real, es bueno empezar por cuidar el lenguaje".

Themis busca para ello líneas sexistas en cualquier documento de nuestro ordenador e incluso si se lo indicamos de páginas web y ofrece alternativas, con la posibilidad de escoger entre varias sugerencias para corregir el documento.

No está orientado al usuario doméstico por precio ni filosofía, sino a organizaciones con gran capacidad mediática como universidades o administraciones públicas.

Notica al Completo.

Me llamó la curiosidad y lo quería ver en funcionamiento, pero al no haber ninguna demostración disponible sólo puede ver un vídeo explicativo sobe el programa.

Saltando las innecesarias partes de cómo acceder al programa, se llega por fín a lo que me interesaba ver, qué considera sexista y qué alternativas encuentra. Veamos tres ejemplos:

Ni siquiera veo lógica la segunda, "vecino", al referirse a una única persona creo que nadie usa exclusivamente el masculino sino que claramente especificamos el género. En el caso de las otras dos, no veo el problema de usar un único plural para referirse a un grupo formado tanto por hombres como por mujeres, nombrar ambos plurales es algo que sólo veo hacer al Lehendakari con su "los vascos y las vascas". Me hace especial gracia la sugerencia del cambio de "ingenieros" por "personas que se dedican a la ingenieria", a ver quien recita esa preciosidad en cualquier conversación.

Creo que el castellano tiene unos usos determinados y que, por usar el plural masculino para referirse a grupos, no excluye a las mujeres de esos grupos. En otros idiomas si se omiten los artículos no se puede diferenciar el género y no veo que se haya puesto el grito en el cielo por ello o se hayan realizado estas propuestas, o más concretamente hechos en el caso que nos atañe. Llego a verla como un cambio en el idioma totalmente innecesario.

No es la mejor forma de ayudar a superar esa corriente machista que arrastramos. Seguramente campañas para concienciar de que las mujeres pueden realizar sin ningún tipo de problema los mismos trabajos que parecen reservados para hombres o ocupar cargos de importancia y la necesidad de que cada uno ayude en casa (hay quien trabaja fuera y dentro de casa y es señor esfuerzo) probablemente sería más útil que esta soberana chorrada.