RetroClassics PHILIPS VIDEOPAC: «QUEST FOR THE RINGS» o la fusión del videojuego con el tablero.

¿Cuántos video juegos conocéis que unan perfectamente el jugar con tablero y el usar la consola? Muchos de vosotros creeréis que eso pertenece a experimentos como “Eye of Judgement” de Ps3.  Pero sin embargo es algo que existe desde hace mucho tiempo: no en vano un juego como Trivial Pursuit tuvo sus versiones en ordenadores y recreativas durante los años 80 (aunque el tablero no era necesario).

 

 

Existe un juego que en su momento fue muy popular llamado “QUEST FOR THE RINGS”, evidentemente de inspiración Tolkiana, que vio la luz para la Philips Videopac G7000 (equivalente a la Odyssey 2, que competía con la Atari 2600 o Intellivision: digamos que era la tercera en discordia pero con buena difusión en nuestro país) .

Es un juego realmente decano, ya que salió en 1.981. Recuerdo una revista de videojuegos, la “Superjuegos” (no sé si era la que luego sería revista del Grupo Zeta) que traía un reportaje sobre este cartucho de Videopac en una época donde no existía siquiera el Spectrum y lo más avanzado que había era algún juego de la Atari 2600. Este juego, el Quest for the Rings, desarrollaba las aventuras de tus personajes por multitud de castillos, repletos de criaturas como dragones que echaban fuego por la boca, o arañas gigantes. Cada castillo, además, tenía una peculiaridad: algunos tenían muros semiinvisibles, por ejemplo.

 

 

Pero lo que le hacía único era que se jugaba también… con un tablero. A modo de mapa. Y además con unas reglas complejas que había que aprenderse, y previa configuración del propio juego por parte del jugador que se encargara de ser el “RING MASTER”. Él colocaba los anillos, distribuía las criaturas, y todo ello en base a unas reglas y con ayuda del teclado de la consola. Así mismo, varios participantes podían jugar a la vez y colaborar para hacerse con los anillos, mientras otros podían controlar las criaturas enemigas. Podías jugar, por ejemplo, encarnando un héroe con su espada, o ser un mago con hechizos. A su vez, algunos héroes podían volverse invisibles o atravesar muros. Esta combinación de habilidades podían ayudarte a recuperar los anillos, que se conseguían simplemente haciendo que tu personaje permaneciera unos instantes sobre él. Había una dinámica de turnos (50-75) que se tenían como máximo para completar la misión de recuperar los 10 anillos en liza.

 

El original del juego era de esos sólo calificables como “preciosos”: una caja enorme con una bella ilustración, un tablero, mapas, un manual que era una delicia, fichas de juego realmente bonitas… De esos de coleccionar. Incluso llevaba una plantilla para adaptar al teclado y que todo resultara más sencillo de usar. Un verdadero juego de esos de congregar a los amigos.

 

Qué lástima que con el tiempo caigan en el olvido los pioneros, los juegos innovadores, los “GTA IV” de la época…

RetroClassics C64: STAFF OF KARNARTH, el clásico de RARE en Commodore 64.

Os confieso una cosa: nunca tuve un Commodore 64.

Y no fue por ganas: lo conocí en casa de un amigo y siempre me impresionó su colorido y su aspecto sonoro. En especial, el Commodore siempre me puso los dientes largos por una razón: tenía juegos exclusivos de Ultimate, mi compañía favorita. Algo así como cuando hoy en día babeas con los Metal Gear.

Los juegos de Ultimate de su personaje Sir Arthur Pendragon salieron entre 1984 y 1985, y eran STAFF OF KARNATH, ENTOMBED (el mejor), BLACKWYTCHE y DRAGONSKULLE.

 

Este es mi original de la primera parte, con el que empezó todo.

 

¿Qué ofrecía de nuevo este juego respecto a sus clásicos del Spectrum? En primer lugar un personaje propio que no alcanzó el carisma de Sabreman. También un estilo gráfico propio imitando las 3D, con unos toques de color muy apropiados: En Staff adquirían toques siniestros, misteriosos,… En Entombed te retrotraen al antiguo Egipto con abundancia de jeroglíficos y tonos cálidos. En Blackwytche se nos traslada a un barco pirata con mayor abundancia de color y por último en Dragonskulle partimos desde una playa hasta cavernas repletas de dragones.

Un aspecto que llama la atención en Staff of Karnath es la ambientación global. Misteriosos sonidos, variedad de enemigos y movimientos sorprendentemente suaves. Estos tienen en ocasiones un diseño pixelado que facilita por su sencillez movimientos tremendamente fluidos y efectos de transparencia que les dan ese toque fantasmagórico que pide el juego.

 

La historia no defrauda:  nuestro protagonista, el noble britanico Sir Arthur Pendragon (prestigioso arqueólogo), descubrió la existencia de un bastón mágico que usaba KARNATH, malvado brujo que hace cientos de años encontró un orbe perteneciente a una diabólica raza que vivió millones de años antes de la era del hombre. Eran los Sarnathians, diabólica raza de criaturas se recreaba con la tortura y destrucción e intentaba dominar el universo mediante este orbe, hecho de un material que provenía de su ahora arrasado planeta. Esta bola tenía el poder de transportar criaturas de una dimensión a otra. KARNATH aprendió con los años a usar la terrible bola de fuego y la fusionó con su bastón mágico. Esta nueva aberración fue enclaustrada en un obelisco para que fuese acumulando la energía suficiente para poder traer de nuevo a toda la diabólica raza a nuestra dimensión.  El brujo, antes de morir y con el fin de preservar el terrible artefacto, distribuyó la llave de ese obelisco en 16 trozos por todo el castillo.

 

Sir Arthur llega al castillo apenas 6 horas antes de que el bastón de Karnath libere por el mundo una raza de criaturas que lo destruirán sin piedad, por lo que debe encontrar esas 16 piezas (custodiadas por extraños seres que escaparon del obelisco) y destruir el bastón. Para ello habrá que resolver unos cuantos acertijos y utilizar sabiamente una serie de hechizos cuyos efectos habrá que experimentar (porque las instrucciones no nos aclara nada de ellos).

 

La clave del juego es sobre todo dominar el paso al obelisco, plagado de trampas. ¿Por qué? Pues porque deberemos recorrerlo… 16 veces para colocar cada una de las piezas.  Si no lo dominamos bien, perderemos una preciosa energía que puede evitar que coloquemos las últimas piezas en su sitio. Al margen de este elemento repetitivo, nos encontramos con un juego que sienta las bases para juegos cada vez más mágicos y elaborados, que os animo a que probéis. Desconozco si han sido lanzados en la Consola Virtual de WII, pero ya que se han lanzado a este extraño experimento uniendo una consola de Nintendo al C64, animaría a que lanzaran estos mágicos e inolvidables juegos aunque temo que sea imposible por un tema de derechos, que ahora pertenecerán a Microsoft (por Rare).

¿ZOMBIES BARATOS?

En anteriores post me habréis oido quejarme reiteradamente de los precios de los juegos, factor que creo esencial para explicar que haya piratería.

Es posible que un juego que ofrece una experiencia de, digamos, 20 horas de juego, tenga un paralelismo en precio con otra industria como el cine. Si por 2 horas nos cobran 7 euros, por un videojuego actual nos sale más o menos la misma proporción. Pero claro, el mismo problema de piratería tiene el cine, ¿verdad? Más bien diría que está pasando por una señora crisis, merecida por la escasez de ideas y recursos.

El último cabreo me lo he llevado con LEFT 4 DEAD. 

 

Acudo a ese invento que es STEAM (que por cierto, no tengo quejas de cómo funciona para los Half Life 2, Team Fortress y compañía) y me digo: "voy a comprar on-line el LEFT 4 DEAD". Los zombies nunca dejan de estar de moda (os recomiendo el cómic LOS MUERTOS VIVIENTES y el libro APOCALIPSIS Z, ambos estupendos). Así que valoro el hecho de que soy un fetichista de los originales y en esta ocasión el original no va a existir. Tengo por un lado el juego físico que costará 49,95 euros y en Steam lo tienes por 44,95 dólares. Ya me parece un precio un tanto abusivo al ahorrarse la distribución y la tienda, pero en fin, con el cambio me ahorraría unos 15 euros. No está mal.

Procedo a ir a pagarlo y ¡oh, sorpresa! aparece un nuevo concepto llamado "Impuestos estimados", unos 8 dólares más. Tócate los zombies. Y encima lo llaman "estimados". ¿Pero son los que son, o no? El caso es que paso a ahorrarme … NADA.

Evidentemente no lo compro, pero dejo estas reflexiones aquí, porque sé de lo que hablo (soy editor de mi trabajo):

– Los señores de Valve se ahorran en la venta online toda la producción del objeto físico. Cualquier gran almacén como la FNA.. o ECI se quedan nada más y nada menos que un 40 % del precio total, siendo otro 20 % adicional más o menos para la distribuidora. Un 60 en total. Eso es lo que los señores de Valve se ahorran casi en su totalidad pero que por supuesto no repercuten en el usuario final. LO QUIEREN TODO.

– Cuando un gran almacén te rebaja en un libro un 5%, por ejemplo, por otro lado exigen al editor un 10% más que en cualquier otra tienda. Como vés todo el sistema se monta como un entramado de extorsión que obliga a su vez a los editores a subir el precio para evitar perder dinero sobre lo previsto.

– Ya están consiguiendo fastidiar el mercado lícito de segunda mano, por el tema de los seriales originales de los juegos. Esto, sencillamente, es de sinvergüenzas.

– Se pierde el concepto del original como objeto a conservar. Observad esta foto:

Es el ELITE, el juego de DAVID BRABEN de los 80, que venía con un precioso manual, una NOVELA (sí, una novela de verdad), un poster, una tarjeta de navegación, una plantilla para el teclado… Podría mencionar otros preciosos originales, como el de DARK SEED.

Pues bien, todo eso el mercado se lo ha cargado, primero con el ahorro de costes para empezar a sacar las cajas de plástico tipo DVD y vendernos los originales en condiciones (como los que se sacaban antes) bajo la denominación de "Ediciones de Coleccionista", a un pastón.

– Y por último, vuelvo al principio, a Valve, que nos quita todo. Pero eso sí, NOS DEJA CON EL PRECIO. Eso sí les interesa.

 

Dejo como anotación el hecho de que compañías como LUCASARTS sacan ediciones de sus juegos exactamente igual en varios paises simplemente alterando el manual (en diferente idioma). Es decir, que si adquirís EL PODER DE LA FUERZA o CLONE WARS: DUELOS DE SABLE en U.K., lo disfrutarés también doblado en español. Pero a través de Amazon os costará… 15 euros menos que si lo compráis aquí en la tienda. ¿Por qué? La codicia de tiendas y distribuidores y editores, el menosprecio habitual al consumidor.

 

Así no vamos a ninguna parte. Lo de la crisis no va por ellos, quizá, pero no lo dudéis: les llegará. ¿Cuántas WII se van a vender estas navidades en España? Estoy seguro de que pocas, o al menos muchas menos de las que esperan. Creo que el año pasado se vendieron casi todas las que se tenían que vender, a tenor de la locura destada.

Y cuando las compañías tengan que reducir costes otra vez… ¿Qué otra cosa inventarán? En un par de años lo veremos.