RetroClassics GAMEBOY: «ROBOCOP, cuidado con la Directiva 4»

Uno de los primeros juegos que pude disfrutar cuando mecompré mi primera Gameboy (aquella enorme gris a cuatro pilas) fue este ROBOCOPpor gentileza de OCEAN, la mítica compañía de los 8 bits. Cuando lo probé y loexprimí, comprobé con agrado que OCEAN aún seguía viva tras su paso por miquerido ZX SPECTRUM, y además que era una de las mejores versiones de estejuego.

 

 

Porque el origen del juego de Robocop (naturalmente apartede la película de Verhoeven) es la recreativa que apareció en 1.988. Oceanconsiguió hábilmente los derechos de la película, de 1.987, y licenció a DataEast para realizar la versión de arcades. El esquema es sencillo, manejar aRocobop a través de diferentes fases de scroll lateral, con la peculiaridad deque en algunas fases se nos proponen minijuegos. La estructura normal es la demanejar a Robocop a través de escenarios como la ciudad, o el interior de lasoficinas de OCP, o la factoría del final de la película. Otras fases adoptan unenfoque similar al Operation Wolf, en las que debes disparar a un criminal queha raptado a una joven, o al mismísimo Dick Jones. Incluso hay una parte en laque debes reconstruir el rostro de un sospechoso a modo de puzzle, de maneramuy curiosa (esto es un “invento” de las versiones domésticas)

 

En la recreativa disfrutamos de espectaculares gráficos ysonido (con simples de la película como el sonido de la pistola, casi unaametralladora).y además aparece algún “boss” que no aparece en la versióndoméstica. La dificultad es aplastante.

 

La versión de ZX Spectrum (en 1.989) corrió a manos deMichael Lamb, autor entre otros de Batman: The Movie, un auténtico monstruo delos 8 bits. El resultado es uno de los mejores juegos del ordenador, un arcadeen toda regla, nítido y bien ejecutado, muy jugable. La versión de 128K cuentacon voces digitalizadas de la propia película y una música de fondo muy lograda(algo poco habitual en los juegos del Spectrum). La estructura del juego essimilar a la de la recreativa, pero en este caso Robocop no puede saltar. Esto,en cuanto al control, es una diferencia importante, pero es que hay unarealidad y es que Robocop NO SALTA. Para mí es un acierto desde el punto devista de que lo que hace básicamente es avanzar de modo inexorable, apuntar ymatar, y esa sensación se traslada al juego. Es vital saber colocarse y dominarel momento de apuntar y disparar.  En laimagen veis el otro original que conservo.

 

 

En Gameboy (a finales del 89) encontramos una adaptación que para mí estremendamente fiel al arcade y jugable, funcionando como la maquinaria de unreloj. Todos sus aspectos técnicos son inmejorables y os recomiendo que laprobéis. No muestra tanta sofisticación como por ejemplo la versión de NES(hecha por los responsables de la propia recreativa) pero me pareceejemplarmente jugable y proporciona tanta dificultad como sensación de controltotal: es de esos juegos en los que cuando te matan sabes que ha sido culpatuya. El juego comenzaba con las famosas cuatro directivas narradas con la voz digitalizada original de la película.

 

En suma: un ejemplo de los tiempos en los que OCEANcontrolaba el cotarro, y donde intentaba asaltar las 8 bits de Nintendo. Perofue demasiado para esta empresa a pesar de que desde luego lo intentó y desdemi punto de vista con un éxito al menos destacable. Por desgracia, tropezódefinitivamente con las 16 bits confirmando su declive.