CONKER BAD FUR DAY: Rare y la ardilla capulla.

Imaginad: encendéis la N64 y aparece el logo de Nintendo. Acto seguido una sierra mecánica comienza a partir el logo y una ardilla esparce los pedazos de una patada murmurando algo así como "Que le jodan…". Es el juego más brutal de Rare, el más políticamente incorrecto.

Esta es mi ejemplar en versión PAL, una joyita de coleccionista que en España sólo pudo conseguirse en su día de importación.

Hablamos del CONKER BAD FUR DAY, posiblemente la cumbre técnica de la N64 junto con el Perfect Dark. Una excelente y variada aventura que recomiendo jugar con el emulador Project 64. Usándolo con altas resoluciones parecerá incluso un juego de no hace tantos años.

Entre los momentos cumbres  del juego: Conker se pone tibio de alcohol y en estado ebrio se dedica a quitarse enemigos del medio mediante… una buena meada.

O en mítico enfrentamiento con un jefe final que es…emmm… una gran pedazo de mierda que canta ópera. Ojo a la canción, que es un clásico (me recuerda a "Pesadilla antes de Navidad"). Como ejercicio curioso, comparadla con el remake de XBOX, en el cual aparece censurada la letra y el sonido.

Es decir, que en el juego se admite que aparezca un espantapájaros borracho; una flor a la que le salen pechos y saltando sobre ellos llegamos a un sitio secreto; una fase en la que introducimos unas ruedas dentadas con rostro de mujer (la boca es el agujero central) por un eje que está a la altura del "eje íntimo" de un personaje masculino; y un largo etcétera…. Pero lo que está mal es que se mencione la palabra "shit". En fin, sin comentarios. Es el tipo de puritanismo hipócrita que me saca de mis casillas.

Conker fue realmente un juego postrero para N64, pero RARE se salió técnicamente. No es posiblemente su mejor juego, pero sin lugar a duda merece la pena disfrutarlo. Siempre pensé que no había tanta diferencia (sí, la hay, pero no tanta) entre la mejor N64 y una PS2, y estos juegos lo demuestran.