Hostiando a Gears of War

GEARS OF WAR

Plataformas: Xbox 360, PC
Desarrolladora: Epic Games
Distribuye: Microsoft
Salida: 17/11/2006 (X360), 6/11/2007 (PC)
Género: Third Person Shooter

 

El juego acontece en el planeta ficticio Sera, que llegó a tener falta de recursos energéticos por el abusivo uso que le dio el ser humano (el juego tiene mensaje ecológico). Durante una excavación se descubrió una sustancia, a la que se llamaría imulsión, la cual tras una serie de procesos se convertía directamente en energía, lo que dada la escasez de recursos lleva a una guerra entre las naciones de Sera para controlarla. La guerra acaba en el Día de la Emergencia, cuando una especie de topos humanoides mutantes con viruela, también conocidos como Locust, salen de la corteza terrestre con la pretensión de acabar con la humanidad y hacerse con el control de Sera. Como es de esperar, las hostias entre los humanos se aplazan para darse de hostias con los Locust, aunque demasiado tarde. Debido a las enormes bajas de la guerra los ex-presos militares están siendo reintroducidos en el ejército, y aquí entramos nosotros.

Con cien cañones por banda, viento en popa, a toda vela, Marcus Fenix, el soldado con pañuelo a lo pirata en vez de casco, es rescatado de una prisión de máxima seguridad por su amigo Dominic Santiago.

La gracia de la prisión es que está en ruinas, como la práctica totalidad de las ciudades y el mundo de Sera en general, y el único que parece quedar vivo dentro es Marcus, quien además le ha cogido cariño a estar encerrado ya que se queja de que lo saquen de ahí.

A estas alturas ya nos hemos dado cuenta de que el personaje que llevaremos y los que simularán ayudarnos son todos ellos magníficos ejemplares de mula de carga. Yo pensaba que era imposible tener más brazo que Rafael Nadal sin que reventase en una marea de vísceras y sangre, pero este juego me hizo pensar que alomejor si era posible. Si hubiese concursos de culturismo virtuales no se dejaría participar a los personajes de Gears of War para evitar humillaciones al resto.

La premisa del juego es sencilla, dispara a todo lo que se mueva y hable con voz semigutural o emita gruñidos estridentes. No hay posibilidad de perderse en el camino (aunque yo lo hice un par de veces, pero soy un caso aparte), sabremos en todo momento cuando hay y cuando no enemigos por la música y no hay ni que andar resolviendo puzzles por simples que sean, así que los que busquen la acción directa sin preocupaciones secundarias están de enhorabuena.

Para sobrevivir hay que saber una serie de nociones básicas:

  • Cúbrete en cada esquina, escombro o incluso barandilla que veas.
  • Si sale un engranaje calavérico en la pantalla significa pupa.
  • Si hay pupa escóndete y espera a que se vaya el engranaje.
  • Los topos humanoides mutantes con viruela quieren hacerte pupa, por consiguiente son malos.
  • Hay que matar a los malos sin morir en el intento, para ello tenemos armas.

Sabiendo esto, podemos ponernos a jugar.

En ese momento nos vemos con uno de los problemas del juego, el control es más lento que el plan de desarrollo, a pesar de tener la sensibilidad en alta. Si queremos apuntar a algo que está unos pocos grados más allá de en frente nuestra podemos tener algún problemilla, y si es detrás nuestra lo mejor que se puede hacer es salir por patas para dejar tiempo a darse la vuelta tranquilamente mientras vamos a comprar el pan. Moverse también puede llegar a suponer un problema, sobre todo si vamos esprintando, momentos en los que la línea recta es nuestra mejor e inseparable amiga, hacer girar al personaje en ese momento es imposible. Además entre que pulsamos el botón para esprintar y que el personaje lo empieza a hacer pasan uno o dos segundos algo molestos.

Para salir airoso de los tiroteos es imprescindible cubrirse tras cualquier cosa, desde donde de vez en cuando habremos de sacar la cabeza para apuntar y pegar tiros (la parte favorita del señor Berenjiski). El sistema de cobertura es, a groso modo, un cachondeo. Una vez cubiertos funciona de maravilla, pero cubrirse llega a hacerse un suplicio. Estando a cierta distancia de cualquier lugar al que se pueda pegar la espalda (bastante amplia por cierto) si se pulsa el botón de cobertura el personaje se teletransportará a ese lugar, haciendo temblar la pantalla en el proceso, para mostarnos lo fuertes que están no sea que su aspecto no de señas de ello. ¿El problema? Pues que no es raro que se teletransporte adonde no queríamos o en vez de esprintar le de por cubrirse, ocasionando problemas para el desplazamiento. Podemos de paso combinarlo con la lentitud para girar la cámara y apuntar, lo que nos lleva a maldecir todos los infiernos si algún bicho nos ataca por detrás cuando estamos cubiertos.

Cuando un personaje ha sufrido mucho daño cae al suelo de rodillas y queda imposibilitado de toda acción a la espera de que alguien lo reanime. Sobra decir que si el que cae en ese estado somos nosotros la partida termina y hemos de volver al último punto de control. La reanimación es por completo absurda, poniendo la mano encima de un compañero y diciendo frases como "vuelve a luchar " o "ya estás bien" (mi favorita) se vuelve a un perfecto estado de salud. Y que medicina sea una carrera de interminables años…

La mecánica del juego es simple, repetitiva y monótona, consistiendo en avanzar, parapetarse en cuento suena la música de que hay topos cerca, pegar los tiros de rigor y vuelta a empezar. Los topos, como es de esperar, hacen hoyos y túeneles, lo que los lleva a salir cada dos por tres de debajo de la tierra para empezar el festival de violencia (¡yuju!). Esta es una de las pocas elecciones que nos deja hacer el juego (la otra es ir por el camino A o B), cerramos el agujero con una explosión con lo que salen pocos bichos o no lo cerramos y salen muchos bichos. Los cagasual los cierran, los jarcor lo dejan abierto, faltaría más. Jugando sólo termina siendo un auténtico coñazo hacia el final de la primera misión, en cooperativo al menos se pueden hacer chistes malos o hablar del tiempo y se hace más llevadero.

Si echamos un vistazo a los personajes rápidamente nos damos cuenta de que un brontosaurio tiene más carisma que cualquiera de ellos. En los hilos "Personaje Más Carismático Versión Enésima" sin embargo suele estar en los primeros puestos Marcus, y aquí tengo algo que decir al respecto. Vamos a ver, querubines navideños, decir cuatro tacos por cada frase de tres palabras y chistes malos de película de acción NO es carisma. Y es que en todo momento estaremos oyendo comentarios que pretenden ser jocosos o chistes malos sobre la situación. Algunos dan el pego y pueden sacar una sonrisita, la mayoría sin embargo nos dan ganas de tirar los personajes en uno de los agujeros que abren los topos.

La historia tampoco es nada del otro mundo, lo justo para liarse a tiros con algo de justificación. Por lo menos tiene su interés, que es más de lo que otros pueden decir, pero nada especialmente destacable. Tiene, eso sí, las típicas situaciones estúpidas de "protege a tal mientras hace tal", donde tal es siempre un robot (Jack) invisible hasta que hay puertas cerradas y hace tal es abrir esa puerta. En esos momentos una manada de topos nos asediará, y el "defiende a jack" se convierte en un "defiéndete tu mismo". Tiene su lógica, mejor mata a quien te quiere matar a algo que está abriendo una puerta. Para colmo cuando los matemos sufriremos un bug y habrá que cargar el punto de control, al segundo intento ya se abre la puerta (esto me ha pasado siempre). Los únicos otros bugs que he sufrido ha sido morir de repente porque sí y un amigo que se quedó atascado en un cooperativo. Pocos pero molestos.

Al menos el juego tiene su toque sangriento, y es común ver amputaciones y reventones de sacos de carne, así que uno se puede alegrar la vista. Además contamos con la sierra del lancer (también conocido como el peor arma del juego), con la que podemos hacer de leñador y cortar enemigos en dos mitades mientras temporal e inexplicablemente adquirimos invulnerabilidad. Lo malo de todo esto es lo falsa que es la sangre, parece un pegote de plastilina saltando por la pantalla.

La RAI (Retarded  Artificial Intelligence) no ayuda nada a hacer más llevadero el juego. Es tremendamente simple, basada en cubrirse y asomarse para disparar cada cierto tiempo en los enemigos bípedos (salvo los más grandes, que esos ni se cubren) y los infames (A.K.A. gnomo mutante) saltar alrededor nuestra mientras nos dan manotazos. Unido a que siempre sabremos cuando van a aparecer por la aparición de música, llevan a algo totalmente predecible. La de los compañeros no se queda atrás, y sirven casi en exlusiva para malgastar munición (aunque la suya sea infinita), tirar granadas a lo tonto y quedar constantemente medio muertos a la espera de que los reanimemos, ya que un aliado controlado por la RAI nunca reanimará a otro. Supuestamente esto mejora en el nivel de dificultad más alto, pero no lo sé, no lo jugué, no aguanté tanto.

Y algunos pensarán, bueno, el modo online al menos alarga la vida del juego. Los cojones, es incluso peor. Gracias al control ortopédico, el sistema de cobertura jode-movimiento y el lag que tienen todos salvo el host, es totalmente insufrible. Tampoco se podia rascar mucho más la verdad.

Lo más destacable del juego es sin duda el apartado gráfico. Luce muy bien, todo muy detallado y demás pero el problema son las texturas. Como es de esperar en el Unreal Engine 3, el motor gráfico que más se prostituye, las texturas tardan un tiempo en cargar, proceso en el que vemos tres versiones:

  1. Nada.
  2. Una cosa borrosa.
  3. Textura bien puesta.

También es extraño el aspecto plástico y demasiado brillante de todo, pero una vez acostumbrados no hay mayor problema que el recordar que es lo más destacable (y tal vez lo único) del juego.
Ni tan siquiera el apartado sonoro se libra de las hostias. La música pasa desapercibida por completo, los efectos sonoros cumplen y el doblaje al castellano deja que desear.

Y ahora, para acabar, una confesión. No he sido capaz de acabarlo, llevo desde abril (un mes después de su compra) atascado con RAAM, el malo malísimo del juego. Hasta ese momento el juego ha sido muy fácil, pero seré un negado, más malo que el hambre o yo que se, pero me supera el engendro ese. He intentado hacerlo hasta con el bug de dejarle atascado en un pedrusco, pero mi copia debe ser la hostia y no hay manera de que se atasque.

 

Se Salva

  • Gráficos.
  • Solo me costó 22€.

Merece Hostias

  • El Resto

Calificación

 

 

_____________________

Por si apareciese por aquí el señor Cliff Berenjiski, una cosa le digo: métase su lancer de plastico por el culo, por supuesto con todo el cariño del mundo ^_^.