Análisis clásico: Wish You Were Here de Pink Floyd (1975)

La música tiene una forma mágica incluso mística de conectarse con nosotros. Ciertamente hay artistas que saben entrar con mas fuerza en lo mas profundo de lo que nosotros consideramos el alma. Pink Floyd logró con pasos firmes y con un poco de instrospección reinventarse con los años y ofrecer algo nuevo al oyente, sobretedo en su periodo de los años 70.

Pero mas alla de eso y hasta ese disco la progresión había sido enorme y su reputación era altísima como músicos y entonces ¿como lograr hacer un trabajo nuevo sin perder ese prestigio? ¿que podían reinventar de su estilo que les llevara un poco mas alla? Con todas esas preguntas en mente, en un dia cualquiera de 1975 apareció por los estudios de grabación como un fantasma del pasado Syd Barrett…

Análisis

Pink Floyd – Shine On Your Crazy Diamond (Partes I-V)

Solemne es el camino que se abre como si entrara el jefazo. Pero no entra una bestia que atemoriza, sino un soplo de vida algo que levanta el espiritu, cuatro notas, una guitarra y una sensación de paz impagable. Me pierdo poco a poco entre sombras y no me entero de nada de lo que ocurre a mas de dos palmos de mi. Y entonces entre el aislamiento la batería de forma a esa calma y es como si poco a poco todo lo que pienso se acompasara. Una voz interviene con potencia pero temperada, no molesta ni rompe, solo sigue el camino musical. La unidad temporal no existe, se me nubla un pelin la vista y llega ese dulce y perfecto ensoñamiento con el saxo…

Pink Floyd – Welcome to the Machine

… ohh pero ya es la segunda vez que Pink Floyd me despierta del sueño escuchando sus discos y entonces te da notas esa sensación de que el sueño era demasiado bonito para afrontar la realidad mas oscura e inaguantable. Con toda la belleza y harmonia que pueda esconder el despertar mezclado con una voz apenada y me siento como cuando en los mejores viajes que he hecho en mi vida llega el momento en el que vas por un desierto y estas acalorado, tienes sed y un poco de hambre, a parte de querer ir al baño. Pero eso no empeora el viaje, sino que es lo que hay dentro de la normalidad del viaje. Es cuestión de seguir.

Pink Floyd – Have a Cigar

Asumiendo que estamos despiertos y en un viaje, alguno de nuestros acompañantes nos pregunta como surgió la idea del viaje. Y con eso ves que ha sido casual, igual que la primera vez que te aventuras con este disco y desarmado llegas a este punto en el que todo lo que puedes decir es que has querido viajar (o escuchar el disco) para ver que nacia de hacerlo y si te hacía sentir mejor. Y pam me invaden los recuerdos con el solo de guitarra y digo: ¡¡Anda porqué escuché Dark Side y Meddle y me gusto!! y claro quería seguir con el tiempo disfrutando un poco mas.

Pink Floyd – Wish You Were Here

Y al disfrutar nos acordamos de gente con quien nos gustaría disfrutar del momento. Gente que puede que ya no anden a nuestro lado, sea por algo que es mas fuerte que la vida o porqué la misma vida nos separa o nos disgrega para que seamos útiles para nosotros mismos y los demás. Nos hacemos grandes y queremos hacer grandes cosas y seguro que haremos muchas cosas importantes pero (retórica de la tapa) la vida va ardiendo fuertemente pero nos va consumiendo igual que consume o ha consumido a los de nuestro alrededor feliz o tristemente. Un fuerte viento se lleva los últimos segundos de vida de la canción, aunque esta no creo que muera nunca.

Pink Floyd – Shine On You Crazy Diamond (Partes VI-IX)

Después de una reflexión vital, otra vez vuelve el sueño y con el la noche y un bucle perturbado que nos absorbe, el bajo magistral despunta. Pero esta vez no hay calma en principio, es una sensación de que algo incluso destructivo hace sentir bien ¿puede parecer la droga? Es una hipótesis que me saco de la chistera. Acaba el doloroso bucle y vuelve la calma yla guitarra limpia vuelve a adueñarse de la situación y me hace sentir tocado por algo casi divino (y mira que soy ateo). El bajo y la guitarra se funden como si hicieran un funky paradisiaco que hace que me rinda a sus encantos igual que una chica de elegante y simpática belleza. 

Conclusiones

Estoy acabando de hacer este análisis y no quiero que me deje de abrazar esta música, porqué mas alla de tener mucha calidad, te hace sentir especial durante los minutitos del disco. En ciertos aspectos he pensado incluso en tener un silencio total después de escuchar el disco, simplemente por respetar todo lo bueno que contiene y toda la magía que espolvorea poco a poco. Seguro que no necesitais que os diga ni ventajas ni inconvenientes, ni una simple conclusión. Simplemente dejaré la nota para no romper la tónica y dejar constancia de algo que ya de por si es lógico

Valoración:

Arrow Arrow Arrow Arrow Arrow (Obra maestra)