Ya tengo mi Play4

¡Ya tengo mi Play4! Llevaba semanas soñando con ella…Meses diría yo, desde que la anunciaron. Pues bien, por fin la tengo conmigo. Laexperiencia de llegar a casa, abrir la caja y ver lo que se escondía dentro meha recordado a mi más tierna infancia, cuando abres los tan esperados regalosde Navidad, y, por supuesto, me ha recordado a cuando me regalaron mi primeraPlay Station. ¡Qué recuerdos!

Tengo que reconocer que para comprármela antes de final demes he tenido que solicitar “ayuda”. Podría haberme esperado a febrero, habermeesperado a cobrar la nómina, pero no he podido aguantar y me he dejado llevar.Al fin y al cabo, a veces tenemos que darnos algún capricho.

Pues bien, para comprarla he pedido un minipréstamo (sí,como los que anuncian por la tele) de 200 €, cifra a la que le he sumado eldinero que me había sobrado de las Navidades. Al haber pedido una cantidad “nodemasiado alta” y por menos de 1 mes, no me ha salido tan caro. Al principioera reticente, pero sopesé los pros y los contras y me he decidido. Cualquieratisbo de culpabilidad se disipó ayer mismo cuando llegué a casa con mi nuevo“juguete”.

Tampoco es que vaya recomendando a todo el mundo coger unminicrédito para comprarse cualquier capricho, pero en mi caso al menos teníaclaro que podía pagarlo y que tampoco me importaba tener que devolver un pocomás. Lo contraté desde un comparadorde mini créditos que se llama HelpMyCash, básicamenteporque hay muchos y puedes comparar el precio de cada uno y ver cuál es másbarato:¡En cualquier caso, si alguien se decide, lo más importante es leersebien las condiciones antes de aceptar nada a la ligera!

¡Saludos!