¡Necesito vuestra ayuda!

 

Uffff…. Creo que estoy ante la duda más grande que se me podría presentar para inaugurar mi primera decisión importante de verdad en la vida… Imaginaros tener vuestro futuro en las manos, con una variante del mismo en cada una de las palmas. La decisión a tomar va a ser prácticamente inapelable, así que debéis pensarlo terriblemente bien para no cometer una cagada de la que os podríais arrepentir el resto de vuestra vida (o al menos a corto-medio plazo).

Una vez que he captado vuestra atención, a continuación os plantearé cual es la duda existencial (y no es el típico reclamo chorra, que esto es serio de verdad XD) que me asalta en estos momentos. ¿Seguís leyendo?

Pues la cosa está en que yo, un chico joven (24 años el día 25 de mayo), bien plantado, inteligente y capacitado, estoy trabajando como asalariado en una tienda de informática de la franquicia InfoCoste. Llevo en mi puesto cuatro años, me desenvuelvo completamente bien, y puedo decir tranquilamente que he conseguido una suficiencia económica envidiable para una persona de mi edad y que ha nacido en una familia de clase media.

Pero como suele suceder al trabajar bajo el mandato de otro, la ocurrencia es inevitable, y llega ese momento en la vida de todo trabajador en la que se te pasa por la cabeza el ponerte a trabajar por libre.

Pese al rechazo inicial que creía que me iba a presentar mi jefe al decirle que lo iba a dejar a el solo en la tienda (yo se podría decir que llevo el 70% del peso de la tienda sobre mis espaldas, así que hablando vulgarmente, que me lo dejase sería una patada en las pelotas para él), resulta que se lo ha tomado mejor de lo que yo me pensaba, ofreciéndome incluso que antes que ponerme yo por libre en otro pueblo, me quedase con su tienda, que él me la traspasaba y se dedicaba a llevar la franquicia (es el creador de la misma) desde su casa.

Ha sido al decirme esto cuando me he quedado completamente en blanco, porque al plantearme los pros y los contras de cada decisión, la balanza, según mi punto de vista, veo que no se mueve para ningún lado.

Así que es ahora cuando pido vuestra ayuda. A continuación os voy a enumerar las ventajas y desventajas de cada decisión, y a continuación, vosotros podréis decir cual creéis que es la mejor opción:

Opción traspaso:

Pros
– Tengo el trabajo a 3 minutos de mi casa.
– Tengo una clientela fiel que ya me conoce y confía plenamente en mí.
– Estaría al cargo de un negocio que está funcionando perfectamente desde hace cuatro años.

Contras
– Tendría que pagar 7 millones de las antiguas pesetas como traspaso.
– El alquiler en mi pueblo es una burrada, y pagaría todos los meses 800 euros por el local.
– Tendría que hacerme cargo de todas las garantías y "marrones" que ha causado mi jefe durante 4 años gracias a su peculiar forma de llevar la tienda.
– En mi pueblo ya hay 4 tiendas más de informática que nos hacen más o menos la competencia

 

Opción nueva tienda:

Pros
– Comenzaría desde cero con un nuevo negocio en el que podría hacer bien las cosas desde el primer día y no tendría que tragar con marrones anteriores de mi jefe.
– Abriría la tienda en un pueblo en el que sólo hay una tienda de informática más, y no es una franquicia como yo, así que tendría los mejores precios de todo el pueblo.
– La opción de nueva tienda me costaría unos 3 millones de pesetas aproximadamente, la mitad que cuesta el traspaso.
– El alquiler del nuevo local, más grande y mejor situado, me cuesta 500 euros al mes, casi la mitad que el de mi pueblo.

Contras
– Abriría en un pueblo nuevo, en el que yo no conozco a nadie, ni nadie a mí. Así que el principio hasta que me hiciese "famoso" sería duro y largo.
– Cada día es aproximadamente una hora de coche entre los dos pueblos con los viajes de ida y vuelta.
– No sé si esa tienda podría llegar a dar dos sueldos (el mío y el de mi hermano) y para pagar el resto de gastos.

 

Joder, incluso después de dejar por escrito los pros y los contras, sigo sin aclararme… ¿Vosotros que haríais?

Rox, esto va por ti

Siento haber tenido que llegar a este extremo Rox, y más aun siendo lo pacífico y buena persona que soy, pero me tienes harto y no aguanto ni un momento más. Estoy hasta las mismísimas narices de que utilices a la ChoChobot para conseguir visitas fáciles en tu blog. Porque mientras que gente como tú cree que poniendo dos tetas en portada ya es suficiente como para conseguir miles de visitas, hay personas más humildes que se trabajan los contenidos y que se esfuerzan por dar lo mejor de sí en sus entradas -aunque no hayan llegado todavía a las 3000 visitas-, no como tú, que te crees que con poner un muslo o una pechuga ya tienes más que suficiente.

Pues que sepas que hoy he llegado a mi límite, y que a partir de hoy no te voy a pasar una más. Desde este mismísimo instante, cada nueva entrada que hagas con esa fulana en portada -que seguro que sabe sobre videojuegos lo mismo que mi abuela-, haré lo que viene a continuación del salto de página. ¿De verdad crees que es esto necesario?

Tú verás lo que haces tío, en tus manos está el salvar a cientos de gatitos monos si consigues superar tu adicción a esa mujerzuela que seguro que no ha llegado donde está pasándose muchos juegos…

P.d: Post dedicado a Rox, a su Chobotmanía y LOLcatofilia. Te odio por ganarme una vez al Mario Kart. Y a Fer. Y a Enrique. ¡Os odio!

10 razones por las que odio ser informático

Bueno, después del post "quejica" del otro día sobre los juegos sin doblaje al castellano, y para seguir en la misma línea pero por unos derroteros más light, hoy os revelaré mi cara oculta, mi otro trabajo, el Raúl Valcárcel que hay mas allá de Meristation. En esta entrada haré uno de esos top-10 que tan de moda están últimamente para daros a conocer los 10 aspectos que más odio de trabajar en una tienda de informática de cara al público.

¿Preparados para encontraros con 10 topicazos que cualquier buen informático reconocerá inmediatamente? Pues sólo tenéis que seguir leyendo…

10) Los clientes que hablan inglés.

Para inaugurar este top, nada mejor que ser consecuente con mi anterior entrada. Y es que si hay algo que me revienta, es que entre un cliente extranjero (normalmente suelen ser ingleses) y directamente se ponga a hablar en su idioma natal sin preocuparse si quiera de preguntar un simple "¿Usted habla inglés/alemán/francés?". Como ya dije anteriormente, me defiendo completamente con el inglés, y a los clientes que veo que se esfuerzan lo más mínimo en hablar castellano, los trato como a un pollito recién nacido en un establo lleno de nubes de fresa y algodones rosas, pero joer, que vengan a España, a una tienda española en la que no pone ningún cartel en plan "We speak english", y tengan la malísima educación de ni preguntarlo, me parece tan mal como que traigan un juego completamente en inglés en pleno 2008.

9) "Desde que me lo arreglasteis, falla".

Este cliente es la típica persona que hace que cualquier vendedor/técnico se quiera suicidar con tan sólo verlo entrar por la puerta. Ya puedes haberle vendido un ratón hace 3 años, que cuando venga con el ordenador plagado de virus o con el disco duro roto, dirá tan cargado de razón: "Pues esto me pasa sólo desde que me arreglasteis esto la última vez". Son un caso bastante fácil de tratar, pero no me deja de sorprender cómo la gente intenta colártela tan a la ligera.

8) Entrar antes de abrir.

Aquí tenemos otra de mis manías personales más profundas. Y es que si ya de por sí la situación de que haya alguien a las 9 de la mañana despierto y en la puerta de una tienda de informática es bastante chocante (No tienen nada más importante que hacer a esas horas???), lo peor es que la gran mayoría de estas personas, según levantas las persianas y entras a la tienda, con la alarma sonando, las luces apagadas y todo sin montar, entran tan felizmente detrás tuya sin molestarse de nuevo, y haciendo gala de una falta de educación tremenda, de preguntarte "¿Se puede pasar ya?". Ufff, los odio…

7) "¿Me lo habéis traído ya?"

En nuestra franquicia, muchas de las piezas que conseguimos a los clientes es mediante reserva. Es decir, ellos llegan un día, piden un artículo, y si no lo tenemos, lo pedimos a los proveedores y nos lo traen un determinado día. Pues nada, para ahorrarles el que tengan que venir cada dos por tres preguntando si ha llegado ya, les tomamos nota del teléfono y les decimos que ya les avisaremos en cuanto lo tengamos aquí. Pues nada, hay clientes que ni con esas. Desde el día que lo piden, se pasan cada día 2 veces (mañana y tarde) preguntando si ha llegado ya. Lo peor de todo es que cada vez que vienen mi respuesta es un simple "Tranquilo, que en cuanto abra la caja y lo vea, te llamo" que cada vez que se lo tengo que repetir a un cliente es en un tono más… "me estas tocando las pelotas, deja de venir joder, que ya te he dicho que te llamo en cuanto lo tenga". Pero en fin, suelen ser del tipo de personas que están a la hora de abrir en la puerta y que parece que no tienen otra cosa que hacer en la vida más que estar en una tienda de informática… Así que habrá que conformarse sabiendo que no tienen solución, y que aunque los amenazase con una escopeta diciéndoles que no vengan hasta que les llame, volverían a las pocas horas a ver si ha venido ya lo suyo.

6) "Con lo que yo sé de informática…"

Este cliente es buenísimo. Normalmente trae un ordenador roto, según sus palabras, con algo muy grave. Antes de dejármelo me explica la serie de síntomas, diagnósticos y pruebas que desde "lo que él sabe de informática", le dicen que le pasa tal cosa al ordenador, que de joven trabajaba con PCs en MS-Dos y de esto sabe mucho. Pues nada, tras un rápido vistazo, normalmente la solución suele ser mucho mas fácil de lo que parecía, y cuando se la explico a este cliente "informático" -siempre con un poquito de mala leche y dejando en evidencia que se había equivocado y que no sabe de informática- suelen recapacitar y decir, "Bueno, pues la próxima vez te lo traigo directamente, porque ayer estuve ahí con el PC toda la tarde y no caí en esa tontería".

5) "Yo no he hecho nada"

Aquí tenemos otro cliente bastante gracioso, mezcla del de los puntos 6 y 9. Imaginaros que le reinstaláis a alguien el PC, que se lo lleva completamente limpio y con los programas más seguros y testeados durante meses. Pues nada, viene a los tres días con el ordenador que se le reinicia al cargar Windows, diciendo que él sólo lo apagó un día, y al día siguiente ya no funcionaba, que no había hecho nada raro ni había instalado nada que lo pudiese haber roto. La cara que se les queda cuando lo solucionas y le sacas una lista con programas del tipo "The best antivirus of the World without spyware, Sure!", "Casino-sex.exe" o "Download accelerator until 10 mb/second" es todo un poema que no necesita explicación ninguna.

4) Los amigos gorrones.

Aquí tenemos el topicazo (no tan tópico, si no más bien típico) de todos los que sabemos informática. Un día te suena el móvil, y ves un número que no tienes en la agenda. Preguntas quién es, y te sale el típico amigo con el que no hablas desde hace años y que la última vez que estuviste con él fue cuando te lo encontraste de chiripa en los aseos de una discoteca y estando borrachos los dos. Como os podéis imaginar, su llamada no es para recordar viejos tiempos, si no que es para ver si le puedes echar una mano, que le ha petado el PC, y quería ver si podías ir a su casa a solucionarlo (fuera del horario laboral y de gratis, por supuesto). La primera vez no puedes negarte, porque si no quedas como un cerdo egoísta, pero cuando es la cuarta o la quinta vez, o te empiezan a llamar amigos de tus amigos o simplemente “conocidos”, hace que la cosa pase de castaño a oscuro y ya empieces a cabrearte de verdad…

3) Los clientes sin tabúes.

Esto, más que una cosa que odio, es una cosa que me choca bastante, y es la cantidad de gente sin complejos sexuales que se pasa por la tienda. Desde el más respetable padre de familia que te pide que le salves los archivos recibidos de 3 cuentas de Hotmail llamadas "ositopeludopasivo", "achuparpo**" y "sumisotragón65" (os podéis imaginar qué tipo de archivos recibidos tienen…), al chaval joven que me pide con una voz que no le llega a la camisa "Que si le puedo salvar… ehh… las… fotos eróticas… que tiene con su novia en una carpeta oculta llamada "trabajos del insti"". Y eso sin tener en cuenta a mi favorito, al profesor de lenguaje que tiene en el escritorio varios videos de parejas hermafroditas haciendo de todo menos hablar, y que luego tiene los co**nes de discutirme que Internet es malo y más aun si tienes niños pequeños, que hay muchas cosas malas por ahí y que él no les dejará a sus hijos meterse hasta los 18 años". En fin…

2) Los ladrones roñosos.

A estos lo odio por partida doble. En mi tienda vendemos métodos de carga de backups de juegos -no puedo hacer nada, el jefe es el que manda-, y pese a que un reducidísimo número de personas los quiere para jugar a juegos de importación que no llegarán a nuestro país, o a verdaderas copias de sus originales para mantenerlos intactos en sus cajas sin un rasguño, hay gente que viene y que directamente me dice: "Oye, ¿Tú me podrías bajar el Mario Kart Wii o el Gears of War?". Lo peor de todo, es que este tipo de ladrones (si no compras el original, tener el backup es ser un ladrón), cuando se modificaron las consolas, tuvieron la cara dura de quejarse porque el sistema les parecía caro. Vamos a ver, ¿Me estás diciendo que te has comprado una consola única y exclusivamente para piratearla y no comprar ni un juego, ahorrándote miles de euros, y aun tienes la poca vergüenza de decir que pagar 50 euros te parece caro???. Esta queja también es extensible a las personas que quieren engancharse al wifi de un vecino que lo tiene desprotegido sin contraseña, y que cuando se enteran del precio de un amplificador de señal en condiciones, les parece "un robo" pagar eso por tener Internet gratis. Como diría mi abuela, hay gente pató.

1) Los quejicas.

Pero si de verdad hay algo que odio sobre todo, es la gentuza que tiene el valor de que trabajando en algo que le gusta, que se le da genial, por el que cobra un sueldo completamente aceptable, y que le quita todas las preocupaciones de su vida, tienen los co**nes de escribir un post quejándose de su maravilloso trabajo. Pero bueno, es lo que pasa cuando en plena crisis económica te pasas las mañanas de brazos cruzados y sin nada que hacer. Que o te pasas el día entero en el messenger hablando de tonterías, o te decides a hacer un post divertido sobre lo malo de tu trabajo… ñ_ñ

Y eso es todo por hoy. La semana que viene es prometo no volver a hablar de cosas de mi aburrida vida privada, limitándome exclusivamente a contaros cosillas sobre videojuegos, que es por lo que a fin de cuentas, me pagan en meri. No para quejarme de todo :p

Games in english? No, gracias.

En estos últimos días la polémica se ha desatado como hacía tiempo que no pasaba. Seis juegos para distintas plataformas, recién salidos y por salir, han confirmado la no incursión del castellano dentro de las aventuras de sus seis respectivos protagonistas definitivamente. Esto ha causado un gran malestar general dentro de la comunidad hispanoparlante, dando pie a una serie de posturas enfrentadas que prometen traer cola durante estas semanas.  A continuación, expondré mi particular y siempre personal visión de los hechos. Eso sí, siempre después de que pulses primero el enlace de "Leer más".

Riviera: The promised Land para PSP, Victorious Boxer Challenge, Baroque y Okami para Wii, The World ends with you para DS, y por último Metal Gerar Solid 4 para PS3 (aunque este al menos traerá textos en castellano) han hecho que más de uno decida que ya es suficiente, y que en pleno 2008, donde la industria de los videojuegos genera más beneficios que la del cine o la música en España, algo debe cambiar. Porque es inadmisible que a estas alturas nos sigan llegando juegos sin localizar en nuestro idioma, haciendo imposible jugarlos a los usuarios que no han tenido la suerte de aprender inglés, ya sea por causas de una u otra índole.

Porque pese a que muchos defiendan que el inglés es el lenguaje universal, que todos deberíamos saberlo, que quien no sabe inglés hoy en día no va a ningún sitio, etc. La realidad es que la gran mayoría de los españoles no es capaz de entender completamente este idioma, ya sea hablado o escrito, y muchos menos, son capaces de tener una conversación fluida. Vale que en la gran mayoría de escuelas el inglés es una asignatura obligatoria, pero también hay muchas otras donde lo es el francés. Eso independientemente de la gente que ha aprobado este idioma por los pelos, que lo ha suspendido directamente, o que no ha tenido la oportunidad de estudiarlos si quiera. ¿Deben entonces estas personas, sean cuales sean los motivos por los que no saben inglés, perderse una joya como Okami o un juego tan innovador como TWEWY por culpa de que las empresas no se hayan decidido a traerlo en nuestro idioma a nuestro país? ¿Son los juegos en inglés un producto exclusivo para una determinada "élite angloparlante castellana"? ¿No pagamos ya lo suficiente por un juego como para que venga localizado a nuestro país?

Pero lo peor de esta situación no es que las compañías no se tomen en serio a los usuarios españoles y latinoamericanos, negándonos -o dificultándonos mucho- el acceso a determinados productos, si no que como si de un irónico chiste de Murphy se tratase, resulta ser que al peor enemigo lo tenemos en casa. Porque cuántas veces discutiendo esto con varias personas, no ha salido el típico defensor de esta postura que ha dicho "Pues mejor que los traigan en inglés a que no los traigan nunca" o "Muchas obras maestras de los 90 vinieron exclusivamente en inglés y ahí nadie se quejó, y no por eso se han dejado de considerar obras maestras".

¿Entonces qué pasa? ¿Que es mejor que nos quedemos de brazos cruzados y les riamos la gracia por temor a que no nos llegue un juego? ¿No somos nosotros los que tenemos más fuerza en este pulso con nuestras compras? ¿No existe el mercado de importación, que en el peor de los casos, nos ofrecerá lo mismo, varios meses antes, y encima más barato?. Respecto a lo de los juegos de los 90 que venían en inglés y nadie se quejaba… Ellos mismos se están quitando la razón, porque están hablando de juegos DE LOS NOVENTA, donde el peso del mercado de los videojuegos en España/Latinoamérica/Europa era casi anecdótico, limitándose a un público muy particular y reducido, y sabiendo que no es que hubiese distintas versiones de los juegos, no. Sólo estaba la japonesa, y la americana. Se acabó. ¿Por qué entonces 10 años después, donde este mercado ha sufrido un giro de 180 grados, donde el "multi5" se ha convertido en el tercer idioma para los juegos, donde hay títulos con cifras de ventas que superan los 6 ceros, nos siguen llegando sin localizar? ¿Vamos a pasar por alto esta situación tercermundista en pleno siglo XXI?

Está claro que algo debe cambiar, tanto en la forma de trabajar de las empresas, como en la mentalidad de muchos usuarios, ya que de seguir así, lo único que sufriremos será una involución del mercado (Como ha pasado con la saga Metal Gear, que de ser el juego más emblemático en lo que respecta a la localización española, ha pasado a ser un juego al que parece ser que le tengamos que dar las gracias por venir subtitulado en nuestro idioma). Porque las compañías, si sacan un juego en España en inglés y ven que tiene buenas ventas, pensarán la próxima vez que para qué gastarse dinero en la localización si parece ser que lo vamos a comprar igual. Mientras que nosotros, en vez de poder disfrutar SIEMPRE de los juegos en nuestro idioma natal (Como pasa en Francia, que está regulado por una ley que prohíbe la comercialización de los juegos que no estén en francés) tendremos que seguir pasando por el aro de ver cómo España, en vez de ser un mercado más, es el epicentro de PALetolandia, donde nos puede llegar un juego en completo inglés (como los anteriormente citados) o a un precio desorbitado (Como con Rock Band, aunque ese es otro tema…) y convertirse en un superventas  increíblemente valorado tanto por la crítica como por el público.

Yo, sinceramente, estoy completamente en desacuerdo con esta situación actual. Porque aunque sé leer, escribir y hablar inglés a la perfección, cuando compro un juego en Albacete, con mis euros europeos, y al que le han subido el precio por los impuestos españoles como el IVA, quiero disfrutar de MI versión del juego, no de la de los americanos. Y me da igual que tenga un 10 de nota en el resto de países, porque ellos lo han valorado conforme a la versión en su idioma (¿De verdad pensáis que en IGN le pondría un 10 a X juego si viniese en castellano?), y quiero jugarlo en el idioma que hablan mis padres y mis abuelos, y que ellos puedan jugarlo también. Y si no está en ese idioma, no seré yo el que agradezca a una determinada compañía con mi dinero que me haya traído ese juego en inglés a mi país en el que ese idioma no es el oficial. Si todos hiciésemos eso, ya veríais como la próxima vez se lo pensarían dos veces a la hora de localizarlo. Y si no lo distribuyen en nuestro idioma para "castigarnos" por  sus pobres ventas, pues me doy un paseo por Play-Asia, donde además de estar una media de 6 meses antes, me sale más barato y con entrega en la puerta de mi casa. Más fácil imposible. Don´t you think?

P.d: Esta semana estoy nominado en el segundo concurso de blogs gracias a la entrada "Mejores openings de los videojuegos" así que si os pasáis por la entrada del blog de Shaiyia, podéis votarme a ver si gano algo, que nunca me ha tocado nada ñ_ñ

Mario Kart Wii, te amo.

 

Muhahahaaaaaa!!!! Por fin me he pasado al 100% el "modo copa" del Mario Kart!!! Y como es obvio, no puedo decir otra cosa que: ES EL PU*O MEJOR JUEGO DE LA HISTORIA!!!! Ahora sólo me queda (literalmente) pasarme años enganchado al modo online (a ver si bato mi record de 7600 puntos), y como ya hice con el Mario Kart 64 y los vicios a dobles con mi hermano, rentabilizo a base de bien los 50 euros que cuesta el juego…  XD

Iba a poner la imagen de más abajo en plan spoiler para que a los más puristas no se les rompiese el alma al descubrir de golpe todos los personajes secretos desbloqueables, pero como el maldito Break! no me funciona, lo dejo así, fastidiando un poco a la gente… Así que si no te quieres enterar de todos los personajes jugables, mejor no mires la siguiente foto!!!!

Vaya, y ahora sin quererlo, me ha salido bien lo del salto de página para no desvelaros el spoiler en la vista previa de la entrada XD

 

¡Viva Hipercor!

 

Bueno, pese a odiar a este establecimiento por ser la cuna del snobismo en las ciudades (Coño, donde esté un buen Mercadona que se quiten los supermercados elitistas! XD), he de reconocer que al menos su departamento de marketing y ofertas -¿Existirá ese departamento?- se merece un 10. Porque hasta el día 16 de este mes, ofrecen un 3×2 en todos los juegos de todas las consolas, y luego encima, te devuelven un vale con el 10% de lo que hayas pagado para que te lo gastes durante la semana que viene!.

<!–break–>

Yo me he comprado los juegos que veis en la foto por 100 eurillos y me he llevado 10 euros de regalo para una futura compra ñ_ñ. Y antes de que digáis nada en plan "Vaya redactor de Wii, que se compra en 2008 el Zelda y el Strikers", diré en mi defensa que ya me los compré en su día, pero como los tuve que vender estas navidades por una emergencia consolera, me los he vuelto a comprar ahora para tener mi colección de Wii al completo con todos los must have que tiene en su haber -que no son pocos- XD

P.d: Lo bueno de esta oferta es que puedes mezclar los juegos de distintas plataformas, de distinto precio, y novedades con juegos viejos. Y fijaros si ha triunfado la cosa, que me encontré con 6 chicos que fueron a comprar 3 Mario Karts y 3 Guitar Hero para que con la oferta, les saliesen un buen pico más baratos que por separado.

¿Y vosotros, habéis comprado ya vuestros juegos? ¿Qué tres títulos compraríais con la oferta?

Los mejores openings de videojuegos

 

Hoy he empezado a rejugar (por quinta vez por lo menos) el Wild Arms para PSX, y tras contemplar de nuevo su maravilloso opening, me he decidido a crear mi particular top3 de mejores openings de videojuegos de la historia. La selección no se basa en absoluto en el contenido del juego o en la calidad del mismo (dejémonos ya de una vez de topicazos como los FF o MGS), si no en lo que de verdad importa en un opening: Que sorprenda, que guste, y que haga que te entren ganas de verlo una y otra vez sin parar -además de animarte a probar el juego-.

Yo sin lugar a dudas, si me tuviese que quedar sólo con tres, serían los siguientes:

Puesto número 3

Nunca pensé que un juego en el que apareciese Jean Reno pudiese llegar a ser considerado una obra maestra, pero llegó el tercer capítulo de las aventuras de Samanosuke y de Nobunaga y me demostró que estaba muuuuy equivocado. Uno de los openings más impactantes e impresionantes de la pasada generación. Onimusha 3. 

Puesto número 2

Aquí tenéis un 2×1. Aunque dado que se refieren a la misma saga, y la cantante es la misma -la magnífica Utada Hikaru-, los meto en la misma posición. Para la primera entrega me quedo con la versión inglesa, aunque para la segunda, la japonesa es muchísimo superior. Kingdom Hearts 1&2.

  

Puesto número 1

Como podíais imaginar con la introducción de la entrada, el opening que corona mi top (y mi corazón) no es otro que el del maravilloso Wild Arms. Para calar hondo no hace falta un despliegue técnico tridimensional de miles de euros, ni una canción superventas interpretada por una J-pop Idol. Sólo una guitarra y un silbido. Wild Arms.

Puesto honorífico

Sobran las palabras. Da igual si el título trata de minijuegos chorras, de una aventura pseudo-histórica, de un mundo donde los dibujos y el RPG se dan la mano o de un planeta con sus recursos y su fe consumidos. Da igual. Este opening ha hecho que se desparramen litros y litros de… ¿Babas? XD Y por eso se merece este puesto honorífico. Dead or Alive Xtreme 2.  

Anexo especial 

Es completamente imperdonable que se me haya pasado por alto este opening. Uno de los más elegantes y a la vez terroríficos que haya visto nunca. Una completa lástima que la jugabilidad sea tan sumamente mala como para haberme impedido acabarme un juego que a priori apuntaba a ser un duro competidor de Silent Hill en lo que a terror psicológico se refiere. Rule of Rose.

 

 Después de ver mi partícular y siempre subjetivo top3 de los mejores openings de la historia, ¿Os animáis a postear los videos de los vuestros?

P.d: Si un opening que os encante ya ha sido posteado, no hace falta que lo repitáis, con decir el juego y el nombre de la persona que lo ha posteado antes que tú, sobra, y así dejaremos más hueco a todos los demás sin que esto se convierta en una repetición constante de las mismas intros ;-).

Cazando cazadores de mitos: Ser redactor de Meri SÍ que mola

 

Bueno, después del arrollador éxito de mi convocatoria de partidos del Strikers (léase con una sutil ironía manchega… XD) hoy toca cumplir con lo prometido, y tras intentar haceros creer que trabajar en Meri (o en cualquier otro medio especializado del sector) era un suplicio, hoy toca poneros los dientes largos, presentándoos las razones de por qué trabajar en Meri SÍ que mola, y mucho.

Para empezar, por básico que pueda parecer, una de las grandes ventajas de trabajar en Meri es crear un nuevo círculo de amistades. ¿Cuántas veces habéis descubierto un nuevo juego, os habéis pasado alguna misión dificilísima, o queréis hablar del hype como una casa que lleváis encima y no habéis podido hablarlo con muchos de vuestros amigos porque o no os entienden, o no les importa el tema? Pues imaginaros tener a vuestra disposición (vaya, que dominante suena esto…) a unas 20 personas con las que poder hablar en cualquier momento de cualquier cosa relacionada con el mundo de los videojuegos, que estén igual de interesados que vosotros, y que hasta en ocasiones os superen en Hype. ¡Es maravilloso!

Estas discusiones pueden ir desde la banalidad de qué personaje femenina de videojuego está mas güena, acompañando la pelea con las imágenes más hots, a monólogos metafísicos sobre los RPG y su evolución a lo largo de la historia diseccionando cada uno de los must have habidos y por haber hasta el momento. En serio, sólo por esto, ya merece la pena ñ_ñ Yo de momento ya tengo unos cuantos amigüitos que espero que pase lo que pase a lo largo de la historia, pueda seguir contando con ellos como hasta el momento. Y ya sólo por eso, Meri merece mucho la pena.

Después de esta razón un poco chochi, toca empezar por lo bueno y obvio. Los juegos. Y es que si una cosa justifica el trabajar en el sector, más que el dinero que se pueda ganar, el estatus social, el reconocimiento público… sin lugar a dudas, lo más importante es poder llegar, y en una conversación en la que la gente se está tirando de los pelos porque se mueren de ganas colectivas de que saquen tal juego, puedas llegar tú con toda tu cara y decir: “¿Estáis hablando del esperadísimo Barbie goes to see the Depor? Bah, yo ya lo he jugado, y tampoco es tan bueno como lo pintan”. Vale que esa afirmación puede costarte el tener que pagar una ronda de lo que sea por chulo o recibir una ración triple de collejas, pero el saber que eres una de las primeras personas del mundo en poder jugar a un juego, no se paga con dinero (O bueno, tal vez sí, pero yo al menos no tengo tanto como para permitírmelo por mi cuenta XD)

Otra de las razones importantísimas es el factor turismo. Puede ser que alguien no haya salido de su pueblo en toda su vida; pero es empezar a currar en el sector, y toca hacerse el pasaporte y vacunarse contra mil cosas. Sí amigos, sí, porque si hay algo más satisfactorio que decir “He jugado a este juego antes que tú”, es decir: “He ido a Los Ángeles a jugar a este juego antes que tú” o, rizando el rizando: “He ido con gastos pagados a Los Ángeles a jugar a este juego antes que tú”. Ahí sí que te das el gustazo de tu vida, porque aunque no hay que desmerecer cubrir eventos como los que se puedan celebrar en Madrid, Barcelona, o la maravillosa Campus Party en Valencia, ir a un E3, a una Games Developer Convention, o a un Tokio Game Show, es, de nuevo, impagable (Bueno, menos para Pep, que es el que paga las facturas de Meri :p).

Para ir finiquitando el post y no extenderme demasiado, voy a ir acabando la entrada reincidiendo brevemente en una de las razones que ya he citado varias veces y que personalmente mayor satisfacción y orgullo me causa por trabajar en Meri, y no es otra cosa que el leeros a vosotros. O concretando más, leer lo que habéis dicho después de leernos a nosotros. Está claro que no todo el mundo va a estar de acuerdo con lo que digamos, y que de hecho en los reanálisis nos soléis poner de vuelta y media porque por norma general siempre os parece que hemos puntuado a la baja un juego al que vosotros pondríais un 10, pero de verdad, ya sean críticas, elogios o indiferencias, ver que a alguien le ha impactado lo suficiente lo que hemos dicho como para que pierda unos cuantos y valiosos minutos de su vida en “contestarnos”, es algo de lo más satisfactorio en esta vida (y más aún si estáis de acuerdo! XD)

Así que una vez que ya sabéis unas cuantas ventajas e inconvenientes de trabajar en Meri (o cualquier otro medio del sector), ya podéis valorar desde vuestro punto de vista si mola o no este trabajo. Jugar como hobby, o como obligación; recibir críticas, o hacerlas; vivir tranquilos, o a contrarreloj; pagar por los juegos, o jugarlos by the face…

Yo si de verdad queréis que os diga qué es lo que prefiero, no sé por qué decidirme. Porque aunque echo muchísimo de menos la tranquilidad de la vida de “civil”, sé que el día que no tenga que analizar un juego, escribir unas impresiones, o avanzar la última novedad, me va a faltar algo. Por lo tanto, y de momento, me abstengo de contestar.

Y vosotros, ¿Qué preferiríais?

Desafío Mario Strikers ¿Quién se atreve?

 

Bueno, mientras llega el finde y con él la contrapartida a la entrada de mi blog de "Ser redactor de Meri No mola", en la que diré las muchas cosas buenas de trabajar en Meri (para que veáis que no es ni de coña tan malo como traté de enseñaros el otro día :p), para entretenernos un rato y dar un poco de juego a los blogs (nunca mejor dicho, ya veréis) os planteo un reto.

¿Quién se hecha una partida contra mí al Mario Strikers de Wii?

Esta semana la tengo un poco libre, así que si alguien se anima a jugar a echarse unas partidillas a este maravilloso juego, tendrá la oportunidad de que si juega un buen partido, la grabación del mismo salga publicada en este blog en una futura entrada y sea homenajeado (gane o pierda) delante de todos vosotros.

Hoy y mañana estaré conectado esperando rivales de 4 a 5 de la tarde, y el sábado y domingo, de 3 a 5, así que si tenéis el juego, encontráis un hueco libre en vuestra agenda, y tenéis ganas de pasároslo bien, podéis agregarme a vuestra lista de amigos, que si dejáis un comentario con vuestro Friend Code, os agregaré y nos jugaremos un par de partidas ñ_ñ

Aquí tenéis mi código, espero que os animéis unos cuantos. Y recordad, que si no ponéis el vuestro en los comentarios, no podremos jugar 😉

365196-823673

 

Cazadores de mitos. Ser redactor de Meri NO mola

…Aunque bueno, quien dice redactor de Meristation, dice de Gamespot, de IGN, de Hobby Consolas, de Ngamer o de cualquier otra página web o revista física del planeta dedicada a los videojuegos. Porque en este mundillo no es oro todo lo que reluce, y eso es lo que os voy a contar en las siguientes líneas para que veáis que este no es un trabajo del que tener envidia, ni mucho menos (Aunque todo sea dicho, tampoco es un suplicio… :p).

Antes que nada, para los que vayan buscando carnaza con la que alimentarse para luego poder vomitarla en forma de comentario aquí o donde sea, advertirles que pueden dejar de leer en esta misma línea, ya que no voy a hablar de sueldos, de condiciones de trabajo o tratos jerárquicos y demás cuestiones morbosas de cualquier trabajo, ya que eso no procede (¡Mierda! ya me he cargado el hype trollero que podía tener el post para que la gente se lo leyese entero… ñ_ñ). Lo que vais a encontrar a continuación son unas cuantas razones por las que por raro que pueda parecer, una persona como yo, feliz redactor de la sección de Wii en Meri, puede envidiaros a vosotros, alegres y tranquilos usuarios domésticos de uno de los mejores inventos de la historia, las videoconsolas.

Yo hace unos cuantos años era la persona más feliz del mundo. Estudiaba mis ocho horas diarias como cualquier hijo de vecino, y al acabar, podía irme la mar de tranquilo a mi casa a leer un libro, a salir a dar un paseo, o especialmente a ponerme a jugar con los juegos que más me gustasen, exprimiéndolos al 8000%, y pudiendo dedicarle por ejemplo una semana entera a un juego de MegaDrive si me apetecía –Ainsss, mi querido Soleil…-. Todavía recuerdo de esa época una apuesta con un amigo que me retó a que no era capaz de pasarme el FF8 en menos de una semana –que por cierto, gané-, o el verano al que le dediqué en total unas 100 horas a apurar al máximo el DQ8, completando todos los extras y acabando con todos los Dragovian Trials…

Esos maravillosos tiempos han pasado, y todo por “culpa” de Meri.

Ahora, después de acabar mis 8 horas de trabajo en la tienda de informática, cuando llego a casa, ya no me espera un delicioso hobby con el que entretenerme y distraerme el tiempo que quiera, no. Me espera una señora obligación, de las gordas, feas y gritonas. Mientras que para el resto del mundo la fecha de salida de un determinado juego es un precioso pero lentísimo reloj de arena que parece que no avanza nada, para mí es un cutre cronómetro Casio con los números rojos pegado con chicle a un kilo de TNT atado a mi culo de redactor. Las fechas mandan, y cuando los juegos llegan tarde, hay que ponerse las pilas para poder sacarlos adelante lo más rápido y efectivamente posible.

Aunque bueno, afortunadamente, eso son sólo los días previos a la salida al mercado de un juego… ¿Pero qué sucede después del día de lanzamiento? Pues que a vosotros os esperan horas y horas de diversión con ese juego, pudiéndolo disfrutar a fuego lento, mientras que tratáis de no acordaros de que en el cajón de vuestra mesita tenéis otro maravilloso reloj de arena con el que ilusionaros mientras que jugáis durante unas cuantas semanas más al juego recién comprado. Yo en cambio, tras el punto final de un análisis, miro con horror a mi escritorio, esperando que no haya otro cutre reloj Casio diciéndome que esa misma noche me voy a acostar muuuuy tarde y que no podré ir al cine a ver el estreno de la última semana porque justo en 5 días, vuelve a haber otro análisis que hacer y al que a duras penas le he podido dedicar unas cuantas horas previamente.

Por suerte, a los redactores nos queda una alegría final que no puede describirse con palabras. Como ya comenté un par de post más atrás, el verdadero fin último de escribir un análisis no es poder jugar a un juego antes que nadie, hacerlo gratis y que encima te paguen por ello, no. Para mí, el verdadero motivo que me lleva a ponerle un lacito rosa y un ponpón la mar de mono a cada reloj Casio que me atormenta en silencio no es ninguno de estos motivos. Es esperar al día de los reanálisis y ver que algún usuario diga que el texto que tanto trabajo me ha costado escribir, le ha servido para decantarse por la compra o no de un juego, o comente que está completamente de acuerdo con lo dicho y con la nota. Pero no, otra vez de nuevo, la señora gorda, fea y gritona aparece, esta vez para romper en mil pedazos esa ilusión y postear un comentario del tipo “como no lo e probado le pongo la misma nota del hanalisis pero seguro que se mereze mas”

D’oh!

Pero ahí no acaba todo, ya que para el final me he dejado la peor parte. Tú puedes decir que trabajas siendo tapador de agujeros, chupador de candados, o vendedor de nada, y seguro que todo el mundo estará de acuerdo con tu trabajo y no pondrá ninguna pega. ¿Pero qué creéis que dice la gente no especializada –vamos, el 70% del universo- cuando afirmas que trabajas escribiendo sobre videojuegos? Que si no es un trabajo serio, que si soy como un crío, que si tengo que trabajar en otra cosa mejor, que si eso no debe ser bueno… Uf, creo que si trabajase de asesino a sueldo, seguro que recibía menos criticas XD.

Menos mal que pese a estos “inconvenientes”, también hay algunos detalles que hacen que todo esto merezca la pena…

Aunque ya no pienso entreteneros más por hoy. Si queréis leer mi siguiente post titulado “Cazando cazadores de mitos. ¡Qué coño! ¡Ser redactor de Meri mola!”, os invito a que durante este fin de semana os paséis por este, vuestro blog, y veáis que no todo es tan negro como lo he pintado ahora, y que si se tiene la suerte de trabajar en el sector, podéis llegar a ser una de las personas más felices del mundo… Y además, podréis conseguir juegos gratis!!!! LMAO

¡Hasta la próxima!