Acalasia

La acalasia es una enfermedad rara del esófago, órgano encargado del traspaso de los líquidos y los sólidos de la boca al estómago, y que dificulta tal paso.

En la parte final del esófago, donde se une al estómago, se sitúa un músculo llamado esfínter esofágico inferior (EEI), el cual se cierra para impedir que los líquidos y ácidos del estómago regresen a traves del esófago. Al tragar, se envían señales nerviosas al músculo para que se contraiga y empujar así la comida a lo largo del esófago (peristalsis) y abrir el EEI.

En las personas que sufren de acalasia las células nerviosas responsables de los movimientos del EEI no funcionan correctamente, por motivos desconocidos, trayendo dos consecuencias:

  • Movimientos incontrolados del esófago.
  • Fallos en el EEI, que  no se abre por completo.

Los síntomas que acarrea esto son:

  • Dificultad para tragar sólidos y líquidos.
  • Regurgitación del alimento (reflujo).
  • Dolor en el pecho, que puede extenderse a espaldas, cuello y brazos y ser más fuerte después de las comidas.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Acidez.
  • Tos.

La enfermedad se diagnóstica realizando manometrías en el esófago y el estómago, radiografías del esófago mientras se traga bario y endoscopia gastrointestinal superior (esofagoscopía).

Los tratamientos consisten en intentar facilitar la apertura del EEI, siendo los más comunes:

  • Dilatación Neumática – Se inserta un tubo delgado mediante endoscopia en el esófago, que lleva acoplado un "globo"(Balón de Witzel) desinflado. Una vez se alcanza el EEI, el globo se infla a una presión de 200 mmHg (para hacerse una idea, la presión atmosférica a nivel del mar son 760 mmHg, 3.8 veces más que la del globo). Se infla y desinfla el globo hasta tres veces. Esto no es definitivo, sólo algo paliativo, es posible que deba ser necesario repetirse, puediendo ser en meses o años.
  • Toxina botulínica –  Se inyecta una toxina en la EEI, que la relaja  facilitando su apertura. Es necesario repetir las inyecciones, siendo cada vez menor el tiempo necesario entre ellas por la acostumbración del EEI.
  • Cirugía – Se conoce como cardiomiotomia de Heller. Se hace un pequeña incisión en el EEI para ayudar a su relajación. Se realiza por laparoscopia (una técnica de endoscopia). Al cortar parte del EEI, es posible que aparezca reflujo, por lo que se realiza una intervención para evitarlo al mismo tiempo.

He sabido de esta enfermedad porque mi padre la sufre, habiendo empezando a notar sus efectos hace unos pocos años. Comenzó pareciendo reflujo y toses que hacían dificil dormir, llegando a veces a no poder hacerlo en toda una noche. La enfermedad se la diagnosticaron hace pocos meses, y ha necesitado varios intentos (con sus correspondientes ingresos) para realizar la dilatación neumática.

Los intentos se frustraron por estar el globo en mal estado, el cual le cuesta al hospital la friolera de 8000 euros, para hacer al año 4 o 5 intervenciones al año y por un hongo encontrado en el esófago debido a la fermentación de los alimentos que quedaron "atrapados".

Finalmente han podido realizarle la intervención, aunque sólo hasta 150 mmHg dado lo cerrado que estaba el EEI, por lo que en unos meses es casi seguro que necesite volver a ser ingresado para realizar otra dilatación.

Sin embargo, prefiero quedarme con la parte buena, y es que por fín puede volver a comer y dormir con normalidad. En estos momentos está fuera de vacaciones, y espero que las disfrute mucho, que va siendo hora Smile.