Análisis: AM de Arctic Monkeys (2013)

Madurezo adaptación

Cuando unoestudia una carrera universitaria como Historia del Arte en la que dar valor almundo artístico es esencial, se tiene que percatar que hay cosas que delatan aun buen artista como su técnica, su personalidad o su capacidad de evolucionar.Por eso mismo para algunos, Arctic Monkeys es una banda que artísticamente estáconstantemente dando tumbos y bebiendo de diferentes fuentes musicales, cadadisco que han sacado des de Humbug (2009) nos hacía creer que era el de madurezhasta que el siguiente disco salía al mercado al cabo de 2 años, como ocurrióluego con Suck it and See (2011).

Evidentemente,cuando estamos ante una posible "tercera madurez" de una banda en elquinto disco entonces tal vez nos encontramos ante un error y lo que tenemosante nosotros son unos músicos que sin perder su esencia, hacen que cada discotenga su personalidad. Y esta personalidad o enfoque del disco tiene suhistoria un año antes de la salida del disco con un single casi premonitorio,con muchas raíces del pasado, de toque serio y durote y todo ello filtrado através de la lírica de un aún joven Alex Turner y rematado con unos compañerosde viaje muy capaces de materializar lo que el lider espiritual de la bandaconfecciona.

Análisis 

Nota: Pulsa sobre el nombre de la canción en el texto si quieres escuchar la canción por Goear

Lo primeroque escuchamos al empezar el disco es una pareja de canciones mas unidas de loque podriamos pensar en principio, "Do I Wanna Know?" y"R U Mine?". Y es que estas dos canciones podrian unirsus títulos y descubrir que las dos estan estructuradas en un riff de guitarracasi pastado, la primera convertida en una canción en bucle al mas puro estilostoner rock y la segunda que es la ampliamente conocida por nacer antes que supropio disco, explota las mismas notas y las convierte en un ritmo bailable ysigiloso.

Esta segundame tiene fascinado, por ser tan directa y por hacer lucir los instrumentos(sobretodo Matt Helders, firme candidato a mejor baterista del indie rock) yesa voz que perfila Turner, heredera de lo que mostro en Suck it and See,mas melodiosa y profunda. Por eso estas dos canciones me sirven para darle unpar de adjetivos para guiarnos por este disco: ELEGANTE y SEXY.

Elegante

Este primercalificativo va acuñado perfectamente a un compacto que tiene aura de tio queentra en la discoteca y rompe el molde, su pose es majestuosa y con ciertagracia bailando, pidiendo una copa o incluso cuando la puerta del baño dehombres se cierra tras él junto a una bella dama. Y todo recordando a la lejanaVelvet Underground o Elton John en un extracto de las canciones del disco.

"Nº1Party Anthem"  (seguramente la mejor canción del disco) o "MadSounds" que son las baladas o "I Wanna Be Yours"que son delicadas y solemnes; en las que se muestra la confianza de unoschavales que disco a disco renuevan su fórmula como si de unos Beatles post1965 se tratara. Y la única pega que le puedo ver a todo eso es que a vecessiendo un poco pretenciosos lleguen mínimamente a lo repetitivo o monótono.Interpreto que les ocurre eso con la intención de explayar bien las letras delas canciones como la poesía pura que son.

Sexy

El otro granatributo de este redondo, la cara más puramente rockera, atrevida y atractiva anuestros oidos, en una muestra de la garra de la que también presume esteencantador gentleman que antes nombraba para humanizar el disco o si lopreferimos también podemos pensar en la típica femme fatale.

Aquí esdonde se huele el incienso del disco, un aroma ambiental con todos sus gustos einfluencias. Los uh! uh! extraídos directamente de "Sympathy for theDevil" de los Rollings para "One for the Road"o los acordes de "Iron Man" para "Arabella".Además las mezclas de géneros y el uso de la caja de ritmos invaden los temas ynos conducen al hip hop como "Why’d You Only Call Me When You’reHigh?" que trata el amor no correspondido con el alivio conalcohol o drogas.

Con todosingredientes los coros y los agudos se funden como el chocolate negro yrellenando los minutos del disco que a estas alturas se asimila a un brownie(oscuro, denso y esponjoso). Y a la vez esa puede ser su gran pega igual queeste pastelito de chocolate, que si se te hace muy cargante y no estásacostumbrado al dulce  en exceso es posible que no te lo acabes.

Conclusiones

AM es undisco difícil para aquellos fans que solo les gusta la primera etapa de los deSheffield, ya que para ellos estamos ante un disco más controlado, menosvisceral y jovial. El que espere una gran farra con comilona creo que se va atener que conformar con una fiesta de corbata con unos clásicos y refinadoscanapés, eso sí, de un caviar de una calidad elevada.

Por esomismo, me alegro de como Arctic Monkeys queman etapas y experimentan con gustoa medida que añaden discografía a su mochila. Sin duda el disco tiene algúnfallo musicalmente hablando, ya que a ratos alarga con un pelín de excedenciaunas pocas canciones y la temática de las letras siempre sigue la misma tónica.Igualmente, sus fallos tienen poco relieve y sin duda no empaña demasiado unode los mejores discos del pasado año.

Valoración:

Arrow Arrow Arrow Arrow (Muy bueno)