«¿que quieres ser de mayor?»

Para los que llevamos unos cuantos años en el mundillo, es siempre sorprendente ver cuanto han cambiado las cosas. Desde los lejanos tiempos del aspectrum y las maquinas recreativas, hasta la era de la 360 conectada al disco duro para ponerle al niño sus dibujos de la casa de mickey mouse.

Si, las cosas han cambiado mucho. Y los juegos tambíen. Ya no se trata de aquellos viejos puñados de pixeles correteando por la pantalla. Se trata de monstruosidades aberrantes gritando a pleno pulmon  a medio metro de nuestros caretos virtuales recreados con todo lujo de detalles…

 ¡No, no os asusteis, no es el típico post viejuno! no voy por ahí. A lo que voy es a que eso, logicamente, cambia el sistema de mercado. Si la tecnología avanza, per por mucho que avanza, parece que sigue sin poder trabajar por tí. Esos monstruos gigantescos hay que hacerlos. Esas caras hay que dibujarlas. Esos gritos hay que grabarlos. Y esas respuestas ingeniosas tambíen. 

No es un misterio para nadie que los juegos "viejos" los hacian chavales en su garaje picando código hasta las tantas de la mañana, y que los modernos requieren equipos de docenas de personas, cada uno en su campo. Creo que todos estamos más que hartos de asistir a casi interminables tiras de crédito.

Creo que todos somos conscientes de que "hacer un videojuego" (con la honrosa excepción de proyectos amateur) ya no es lo mismo ahora que antes.

 Ahora, bíen, imaginaos que preguntais a vuestro sobrino de 13 años "¿que quieres ser de mayor?" y el os responde "yo quiero trabajar en el cine"

"¿pero como?" le direis. No es lo mismo ser actor, que director, que director de fotografia o incluso maquillador, ya puestos, ¿verdad?

Y sin embargo, si dijera "Yo quiero hacer videojuegos" ¿Que le diriais? Que estudie informática, ¿Verdad?

Pero…¿Cubre eso, realmente, todo aquello de lo que pueda querer trabajar? Lo dudo. No cubriría ser guionista, o diseñador artístico, que son dos de las cosas que más podría tener en mente. 

 Para mí, esa pequeña reflexión me dejo otras importantes. La primera es que, si te paras a pensarlo, el día que el cine llamó a las puertas del mundo, No tardó mucho tiempo en hacerse con el puesto de honor. No es que destruyera al teatro, a la literatura o a la música (al contrario, bebe de todos ellos y todos ellos juntos gozan de excelente salud) pero se colocó por encima sin discusión alguna. Y con el tiempo, le toca el turno a las formas de arte interactivo, que están encabezadas por los videojuegos. Es simple evolución lógica y no hay mucho que rebatir. 

Y la segunda, es que en ese sentido queda mucho camino por recorrer porque en el mercado de los videojuefos falta mucha profesionalidad. 

¿Cuantas veces habreis escuchado eso de "incluso los videojuegos que son aplaudidos por sus historias tienen historia de peli de serie B" No es ninguna mentira, es una realidad. En realidad, no es tanto que la historia sea buena o mala como que lo sea el guión (los dialogos) hace muy poco he jugado al nuevo prince of persia. El juego no esta mal, y la historia no es que sea mala ni buena, es la que tiene que ser…pero es que los dialogos…dios mio, los odiaba. Me quitaban las ganas de jugar. Y si es Blue Dragon… Si escucho una sola vez más "No me rendiré" creo que me pego un tiro. Vamos, y los superdoblajes que se hacen a veces no ayudan. Este en concreto me encanta. Eso lo hacen con una película y no se me ocurre que puede pasar.

Si piensas en una referencia videojueguil como fue MGS, tanto por su calidad narrativa como la de su doblaje, te das cuenta de que si hubiese sido una peli, tambíen habría estado bíen, pero no hubieses podido ponerla a años luz del resto como haces en el mercado de los juegos, es así de simple.

¿Como es posible que en las estanterias veamos tantas veces productos que pretenden (y consiguen) superar el millón o más de ventas que necesitan para ser rentables y encontrarnos con que los diálogos, los diseños, etc, parecen haberlos echo tu primo el del pueblo? Quizás se deba a que quien antes en este negocio se bastaba solo no quiere reconocer que los proyectos de ahora le quedan grandes, y que el tiene que tener un papel y otras personas otro, porque aunque cuando quieras hacer videojuegos todos te digan que tienes que estudiar informática, no es lo mismo colocar una nave a disparar contra hordas de alienigenas incipientes que diseñar el molón aspecto de las naves y las hordas e inventar una conmovedora historia para el épico enfrentamiento, y dejarlo grabado para la posteridad en una impresionante cinemática.

 El cine absorvió la literatura, el teatro y la música. Se nutre de todos ellos para crear una obra, que es lo que ha echo que, lejos de acabar con ellos, todos se hayan vuelto más fuertes, aunque bajo el liderazgo del cine. Y si los videojuegos quieren ocupar el lugar que les corresponde, deben actuar exactamente igual…