PIRATERÍA EN 2.008: PROTECCIÓN ABSURDA QUE TE OBLIGA A PIRATEAR ¡TU PROPIO ORIGINAL!

Sí, amigos, este post es una especie de ampliación del anterior. Hoy voy a hablaros de un juego "no retro", el BIOSHOCK, de cuyo original (como siempre) os pongo foto, con su bonita caja metálica.

Los FPS ahora confían su calidad a la ambientación que pueden crear, salvo excepciones como los Half Life que además proven de un absorbente argumento.
De vez en cuando surgen maravillas en las que se mezcla argumento con ambientación de una manera rara vez vista. ¿Es el caso? Por lo que dice la crítica así es, realmente es un juego excelente. ¿Un clásico? Eso está por ver.
Realmente no es un juego perfecto. Tiene una de las mejores ambientaciones (escalofriante, genial, sublime, enfermiza, incluida la selección de melodías "de ascensor") que podréis ver jamás en un juego, pero los enemigos se repiten, las famosas niñas son siempre el mismo personaje y realmente eso de las "dudas morales" es un cuentecillo porque no son tales. Y la fórmula de enemigos a los que matas y obtienes compuestos que mezclar en terminales para lograr nuevos poderes… ¿Recordáis un juego llamado Ranarama? Cada vez que matabas a un "hechicero-Big Daddy", obtenías unas runas que remezclar en ciertos sitios para obtener poderes. Los esquemas de los juegos siguen estando en los 80, amiguetes.  Y mención especial para los comentarios de los habitantes de Rapture: te lo pasas bomba.

 Ahora bien, y paso al tema del "pirateo". Llego hace un par de días, intento usar el juego y ¡ops! no me detecta el disco original. Error raro de "Securom". Al habla con Securom y con 2KGames (mal servicio técnico, poco accesible): ninguna respuesta clarificadora. Y desde luego no estoy dispuesto a poner patas arriba mi sistema para solucionar un problema con un juego. Así que intento reinstalarlo y ¡ops! al llegar justo al final descarga un parche (que no he solicitado), me dice que no puede aplicarlo (??? ¡Pero si lo has descargado tú porque quieres!!!) y no completa la instalación, borrando el directorio del juego. Genial. Así 6 veces.

Desesperado, intento buscar una solución de urgencia, que pasa por este sencillo y astuto truco: instalar todo, esperar al mensaje de "No puedo aplicar el parche, intente instalar el juego más tarde" (gilipollez de mensaje, como si esperar fuera a suponer una diferencia) y salir al explorador, donde antes de dar a "Aceptar" en la ventana de instalación, cojo la carpeta del juego (con todos los archivos aún sin eliminar) y lo renombro. Le doy a aceptar, borra algo que ya no existe, y entonces recurro ya a un ejecutable "no oficial" para arrancar el juego con éxito.

De este modo, puedo usar mediante medios de esos llamados "poco lícitos" un producto por el que he pagado 49 euros. ¿De qué me quiere convencer ahora 2KGames para usar juegos originales y no juegos piratas? ¿De verdad la industria se esfuerza para que me compense? ¿Dejándome, por ejemplo, instalar un juego sólo tres veces? (razón por la que no he comprado MASS EFFECT) ¿Qué pasará dentro de diez años cuando quiera rejugarlo igual que hago ahora con el Head over Heels, con el Monkey Island, con un cartucho de Nintendo? Lamentable.

No es el único caso: mirad lo que me pasó con el ELITE y el LENSLOCK:

Compras un hermoso original, uno de los más bonitos de Spectrum. Vas a tu ordenador, lo cargas y aparecen unos extraños símbolos. Bien: tienes que utilizar la Lenslock (esa lupa roja) para ponerla delante de la pantalla a una distancia adecuada, graduarla, hasta ver unas letras que aparecen en pantalla. Una vez graduada ya puedes ver a continuación , en otra pantalla, el código de acceso al juego que debes teclear.

Bien: conseguí usarla bien un par de veces. Es el sistema anticopia más IMBECIL que jamás he visto. Imaginad la cara de mi madre mientras hago el friki con un alupa de plástico delante de símbolos alienígenas. Conclusión: un amigo me dejó una copia pirateada, que es la que siempre utilicé. Bien por los señores de Firebird.

Hay más ejemplos estúpidos, como en el Another World: usar unas ruedecitas de cartón (que se rompe) para alinearlas y obtener unos símbolos, los códigos de juegos como Dragontorc o Rocky (de Dinamic, pioneros españoles en estas cosas), sistemas de cassette con cargas ultrarápidas como el RASTAN de Imagine (el original daba error de carga un 95 % de las veces),…

El Leisure Larry te hacía un test para dejarte entrar en el juego. El Monkey Island, un test de piratas y fechas (al menos, tenía gracia). Hay CD de PC que sencillamente el lector no reconoce, por lo que hay que hacer un master antes de comprarte el propio ordenador. El Half Life 2 te pide directamente que lo autorices por Internet, y antes de tener ADSL, si apagaba el modem, ¡el juego se interrumpía!. Jugar era como poner un taxímetro a favor de Telefónica (odié a Valve por eso). Ahora todo eso es más sencillo, pero Steam sigue irritándome: jugar al Portal o al HL2 Episode 2 y conseguir escuchar las voces en castellano es una lotería (depende del humor con que pilles el PC). ¿Super Smash Brawl? Wiis enviadas a reparar, lectores quemados,… El disco más ilegible de la historia: estoy esperando a que a mí me falle definitivamente de un momento a otro. Nintendo, el adalid de la anti-piratería, machacando a sus fieles usuarios. Bien, Nintendo, bien.

 

SEÑORES EDITORES DE JUEGOS: Respeten al usuario, bajen los precios, déjense de soplapolleces. Van ustedes a vender lo mismo, de verdad. Aprendan de épocas pasadas: el que quiera piratear, lo va a hacer. No obliguen ustedes a piratear nuestro propio original para poder usarlo, porque quizá ese usuario no vuelva a colaborar con la industria en la vida.