RetroClassics ARTÍCULO: EL ZX SPECTRUM PORTÁTIL

Una de las evoluciones de los emuladores de ordenadoresantiguos (que todos conocemos de haber probado alguna vez en el PC) consiste enportarlos o desarrollarlos en consolas portátiles. Si el emulador de PC hizorealidad el sueño de jugar a cualquier juego de cualquier sistema de maneraautomática, configurable, grabar en tiempo, real, etc… , los emuladores deportátiles nos permiten llevarnos todo ese mundo a cualquier lado.

 

 

El Spectrum tuvo uno de sus lastres en los enormes tiemposde carga de sus juegos (unos 3 minutos para un programa de 48 K) y realmentehace 20 años ni soñábamos con no sólo con las cargas automáticas, sino con elhecho de llevarte un minispectrum en el bolsillo con sus 10.000 juegos a tudisposición. Esto ya es hace mucho un hecho, pero voy a exponeros cuáles sonmis experiencias al respecto.

GAMEBOY ADVANCE

Desde marzo del 2001 disponemos de esta popular consola quetiene una limitada aunque apreciable escena de emulación. En este caso, el FOONes el emulador que elegí para disfrutar del Spectrum. Su funcionamiento essencillo: mediante un programita que se ejecuta, elegimos una colección de ROMSo juegos.  Tras esta operación“inyectamos” los juegos en la nueva ROM de Gameboy que se ha creado, y es laque usaremos para introducirla en la consola y ejecutarla. ¿Qué cómo se haceesto? Sólo se puede mediante la utilización de un cartucho flash: aún resultaposible encontrar alguno en Internet, aunque algo caros. La ROM del emulador ospermitirá cargar un par de cientos de juegos sin que su extensión se disparedemasiado.

La experiencia en esta consola resulta positiva: el emuladorfunciona prácticamente al 100 % de velocidad con la salvedad de que debemosconfigurar el “frameskip” como “1” (siendo 0 el óptimo). La diferencia esprácticamente inapreciable. El emulador resulta compatible con casi el 100 % delas ROMS de 48k pero no podremos usar los juegos de 128 K. Sólo podremos jugarademás a programas en formato Z80 o SNA, es decir, no tenemos emulación decinta.

Los menus son muy básicos aunque suficientes. Podremosgrabar sólo una partida a la vez, y usar un modo de grabación en RAM quedesaparece al apagar la consola. El acceso al teclado virtual es vía menú, noel más cómodo pero viable para presionar teclas ocasionales.

Los juegos emulados presentan en ocasiones fallos defuncionamiento, en comportamientos de enemigos (Commando o Jet Pac), quedifieren del comportamiento en un Spectrum real. Son errores puntuales que noenturbian el valor global del emulador.

Pese a todas las limitaciones, la experiencia de usar elSpectrum en la GB es positiva. ¿Por qué? Pues porque la visibilidad en pantallaes buena en los modelos GB SP y en la Micro (espectacular) aunque el emuladordebe hacer un escalado para adaptar resoluciones del Spectrum a la Gameboy. Loscontroles de ambos modelos de Gameboy son impecables, con crucetas sumamenteprecisas (a mí me encanta la de la SP) y todo ello hace que podamos disfrutardel Spectrum en cualquier parte. ¡Sobre todo con la Micro, que es lo que osrecomiendo por su portabilidad total y su jugabilidad!

GP32

Esta consola coreana llegó a España sobre el 2.002 y nosdeleitó con la posibilidad de ejecutar decenas de emuladores con una grancalidad y optimizando plenamente sus 160 MHz de velocidad.  Fue una consola extraordinariamente fecundaen emuladores, más que sus sucesoras, y prueba de ello es que sólo de Spectrumtiene cuatro o cinco emuladores.

El mejor es el fZX32, excepcional, ejecutándose al 100 % develocidad y con unos menús realmente cómodos e intuitivos, además de diseñadoscon gran atractivo. Muy profesional.

Gracias a la tarjeta Smart Media Card (ya en desuso) podemoscargar los programas que nos quepan en la misma (128 megas) aunque por un temade velocidad no recomiendo pasar de unas 400 (suficiente, ¿no?). El sistema deguardado de partidas es muy adecuado, con diferentes slots y posibilidad de veruna pequeña imagen orientativa para saber qué partida es. Emula formatos decinta, y todos los modelos de Spectrum. La compatibilidad es prácticamente del100 %. La emulación no presenta ningún error y es completamente fiel alordenador original.

La experiencia de juego no es sin embargo tan cómoda como enlas consolas de Nintendo. La palanquita que sustituye a la mítica cruceta de laGB no es lo más brillante que se ha ideado en corea, aunque una vez que te haces con ella es más quesuficiente y ofrece incluso más precisión en determinados juegos. Te “marca” ladirección que estás pulsando con un pequeño “click” lo que ayuda mucho a su buenautilización. El acceso al teclado virtual es sencillo, quedando superpuesto ala pantalla. La imagen de la GP32, aunque no muy luminosa y poco visible conintensa luz natural, es espectacularmente limpia y precisa. La consola no esmuy voluminosa, es ligera y bastante cómoda de llevar (desde luego más cómodaque una PSP).

La consola funciona con este emulador a baja frecuencia porlo que no consumirá muchas pilas, pero no es una consola con gran autonomía:llévate repuestos. En resumen: un extraordinario emulador, una buena consolapara disfrutar del Spectrum.

 

PSP

Llegamos a las consolas de última generación, y la PSP, consu potencia bruta, no tiene ningún problema para manejarse con el emuladorPSPectrum versión 1.40. Sus opciones con muy completas aunque sin la brillantezde diseño del emulador de GP32.

Lo primero desde luego es hacernos con la PSP adecuada. Lomejor es disponer de una PSP2000 “adecuadamente preparada”: pesa menos y se vemejor.  Jugar con una PSP1000 hará que osdesesperéis con su (a mi juicio) horrible cruceta, aunque la pantalla es unagozada. La PSP2000 mejora algo estos problemas de control y la pantalla estambién más adecuada. Es de reseñar que el emulador se puede manejar tambiéncon el control analógico, aunque no sé si es lo mejor para los juegos deSpectrum, la verdad.

En este caso no vamos a tener problema para llevarloscuantos juegos queramos (cientos, miles), la emulación es perfecta y los modosde video muy variados. Aquí nos beneficiaremos de la espectacular pantalla y desu tamaño, aunque en el caso del Spectrum no me gusta renunciar a su pixelado(el interpolado puede estar bien para otros sistemas pero no para éste). Elteclado virtual es accesible y estéticamente muy logrado.

Por tanto, una buena opción para llevarte el Spectrum acualquier parte, pero más si tienes una PSP2000 o 3000 (esta última complicadade “tunear”, aunque se puede mediante el ChickHen) que una PSP1000, bastanteaparatosa e incómoda de controlar sin agujetas en los pulgares. La PSP no seríami primera opción en todo caso (sí lo sería en otro tipo de emuladores osistemas).

NINTENDO DS

No es tan potente como la PSP, pero vamos a averiguar porqué a mi juicio es la mejor opción. La consola requerirá de una tarjeta SLOT 1cuyas características ya conocéis, y debéis grabar en vuestra tarjeta SD losjuegos y el emulador ZXDS. ¿Qué es lo llamativo de este emulador?

Pues sencillo. Primero, funciona “fullspeed” y con unacalidad de imagen excepcional en especial en la Lite y sucesivas. Su coloridoes estupendo y su definición impecable. Los menús del emulador los vemos en lapantalla de abajo y en cuanto a diseño son un tanto confusos aunque se suplenpor la posibilidad de manejarlos de forma táctil, por lo que en un pis pás noshabremos hecho con él. Emula todos los sistemas, cassettes virtuales y podemosconfigurar a placer teclados, joysticks y demás.

Y luego está el teclado… ¡TECLADO TÁCTIL! Efectivamente,será coser y cantar usar el teclado como si de un mini-Spectrum se tratara, congran precisión, y podremos utilizar de manera razonablemente cómoda lasaventuras conversacionales, cosa que en otros emuladores o consolas es unsuplicio.

Disponemos además de menús de grabación muy cómodos conslots y posibilidad de visualizar una imagen de la partida guardada.

La experiencia de control tiene algún pero porque a mijuicio la cruceta de la NDS Lite no es tan buena como la de la Gameboy Advance,pudiendo provocarnos un tanto de cabreo con las diagonales. En la antigua NDSla experiencia es mejor aunque es más aparatosa y pesada, y la pantalla no seve tan bien (aunque ojo: se ve MUY bien).

Así que el primer premio es ni más ni menos que para laconsola de Nintendo, el Spectrum portátil perfecto para disfrutar de todo supotencial.

GP2X WIZ

Es la sucesora más actual de la coreana GP32, una consola deestética y tamaño similar a la Gameboy Micro (algo mayor), muy ligera yversátil, para la que sólo necesitaremos una tarjetita SD. El emuladorGPSpectrumWiz hará las veces de “ordenador” en esta consola.

La GP2X Wiz es una bestia parda que trabaja muy establehasta los 800 MHz (habéis leído bien), cosa sorprendente porque es realmentepequeña y liviana.

El menú del emulador es muy espartano pero claro y correcto,con las opciones justas para utilizar diferentes tipos de formatos, modelos,etc… La pantalla OLED da un brillo y nitidez muy altos, y el tamaño resalta aúnmás esa sensación de calidad de imagen: la experiencia es similar a jugar conla GameBoy Micro pero con mejor visibilidad y unas crucetas y botones quizá notan buenas pero mucho mejores de lo que se puede pensar. No os dejéis engañarpor esa aparente doble cruceta, no responde a la realidad del manejo.

La batería tiene una autonomía que puede llegar a las 8horas y se puede recargar vía USB, aunque con un cable propio con una conexiónun tanto especial. La memoria interna de 1 Gb permite incluso prescindir detarjetas de memoria, aunque no viene mal comprarse una SDHC de la capacidad quequeráis (lee hasta 32 GB nada menos).  Para el Spectrum, en realidad, con 1 Gbtendréis para albergar sus 10.000 juegos comerciales.

Por potencia, calidad de emulación, facilidad de manejo ycalidad de pantalla, quizá es la segunda mejor opción para llevarse el Spectruma cualquier parte.

 

Espero que este resumen os haya sido de utilidad y que osaniméis a probar al papá de todos los juegos que disfrutáis actualmente.