Retro Classics TOP 10: MOMENTOS DE VIDEOJUEGO QUE NO PODRÉ OLVIDAR (I)

Hoy me he puesto especialmente nostálgico y me ha dado por recordar aquellos momentos que todos vivimos frente a un videojuego y que de alguna manera nos marcan. Esos momentos equiparables a ver una película inolvidable, recuerdos que se te quedan grabados y son imborrables. He pretendido seleccionar instantes de todas las épocas: conozco los videojuegos desde el mítico PONG y sólo tuve un momento de desconexión del 88 al 92, en la época de las consolas de 8 bits.

 Mi idea es compartir estos "hitos" con vosotros y que hagáis lo propio. Acompaño estos episodios de las clásicas fotitos de mis originales.

 

1.- MI PRIMER ORDENADOR.

 Es sencillo de recordar: un momento próximo a las Navidades del 84 en un día cualquiera. Llevaba dando la lata a mis padres con el Spectrum ni se sabe, y el día menos pensado mi padre me dijo que fuera a mi habitación a por no se qué. Noté que venía riendo tras de mí pero no entendía por qué. Allí estaba en la mesa, flamante, empaquetado. Más o menos como véis en la foto (ahora tiene unas cuantas décadas más).

Una media hora después ya estaba conectado e intentábamos cargar su "primer" programa, una cinta que a muchos resultará mítica…

Esta cinta-tutorial contenía el primer juego de Spectrum,  "EL MURO", una versión prehistórica del ARKANOID. Estuve horas aprendiendo su uso, unas horas mágicas e irrepetibles, las horas mágicas de nuestra primera "consola". ¿Cuál fue la tuya y cómo viviste el regalo?

 

2.- STREET FIGHTER 2. ¿ESTO ES DE VERDAD?

Fue uno d elos juegos más promocionados y esperados para SUPER NINTENDO. Todos a principios de los 90 conocíamos la máquina recreativa, todo un fenómeno. Es la única máquina a la que recuerdo haber jugado con mi hermana en las salas recreativas. De pronto, se anuncia la versión doméstica, la cual compré el día de su salida. Cuando puse el cartucho en la consola, no podía creer lo que veía…

Era, sencillamente, el arcade en mi propia casa. Sprites enormes, voces digitalizadas, efectos 3D en los escenarios… ¡TODO ESTABA ALLI! Ese instante fue emocionante e increible: por primera vez tenías la sensación de que al usuario se le daba lo que se anunciaba. Nada de engaños, de pantallas falseadas para aumentar las ventas (cosa frecuente en los 80). Ya no teníamos que conformarnos con versiones cutres de arcades: la tecnología había dado otro paso adelante.

 

3.- RESIDENT EVIL.

Aunque he jugado a la versión de PSX original, nunca lo hice desde el principio, y eso propició que abandonara la saga… hasta el remake de Nintendo.

El día que lo compré me propuse sumergirme en ese mundo de terror que nunca viví, a través de una versión nueva pero no por ello peor: de hecho fue aclamada por la crítica y puedo asegurar ahora que es lo que siempre debió ser RESIDENT EVIL 1. La sensación de verme de pronto inmerso en una casa abandonada y misteriosa construida de la nada era brutal, su diseño inmediatamente te aplasta e intimida. Entramos en un salón abandonado con una mesa recargada y llena de comida a medio devorar. ¿Qué habrá sucedido?… Tu compañero te deja solo y atraviesas una puerta. Ves una sombra a la vuelta d ela esquina y te asomas…

             
Ese minuto 5:00 del video supone encontrarte con el horror, con el comienzo de una lucha con esa maldita casa que no podrás dejar. No pude parar hasta cargarme a todo bicho viviente, cada recodo era una amenaza, y una sensación de desasosiego te invadía a cada momento. Y si no, recordad esos zombies que revivían tiempo después aunque les hubieras matado… (toque genial de este remake).
En suma, uno de los grandes momentos gentileza de mi GameCube, y por qué no decirlo, de PSX.
     
4.- TOMB RAIDER 1.
Sí, el original, el primero. Cuando en la tercera fase te introduces en un misterioso valle, de pronto, entre las sombras, aparece esto…
               
                     
       
     
Es un espectáculo que hasta la fecha no habíamos visto nunca en un juego: un gigantesco T-Rex que nos ataca sin piedad. Y os podéis imaginar mi cara cuando de pronto me coge con la boca y me despedaza…
Un momento verdaderamente estelar. Y por cierto, aunque el remake de TR1 es muy muy bueno, esta aparición se malogra con una escena animada en lugar del climax que consigue el juego original al presentarte al enemigo durante el juego, sin ceremonias, en toda su crudeza y por sorpresa. Mítico.
                          
                                    
5.- ZELDA: OCARINA OF TIME.
¿Qué decir? Desde luego fue uno de los juegos más esperados de la historia, y una vez más me lancé a la tienda a por él. Ni que decir tiene que…ejem… un día antes me había comprado la N64 sólo por este juego.
Estaba en la cocina de mi casa, con un pequeño televisor a color. Enciendo la consola y veo la escena más hermosa que un videojuego me había proporcionado hasta la fecha. La música, el delicado color, el amanecer, la luz, Link cabalgando con su caballo… Toda una promesa de aventuras jamás vista hasta la fecha.
                                                   
              
                                     
Una delicia, ya sabéis que el resto es historia: estamos ante el mejor juego de la historia, al menos para muchos de los medios especializados. Y eso que en España, país denostado, vino sin traducción y con un ridículo libro guía que regalé a mi sobrino para que se entretuviera con los dibujitos. Y como anécdota comentaré que sólo un tiempo después un tipo muy simpático lanzó un emulador de PC que utilizaba la Voodoo 3dfx para poder jugar a este Zelda perfectamente, y con resoluciones más altas. Me hizo muchísima gracia sobre todo por la pasta que me había gastado poco antes. Fue el primer caso de consola emulada en pleno apogeo, mejor emulación que la que tiene hoy día por ejemplo la PS2.
                
En la próxima entrega, otros cinco momentos estelares.
                                        
Por cierto: una vez que me llegó el THE FORCE UNLEASHED de WII de UK a través de Amazon (44 € en lugar de 60 €) lo pruebo y… ¡coño! ¡ESTÁ EN ESPAÑOL, INCLUYENDO EL DOBLAJE! Sí, señores, es el mismo disco. Así que ahora con más razón pregunto: ¿por qué a los españoles se nos cobra 20 € más? Por favor, respuestas. ¿El manual, que está en castellano? Venga, va, otra oportunidad, y no vale usar comodín.
Hale, dejad aquí vuestro "momento inolvidable".