SAINT SEIYA: Los Caballeros del Zodiaco

Una de las series que más me engancharon cuando era “enano” y que continúa apasionando a estas alturas.

Saint Seiya nació en 1986 en la revista Shonen Jump (caldo de cultivo de grandes mangas de ayer y hoy) de la mano del joven dibujante Masami Kurumada.

La mezcla de mitología, armaduras y combates cautivó al público y su versión en anime no tardó en aparecer.

A nuestras tierras llegó el anime después de su paso por tierras francesas dónde rebautizaron la serie (saint seiya=caballeros del zodiaco) también variando el nombre de “santos” a caballeros.

El anime es de lo que más voy a hablar en esta entrada y cabe destacar que las versión animada y la del manga guardan bastantes diferencias que al final comentaré cómo anécdota.

Lamento no haber podido cumplir la promesa de una entrada más corta… pero es que esta serie tiene "telita"Razz

Empecemos el viaje.

 

 

Prólogo:

Desde la antigüedad, Atenea ha sido la diosa guardiana de los humanos, y cada vez que un peligro acecha a la humanidad, la diosa se reencarna en una joven humana para ayudarnos.

Cuando esto sucede, la diosa es protegida por los Caballeros (“Santos” en la versión original) que ataviados con las armaduras de todas las constelaciones de la galaxia, deben defenderla aunque deban morir por ello.

Existen tres rangos de caballeros dependiendo de su poder: Bronce, los más débiles; Plata, guerreros de más alta categoría; Oro, sólo los 12 mejores guerreros vestirán las armaduras que representan a cada uno de los signos del zodiaco.

Atenea es la diosa guardiana de la humanidad y tiene cómo “base de operaciones” Grecia, más concretamente el Santuario, un recinto dónde viven los caballeros y su líder, el Patriarca.

 

En un viaje turístico a Grecia, el joven y adinerado Mitsumasa Kido, encuentra a un joven a punto de morir con una niña en brazos.

El joven pide a Mitsumasa que se encargue de la niña, que es la reencarnación de la diosa Atenea, y que se lleve consigo la extraña caja que lleva consigo.

Mitsumasa acepta la petición del moribundo sin darse cuenta de los problemas en los que se está metiendo… El joven moribundo se llamaba Aioros, caballero de Oro del Santuario y en la misteriosa caja se haya su posesión más preciada, la armadura (en Japón conocida como Cloth) de Sagitario.

 

Mitsumasa vuelve a su Japón natal y cría al bebé como si fuera su propia hija (aunque al ser mayor la dice que es su abuelo) y estudiando las viejas leyendas de los caballeros decide crear un nuevo proyecto. Mitsumasa “adopta” a diez niños huérfanos y los prepara para lo que él ha llamado el torneo intergaláctico. Los diez niños partirán a diez destinos diferentes y se entrenarán hasta que hayan conseguido una armadura de caballero de bronce; con los años volverán a Japón y se enfrentarán entre ellos en un torneo, el vencedor ganará la armadura de Sagitario.

 

Antes de comenzar la aventura os presentaré a los cinco protagonistas de la historia:

 

Seiya: Caballero de Bronce de Pegaso. El protagonista se la serie es cabezota, terco y persistente y estas cualidades son las que le hacen prosperar porque nunca se rinde. Su objetivo dista mucho del torneo galáctico y sólo lucha porque Mitsumasa le prometió que si participaba le ayudaría a encontrar a su desaparecida hermana Seika. Su entrenamiento se desarrolla en el mismo Santuario, la cuna de los caballeros, y es entrenado por una caballero de Plata, Marin.

 

Shiryu: Caballero de Bronce del Dragón. Personaje tranquilo y taciturno que viste una armadura bastante peculiar, ya que es la única (de las de bronce) que lleva un escudo, el cual dicen que es indestructible. Shiryu se entrenó en China, más concretamente en los Cinco Picos, bajo la supervisión del anciano Maestro y de Shunrei, una joven que el maestro cuida como si fuese su hija. Shiryu consigue detener el flujo de la cascada de Rozan e invertirlo, y obtiene así su armadura.

 

Hyoga: Caballero de Bronce del Cisne. El único personaje no oriental de los caballeros de bronce. Frío y distante, con el tiempo se unirá a Seiya y Shiryu a pesar de que en un principio era rival de ellos. Hyoga perdió a su madre en un naufragio de un barco en Siberia, e irónicamente allí es dónde le toca seguir su entrenamiento. Allí será entrenado por el Maestro de Cristal, un caballero de Plata (en el manga es entrenado directamente por Camus, caballero de Oro de Acuario), y años depués consigue la armadura del cisne (cuyos poderes son derivados del hielo).

 

Shun: Caballero de Bronce de Andrómeda. El menor de los caballeros de Bronce y el más sentimental. Shun siempre fue un niño muy protegido por su hermano Ikki hasta que tuvo que defenderse por sí mismo, odia la violencia y no lucha salvo por obligación. Su armadura es la más extraña de las de Bronce, ya que además de su color rosa, esta dispone de dos cadenas que sirven cómo ataque y defensa y actúan con vida propia cuando sienten algo maligno. Su carácter pacífico (y sus ñoñerías) le hacen ser uno de los menos queridos entre los cinco pero no por ello deja de ser un personaje débil.

 

Ikki: Caballero de Bronce del Fénix. Ikki siempre fue un niño problemático que se desvivía por su hermano Shun. Cuando al pequeño Shun le tocó en el sorteo ir a la Isla de la Muerte (de la que nadie volvía con vida) Ikki pidió cambiar su destino con su hermano. En dicha isla sufrió los peores sufrimientos y cuando se presentó en el torneo intergaláctico lo hizo como enemigo, robando la armadura de Sagitario. Con el tiempo, Ikki se volvería un férreo defensor de Atenea, que siempre aparece en la batalla para ayudar a sus amigos cuando peor lo están pasando. Su armadura es la única que se autoregenera.

 

 

De arriba a abajo: Shiryu, Ikki (izquierda), Seiya (derecha), Hyoga (esquina inferior izquierda), Shun (el de rosa) y de fondo Saori-Atenea

Además de estos cinco caballeros de Bronce, existen otros cinco (Jabu del Unicornio, Ichi de la Hydra, Ban del León Menor, Nachi del Lobo, Geki del Oso) pero su papel es bastante secundario en la historia salvo al principio.

 

Empecemos con la historia:

 

El Torneo Intergaláctico:

Seiya va a la mansión Kido para entregar su armadura y que le ayuden a buscar a su hermana desaparecida. Saori, la actual heredera, le explica que su abuelo ha muerto pero que si el joven participa en el torneo, le ayudará gustosamente a encontrarla. Después de un enfrentamiento verbal con Jabu del Unicornio, Seiya accede.

El torneo es muy popular, ya que se emite por televisión, y enfrenta a los diez caballeros de bronce en eliminatorias en un ring.

Después de varios combates, Seiya se ha de enfrentar a Shiryu. En un combate abrumador, ambos caballeros se encuentran con sus armaduras destrozadas (incluido el virtualmente indestructible escudo del dragón) y con abundantes heridas. En el fragor de la batalla, Seiya descubre el punto débil de su enemigo; cuando Shiryu prepara su ataque, el dragón que tiene este tatuado en su espalda hace visible la localización del corazón del joven, que es el único sitio indefenso de su cuerpo. Seiya consigue alcanzarle y el corazón de Shiryu se detiene, pero Pegaso consigue resucitarle con un golpe igual. Seiya ha ganado pero ha de ir al hospital ya que se encuentra malherido.

 

Estos si que se dan de verdad, no cómo los de Raw

Cuando ambos jóvenes se han medio recuperado, aunque aún no pueden luchar, aparece en el estadio Ikki del Fénix, que ataca a su hermano Shun y roba la armadura de oro de Sagitario.

El torneo ha acabado estrepitosamente.

Seiya, Shiryu, Hyoga y Shun se unen para recuperar la armadura dorada y consiguen hacerse con cuatro de las nueve partes de esta.

Ikki les reta a que se enfrenten a él para recuperar las demás piezas y acceden.

Ikki calienta el torneo

Shiryu vuelve a China con su armadura y la de Pegaso y le consulta a su maestro cómo puede arreglarlas. El maestro le encomienda ir a las cimas de Jamir, dónde se haya una persona que puede hacerlo, Mu.

En Jamir, Shiryu conoce a Mu y a Kiki, su aprendiz. Mu puede arreglar las armaduras pero para ello necesita la sangre de Shiryu (ya que las armaduras están vivas); este accede.

Mientras, los otros tres caballeros de bronce han de enfrentarse a los secuaces de Ikkie, los caballeros negros, que lucen replicas oscuras de sus armaduras.

Shiryu termina por reunirse con sus compañeros y juntos vencen a los cuatro caballeros negros y finalmente se enfrentan a Ikki.

El caballero del Fénix los va ganando uno a uno y en el momento que va a eliminar a Seiya, la armadura de Oro de Sagitario cobra vida y se interpone. Seiya recibe los poderes de sus cuatro amigos y consigue vencer a Ikki.

Cuando es vencido, Ikki les cuenta el infierno que pasó en la Isla de la Muerte y su cambio de personalidad. Justo cuando Ikki se muestra mas arrepentido, unos nuevos soldados roban las partes de la armadura de Oro, y aparece en escena un nuevo enemigo, Dócrates.

Pero en ese momento, Ikki se revela cómo un nuevo aliado y entregando el casco de oro a Seiya ataca a Dócrates y ambos parecen morir.

Más tarde, Dócrates sale a superficie sin herida alguna y ataca y secuestra a Saori.

Después de una larga batalla, y gracias al valor del cisne, Dócrates es derrotado pero les cuenta un terrible hecho.

El Santuario ha entablado la guerra con esos caballeros rebeldes, y el Patriarca Arles (en la versión original Ares) ha ordenado a sus guerreros que acaben con ellos.

La batalla acaba de comenzar.

 

Los Caballeros de Plata:

Tras varias batallas contra caballeros menores, el Patriarca decide elevar el nivel, enviando a los Caballeros de Plata, infinitamente más poderosos que los de Bronce.

Los caballeros de bronce aumentan su cosmos hasta el infinito y consiguen vencer todos los enfrentamientos.

Con el transcurso de estos combates, un terrible secreto les es revelado, Saori es la reencarnación de la diosa Atenea y ellos deben defenderla.

El Patriarca tilda de mentirosa a Saori y recrudece sus ataques (Shiryu pierde la vista combatiendo al caballero Algol de Perseo).

Hartos de tantos combates, Saori decide presentarse en el mismo Santuario para hablar con el Patriarca.

 

Foto de familia de los caballeros de Plata

Antes de que este viaje ocurra, aparece en escena Aioria Caballero de Oro (el primero que aparece ante nuestros héroes y que les enseña que no sólo existe una armadura de Oro si no doce, algo que ellos desconocían), que se enfrenta a los caballeros de Bronce para recuperar su honor.

Aioria es hermano de Aioros, difunto caballero de Sagitario que fue tildado como traidor, y ha crecido bajo la sombra de los “errores” de su hermano.

En medio del combate, y gracia a la ayuda de Shaina de la cobra (caballera de plata rival de Seiya, aunque en realidad tiene con él una relación de amor-odio) Seiya puede defenderse de los ataques del todopoderoso Aioros.

Tras Shaina, proteger a Seiya con su propio cuerpo, aparecen tres caballeros de Plata que atacan a Pegaso, pero el milagro ocurre; la armadura de Sagitario cobra vida y decide vestir a Seiya.

Seiya vence a los tres caballeros pero poco puede hacer contra Aioria, justo cuando apararece Saori. Aioria ataca a la joven para demostrar que no es la verdadera Atenea pero Seiya se interpone.

El ataque de Aioria le es devuelto con el doble de fuerza y el alma de su hermano aparece recriminándole haber atacado a quién ha jurado proteger.

Aioria jura fidelidad a Saori y promete que el mismo pedirá explicaciones al Patriarca.

Mientras tanto, en China, el caballero de Oro de Cáncer, Deathmask, se presenta para matar al viejo maestro de Shiryu. Ante el asombro del joven, Deathmask le dice que el viejo maestro en realidad es el Caballero de Oro de Libra, Dohko. En el peor momento del combate, un viejo amigo aparece, Mu quien arreglo la armadura del Dragón y Pegaso en Jamir, se presenta como el caballero de Oro de Aries. Deathmask huye.

Aioria aparece en el Santuario e intenta atacar al Patriarca, pero es detenido por Shaka, caballero de Oro de Virgo. En medio del combate, el Patriarca ataca a Aioria.

 

Seiya, Hyoga, Shun, Shryu y Saori, viajan a Grecia y llegan al Santuario. Allí son atacados por el caballero de la Flecha que consigue herir a Saori.

 

El Santuario:

La misión de los cuatro caballeros de Bronce parece una utopía… Deben recorrer las 12 casas del zodiaco (cada una protegida por un caballero de Oro) en 12 horas y conseguir que el Patriarca curé a Saori. Los Caballeros de Oro ya lo han demostrado, pero son dioses en comparación a los de bronce. La más terrible de las batallas comienza.

 

 
Los Caballeros de Oro
 

          Casa de Aries: Esta casa es defendida por Mu de Jamir, que es un aliado de nuestros héroes. Les arregla sus armaduras para que se preparen para la mayor de las contiendas.

          Casa de Tauro: Defendida por el gigantesco Aldebarán. El caballero de Tauro pondrá a prueba el poder de Seiya (que es capaz de cortar uno de los dos cuernos del casco doraro de Tauro) y después del de los demás. Al ser vencido, reconoce su derrota y los deja pasar, tal cómo había prometido a su amigo Mu.

          Casa de Geminis: No se sabe nada de su defensor. Los problemas comienzan para los cuatro caballeros de Bronce. Al llegar a este templo descubren que en realidad son dos. Deciden separarse por parejas (Seiya y Shiryu, Shun y Hyoga) y entran en ambos templos. Seiya y Shiryu no encuentran nada en la casa, salvo un enorme laberinto del que al final terminan saliendo, pero Shun e Hyoga se han de enfrentar al misterioso caballero de Oro de Géminis. Este guerrero, que no enseña su cara, tiene poderes grandiosos, entre ellos la capacidad de enviar a sus rivales a diferentes dimensiones. Hyoga es víctima de su ataque y Shun consigue atacar a su rival con sus cadenas percatándose que se estaba enfrentando a una proyección mental del verdadero caballero de Géminis que se haya en otro lugar. Hyoga mientras tanto aparece en la casa de Libra pero hay alguien que le esperaba, Camus de Acuario, maestro de su maestro (en el manga es directamente el maestro del Cisne). Tras un breve combate, Camus entierra al pobre Hyoga en un bloque de hielo a modo de Sarcófago.

          Casa de Cáncer: Defendida por Deathmask. Esta casa esta macabramente decorada con el rostro de todas las víctimas del caballero de Oro. Shiryu obliga a Seiya a continuar y se enfrenta contra Deathmask. El caballero de Cáncer es el único de los caballeros que sabe el secreto del nuevo Patriarca y a sabiendas de que es malvado lucha a su lado. En un combate en las mismísimas puertas del infierno, Shiryu recupera la visión y la armadura de Cáncer desprecia a su portador y deja de protegerle. Deathmask es vencido.

          Casa de Leo: Defendida por Aioria, Seiya llega a la casa esperando encontrar a su amigo, pero no sabe lo equivocado que está. Aioria está bajo el hechizo del patriarca y no se detendrá hasta que haya matado a alguién. Gracias al sacrificio de Cassius (rival de Seiya por la armadura de Pegaso), Aioria sale de su trance y lamenta enormemente su actuación.

          Casa de Virgo: Defendida por Shaka. Shaka es el caballero dorado más cercano a los dioses, ya que es la reencarnación de Buda. Shaka es uno de los caballeros de oro más poderosos y se lo demuestra a nuestros héroes que caen vencidos, pero justo en el peor momento, Ikki caballero del Fenix se presenta. Ikki y Shaka desarrollan un combate tremendamente desigual en el que el primero sufre todos los ataques del segundo. Ikki al final sacrifica su vida para vencer a Shaka. Ambos se desintegran.

          Casa de Libra: No está defendida por nadie, ya que el viejo maestro Dohko continúa en China. Cuando nuestos héroes llegan a la séptima casa, encuentran a Hyoga encerrado en una cárcel de hielo. Nada puede romper el sarcófago, salvo las armas que componen la armadura de Oro de Libra que ha sido mandada por Dohko para ayudar a nuestros amigos. Shiryu consigue romper el hielo y Shun se queda dando su calor al congelado Hyoga (en una escena un tanto gay por cierto).

          Casa de Escorpio: Defendida por Milo. Cuando Seiya y Shiryu llegan, Milo les espera pacientemente. Rápidamente son vencidos, cuando aparece Hyoga con un desfallecido Shun. El caballero del Cisne pide a sus amigos que prosigan. En un combate violentísimo, Hyoga recibe los quince ataques de la aguja escarlata (la técnica más mortífera de Milo). Al no morir y demostrar su valentía, Milo, íntimo amigo de Camus de Acuario, le perdona le perdona la vida y le insta a continuar.

          Casa de Sagitario: En la casa de Sagitario no hay nadie que les ataque, aunque la armadura de oro de ese signo hace su aparición y les pide que salven a Atenea.

          Casa de Capricornio: Defendida por Shura. Shura es el caballero más leal a Atenea y como premio esta le otorgo el poder de la espada Excalibur que duerme en su brazo derecho, y fue el ejecutor del traidor Aioros por orden del Patriarca (en el manga Shura es malvado y sabe desde un inicio que el Patriarca es malvado, pero en el anime lo hicieron bueno). Shura se enfrenta contra Shiryu en un combate desigual, en el que el Dragón decide sacrificar su vida para vencerle. Shiryu explota su energía para llamar al último dragón, una técnica que manda al espacio a su rival y a él mismo. Cuando están a punto de morir, Shura se da cuenta de que nadie que sacrifique su vida puede estar equivocado y decide salvar al joven y regalarle el poder de Excalibur.

          Casa de Acuario: Defendida por Camus. En la casa de Acuario tiene lugar un terrible enfrentamiento en el que discípulo y maestro (a partir de este momento se habla de Camus también cómo maestro directo de Hyoga) en el que al final el Cisne conseguirá una triste victoria, cayendo él también malherido.

          Casa de Piscis: Defendida por Afrodita, el caballero más bello de todos. Los ataques de Afrodita consisten en diferentes tipos de rosas (no estoy de coña) y se enfrenta a Shun, que al final consigue explotar su cosmos y le termina venciendo.

 

 

Seiya se derrumba en las escaleras que le llevan hasta el Patriarca, y su maestra Marin le ayuda. Mientras tanto, Mu de Aries recibe una llamada telepática de Shaka de Virgo. Este se encuentra en un limbo y le pide ayuda para volver a la tierra junto con Ikki, ya que quiere salvarlo.

Seiya consigue llegar ante el Patriarca, que le confiesa la verdad.

El Patriarca realmente es Saga, caballero de Oro de Géminis, que ha sido consumido por la oscuridad de su corazón creándole una segunda personalidad. Saga hace años mató a Shion, el verdadero Patriarca, e intentó acabar con Aioros, a quién Shion había nombrado futuro sucesor suyo, y también atentó contra la vida de Atenea de bebe.

La malvada personalidad de Saga se adueña de su cuerpo y vistiendo la armadura de Géminis ataca primero a Seiya y luego a Ikki que había ido a ayudarle.

Mientras Ikki le distrae, Seiya consigue llegar hasta el escudo de la estatua de Atenea y alumbra con él a Saori, salvándola de la flecha que la estaba matando.

Los cinco caballeros de bronce con sus armaduras destrozadas se enfrentan a Saga, cuando aparecen los caballeros de Oro supervivientes junto con Atenea.

Saga, admite su error y se suicida lanzándose contra el báculo de Atenea. La paz ha vuelto… pero ¿Por cuánto tiempo?

  

La Saga de Asgard:

Esta Saga es exclusiva del anime y se creó porque los dibujos estaban alcanzando al manga y para dar tiempo a Kurumada se ideó esta saga (Para mí una de las mejores)

La sacerdotisa Hilda de Polaris es la guardiana de Asgard, los territorios más al norte del mundo, y reza constantemente al dios Odín para que los hielos perpetuos no se deshagan e inunden el planeta. Un día, Hilda es atacada desde  el mar y recibe, en contra de su voluntad, el anillo de los Nibelungos, que la vuelve malvada.

Con su nuevo poder, Hilda convoca a los siete guerreros divinos de Asgard y comienza una nueva batalla contra el Santuario.

La hermana pequeña de Hilda, se percata de la nueva ambición de su hermana y contacta con Hyoga que trae a Atenea y los demás a las tierras heladas de Asgard.

Mientras, Atenea reza a Odín para que no se produzcan los deshielos, nuestros amigos (vistiendo una nueva versión de sus armaduras) han de enfrentarse a los siete (que realmente son ocho) guerreros divinos: Tholl de Phecda, guerrero divino de Gamma, Phenril de Aliotho guerrero divino de Epsilón, Hagen de Merak guerrero divino de Beta, Mime de Benetnasch guerrero divino de Eta, Alberich de Megrez, guerrero divino de Delta, Syd de Mizar guerrero divino de Zeta (junto a su hermano gemelo Bud de Alcor, guerrero divino de Zeta negro) y por último Siegfried de Duhbe guerrero divino de Alpha.

Empezando de arriba a abajo y empezando por la izquierda: Gamma, Hilda, Zeta, Alpha, Beta, Epsilon, Eta y Delta

Uno tras otro, caen derrotados ante nuestros héroes (otorgándoles cada uno un zafiro de Odín) hasta que han de enfrentarse con el más poderoso de ellos, Siegfried.

El guerrero divino de Alpha vence a todos los caballeros del bronce sin problemas, pero se siguen levantando y con la ayuda de Shina consiguen plantarle cara. Shiryu, recuerda la leyenda del antepasado de Siegfried y puede comprobar que el guerrero de Alpha deja desprotegida su defensa tal cómo el mismo hacía cuando se enfrentó a Seiya en el torneo intergaláctico.

Shiryu le consigue vencer pero ante la sorpresa generalizada aparece un nuevo personaje, Sorrento de la Sirena.

Sorrento es uno de los generales de los mares de Poseidón, que es quién ha hechizado a Hilda con el anillo maldito.

Sirena ataca a nuestros héroes con la melodía de su flauta encantada, pero Siegfried los ayuda y utilizando una técnica parecida a la de Shiryu con Shura logra vencerle aún a coste de su propia vida. Los guerreros divinos han muerto siendo engañados por Poseidón.

Seiya con los siete zafiros en su poder invoca a la armadura de Odín que lo viste y lo ayuda a devolver a Hilda a su estado real. Una gran ola arrastra al mar a Atenea.

 

La Saga de Poseidón:

Una saga muy breve debido a que la serie de animación perdió bastante expectación.

Los caballeros de bronce se internan en el reino submarino para salvar a Atenea. Su misión, cómo siempre es complicada, deben de derruir los pilares oceánicos y finalmente destruir el pilar central dónde se encuentra Atenea a punto de morir ahogada.

En cada pilar, nuestros héroes han de enfrentarse a uno de los generales de Poseidón.

Baian del Hipocampo, Io de Scylla, Krishna de Crysaor (combate en el que Shiryu pierde de nuevo la vista), Kasa de Lymnades, Isaac del Kraken (antiguo compañero de Hyoga; en este combate Hyoga queda con un ojo muy malherido), y Sorrento de la Sirena que aún continúa con vida son vencidos (gracias a que las armaduras de bronce han obtenido el poder de la sangre de los caballeros de oro que las arreglaron) y sus pilares destruidos.

Fila Superior: Kraken, Crysaor, Scylla, Hipocampo
Fila Inferior: Dragón del Mar, Poseidón,. Sirena y Lymnades

Mientras Shun combate a Sorrento e Ikki ataca al misterioso General del Dragón del Mar, Seiya, Shiryu y Hyoga atacan el pilar central dónde se haya el mismo Poseidón reencarnado.

Ikki combate contra el general y se percata de que sus técnicas le suenan demasiado. El general del Dragón del Mar se quita el casco e Ikki observa aterrorizado que se encuentra delante de Saga de Géminis, pero es corregido al instante. El general es en realidad Kanon, el hermano de Saga que por su malvado corazón fue encerrado en el cabo Sunion condenado a muerte.

Kanon tuvo la fortuna de encontrar la cueva dónde se hallaba el ánfora dónde estaba encerrada el alma del dios de los mares y le liberó. Pero el plan de Kanon, va más allá de esto y quiere usar a los demás generales marinos y a la reencarnación de Poseidón para sus propios beneficios. En el combate, Ikki cuenta con la ayuda de Sorrento que ha averiguado la verdad y el pilar también es destruido.

En el Pilar Central, Seiya viste la armadura de Oro de Sagitario, Shiryu la de Libra y Hyoga la de Acuario cuando combaten al dios Poseidón. Atenea una vez liberada vence a Poseidón y salva a nuestros héroes antes de que el reino submarino se inunde.

 

Kurumada había publicado una saga más en manga pero la Toei no quiso hacer su versión animada, Saint Seiya ya no daba beneficio y la historia sufría un final prematuro.

 

La saga de Hades:

Más de diez años después de su aparición en manga, Toei, ante el clamor popular, decidió versionar la saga de Hades en anime en 2002.

Se divide en tres partes:

          Santuario:

Una noche en el Santuario, varias sombras aparecen en torno a la casa de Mu de Aries. Una de ellas le explica a Mu la verdad… el rey del Inframundo Hades, ha renacido y les ha concedido una nueva vida a los caballeros de Oro que murieron años atrás cómo espectros… Así Afrodita de Piscis, Deathmask de Cáncer, Camus de Acuario, Shura de Capricornio y Saga de Géminis han vuelto a la vida con una sola meta, llevarle la cabeza de Atenea a su nuevo señor… y más aún ya que el antiguo patriarca también es un traidor, Shion ha renacido como el espectro de Aries.

Acuario, Géminis y Capricornio se han unido a Hades

Los caballeros renegados tienen doce horas para recorrer las doce casas del zodiaco pero en su camino además de los caballeros de Oro que las defienden, aparecen los caballeros de Bronce con unas armaduras en estado ruinoso tras su última batalla.

Además de ellos, el viejo maestro Dohko se presenta por primera vez en el Santuario y rejuvenece vistiendo de nuevo la armadura de Libra y combatiendo a su antiguo amigo Shion.

 

Shion VS Dohko: uno de los momentos más espectaculares de la saga

Pero Atenea tiene un nuevo aliado, Milo de Escorpio se sorprende al ver que la diosa ha confiado su vida a un antiguo enemigo en busca de expiación, Kanon del dragón de los mares.

Tras cruentas y tristes batallas y sacrificios, Saga, Camus y Shura se presentan ante Atenea derrotados.

La diosa comprende sus verdaderas intenciones y les pide que acaben con su vida.

Atenea ha muerto.

Nada es lo que parece, la muerte de Atenea no es más que un plan de Shion para obtener (con la sangre de esta) la armadura de Atenea y que ella pueda luchar en el Infierno contra Hades.

Shion, usando de nuevo la sangre de Hades reconstruye las armaduras de los caballeros de Bronce que se lanzan al ataque.

Los tres caballeros de oro renegados se presentan ante Pandora, la consejera de Hades y la atacan revelando sus verdaderas intenciones.

Mientras tanto, Mu de Aries, Milo de Escorpión y Aioria de Leo se enfrentan a uno de los tres jueces del infierno, y uno de los más poderosos guerreros de Hades, Radamanthys de Wyvern.

Los tres caballeros de Oro fallecen en el intento, y los otros tres caballeros renegados corren la misma suerte.

Seiya y los demás se enfrentan a Radamanthys y en un lance del combate, Pegaso y el juez infernal caen al infierno.

Mientras tanto, en el Santuario, Shion muere y Dohko se prepara para partir con su nuevo compañero, Kanon que se ha enfundado la armadura de Géminis.

 

Infierno:

Seiya, Shiryu, Hyoga y Shun deambulan por el infierno buscando a Atenea, que está siendo protegida por Shaka de Virgo. Tras diferentes combates, se descubre que Hades aún no se ha reencarnado por completo, y que el huésped elegido es Shun de Andrómeda, por ser el alma más pura en toda la tierra.

Shun -Hades

Kanon de Géminis se enfrenta a los tres jueces del infierno (además de Radamanthys los otros son: Aikos de Garuda y Minos del Grifo) cuando Ikki aparece para ayudarle.

Cuando Ikki descubre que su hermano está poseído por Hades intenta hacerle recapacitar pero no es capaz de matarle.

 

Kanon, vistiendo la armadura de Oro de Géminis de su hermano, busca la redención

Shaka y Atenea aparecen y cuando la diosa cree haber exorcizado a Shun, el alma de Hades la captura y se la lleva a un lugar vedado para todos los humanos, Los Campos Elíseos.

Los caballeros de Bronce llegan al palacio de Hades dónde encuentran a Shaka desesperado. Este les cuenta que se encuentran delante del muro de las lamentaciones que es lo que separa el Infierno de los Eliseos y que nada, excepto la luz solar, puede destruir dicho muro. Pero el aura de Atenea que ayudó a los cinco caballeros de bronce también ha dado nueva vida a Mu, Aioria y Milo, que junto con Dohko y Shaka, intentan destruir el muro con las armas de la armadura de Libra; pero no funciona.

En el momento de más desesperación, las armaduras de oro que faltaban aparecen a su lado.

Mientras tanto, Kanon que continúa su combate con Radamanthys, siente que su armadura ha de dejarle y accede; completamente desprotegido se sacrifica para eliminar al juez del infierno.

En el templo de Hades, cuando las 12 armaduras se encuentran juntas, lo impensable ocurre y los otros siete caballeros de oro vuelven a la vida.

Es la primera vez en años que los doce caballeros dorados se encuentran juntos, y será por poco tiempo.

Los doce les encomiendan a los caballeros de bronce acudir a los Eliseos y salvar la vida de Atenea, estos entre lágrimas acceden.

Los caballeros de Oro acumulan su energía y la explotan conjuntamente para producir una luz parecida a la del mismo Sol, con ello todos pierden su vida.

Seiya, Shiryu, Hyoga y Shun no pueden contener su pena, pero saben que la batalla continúa.

Mientras tanto, en la Tierra, Marin ha encontrado a la hermana de Seiya, Seika que se encuentra en estado de amnesia.

 

Eliseos:

Gracias a que las armaduras de Bronce habían sido bañadas por la sangre de la diosa Atenea, pueden llegar a los Eliseos, dónde se encuentran a los dioses gemelos Hypnos y Thanatos que actúan a favor de Hades.

En una encarnizada batalla, Thanatos destroza la armadura de nuestros cuatro héroes e incluso la de un Ikki recién llegado.

En ese momento, un viejo enemigo Poseidón, usa sus poderes para enviarles una pecunia ayuda en forma de las armaduras de Oro que les corresponden.

Seiya Sagitario, Hyoga Cisne, Shiryu Dragón, Shun Virgo e Ikki de Leo.

De poco sirve, Thanatos consigue también destrozar las armaduras doradas.

Pero cuando están a punto de morir, el poder de Seiya se desborda y juntándose con la sangre de Atenea de su armadura crean la nueva armadura divina de Pegaso.

 

Las armaduras divinas de los cinco héroes

Seiya vence a Thanatos fácilmente y va en busca de Aori-Atenea.

Los otros cuatro caballeros de Bronce consiguen hacer lo mismo y vistiendo sus armaduras divinas consiguen acabar con Hypnos.

En la batalla final, Atenea viste también su armadura y junto con sus cinco guerreros combate a Hades.

En la refriega, Hades ataca a la diosa pero Seiya se interpone hiriéndole (no se explica muy bien la escena pero parece que Seiya muere). Atenea acumula el poder de los otros caballeros de bronce y consigue acabar con Hades.

 

El futuro de Saint Seiya:

En la actualidad la serie goza de un esplendor mayor que incluso cuando se estrenó. Varias series de Manga que relatan diferentes hechos en la historia, Muñecos, Videojuegos y demás son sólo la punta del iceberg. Además varias películas estrenadas ya, nos hablan de la saga del Cielo y de que Seiya no está muerto si no en un estado vegetativo… y la más que probable adaptación de esta Saga del Cielo que Kurumada siempre quiso realizar.

 

Saint Seiya está muy lejos de acabar….