Análisis: Suck It And See de Arctic Monkeys (2011)

Inauguramos 4a temporada con la inauguración de una banda en el blog, Arctic Monkeys. Esta banda que durante 2006, pegaron el batacazo con su primer disco Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (que también veremos esta semana), llevandose reconocimientos variopintos por todos los lados. Estos mismos chavales, ya van por su cuarto álbum de estudio, después del mas duro y rockero Humbug (2009, que veremos la semana que viene),vuelven con la idea de seguir madurando…

Sobre la banda decir que esta liderada por Alex Turner, cantante y guitarrista a parte de nucleo intelectual de la banda. Jamie Cook en la guitarra rítmica, Andy Nicholson en el bajo y uno de los nuevos descubrimientos de musicos con maña y habilidad a raudales, el baterista Matt Helders que también hace los coros. Empezaron con un estilo indie mas punkarra y con el tiempo han absorbido influencias del brit-pop, del garage, stoner y de la psicodelia. Tienen ingredientes para hacer un buen caldo.

Análisis

Arctic Monkeys – Brick By Brick

Y para romper un tópico empezaremos con una canción que es de un estilo mas garage y maltrecho, que de alguna forma nos recuerda a los Stooges pero con un sonido menos sucio. Cantada por el baterista Matt Helders, con una forma de cantar como el rock de los 60 y 70 le da su gracia. Con pequeños solos molones que conectan la canción y luego una bajada de ritmo que queda como anillo al dedo. En las primeras escuchas me molaba pero se me repetía un poco y deseaba que modificara un poco mas el esquema de la canción, pero con las escuchas ha mejorado la impresión.

Arctic Monkeys – Library Pictures

Siguiendo mi ritmo salteado de repasar el disco me dirijo a otra canción, Library Pictures. Y entonces me vuelve a la memoria esa primera etapa de los "Monos Articos" mas desenfrenada y dicharachera. Con una intro de batería que a un principiante del instrumento se le ponen los huevos de collar al intentar recrearlo. El ritmo es frenético durante la primera parte hasta que un corte del sofisticado bajo empieza una parte lenta y luego vuelta a la rapidez como en Brick By Brick. Aunque admitamos que esta segunda tiene mas gancho aun siendo mas corta y menos promocionada.

Arctic Monkeys – The Hellcat Spangled Shalalala

Despues de ver la dura cobertura de este disco vamos a la carnaza de este disco como si de una fruta se tratara. ¿Y que encontramos? Pues la parte dulzona con un pelín de ácido que le da personalidad y una parte de esa chica sería The Hellcat Spangled Shalalala. Nos metemos en terrenos mas de indie pop con notas sueltas, campaneo, una voz joven y cálida y un destacable bajo con lineas agradables al oido. Una canción que me gusta mas en el disco que en vivo, ya que mantiene esa paz de ambiente que no te la dan un público ferviente. 

Arctic Monkeys – Black Treacle

Otra dulzura proporcionan She’s Thunderstorms y la que os he puesto encima, Black Treacle. Son un duo dinámico que muestra un poco de amibilidad con nuestras orejas y que diria que tienen guitarras que te besuconean y regodean un poco. Canciones con un espiritu joven pero aseñado y que hacen sentir medianamente bien, por preferencias me decanto por la segunda con su retorno de guitarra. Su concepto es simple y los vacios se rellenan con acordes secos y harmoniosos y la voz de Alex Turner.

Arctic Monkeys – Reckless Serenade

Dentro de la degustación del fruto nos encontramos una bonita canción que habla sobre el amor idealizado que tiene un chico por una chica, Reckless Serenade, es un tema tópico pero resuelto con gran belleza y poetica refinada. Luego tambien nos encontramos al final del disco That’s Where You’re Wrong, con un sonido cercano a los primeros The Stone Roses, cosa que no esta nada mal. Y luego la que da título al disco, Suck It And See, que tiene su encanto también con un estilo al brit pop mas primitivo y romántico de los 80.

Arctic Monkeys – Don’t Sit Down Cause I’ve Moved Your Chair

Pero imaginaos que la fruta que os estabais comiendo era un melocotón. Pues ahora nos encontramos con el hueso del centro, durísimo comparado con el resto y no esta hecho para comerse y sería unade esas canciones que recordaran la sombra de Humbug a los fans de la primera etapa de Arctic Monkeys, por lo tanto puede disgustarlos. Pero si lo que lo disfrutaran (me incluyo) los interesados en la calidad musical, los que no se encierran en un estilo. Aunque me pasa un poco como Brick By Brick, creo que necesitaba perfilarse un poco mas para ser perfecta.

Conclusiones

Madurar es el paso habiltual en las bandas de calidad y esta sigue el proceso adecuado. Con el tiempo creo que la banda ha mantenido la calidad experimentando con los estilos. En este disco es destacable la variedad de momentos y estilos presentes recordando a todas las etapas y vivida y aportando algun ingrediente mas que aumenta el sabor. El defecto es que necesita alguna escuchas para resituarse y entender el concepto del disco. Por lo demas, al ser de duración media/corta no es pesado, excepto para los encasillados en el indie punk-pop de sus inicios.

EXTRA: Arctic Monkeys – That’s Where You’re Wrong (En vivo)

Valoración:

Arrow Arrow Arrow Arrow (Muy bueno)