RetroClassics NEOGEO: TORRENTES DE SANGRE EN SNK.

Dos de los juegos que más me impactaron cuando comencé a jugar con la NEOGEO fueron el Fatal Fury 2 y el Samurai Shodown. Hasta que los tuve en mi poder, estaba acostumbrado al Street Fighter 2 de SNES, lo cual no es en sí nada malo. Pero cuando encendí la televisión con los cartuchos conectados y ví semejante despliegue en pantalla, te das cuenta de la diferencia técnica entre ambas consolas. El sonido, el maravilloso control y los enormes gráficos son las tres cosas que inmediatamente te cautivan. Os pongo imágenes de mis originales.

El FATAL FURY 2 (1992) es la primera entrega de esta saga de lucha que toma la estructura del SF2 en cuanto a elección de personajes. Introduce alguna novedad como la pelea en dos planos, que honestamente no es que suponga gran cosa. La música es un espectáculo y las animaciones y gráficos son brutales. Tenemos también 4 jefes finales, entre ellos un británico que nos volverá locos con su palo (no, no penséis mal) y el alemán Wolfgang Krauser, envuelto en un escenario gótico y con música clásica incluida. Su continuación añadió más cantidad pero no necesariamente más calidad. El FF2 tuvo una muy decente adaptación a SNES y contó con un SuperCDROM para PCEngine. Los protagonistas son los hermanos Terry y Andy Bogard, a la larga personajes carismáticos que aparecerían en múltiples juegos de SNK.

 

El SAMURAI SHODOWN es mi favorito porque introduce las luchas con armas y además la ambientación tiene algo de irreal y mágico que el anterior juego no posee. El despliegue audiovisual a mí me atrae más, con cambios en los escenarios y con efectos de zoom muy espectaculares y oportunos.  La música y os efectos de sonido son igualmente brillantísimos.

Es probable que como juego de lucha sea algo peor que el anterior, pero lo suple con ese carisma y con el añadido de las armas, que jugablemente no aportan nada pero contribuyen  a la atmósfera especial de la saga. La temática, en lugar de los escenarios más “realistas” o incluso urbanos del Fatal Fury, son más vinculados con el paisaje o naturaleza y con un fuerte aroma oriental y místico.

Una curiosidad es la introducción de efectos sangrientos ya que resulta posible propinar una especie de fatality y cortar en dos al oponente, o hacer que brote un enorme chorro de sangre de su cuello. En las ediciones europeas existe la temida censura, y la sangre es de color blanco. En NeoGeo, la curiosidad es que las consolas europea-japonesa-americana son básicamente la misma pero con pequeñas modificaciones que afectan a la frecuencia de refresco y a la censura. El cartucho curiosamente tiene la misma información en la ROM, pero dependiendo del formato de la consola el juego tiene variantes en su introducción o sus efectos.

A mí me pasa algo realmente curioso y es que veo la sangre sin censura en el Samurai Showdown pero no por ejemplo en el Sengoku 2, donde se ve de color azul o verde. De hecho, con los emuladores he comprobado que efectivamente es así. Así que no entiendo cómo es posible que no vea  el Samurai Shodown censurado… En fin. Este juego provocó que la gente se lanzara a modificar sus consolas para poder disfrutar del juego sin censura, algo que en aquella época (1.993) no era nada frecuente en ninguna plataforma. Es el comienzo de las “consolas tuneadas”.

Otra curiosidad es que el juego, en su versión SNES, coloreó la sangre de naranja, o que en la versión Sega CD tuviera un mortal bug que impedía luchar contra el enemigo final (imperdonable, bug que nunca se subsanó).

El Samurai Shodown cuenta con importantes galardones en 1.994 a Mejor juego del Año, Mejor juego de Lucha, Mejores Gráficos, en diversas revistas y certámenes de premios anuales (Gamest o EGM).