Castle Of Illusion, Uno De Los Grandes De La Mega Drive

¡Hola!

Volvemos con las entradas nostálgicas… y esta vez, para recordar a uno de los grandes (en mi opinión) en el catálogo de las consolas de SEGA de la tercera y cuarta generación. Es decir, Game Gear, Master System y Mega Drive.

Ni más ni menos que el gran… Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse

El juego, fue desarrollado por SEGA America y salió a la venta en 1990. Con lo que fue uno de los primeros títulos de la máquina de 16Bits SEGA.

Y con esta maravillosa portada, empezaremos el análisis. Que se basará en la versión para Mega Drive. Pues me gustó más que la versión de Master System. Aunque ésta, era realmente buena también.

Antes de la aparición de Sonic, Mickey Mouse hubiera podido pasar por la mascota de la compañía nipona, ya que salieron muchos títulos de éste, para las negritas de SEGA. Y es que, Mickey Mouse, era -y sigue siendo- muy querido, y qué mejor personaje que el, para los pequeños de la casa. Además de que era un personaje con bastante… tirón, como para justificar el comprar la consola.

Centrándonos ya en el juego, la historia o argumento, es simple. Mickey deberá salvar a su novia –Minnie- de las garras de la malvada bruja Mirzabel.

Minnie, está retenida ya que la bruja, quiere robarle su belleza. Algo tan simple como esto, es más que suficiente, para adentrarnos en este magnífico juego.

La acción, transcurre en el castillo de Mirzabel. En él, nos encontraremos diferentes puertas que nos conducirán a cada uno de los mundos del juego.

El apartado gráfico del juego, es más que notable. Mickey está muy bien detallado y presenta unas animaciones suaves, que francamente… eran de lo mejor de la época. Además de tener un tamaño considerable en pantalla sin parecer desproporcionado.

Los escenarios, desprenden la mágia de Disney por todas partes. Muy coloridos y detallados. Mención especial de la zona de los juguetes. Todo un espectáculo visual. Aunque no eran demasiado grandes.

Otro detalle, son los enemigos de cada una de las fases, que nos recordarán a las aventuras del roedor en sus apariciones en la televisión. Algo de agradecer.

El control del personaje, es exquisito. Suave y preciso. Seguro que no fallamos un salto por error de cálculo. Todo está perfectamente calculado, y se nota a la hora de hacer mover al ratoncito.

Además, podemos coger piedras para matar a nuestros enemigos, o saltar en lianas.

Otro aspecto bien cuidado, es el apartado sonoro. Melodías a la altura de lo que pide un juego con la firma de Disney. Cada una, moldeada a la perfección para que encaje en la zona en la que estamos. Además de ser bastante pegadizas. Al terminar de jugar, pasas un tiempo tarareándolas XD.

Los efectos especiales, son muy buenos. A excepción, para mi, del que usan cuando Mickey choca con la cabeza contra el techo. Demasiado fuerte y… hueco. Pero, por lo demás, excelente.

La dificultad del juego, varía en 3 modos. Fácil, Medio, Difícil. Cuanta más dificultad, más niveles deberemos completar. Y más difíciles serán.

La lacra del juego, su punto flaco, quizás es su escasa duración. Aún en difícil, el juego puede hacerse corto. Y el jefe final, no es que sea muy complicado.

Así que tenemos aquí, a uno de los mejores (en mi opinión) plataformas para las consolas de SEGA de la época.

Y para terminar el análisis, os dejo una foto mía y de mi cara de empanado, con mi juego original Very Happy

Espero que os haya gustado el análisis, y como siempre, gracias por leerme y comentar Smile

¡Saludos!