El sentido del ritmo no es cuestión de talento

Entrar en el mundo de la música tiene sus altibajos. Aunque muy gratificante, una vez que eres lo suficientemente bueno para ser considerado un músico, también toma mucho tiempo y dedicación, y es algo que puede no estar al alcance de todos debido al costo de los instrumentos y las clases.
 
Antiguamente se pensaba que para ser un buen músico, había que nacer con el don. Pero, el sentido rítmico es algo que se puede obtener a través de la educación. Está ampliamente vinculado a la coordinación y es algo que se puede enseñar, o al menos mejorar, a través de una serie de actividades que requieren coordinación con un tempo. Para aprender desde una edad temprana, hay miles de juegos y ejercicios divertidos que enseñan el equilibrio e incluso la coordinación ojo-mano. 
A una edad más avanzada, hay deportes como el yoga que pueden seguir mejorando nuestra postura y equilibrio, pero si te gusta la tecnología, entonces hay innumerables herramientas, gadgets e incluso aplicaciones móviles que pueden ayudar. Si eres un músico en ciernes, tienes la aplicación de Drum Pad Machine o Clapping Music; Fruit Ninja y Tiny Wings ambos te ayudan con la coordinación motriz.
Todo es cuestión de práctica.