Una de Cine: Entrevista con el Vampiro

Hacía bastante que no hablaba de cine (desde el inicio de este Blog) y que mejor para recuperar el tiempo, que hablar de mi película favorita… Empecemos (aviso de SPOILERS de los GRANDES):

 

 

Neil Jordan dirigió esta adaptación fílmica del homónimo best-seller de Anne Rice en 1994. La película recibió una buena acogida gracias a la historia y al elenco de actores que participaban en ella.

Tom Cruise era la estrella que brillaba con más nombre en este proyecto, y por primera vez no haría ni de protagonista, ni de bueno. Ese rol sería llevado por uno de los nuevos “guaperas” de Hollywood y que con el tiempo adquiría el mismo estatus de estrella que Cruise.

Acompañándolos, nos encontramos con nuestro actor más internacional, Antonio Banderas, haciendo de malo, a Christian Slater, que por aquel entonces no había tirado su carrera por la borda por culpa del alcohol, y a la jovencísima Kirsten Dunst (tenía unos 12 años en el rodaje), que con el tiempo ganaría mucha más fama, y dinero, con la saga Spiderman.

 

Argumento:

Daniel Malloy (Slater) es un periodista “cazador de historias”, se dedica a buscar gente que le parece interesante y le pide que le cuenten su vida. Esta noche, en San Francisco, el destino le ha llevado a encontraste con Louis (Pitt).

Louis le confiesa que es un vampiro, y ante la incredulidad del periodista, le demuestra con diferentes acciones que lo que dice es cierto.

El vampiro sólo quiere contar su historia al periodista, quiere relatarle sus más de 200 años de vida… Daniel enciende la grabadora y la historia comienza.

 

 

En 1791, Louis de Pointe du Lac, un joven adinerado que vive en las afueras de Nueva Orleans, ha perdido lo que más amaba… su mujer, embarazada, falleció hace poco.

Louis se mueve por los peores ambientes de la ciudad deseando que la muerte le encuentre, pero cuando ningún humano puede darle lo que busca, un vampiro es el que accede a darle muerte.

El vampiro muerde a Louis, que permanece enfermo en cama durante días.

Una noche, el joven recibe la visita de su agresor que se presenta como Lestat de Lioncourt (Cruise).

Lestat ofrece a Louis la posibilidad de convertirse en vampiro y ser su compañero, y el joven termina por aceptar.

Con un intercambio de sangre, Louis recibe el don de la oscuridad.

 

 

En un principio, Lestat le enseña a Louis todo lo que debe saber un vampiro “recién nacido” para sobrevivir.

Sin embargo, Louis odia quitar la vida a los humanos al alimentarse de ellos y esto hace que la situación se crispe entre ellos.

Lestat se marcha de la mansión de Louis, justo cuando los esclavos de este intentan prender fuego a la casa debido a que han encontrado los cadáveres de muchos de ellos en las cercanías de la casa y creen que su amo es un demonio.

Louis les quita las antorchas y el mismo intenta quemar su mansión junto con sus posesiones y cuando está a punto de perecer quemando, Lestat aparece y le salva.

Los dos vampiros comienzan una nueva vida en la gran ciudad.

 

 

Louis continúa evitando matar a las personas para beber sangre (se alimenta de sangre de animales) y una noche entra en un barrio de la ciudad que ha sido azotado por la Peste.

En una casa del bario encuentra, junto al cadáver de una mujer, a una niña pequeña llamada Claudia (Dunst)… La sed de sangre de Louis es demasiado grande y la muerde… pero ante su asombro, Lestat ha observado toda la situación.

 

Louis, lamentándose por lo que ha hecho, decide esconderse en las alcantarillas, dónde tiempo después le encuentra Lestat que le dice que tiene una sorpresa para él.

Cuando llegan a la casa, Louis puede contemplar que la niña que mordió está tumbada en la cama, y Lestat le dice a la pequeña que va a morir… la única manera de que se salve es que el propio Louis la convierta en vampiro.

El joven vampiro acepta desconsolado, y Lestat convierte a Claudia en una de ellos… Lestat ya tiene algo con lo que obligar a Louis a permanecer junto a él.

 

 

 

Los años pasan deprisa sin que la extraña familia vampírica casi lo note. La pequeña Claudia es un vampiro voraz y cruel, que se alimenta de la gente haciéndose pasar por una niña desconsolada. Pero a pesar de ello, la niña guarda un gran aprecio a Louis, que la quiere como a su propia hija.

Con el tiempo, la joven Claudia comienza a hacerse preguntas sobre si ella nunca crecerá… y ante los silencios que responden sus dos “padres” se llena de ira…

Claudia está encerrada en su pequeño cuerpo para toda la eternidad, y eso la enerva, ya que, entre otras razones, está enamora de Louis.

La niña urde un plan y ataca a Lestat, degollándole.

Louis, sorprendido ante tal ataque, la termina ayudando y juntos se deshacen del cuerpo de su compañero tirándolo al río.

 

Louis y Claudia deciden viajar a Europa, en busca de más seres como ellos, y en la noche en la que su barco zarpa, un demacrado Lestat les hace una visita.

Consiguen escapar in extremis, y la casa es pasto de las llamas junto con Lestat.

La búsqueda por el viejo continente es infructuosa, y cuando por fin, en París, dejan de buscar vampiros un vampiro los encuentra.

Louis, se encuentra con Armand (Banderas), que le insta a que se reúna con él y otros como ellos en un lugar, el Theatre des Vampires.

 

 

Allí, Armand y sus súbditos se hacen pasar por actores que a su vez se hacen pasar por vampiros…

Louis y Claudia son invitados por Armand, que no responde a ninguna pregunta que le formula Louis, cuando se van a ir, un vampiro lee la mente de él y averigua que han matado a Lestat.

El castigo por matar a un semejante es la muerte.

Claudia siente celos de Armand, y mientras Louis se reúne otra vez con este, decide buscar un compañero para ella.

Armand le confiesa a Louis, que él es el vampiro más anciano que existe y que, si decide ser su compañero, le dará toda la información que quiera sobre la existencia de los vampiros.

Cuando Louis llega a casa, se encuentra con Claudia y una mujer. La pequeña le pide que convierta a la mujer en vampiro para que sea su compañera, ya que tiene miedo de que Louis la abandone.

Louis acepta y la dice que esa noche ha muerto lo poco de humanidad que habitaba en él aún, pues no había convertido a nadie en vampiro hasta el momento.

 

 

 

 

Justo en ese momento, los vampiros del teatro entran en la casa y los aprisionan… A Louis le emparedan en una pared, mientras que a Claudia y a su nueva compañera, las encierran en un pozo al aire libre.

Horas más tarde, Armand ayuda a Louis a salir de su encierro, y cuando el joven vampiro entra en el pozo, descubre que hace tiempo que el sol quemó a Claudia y a la otra mujer, y ahora son dos estatuas de ceniza.

Louis lleno de ira, prende fuego el teatro y con la ayuda de una guadaña elimina a todos los vampiros.

 

 

Cuando sale al exterior, el sol le empieza a quemar, pero un carruaje le espera; Armand le ha salvado.

Estando ambos juntos, Louis le dice a Armand, que todo es culpa suya… Armand ha permitido que Claudia muriese y ha dejado que él matase a los que eran sus compañeros…

Louis continúa argumentando que si eso es lo máximo que le puede enseñar, no quiere aprender nada, y que Armand es el que le necesita, ya que, está anclado en el viejo mundo y precisa de alguien que le haga de guía en estos nuevos tiempos…

Louis abandona a Armand y vuelve a Estados Unidos.

 

 

Allí pasa el tiempo, y el vampiro vive emocionado los inventos modernos, cómo el cine, hasta que una noche siente una presencia.

Al entrar en la casa, se encuentra con un Lestat en un estado irreconocible, temeroso de todo y demacrado.

Pese a alegrarse de verle, Louis rechaza su invitación de quedarse con él.

 

Louis termina su historia, y el joven periodista, emocionado, le pide que le convierta en vampiro, que seguro ese es el motivo por el cual le ha contado su historia.

El vampiro furioso le ataca, pero le deja escapar al final.

 

Cuando Daniel huye en su coche, pone las cintas con la historia de Louis, pero repentinamente alguien le ataca. Lestat, rejuvenecido, coge el volante del coche y le dice al periodista que le dará la oportunidad de escoger si quiere ser vampiro cómo él.

 

 

 

Anécdotas:

 

          Anne Rice (la escritora del libro) en un principio se quejó por la elección de Tom Cruise para encarnar a Lestat. Cuando le vio en el rodaje, se retractó de su opinión y reconoció el gran trabajo de Cruise.

          Le película tuvo dos nominaciones para los Oscar en 1995 (Mejor Banda Sonora y Mejor Dirección artística). No llegó a ganar ninguno de los dos.

          Tom Cruise (recordad que fue antes de que se le fuese la pinza del todo con su religión) y Brad Pitt entablaron una gran relación de amistad entre ellos y con la pequeña Kirsten Dunst. Ella misma recuerda que se comportaban cómo si fuesen sus tíos y que en muchas navidades recibía un regalo de ellos.

          La saga de Crónicas Vampíricas (a la que pertenece la novela en la que se basa esta película) consta de varias trilogías (yo sólo he leído las dos primeras). La primera la forman Entrevista con el Vampiro, Lestat el vampiro (para mí la mejor obra de Anne Rice) y la Reina de los Condenados. La segunda trilogía la conforman: El ladrón de cuerpos, Memnoch el Diablo y El vampiro Armand. La segunda trilogía es bastante más floja, a mi parecer, que la primera.

          La película narra fielmente el argumento de la novela pero la varía en varias cosas… el principio en la novela es mucho más profundo y nos cuenta que Louis se encuentra así por el sufrimiento de la muerte de su hermano (en la película es su mujer), además en el final de la novela no aparece Lestat cómo si se metió en la película.

          En 2002 se filmó una pseudo secuela que narraba la historia del tercer libro. La reina de los condenados fue un rotundo fracaso que no igualaba a la novela… Además los actores no llegan a la altura del trabajo de Cruise, Pitt y compañía…

 

 

 

En definitiva, si os gusta el terror y los vampiros os recomiendo que le veáis la peli y los libros (sobretodo la primera trilogía)… aunque los vampiros de Anne Rice rozan y coquetean como la homsexualidad (según ella cuando eres inmortal, no existe el sexo y por ello los vampiros les da igual el género de sus compañeros) no esperéis encontrar seres parecidos a los que salen en novelas de ahora cómo Crepúsculo… Los vampiros de Anne Rice son bellos pero sumamente crueles.

 

Espero que os haya gustado la entrada. 

 

“La sangre es vida… Bebe de mí y vive para siempre”