Crítica clásica: Taken by Force de Scorpions (1977)

Si quereis la crítica completa dirigíos a mi nuevo blog: http://lanuevajukebox.blogspot.com.es/ . ¡Cuantos más seais y comenteis, más críticas nuevas ofreceré!

Se cumplen ya 50 años del nacimiento de una de las bandas de hard rock más relevantes de todos los tiempos. Si bien para mi no eran unos desconocidos, Scorpions era de esas bandas que hasta hace poco solo conocía de ellos algo de los 80, algo de los 90… Pero gracias a un amigo mio (esta va por ti David) me empecé a integrar en el grupo de afortunados que conocían un poco más de estos alemanes tan bien dotados (no se malinterprete el juego de palabras). La experiencia de primeras me resulto extraña y su sonido aún a día de hoy me parece un tanto diferente a muchas cosas inglesas y americanas que rondan por el mercado del rock duro, que no metal.

No se me malinterprete, su material de los 70 para nada del mundo me parece malo. Al contrario, su belleza se encuentra en que es divertido y unas pizcas oscurillas que realmente me retan. Como diría Rita Barberá, estos Scorpions tenían un "caloret" especial y por eso mismo los analizo. Algunos hubieran esperado que le hubiera dado un repaso a Blackout (1982) o Love at First Sting (1984), pero en esa época aún siendo auténticos dioses con "fama, femmes y farías", seguro que las groupies de más calidad las sacaron cuando eran un poco menos comerciales. Eso si, he querido coger un disco que deje ver retazos de la banda en ese momento y a la vez de pistas de cosas que seguirían trabajando en el futuro, pero no me voy a adelantar demasiado. Eso sí, preparaos porqué esto va a ser una crítica pero también un reportaje.

Pongámonos en situación (1975 – 1978):

A finales de los 70, Scorpions ya se había empezado a labrar una merecida fama después de un conjunto de discos bastante solidos y sobretodo a partir de su tercer álbum, In Trance (1975). Pero a ver, su mayor logro lo tenían por el momento en su país y en Japón con Virgin Killer (1976). Eso si, con las portadas de discos de Michael von Gimbut tenían la polémica asegurada. Con el disco del 75 una chica en postura provocadora hacia una guitarra, en el del 76 una prepuber desnuda y también provocativa con los genitales tapados con una rotura de cristal… Y almenos en esta ocasión no parecía que la tónica polémica fuera a cambiar, aunque por otra razón diferente.

Esta vez dos niños aparecían jugando a las pistolas en un cementerio y aunque al principio no entendía el juego de palabras, Uli Jon Roth (guitarrista solista de esta etapa) lo aclaró. Esta portada hace referencia a que muchas veces se hace intervenir a gente joven en la guerra sin que estos tengan demasiada idea sobre lo que es la vida, sin que le den el suficiente valor. Lo pero, según Roth, es que los políticos que generan estas guerras también lo son ya que juegan con inconsciencia con la vida de las personas que lucharan en ellas sin mancharse y sin percatarse directamente de las perdidas. Y os hago una pregunta a vosotros ¿cuantas veces creéis que los políticos han dicho eso de: "esto es un sacrificio necesario"? Me refiero no sólo a la guerra sino a otras cosas que nos afectan en nuestra vida.