Amazing Spiderman 2.

Muy buenas de nuevo.

Parece que estos últimos años, el cine de superhéroes está ganando posiciones entre los blockbusters, lo que significa que de ir al cine, es inevitable que aborden montones de nuevos títulos de películas de esperpentos en mallas con ganas de hacer el bien.                                                                                                                               Así que un día llegué al cine con la duda entre ver la nueva del Capitán América o la de nuestro arácnido amigo. He de admitir que el tráiler de ésta última, pudo conmigo. Y eso que su predecesora me dejó bastante indiferente.

¿Consiguió alcanzar a mis expectativas?

Ahora veréis.

Título orginal:  The Amazing Spiderman 2: Rise of Electro.

Año de estreno: 2014

País: Estados Unidos.

Director:  Mark Webb.

Reparto: Andrew Garfield, Emma Stone, Jamie Foxx, Dane DeHaan, Felicity Jones, Pual Giamatti y el imprescindible cameo de Stan Lee.

Género: Acción/Superhéroes.

Empecemos por la trama.                                                                                                                                       El cine de superhéroes nunca ha destacado por tener guiones impredecibles y sorprendentes, y esta película no es una excepción. Aunque eso no significa que no dé lo que promete.                                                             En esta película (abierta con un muy buen prólogo), nos ofrece a un alegre zagal enfundado en un traje de licra enfrentandose a malvados, algunos no convencionales, con ese característico tono despreocupado que siempre ha caracterizado a Spiderman ¿Acaso no es eso todo lo que le podemos pedir a la película?                   Claro está, que no todo es positivo. La película dura son buenos 142 minutos (Qué manía hay ahora con hacer que todas las películas duren más de dos horas). Y muchos de ellos son más que prescindibles, vamos que sobran más de 20 minutos de escenitas de amor adolescente fácil, entre Andrew Garfield y Emma Stone. Es imposible no preguntarse en esos momentos «¿Por qué?¿Por qué todo esto? Yo quiero ver a un tipejo disfrazado de araña pegándole a malvados varios, no los desórdenes emocionales de una pareja adolescente, que para eso me veo "En Llamas"».                                                                                                                        Aunque si tenemos en cuenta cómo está el panorama del cine de entretenimiento americano (y el influenciado por el americano) actual, era de esperar. Que había que satisfacer la necesidad de una carga emocional para las adolescentes (si ya lo decía yo, en cine de acción se está ablandando).

Y ahora le toca a las interpretaciones.

Pese a que Andrew Garfield no sea un gran actor, ni mucho menos, supera con creces a su llorica predecesor en el papel de Spiderman (lo cual no era muy difícil, porque la simple presencia de McGuire, en la pantalla, ya sirve para enervar a uno). Garfield cumple, sin más.                                                                                               Emma Stone, no Emma Stone, no. Eres completamente insípida y si tu personaje ya resulta poco interesante por sí mismo, tú haces que lo sea aún más.                                                                                                              No, no perdamos las esperanzas, que lo bueno viene con los malos.                                                                     Están geniales todos y cada uno de ellos. Jamie Foxx clava el papel de Electro, por fin lo consiguen hacer amenazante, que sea un enemigo a tener en cuenta (en los cómics no era más que un mindundi en mallas cualquiera). Poco puedo decir de Dane DeHaan aparte de que, en mi opinión, es el mejor Duende Verde y Harry Osborn que se ha visto en la gran pantalla. He de admitir que me mostré un poco escéptico al saber que Paul Giamatti encarnaría a Rhino, pero el resultado ha sido sorprendentemente bueno.                                              Y por si fuera poco, la puesta en escena de estos tres, es espectacular. Aunque, los dos últimos no tienen tanto tiempo en pantalla como me hubiera gustado (porque potencial, tienen). 

El CGI siempre está presente, por lo que las esecenas de acción son muy artificiales, pero bueno es una película de superhéroes. Además, te enteras de lo que pasa, no como en las de Michael Bay (Por cierto, Michael Bay, esta es mi segunda entrada y la segunda vez que te menciono de forma negativa, eh).

De la B.S.O. decir que le sobra la O, ya que ningún tema de los que aparece ha sido compuesto para la película, por lo menos ninguno que merezca la pena destacar. 

En conclusión: Si te gusta el cine de superhéroes, lo más probable es que te guste. Si el género te es indiferente, un mal rato, no pasarás.                                                                                                                       Y pese a todos sus fallos, mejora (ligeramente) respecto a la anterior y te deja con ganas de la siguiente.

Y esto es todo, espero que os haya gustado mi opinión. Un saludo a todos.