Supervivencia en el Transporte Público: Interpretación de las Indicaciones

Esta puede ser, sin lugar a dudas, la entrada más inncesaria y a la vez útil que he hecho hasta ahora, pero me apetece hacerla, así que si no te interesa deja tu voto de penalización y vete, cuando muera mi fantasma ya te recordará tus malas acciones . El tono puede parecer serio, pero intento darle algo de humor a oir cada día las mismas preguntas y he exagerado un poco (me gusta el humor por exageración Angel).

Desconozco si la gente no entiende nada que no esté masticado y regurgitado o simplemente es vaga, pero me parece curioso que cada día que cojo el tren (es decir, de lunes a viernes), son tres o cuatro los que me preguntan dónde se coge un tren o dónde va el tren que está en ese mismo andén.

Bueno, cabe pensar que no tiene por qué ser raro, ¡pero resulta que un servidor está unos quince minutos cada día en el mismo banco (el único desde donde se ve el reloj y los anuncios de trenes con comodidad) con los carteles informativos de renfe a la espalda y los susodichos anuncios a medio metro Evil or Very Mad!

No entiendo entonces como la gente puede preguntar cada día lo mismo "¿éste tren va a parla?", "¿éste tren donde va?", "¿el tren pasa por Atocha?", "¿el metro para ir al aeropuerto?" Evil or Very Mad.

Vamos pues, con la esperanza de que algunos de mis no muy queridos futuros vagos despistados interrogadores me lea (no tengo yo fe, si tengo menos lecturas que votos obtubo el GIL en las pasadas elecciones generales) y aprenda como interpretar las sencillas indicaciones que el consorcio de transportes nos deja cada diez metros de forma totalmente altruista (mentira, nos roban cada año más por cada viaje).

 

Lo primero, vamos a aprender a interpretar un horario de trenes, como éste:

 

(Click para ver horario completo)

C-3AranjuezChamartín-Atocha es el nombre de la línea. Se muestran en este orden:

  1. Número de la línea – Supongo que la C viene de cercanías.
  2. Origen – Estación de donde sale el tren y por tanto la primera.
  3. Destino – Estación donde finaliza la línea y por tanto la última. Si te duermes te encontrarás aquí casi seguro, y joder bastante, sobre todo si no llevabas billete hasta aquí y pasa el revisor.

Además, dependiendo de hacia que sentido cojamos la línea variaremos el origen y el destino. En este caso, por tanto, diríamos que cogemos la línea tres de cercanías, con salida en Aranjuez y destino Chamartín y Atocha (esto es debido a unas ampliaciones que está realizando, en unos meses será simplemente Chamartín).

Los nombres puestos arriba e inclinados son las distintas estaciones donde parará el tren, estando dispuestas de izquierda a derecha siguiendo el orden Origen -> Destino. Inmediatamente debajo vemos una serie de números, que no son ningún código secreto al estilo Dan Brown, sino las horas a las que está previsto que pase el tren por esa estación (previsto, porque los retrasos abundan más que los ácaros en tu cama), estando ordenados de arriba a abajo en sentido creciente del tiempo. Se abrevia poniendo sólo C – Número de la línea.

Así, si quisiese coger un tren a El Casar por ejemplo porque he quedado allí con alguien a las 12 de la tarde para ver pasar trenes (¿qué otra cosa harías en una estación de tren?, ¿eh?) cogería el tren que pasa por Pinto (si, vivo en Pinto, que todo hay que explicarlo) a las 11.50, llegando a las 11.57 a El Casar dispuesto a perder media mañana Smile.

En el plano vemos además algunos símbolos la mar de raros al lado de algunas estaciones, expliquemos en qué consisten.

  • Logo de Metro. Significa que desde esa estación podemos acceder a la red de metro, en la línea que se indica con la simbología L + Número.
  • Enlace con aeropuerto. Como en Nuevos Ministerios son más chulos que ocho ochos enlazan con Barajas, permitiendo hasta facturar en la estación.

Con esto, deberíamos ser capaces de poder movernos por las líneas de lejanías cercanías renfe. Si no consulta a tu médico, puede tratarse de un caso severo de Gañanitis.

 

Pasamos al Metro, que en Madrid por más que digan que vuela lo que hace de verdad es retrasarse.

Lo primero que voy a hacer, es aprovechar y cagarme en la mierda de plano que tenemos ahora, por lo que seguiré usando el antiguo.

(Click para ampliar)

Lo bueno de Metro es que en su plano explican los simbolitos, así que esta vez me libro de hacerlo yo. Muchas gracias, os habéis ganado un besito de agradecimiento .

Al igual que los trenes, tienen dos sentidos, ida y vuelta, ir y venir, pallá y pacá. Se habla de coger el metro dirección tal, donde tal es la última parada que hará, salvo en las líneas circulares, donde será anden uno o dos. En el transcurso parará en todas las estaciones (en teoría, las averías lo joden todo siempre) entre la estación de salida y la de llegada. En las estaciones veremos carteles al llegar a los andenes donde aparece una lista con las estaciones por las que pasará el metro, ordenadas de arriba a abajo y enmarcada arriba del todo en la que nos encontramos.Que no os asusten los nudos, cada línea tiene un color en el plano para facilitar la búsqueda de estaciones en la misma.

Así, por ejemplo, si estamos en Nuevos Ministerios y queremos ir a Ciudad Universitaria, cogeremos la línea 6 (o circular). Por los pasillos veremos los carteles donde se indican las estaciones, tal que así:

Andén Uno:

  • NUEVOS MINISTERIOS
  • Cuatro Caminos
  • Guzmán el Bueno
  • Metropolitano
  • Ciudad Universitaria
  • Moncloa
  • Argüelles
  • Príncipe Pío 

Adén Dos:

  • NUEVOS MINISTERIOS
  • República Argentina
  • Avenida de América
  • Diego de León
  • Manuel Becerra
  • O’Donnell
  • Sainz de Baranda
  • Conde de Casal

Nos dirijimos entonces al andén uno (además un tío tocando el violín nos alegrará el paseo, está todos los días toda la mañana), y esperamos a que llegue la carraca con ruedas el metro para dirigirnos a Ciudad Universitaria a que nos metan un rabo por el culo en los exámenes.

 

Llegamos a la parte que requiere nivel y donde casi todos fallan. Los temidos y temibles trasbordos <grito de película de terror de la tía pija que muere siempre> .

Si a una estación llegan varias líneas de tren, metro o mezcla de ambas, se les llama correspondencias. Cambiar de una línea de tren o metro a otrao de tren a metro y metro a tren recibe el nombre de trasbordo. Por ejemplo, en Atocha podemos cambiar entre cualquier línea de tren, si quiero ir de Pinto a Príncipe Pío me bajaré del tren que cogí en Pinto en Atocha y ahí subiré al tren que me lleve a Príncipe Pío, en este caso la C-7. O sí quisiese ir a Tirso de Molina, que se encuentra en la línea uno de metro, me bajaré también de mi tren en Atocha y ahí enfilaré al metro.

Simple como ello solo, en serio.

 

Hay otra cosa que tengo que explicar, y es algo que si vistéis barrio sésamo deberiais saber. Bueno, en realidad no hace falta haberlo visto, yo nunca lo he visto (no tengo infancia T_T) y bien que lo conozco. Existen seis direcciones en las que podemos encontrar las cosas (y combinaciones de ellas, pero eso ya es más complejo):

  • Adelante: En frente nuestra.
  • Detrás: La  favorita de Robin. Detrás nuestra, a nuestra espalda.
  • Derecha: Girando en sentido de las agujas del reloj.
  • Izquierda: Girando en sentido contrario a las agujas del reloj.
  • Arriba: Sobre nuestra cabeza. Desde donde te cagan los pájaros.
  • Debajo: Bajo nosotros. 

Digo esto porque alguna vez me he encontrado con algún pobre infeliz que me pregunta por como cambiar de andén y habiéndole dicho "vas arriba por esas escaleras y giras a la derecha nada más llegar arriba" me encuentro con que es muy listo y coge las escaleras de bajada.

 

Ahora debería poner los de autobuses, pero como nunca los cojo y además considero que deberían desaparecer paso, pero no es muy distinto del metro.

 

Bien, esto es todo, con esto se debería poder interpretar algo tan sencillo como el tren y el metro. Ahora a ver si hay suerte y todos esos vagos/perdidos leen esto y se reducen un poco las preguntas, que se dormita bien en los bancos esperando al tres y anda que no jode que le interrumpan a uno el sueño Evil or Very Mad.

 

Gracias a:

  • La UPM, por poner las facultades de aeronáutica donde cristo perdió el mechero y hacer que estén a una hora de Pinto siga el camino que siga (que no son pocos).
  • Metro, porque sus retrasos nos ha costado un parcial a algunos.
  • Renfe, por hacer que la línea Aranjuez-Chamartín sea una patata, con frecuencias de paso de media hora.
  • El Consorcio Regional de Transportes, por subir las tarifas dos veces en lo que va de año.
  • Mis padres, por follar el glorioso día en que me engendraron.