Lo Absurdo de la Inmortalidad Como Apoyo Para Dominar el Mundo

 

 

 



 

Estuve pensando en soluciones al problema de la dominación mundial, y una de ellas enseguida debí descartarla. Señoras y señores, damas y caballeros, vacas y pollos, la inmortalidad es tan aburrida, extraña y ramificada que es absurdo pretender ser inmortal. Intentaré explicarlo siendo lo más breve posible.

La inmortalidad nos privaría de un miedo que arrastra el ser humano desde que es consciente de que la cabeza no sólo vale para lucir peinado, sino también para pensar. Ese miedo, es la muerte. ¿Qué pasa después de la muerte? ¿Una parte nuestra, llámalo alma llámalo mojo, parte hacia un lugar idílico? Pues no tengo ni zorra, pero se que viene descomposición del cuerpo y cosas igualmente asquerosas que no quiero pensar. Siendo inmortal uno no puede morir, salvo casos de inmortalidad ilógica de los que luego hablaremos. Sin poder morir, la dominación del mundo debería ser posible, pero permitidme dudar de algo así.

Pongámonos en el caso de que somos inmortales. Lo primero que salta a la vista es que hay dos tipos de inmortalidad, la real y la imaginaria.

  • Real: No importa que pase, no importa que nos hagan, no moriremos. Aunque seamos descuartizados, troceados y reducidos a polvo seguiremos vivos.
  • Imaginaria: Somos inmortales bajo ciertas circunstacias. La llamo imaginaria por ser la que se suele ver en las historias típicas sobre seres que "no pueden" morir.

Empecemos por la imaginaria, la inmortalidad que no es tal.

Ya sea porque seamos vampiros, zombies, hombres lobo o Cristopher Lambert (antes prefiero ser un zombie), no podremos morir salvo ciertas circunstacias, alguna absurdas.

  • Un vampiro deberá tener cuidado del Sol, amputaciones y en según que casos estacas clavadas en el corazón, que digo yo que en el cerebro también valdría, pero resulta que no.
  • Un hombre lobo además de amputaciones si toca la plata empieza a tener serios problemas, así que nunca los busquéis regentando joyerías.
  • Los zombies morirán por destrucción del cerebro o por decomposición pasado un tiempo prudencialmente largo. Las amputaciones no los frenan, ni siquiera la de la cabeza. Si acaso pasan a ser una cabeza que mueve y cierra la boca, pero ya.
  • Los elfos pueden morir por la mismas causas que los mortales además de por tristeza, pero nunca por enfermedades y supongo que tampoco sufrirán fallos de órganos, infartos o cosas similares.
  • Los amigos de Cristopher Lambert sólo si les corta la cabeza.

Como vampiro, disfrutaremos de poderes variados según por qué versión del vampirismo optemos, pero en todas el sol será nuestra máxima debilidad, así que estaremos limitados a operaciones nocturnas, lo que hará extremadamente difícil dominar el mundo y después mantenerlo. Además deberemos buscar un equilibrio entre vampiros y humanos, si los vampiros dependen de la sangre humana no es bueno que todos se extingan o acaben convertidos en vampiros (aunque esto depende de como se extienda el vampirismo). Opcion nada recomendable para dominar el mundo, si quieres ser vampiro mejor que no sea por esta opción.

De los hombres lobo sé más bien poco, así que habrá un vacío al respecto .

Zombie no creo que queramos ser, más que nada porque no seríamos otra cosa que un cuerpo moviéndose sin control. Descartado completamente.

Elfo es un punto a tener en cuenta. De tristeza será difícil morir, como megalómanos que somos dominar el mundo nos supone una satisfacción enorme y jamás podrán envenenarnos. Por contra deberemos tener en cuenta que podrán matarnos hiriéndonos, asfixia o si tenemos un mal traspié. Poder morir por heridas  y necesitar respirar nos impedirá sufrir tormentos eternos como se explica al final del caso siguiente.

Inmortal Lambert. Bien, ahora no tememos más que una cosa: que nuestra cabeza sea amputada, momento en el que además de morir nuestra energía pasaría al inmortal que nos ha matado o se perdería (creo) desafiando las leyes de la física. Pues se me ocurren varios problemas.

¿Qué pasa si les arrancamos el corazón? Si se desangran, ¿mueren? Si los pasamos por una turbomix gigante dejando del pecho para arriba conservarían la cabeza sin amputar, así que, ¿que pasaría?

Respuesta: Ni idea. Supongo que doler les dolería, y hasta perderían la consciencia un tiempo indefinido. Si se les arranca el corazón y no mueren o bien lo regeneran al instante o no lo necesitan. Esto pasaría con todos los órganos, así que es de suponer que uno sólo de estos seres nos valdría como banco de órganos, que sea ético o no es cosa de cada uno. Sin embargo esto me hace surgir otra duda, ¿que pasa si extraemos todos los órganos de un inmortal? Si se regeneran, pues nada, sino, tarde o temprano no quedaría más que un amasijo de piel y una cabeza tirados por el suelo. Inmortal, sí, pero totalmente inservible.

Es de suponer que no necesitarán respirar, son inmortales hasta que les corten la cabeza, así que eso de tomar aire no será necesario, y arder tampoco sería un problema, aunque se quedasen chamuscados la cabeza seguiría unida al cuerpo. Podrían entrar en cualquier lugar ardiendo sin muchos problemas, que puedan o no salir de él es otro tema. Esto nos deja un problema, si fuesemos de este tipo de inmortales, podrían dejarnos eternamente sepultados en cualquier parte provocando un incendio, y tarde o temprano nos volveríamos locos. Adiós a nuestro imperio mundial indefinidamente.

Si no mueren por más daños que sufran lejos de la ya sabida amputación de la cabeza, y no regenerasen ningún tejido perdido, un inmortal es el candidato ideal para llevar una vida de mierda eternamente y volverse loco. Triturado su cuerpo, aislados en el espacio o en una fosa marina, pasarían la eternidad sin morir en un estado lamentable, y  de nuevo tarde o temprano aparecería la locura.

Si se opta por esta inmortalidad, será necesario un cuidado extremo o decapitarnos como sea cuando veamos que nuestro imperio se va a pique y nos van a dejar como un pelele eterno.

La inmortalidad real será la divertida (para nosotros). Esta vez no importa que pase, viviremos, ya que la única solución a que la muerte no nos destruya es que el cuerpo sea solamente un recipiente para una "conciencia eterna". De este modo, si el cuerpo es destruido, la "conciencia" pasaría a un plano de existencia para nosotros desconocido, desde el que podría volver al nuestro y tomar otro recipiente o hacerse pasar por un Dios. O directamente hace lo segundo sin pasar por el comentado plano de existencia desconocido.

Esta vez no debemos temer nuestra muerte, si alguien nos la causa podríamos tomar su cuerpo y continúar con él nuestro imperio o manipular a otros seres haciéndonos pasar por alguna deidad y ver como se matan entre ellos, tendríamos nuestro RTS personal.

El problema sería qué ocurriría cuando el Sol destruyese la Tierra o si el universo finalmente colapsase como dicen algunas teorías.  Abocados a pasar larguísimos periódos de tiempo sin nada que hacer salvo esperar a que resurja la vida (y encontrar el lugar donde lo hizo), habría que buscar métodos para no volverse loco. Recomiendo contar ovejas, así al menos se dormiría de vez en cuando.

Por lo expuesto, si pretendéis dominar el mundo y os queréis apoyar en la inmortalidad, deberíais decantaros por la "inmortalidad real", pero tened en cuenta que tarde o temprano pasaréis un largo periodo perdidos en medio de la nada esperando a encontrar otro mundo que someter.

La inmortalidad irreal tiene alguna condición de muerte, así que tratad de evitarla y, si es algún objeto, nunca lo perdáis de vista y si es posible destruidlo. También lo recomiendo si no se quieren soportar las locuras que brindan los períodos de nada de la inmortalidad real.

Algunos inmortales famosos y sus fallos.

IMHOTEP

• Se desentendió del libro que lo hacía mortal.
• Confiaba demasiado en sus poderes.
• En Hollywood siempre ganan los "buenos".

     

     

    CHRISTOPHER LAMBERT

    • Hace peliculas horrendas.
    • En Druidas dan ganas de matarlo.
    • En realidad sigue vivo.

       

       

      KENNY McCORMICK

      • No habla.
      • Muere de formas estúpidas, pero en el siguiente capítulo revive.

      • Algún día morirá de calor, pero en el siguiente capítulo revivirá.