Un top cualquiera >>> 10 películas de acción para un rufián cualquiera

Amo el cine de acción. Siempre lo he amado y me encantan las películas con una base de tiros y mamporros. No lo puedo evitar. Desde que veo cine en general, todas las películas de acción tienen algo especial, entretenido, divertido, intenso que desde siempre ha llamado mi atención. Es cierto que me gustan más aquellas películas que tienen algo más de sustancia, y que aunque haya visto mucho de este cine, hay muy poco al que pueda considerar bueno y que me atreviese a recomendar, pero siempre hay joyas. En cada género hay maravillas, aunque no sea nuestro gran género. Incluso yo tengo mis películas favoritas de terror, género que realmente no me agrada nada.

Así que aquí vienen las que a día de hoy, son mis diez películas favoritas de este género, la acción:

Puesto Nº 10: La caza del octubre rojo (John McTiernan, 1990)

La última película en entrar a esta lista. Es una película realmente buena, combinando de una forma impecable a la acción con la intriga. La tensión a la que se mantiene al espectador es perfecta y la ambientación en los momentos de mayor tensión, rodada de forma magistral para dar una sensación importante de agobio. Así, en esta historia de submarinos soviéticos y analistas americanos en la que un submarino de extrañas intenciones se acerca a la costa americana, y con un Sean Connery impasible, duro y calculador, da como resultado una película brillante.

Puesto Nº 9: Los siete samurais (Akira Kurosawa, 1954)

 
 
Kurosawa, maestro de maestros en esto del cine es famoso tanto por sus dramas intensos como por sus películas de acción muy sustanciosas, y precisamente esta Los siete samurais es una de sus obras claves. Una película sobre un grupo variopinto y extraño de samurais que se unen para proteger a un pueblo desfavorecido, aun sabiendo que no hay nada que hacer. Crudo retrato de una época y muchas escenas para el recuerdo. Bella y dura a partes iguales, sello personal de Kurosawa.

Puesto Nº 8: Leon (El profesional) (Luc Besson, 1994)

Una historia diferente, una historia del amor entre amigos que de pronto surge entre un asesino a sueldo solitario y una niña maltratada. Ambos necesitan confiar en alguien, y encontrarse es la clave. La película tiene momentos preciosos, más allá de las escabechinas que haya, propias del más puro cine de acción, y Natalie Portman, muy jovencita hace un papelón impresionante, que ayudado al buen hacer de Jean Reno, gran actor entre los grandes y Gary Oldman, otro grande, ayuda a que esto acabe siendo la gran película que es.

Puesto Nº 7: Harry el sucio (Don Siegel, 1971)

Si alguna vez me encuentro con un policía como Harry Callahan y me pide el DNI, juro que le doy ¡hasta los calzones! Un tío realmente duro, y de los que saben a que lado de la línea tienen que estar, aunque tenga unos métodos algo peculiares para hacer que se cumpla la ley. Falible, rudo y con sentimientos (aunque muy dentro), tendrá que luchar para localizar a Scorpio, un francotirador fantasma cuyos motivos para matar a la gente son un tanto ambiguos.

Clint Eastwood, demuestra por todo lo alto, otra vez, que no solo es carne de western.

Puesto Nº 6: Convoy (Sam Peckinpah, 1978)

Nadie puede parar a unos camioneros que se ponen en pie de guerra contra un sheriff que utiliza malas artes contra algunos de ellos. Se unen, se organizan y se manifiestan, en un convoy que acabará teniendo mucha más trascendencia de la que en principio parecía que pudiese tener, y con un Kris Kristofferson a la cabeza que hace de su camión un sayo.

Debo reconocer que fue una gran sorpresa toparme con esta película, porque es una auténtica maravilla, con toda la belleza de las grandes road-movies.

Puesto Nº 5: Rambo: Acorralado (Ted Kotchef, 1982)

Los desgraciados que lucharon por nada no tienen sitio en el mundo, y John Rambo, uno de ellos intenta hacerse un hueco, y visitando a algún hermano de armas, lo confunden por vagabundo y lo tratan como tal, de forma que viejos recuerdos le asaltan y reacciona como haría en otros tiempos. La policía del lugar ayuda intentando darle caza como si se tratase de un animal rabioso, y Rambo es violento, ointeligente, y entre árboles se siente como en casa, así que poco hay que hacer.

Puesto Nº 4: Corre, Lola, Corre (Tom Twyker, 1998)

Esta si que es una de esas películas de acción que se salen de los corsés, con una historia original, muy intensa. Bueno, son tres veces la misma historia de forma que en función de las vías a tomar, hay unas consecuencias u otras. Es una reflexión interesante sobre los actos cometidos a un ritmo verdaderamente frenético. Alemanes haciendo buen cine: cada vez se ve más.
Puesto Nº 3: Sanjuro (Akira Kurosawa, 1962)

Una auténtica joya del cine, otra vez de Kurosawa. Otra película maravillosa, y muy cerca de su gran película (Vivir), y en esta ocasión otra vez con un drama, desgarrador, pero con mucha acción, en la que el gran Toshiro Mifune hace de pordiosero que llega a una ciudad corrupta justo en el momento que se intenta combatir esta lacra. Sanjuro, como luchador avanzado será quien dirija y lleve el peso de la lucha, que será sin cuartel.

Puesto Nº 2: Kung Pow: A puñetazo limpio (Steve Oederkerk, 2002)

Yo no marco las delimitaciones entre estilos, y aunque yo la catalogaría más como comedia que como película de acción, pero bueno.

Película divertidísima, a modo de remake extraño de una película hongkonesa de los años setenta, donde utilizando imágenes de aquella película, con medios digitales se introducen nuevos personajes, se añaden escenas, se reordenan las escenas y por supuesto se le da un doblaje nuevo a todo. El resultado es un delirio de película, un deshueve constante. Con acción, mucha acción… también delirante.

Puesto Nº 1: La jungla de cristal (John McTiernan, 1988)

 
 
Y como empieza esta lista, acaba, con una película de John McTiernan. En este caso tenemos a la, con diferencia, mejor película de acción que servidor ha tenido la oportunidad de ver… y la he visto muchas veces. Esa historia de John McClane, el policía descalzo que tiene que enfrentarse a enemigos carismáticos y megalómanos, con la única ayuda moral de un policía que no puede hacer nada por ayudarle, más que apoyarle por radio. Una película perfectamente consecuente y aunque exagerada, nada excesiva. Me emociono cada vez que la veo.
 
Además, tiene uno de los malos más carismáticos que he visto nunca. ¡Te queremos Hans Gruber!
 
 
Hasta aquí este top. La verdad es que para sonar solo a tiros y golpes, la acción da mucho de si, y esto sirve como muestra. Es cierto, que como siempre, quedan muchas en el tintero, unas porque una lista de diez supone dejar fuera a muchas que me entusiasman y otras simplemente por puro desconocimiento; ¡Si solo he visto una película de Bruce Lee! De todas formas dejo fuera, con pena, a muchas, como La roca, como El sustituto, como Transporter o como Tango y Cash. Una pena… Quizá para un top 100.