Las falacias del mundo de los videojuegos.

¡Hola!

Cuánto tiempo… ¿no?… Estos últimos días, he estado bastante liado y sin apenas tiempo para el blog, foro y demás… Así que intentaré recuperar el ritmo de entradas. Aunque empezando la universidad la semana que viene, será difícil… y más aún sin Internet.

Hoy, quiero hablaros de algo, que realmente me saca de mis casillas. Esos… prejuicios y demás, que hacen injusticia al mundo de los videojuegos. Esos tópicos que todos hemos oído alguna vez en nuestras vidas, y que siempre vienen de la mano de gente que no está metida en el mundillo.

Todo esto, lo resumiré en algo titulado…

 

Las falacias del mundo de los videojuegos.

 

1. Videojuego = Para niños.

 

Desde su aparición, ha tenido que soportar este falso prejuicio. Y es que para la mayoría de los mortales no jugones, éste, es un hobby infantil y para niños pequeños.

Me lo han repetido miles de veces, pero… tú, siendo inteligente, ¿juegas a esas cosas? … Sí. Y lo haré siempre que pueda. No comprenden que nos pueda gustar algo que ellos siempre han asociado con niños, desconociendo por completo todos los campos que abarca. No hace falta poner ejemplos de juegos que no sean precisamente para niños. Creo que todos aquí sabemos unos cuantos.

Se tiene un concepto muy erróneo del videojuego. 

Típica pelea en el pasillo del colegio por haberle robado el boli.

 

2. Videojuego = Ocio electrónico menos importante.

 

Vale, hemos aceptado que tenemos 24 años. Y seguimos jugando a videojuegos. Pero… algo que me enfureze enormemente, es el desprecio hacia éstos.

Un ejemplo claro, el que he vivido esta mañana. Ayer por la noche, mi padre estaba viendo una película tan plácidamente. Yo tenía que comentarle algo importante, pero mi madre… no le molestes ahora, que está viendo una película y perderá el hilo. Vale, lo comprendo. Pero… esta mañana, estaba rejugando al Folklore de PS3, y estaba viendo el final. Que es sublime. A lo que mi madre, se pone en medio del televisor, a decirme que tengo que hacer no se que tontería. Le digo… mamá, me estás jodiendo el final del juego. Y ella, da igual, es un juego, lo mirarás después o te lo vuelves a pasar.

Con esto, quiero decir, que no se le da el mismo trato al videojuego que al resto de ocio electrónico. Y es un hecho. Para nada es considerado socialmente como arte, y mucho menos de culto. Como es el caso del cine. 

 

3. Videojuego = Quedarse tonto.

 

¿Quién no ha escuchado alguna vez esto? Niño… si juegas tanto, te volverás tonto… se te volverá la cabeza cuadrada…

¿Tanto les cuesta ver, que los videojuegos son algo más que la desafortunada palabra "come cocos"?

El problema, no son los videojueos, es la educación. Así que si el niño te sale tonto. Algo habrás hecho mal tú.

Además, parece que videojuego, sea antónimo de aprendizaje. A mí, los videojuegos, me han enseñado ciertos valores. Amistad y respeto, son sólo un par de ejemplos.

¿Que los videojuegos no te permiten tener vida social? Venga… uno de mis mejores amigos, le conocí en un bar, jugando al Toki en una recreativa. Macro quedadas de Pro Evolution, Street Fighter II (antaño ¡y en breve otra vez! Smile) y mil ejemplos más podría ir diciendo…

Parece ser, que sólo saben quedarse con la parte negativa… que además es aplicable a todo en esta vida. Todo en exceso, es malo.

 

4.Videojuego = Culpable de todo

 

Sí, son el demonio. El apocalipsis. El fin del mundo. Los videojuegos tienen la culpa de la violencia en las ciudades, de los atracos, y no tardarán en echarle la culpa hasta del cambio climático. Y el peor de todos, el más temido… el más perseguido… es GTA. No entiendo… en la televisión se ve mucha más violencia gratuita que en un videojuego, y no pasa nada. 

Vamos a hacer un símil.

Premisa 1: Chico compra GTA 4. Chico va robando coches por la ciudad. Culpa GTA 4.

Premisa 2: Chico abre una cuenta en un banco. Chico roba bancos. Culpa del banco.

¿Por que no culpan a los bancos de los robos de bancos? Sin bancos… no habría robos. Es ridículo. Si el chico hace esas cosas, no es por un videojuego. Es que tiene un problema.

Sin mencionar el ya mítico discurso del Nintendo. Que dejará a todos los niños ciegos… 

 

En fin… estos son sólo algunos ejemplos brevemente resumidos de los miles de prejuicios que hay. Por suerte, cada vez, esto se va normalizando. Y se va aceptando más.

Nada más por hoy. Muchísimas gracias por leerme y comentar 🙂

¡Saludos!