Mala Hierba Nunca Muere

 

 

 

 

Ya no debería ser raro ver pocas actualizaciones por aquí, y para los despistados el nuevo inquilino de mi manzana ya avisa del percal. Últimamente me faltan las ganas de escribir, a pesar de tener algunas ideas y estar intentando enlazar las que tengo para otra chorrada de las de Bopi y sus absurdas desventuras. Aún así a veces cuando me pongo creo que me paso, como parece decir la exagerada longitud de esta entrada, que seguramente acabe cayendo en el absurdo más absurdo. Pero olvidemos esto, que no tiene sentido para la entrada en sí, y vamos a lo que vamos.

 

En la inmensa mayoría de historias se tienen enemigos, sean personajeso entes de diversa procedencia que tratan de hacernos la vidaimposible, con distintos grados de acierto.

Los hay que simplemente están llenos de maldad y no conocen otraactividad más lucrativa que joder al prójimo por diversión, megalómanossin escrúpulos que matarían hasta a su madre para conquistar el mundo opobres desgraciados que han sufrido algún tipo de lavado de cerebro yestán a las órdenes de quien sabe quien o que, hay malos malísimos paratodos los gustos.

Algunos de ellos, por no decir muchos, tienen una dichosa y pocooriginal costumbre: no quieren morir. Bueno, realmente nadie quieremorir, pero su trabajo es ese, y el trabajo es salud así que su muertea fín de cuentas debe ser saludable. Pero dejémonos de chorradas, adonde quiero llegar a es al dicho de "mala hierba nunca muere".Inesperado viendo el título de la entrada ¿verdad?

Da igual cuantas veces parezca que sus planes van a fracasar, losegura que haya parecido su muerte o lo seria que pareciese la últimamirada de ese esbirro claramente infiltrado con el fín de poner fin alimperio de terror, siempre reaparecerá en un futuro más o menospróximo, algo con preferencias a los momentos en los que elprotagonista se lleva a su ser amado al huerto o cuando se reúne con superro perdido hace años, dispuesto a joderlo y dejar claro quien es elmalo y el que manda aquí.

Como quiero comentar malos cabronísimamente malvados, lo siguientecontendrá spoilers, o destripes para los puritanos del castellano, y noquiero joderle a nadie nada más de la cuenta, así que dividiré losiguiente en personajes por si queréis saltaros alguno (o mejor todos,y así acabáis antes). No obstante si no pensáis saber nada de ellos ode dónde aparecen entregaos al inigualable placer de leer un destripe,o spoiler para puritanos del inglés.

Wesker (Saga Resident Evil)

Se le vio morir en la primera entrega de Resident Evil, empalado por unTyrant con signos claros de que Umbrella (Paragua para los purit…vale, ya lo dejo) no es muy dada a hacerle la manicura a sus criaturas,que digo yo que ya que secuestras gente y la conviertes en criaturasmonstruosas al menos ten un poco de decencia y tenlas limpias yaseadas, pero supongo que las limas de uña se iban del presupuesto. Alcaso, que lo que parecía una muerte segura (y aún más con la explosiónde la mansión) acaba por no ser tal, y nuestro malo malísimo número unose convierte en el enemigo de la saga, dirigiendo el cotarro en lassiguientes entregas con apariciones estelares, que suelen coincidir concuando estamos apunto de escapar de una isla o una base antártica quevan a reventar (Capcom y su originalidad) en las que por supuestotampoco muere, y no me trago que haya muerto en Resident Evil 5, pormás misiles que le hayan cruzado la cara.

¿Alguien cree que una cosa (porque ya de humano tiene sólo elaspecto) con un virus que le da poderes dignos de un superman conmiedo a volar puede morir de una forma tan estúpida? Además, ¿quiensino iba a llevar traje y gabardina con gafas de sol sin quedar en unahorterada? No señor, la saga necesita de su particular chulo putas conposes y aires de superioridad, sin olvidar el papel secundario dedirigir todo el cotarro para sacarse unas perrillas para otro conjuntomacarro-elegente que tanto parece gustarle a Capcom.

El Típico Bicho que se Regenera (en concreto el de Dead Space)

Estos bichos son la monda, les puedes vaciar todos tus cargadoresencima o cortarlo en pedacitos que milagrosamente el maldito engendrose regenerará y volverá a amenazar nuestra preciada vida. Ello, porsupuesto, a una velocidad de infarto, riéte tú de los bichos deevolution cuando los arrimabas a un fuego.

Para rematar la faena, el bicho es rápido y fuerte de narices y lamunición, que además sólo  sirve para lograr frenarlo unos segundos, es escasa.

La gracia del tema es que se regeneran mágicamente. A mí se meenseñó que la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma, yel condenado bicho se lo pasa por el forro de sus genitales (pero quefisno soy) y crea de la nada los recambios para su cuerpo mutiladocual pollo para kebab.

Por supuesto, cuando logramos deshacernos de él en forma de cubitode hielo gigante algún loco lo descongela y vuelve a ponerlo detrás denuestros pasos, ahora más cabreado que antes.

Esta vez por suerte podremos acabar con él usando el fuego,instrumento purificador donde los haya, y deja de molestar. De paso acabamos conmonstruo a la brasa, que vendido a McDonald’s se convierte en unaseñora pasta.

Apophis (Stargate)

La serie empezó presentándonos a esta suerte de serpiente parasitaria y megalómana (algo común a la raza, de nombre goa’uld) como como el malo de la serie, y ha sobrevivdo a todo lo imaginable.

Sereventaron sus naves con C4 como para abrir una línea de metro y escapóen el último momento, un goa’uld lo revivió sólo para torturarlo porplacer, pero escapó y ya perdí la cuentas de muertes. Al caso, teníafijación por los terrícolas, en especial por el cuarteto protagonistade la serie, y de alguna manera u otra siempre se cruzaban dos o tresveces por temporada.

Lo cómico del tema es que han tenido que serlos Estados Unidos quien salve al universo de él, para variar. Miles deaños de esclavizar razas, una tecnología muy superior y cuatromindundis armados con P90s y C4 ponen fin a un autoproclamado dios,porque sí, al final después de incontables enfrentamientos lo mandan abroncearse a una estrella, de la que por ahora no ha salido.

Despuésla serie aumentó sus pajas mentales, y aunque llegó a tener capítulosbastante buenos se alargó demasiado y cayó casi en el ridículo. Unapena.

Seymour (Final Fantasy X)

Y la X no es de porno, sino de diez.

Elnoble invocador y poderoso mago Seymour, respetado en el mundo entero ytenido por sabio a pesar de corta edad (o eso aparenta). En su caraoculta, un ser que ambiciona poder a cualquier coste, así, para variarlos tópicos.

Obviamente, el grupo protagonista de la historiaacaba con él, pero no fue enviado al lugar de reposo de los muertos, loque lo convirtió en un espíritu vagando por el mundo y, a la larga, enun una especie de monstruo, siempre ansiando poder, claro está.

Inclusoes algo propenso a lo contrarío a la necrofilia, porque a ver comollamamos a que un muerto se interese tanto por alguien vivo como paraforzarle a casarse con él y a saber que más. Por suerte en la típicaflipoescena se aborta la boda y se lo ¿mata? por segunda vez.

Aún habrá una tercera, pero es ya tan carente de argumento en comparación a las anteriores que no merece mayor reseña.

Imhotep (La Momia 1 y 2, por suerte no la 3)

Caso ya tratado en éste blog.

El tema de las momias es un chiste. A alguien que había hecho alguna maldad de exagerada magnitud le esperaba un no-castigo: la muerte y ser momificado con una maldición bajo el brazo. En este caso la maldad es enamorarse y llevarse al catre a una de las esposas del faraón.

Dicha maldición prevee que el muerto, en algún momento, volverá a la vida, pero será inmortal y tendrá poderes que podríamos considerar divinos, se pone los trucos de modo dios y todas las armas vamos.

El muerto, además, tendrá una ira asesina insaciable, con preferencia por aquellos que abrieron su tumba y a veces por los descendientes de quienes lo momificaron.

Como los egipcios no eran del todo gilipollas, pero si todavía muy idiotas, crearon junto a la maldición una maldición para la maldición, o contramaldición, que volvería al muerto cargado de trucos a su estado de mortalidad y por fín podría morir.

Pues esto pasa porque, como buen egipcio, Imhotep no es gilipollas pero si muy idiota, y antes de asegurarse de que nadie puede acabar con su inmortalidad decide revivir a su queria amante. Obviamente el trío protagonista, entre chistes tan malos que hasta hacen gracia, logran poner fin a la maldad de Imhotep tres mil años después de su primera muerte.

Pero no acaba ahí la cosa, y un grupo de descendientes ideológicos de los egipcios (creo que ya se sabe en que sentido) re-resucita al re-muerto, que vuelve a poner los trucos. Esta vez sin embargo es una maldicón que involucra a un humano mutado en escorpión la que le arrebata los poderes, aunque los chistes malos de los protagonistas siguen presentes.

Liquid Snake (Saga Metal Gear Solid)

Nuestra némesis particular en la serie Metal Gear Solid, salvo en su tercera entrega, dónde aún ni ha nacido.

El señorito está obsesionado con hacerse con todos los datos posibles sobre los Patriots, seres supuestamente muertos cien años ha que dominan el mundo desde la sombra y cuyas encarnaciones reales al final resultan ser un insulto, supongo que por tener demasiados personajes que reunir en un sólo juego.

El personajillo este fue capaz de sobrevivir a una caida desde una altura más que considerable tras una paliza por su hermano, Solid Snake (en esa familia el amor se demuestra a hostias y tiros, casi como mis vecinos de arriba). Como buen malo malísimo, cuando estamos huyendo de una base que va a ser volada por las aires (originalidad al poder de nuevo) reaparece intentando estrellar un coche contra el nuestro en una muestra de civismo sin precedentes. Sin duda no me gustaría encontrármelo por la carretera. Por suerte un extraño virus, de nombre Fox Die (¿podemos Muere Zorra?) pone, otra vez, fin a su vida… menos por el lugar donde se guarda la personalidad de todo ser vivo: ¡un brazo!

Así, en MGS2 y 4, volvemos a  encontrarlo tomando el control de Revolver Ocelot, ya que éste personaje con ciertas habilidades de medium (esos que parlotean con los muertos, yo los llamo locos o sacacuartos) se implanta el brazo de Liquid. Del resto poco conozco, así que lo dejaremos aquí y además se me tira el tiempo encima y tengo una conferencia a la que asistir.

El Pollo (Cualquier Carnicería)

Qué le voy a hacer, estoy harto del pollo, y cuando está troceado no distingo uno de otros, así que como aquí (por aquí se entiende este blog) aceptamos cualquier animal como animal de compañía no vamos a ser menos con el pollo y lo admitimos en esa entrada.

Pollo al ajillo, pollo a la plancha, pollo empanado, pollo con la paella, pollo para el kebab, pollo en el restaurante chino etc etc etc.

Nunca falta pollo en casa, y siempre hay alguna manera de prepararlo que saca más huesos minúsculos que la anterior, un sabor más desagradable y una carne más seca. Lo peor es que no es del todo caro (dentro de lo que cabe), así que es común verlo en la mesa.

Incluso en la facultad siempre hay algún plato que lleva pollo, aunque se sospecha que en realidad sean palomas cazadas a pedradas en los tejados.

Hay algún tipo de plan maestro para que el pollo se haga con el puesto más importante en la pirámide alimenticia, estoy convencido de ello. Nos aguardan tiempos difíciles.

 

 

Pequeñas Grandes Sorpresas: The Longest Journey

 

 

Hará más de seis años, un compañero de clase me dio The Longest Journey, diciendo que a él no le gustaba y no quería tenerlo por ahí. A caballo regalado no le mires el diente, y si es de raza ni las caries (chiste tristísimo, lo reconozco), así que acepté. Cuando fuí a jugarlo mi ya difunto amd k6 no pudo con el juego, y no pasé de quince minutos de juego por el petardeo que sufría, así que lo dejé a la espera de poder jugarlo algún dia. Llegó con el tiempo un nuevo ordenador, pero el juego siguió olvidado. Hasta este lunes.

Recogiendo unos folios que se me cayeron al suelo, mi vista fue a parar a un grupo de CDs al que nunca había hecho el mínimo caso, y por una vez y fruto del aburrimiento, me picó la curiosidad por qué tendría ahí. Destacaban dos cajas aparentemente vacías, sin ningún tipo de carátula, que en principio pensé estarían vacías. Pero no, contenían los 4 CDs de The Longest Journey.

No tardé demasiado en instalar el juego, y preguntarme por qué lo habría tenido olvidado tanto tiempo.

Ciertamente, hace años que no tocaba una aventura gráfica, la última creo que fue la cuarta entrega de Monkey Island en su versión de PS2. Tampoco he sido muy prolífico en el género, no he pasado de los Monkey Island (salvo el tercero), el primer Simon the Sorcerer y un poco de algún Sam & Max. Aún así el gusanillo de jugar alguna iba y venía pero no me decidía, así que aproveché un poco el empujoncito que fue esta pequeña sorpresa.

Los años pesan, y graficamente hay cosas que de primeras casi hacen saltar ojos, por suerte sólo los primeros segundos. No puede ejecutarse a resolución mayor de 640×480, y con un monitor de 1680×1050 se nota deformidad en la imagen y unos dientes de sierra de impresión. Tampoco puedo meterle antialiasing, según parece es un problema con las gráficas Ati. En cualquier caso, los escenarios prerenderizados siguen luciendo fantásticamente, llevándose la peor parte los personajes, más que nada por los exagerádisimos dientes de sierra que tienen. Pero no vamos a crucificarlo por ello, sería absurdo, es un juego de 1999.

Lo que ocurre al aplicar AA. Un caramelo para quien cuente correctamente el número de Aprils que aparecen.

No sé si será por la costumbre de los lamentables doblajes que se ven últimamente, pero este juego me está pareciendo de lujo.

Llevo poco jugado, pero pinta que será un gran juego y largo. Por ahora ya me he quedado atascado, así que tocará revisar todo lo posible .

Lo que me está intrigando es donde demonios meterá April  la tarjeta de crédito, el diario, una foto, un mono de juguete, una hoja de plástico, una caja de cerillas, una chincheta, un guante, un anillo, caramelos (infinitos para más inri), un ojo del mono, un sombrero, una cuerda, un pato de goma y lo que quede.