PIRATERÍA EN 1986: ¿QUÉ FUE DE LA MEDIDA DE LAS 875 PESETAS POR JUEGO? EL DESCONOCIDO CANON BRITÁNICO.

¿Recordáis estos anuncios? Estamos en 1.986 y la piratería en los juegos de 8 bits está en auge. En España las cintas de cassette circulan de un amigo a otro para grabarnos los últimos juegos de Spectrum. En este contexto, ERBE llega a un acuerdo con multitud de casas de software para bajar el precio de los originales hasta 875 pesetas (unos 5 euros) en lugar de las 2.000 pesetas habituales o incluso 3.000 en el caso de los juegos de estuche de lujo (Ultimate). Os pongo un anuncio escaneado de Dinamic.

He de decir que mi postura siempre es defender la compra de originales, pero es cierto que en aquella época, aunque compraba alguno que me gustara especialmente, era habitual hacerte con copias de amigos. Había un espíritu coleccionista y nos gustaba hacernos con gran cantidad de juegos que íbamos probando poco a poco. Copiar juegos era muy sencillo aunque surgían sistemas anticopia que detectaban el ruido de fondo en la grabación de cassettes y abortaban la carga del juego. Estos sistemas llegaban a límites demenciales: el TRIVIAL PURSUIT de Domark era casi imposible de cargar, y hablo del original, o por ejemplo el RASTAN de Imagine. ¿De veras compensaba entonces comprar un juego original que no funcionaba la mayoría de las veces?

El caso es que en UK surgieron propuestas como la de MikroGen: en SHADOW OF THE UNICORN diseñaron una ROM externa que complementaba a la carga de cassette y daba 64 K al juego en lugar de los 48 K habituales. El invento evidentemente fracasó por una sencilla razón: el juego (en palabras de Chris H., programador estrella de la compañía y creador del personaje Wally) "era una mierda". Y además el juego (que apareció en España) costaba casi 30 euros. MikroGen quebró por culpa del fallido y disparatado invento. Os hablaré de todo ello más adelante porque yo llegué a probarlo en vivo y en directo.

 

Para mí la medida de las 875 pesetas funcionó en parte porque revitalizó el mercado y fomentó que de vez en cuando te compraras un juego, que ya era más que lo que pasaba dos o tres años atrás.

Y una curiosidad poco conocida: hace poco leí en una vieja MicroHobby una noticia sorprendente. Hace más de 20 años el gobierno británico gravó con el 10% de aumento las cintas de cassette vírgenes como compensación por la pérdida de ventas a causa de la piratería. Sí, un canon antipiratería que fue duramente criticado por… ¡la SGAE británica, e incluso programadores y compañías de software!. Es decir, por todo el mundo. Pero la causa de la protesta era que aceptar ese canon era "legalizar" la piratería a cambio de ese dinero. Lo que era necesario era luchar contra la piratería, no canjearla por un canon. Éste era un debate que hoy en día nos encontramos.

Pero la SGAE española va más allá: dame el cánon y sigue persiguiendo los intercambios de archivo. Dámelo todo, vamos. Os pongo una tira de mi personaje BOK acerca de este tema.

ESTAIS AUTORIZADOS a difundir esta tira como queráis. A cambio de dejar vuestra opinión sobre el tema….