No-Historia de Internet: 1 – Orígenes

 

 

En 1959, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos de América ya había estado trabajando en una red de comunicaciones (ARPANET) con fines obviamente militares que fuese capaz de sobrevivir a un ataque nuclear, y que terminaría por convertirse en el eje de internet hasta 1990.

Por otro lado, en la misma época Leonard Kleinrock, ciéntifico computacional, trabaja en el MIT en una tesis doctoral sobre toería de conmutación de paquetes. ¿Qué que significa? Ni idea, pero si lo dice Wikipedia va a misa, ¡faltaría más! A partir de ello Kleinrock convence a Lawrence Roberts, quien trabaja en ARPANET, de otra serie de modos de transmisión de información mediante cables telefónicos que no llegaríamos a entender más que estudiando durante años y, en noviembre de 1969, finalmente se conectan entre sí ordenadores de dos universidades, formando la primera red interconectada.

Esto, sin embargo, y como todo lo relacionado con los militares, tiene su versión extraoficial, más siniestra pero cierta.

Los rusos habían logrado apoderarse de un dosier sobre ARPANET y a su manera habían copiado el proyecto para formar su propia red de computadoras, llevando a cabo las pruebas en Cuba por varias razones, siendo las principales:

  • La amistad con el gobierno de Fidel Castro.
  • Había más y mejores habanos en Cuba que en la URSS.
  • El ron es más dulce que la vodka.
  • La relativa cercanía con Florida hacía que la información viajase de forma segura a nado a cargo del abuelo de Michael Phelps.

A finales de 1962 una serie de malentendidos entre los rusos llevó a que llegase la orden de derribar cualquier avión estadounidense que se pusiera a tiro, lo que dio inicio a la Crisis de los Misiles.

El malentendido se produjo por el primer uso de la conexión entre computadoras para el que es ahora el motor principal de internet: el porno. En concreto el mensaje que había llegado a la base rusa fue el siguiente:

8===>

Que se interpretó, erroneamente, de la manera ya mencionada.

Por fortuna el asunto logró solucionarse, y se llevó a la creación de un código específico para los mensajes vía copia barata de ARPANET.

El primer mensaje envíado por ARPANET que se ha reconocido públicamente data de octubre de 1969, escasas semanas antes de la interconexión entre la universidad de Standford y la UCLA.

Meses antes se había producido o no un hecho importante para el hombre: la llegada a la luna.

Nuevamente existe un aspecto oscuro del acontecimiento. El verdadero propósito de llevar al hombre a la luna no era demostrar superioridad ante el programa espacial de la Unión Soviética, poner otro par de satélites militares en órbita o capturar un pokemon legendario, eran pruebas encubiertas del desarrollo de la primera red WiFi, que requería de una serie de repetidores colocados en la Luna.

Tras varios viajes finalmente se instaló una red de repetidores que permitió enlazar los numerosos satélites ultra secretos que Estados Unidos, aún hoy, mantiene en funcionamiento. Es una teconología actualmente algo tosca, pero por algo se esta replanteando volver a poner el pie en la luna.

La propia NASA, junto al Departamento de Defensa, fueron quienes difundieron los rumores sobre que no se había llegado a la Luna, siendo el primer rumor transmitido por la primitiva internet.

Numerosas mejoras en sus sistemas y la creación de nuevos métodos para manejar la información fueron desarrallóndase, pero para llegar a lo que es hoy en día internet debemos viajar a Europa, a la frontera entre Francia y Suiza, el conocido CERN.

En él se desarrollaron hacia 1990 el lenguaje HTML, el protocolo WWW, el primer cliente web y el primer servidor web tal y como los conocemos a día de hoy.

El por qué de su desarrollo en Europa, y en concreto en el CERN, deja poco lugar a dudas.

Para lograr una mejor coordinación entre los experimentos jode-mundos que llevan a cabo, y manejar su información, requirieron de la creación de un sistema que pudiese almacenarla de forma eficiente, permitiendo su acceso y modificación de manera cómoda y, sobre todo rápida. Además en algo hay que gastar el dinero de los contribuyentes.

Recientemente, por el mismo motivo pero con una máquina jode-mundos aún más poderosa (it’s over nine thousand!), el CERN ha vuelto a desarrollar nuevos métodos de transmisión de datos que dejarían en bragas al actual. Es de esperar que aún tardemos unos años en ver sus primeros usos para particulares, momento en el que las teleoperadoras tendrán una nueva estafa legal entre manos.

 

 

_______________

Nota del Autor: En principio esto iba a ser más largo e incluir al menos otro capítulo y de paso imágenes, pero como ahora mismo no tengo todo el tiempo que quisiera se queda sólo en la introducción . No tiréis tomates, que les tengo tirria, mejor patatas, que mientras las pelo y corto me dan conversación (triste, pero cierto).