Sin categoría

El Éxodo II: El Renacimiento – Relato de Ciencia Ficción Histórica

La primera generación de supervivientes del Éxodo, luchóunida frente a la inminente desaparición del género humano. Se emprendió laconstrucción de un nuevo hogar mediante la conversión de la flota en una naveestelar central. El embrión del primer planeta artificial. Un grupo depioneros: los exploradores del Éxodo, fundaron las primeras coloniastemporales, establecidas años por delante en el viaje de la nave central, enmundos hasta la fecha desconocidos. De ellos se obtuvo los alimentos ymateriales necesarios para continuar El Éxodo. Conscientes, siempre, de quetendrían que trasladar las colonias temporales, antes de la llegada de LosOtros. Su nave nodriza era una figura omnisciente sobre la humanidad,que seguía a la flota en conversión desde la distancia, permitiéndole tomaraños de ventaja sin escapar de su alargada sombra.

En el vigésimoaniversario del Éxodo, Los Otros llegaron a la primeracolonia temporal fundada por los exploradores: una explotación minera sinatmósfera respirable, abandonada meses atrás por precaución. El mensaje fuealto y claro: la nave nodriza continuó su rumbo habitual tras la flota enconversión, y envió a una flota de naves capital que bombardeó al planeta, trasformandosu superficie rocosa en un océano de lava.

Muertas lasesperanzas de volver a vivir en un planeta natural, se incrementaron losesfuerzos en el desarrollo del planeta artificial, ante la necesidad de unnuevo hogar. Finalmente, la conversión fue completada: el acero de miles naves,el extraído en las colonias temporales y años de trabajo dieron forma al primerplaneta artificial. Una luna de metal con un jardín del edén en el núcleo bajoun cielo holográfico, impulsada por el primer motor gravitacional humano.

Con la primeraexpansión del planeta artificial, se construyó una poderosa maquinaríaindustrial en la superficie. Además de puertos navales que permitieron produciry gestionar una enorme flota. Dedicada a la fundación y transporte de coloniastemporales. Gracias a la que su número y producción aumento exponencialmente,ayudando al propio crecimiento del planeta artificial. Hubo un hecho simbólico:los acorazados supervivientes del Éxodo fueron rebotados, con los últimos adelantostécnicos junto a la nueva flota militar, que protegía a las miles de naves queviajaban entre el planeta artificial y las colonias temporales.

La nuevaabundancia generó divisiones con el paso de las generaciones. El modelocultural vigente de unión y supervivencia, se desgastó frente a unos pocos muypoderosos. El planeta artificial se colapsó socialmente por el crecimiento desbordadode la población. El gobierno civil democrático se hundió en el conflicto, salpicadopor una sangría de planes ineficaces y escándalos de corrupción. Una nuevacasta de altos mandos de la flota con naves propias y comerciantes ricos sehizo con el poder. Se instauró un consejo de gobierno entre iguales conauténtico poder en El Éxodo.

La época de losexploradores tocó a su fin. El nuevo gobierno hizo del planeta artificial el núcleo:centro de poder, fábrica de futuros planetas, naves, investigación científica ymédica, reserva de ecosistemas, centro de comercio y hogar de la clase media

Las coloniastemporales ampliaron su rol de obtención de recursos primarios. Adoptaron laindustria pesada de baja necesidad tecnológica, y la mayor parte de lapoblación se trasladó para incrementar la producción. En términos prácticos…zonas de trabajo intensivo en pésimas condiciones de vida, dónde el sueño erainvertir el sueldo de una vida en un traslado al planeta artificial. Consuerte, antes de que Los Otros llegaran o peor: fuerantrasladados a una nueva colonia temporal, volviendo a pasar los peores años dela fundación.

En las décadasposteriores, el planeta artificial se convirtió en un gigante con dos hermanosmenores. El nivel de ciencia hacía grandes progresos. Las colonias temporalesalcanzaron un nivel de vida y producción más que aceptable. La concentración detanto poder en tan pocas manos sembró la semilla de la guerra civil. Entonces,los militares, neutrales hasta la fecha se hicieron con todo el poder. Entreellos a lo largo de los siglos se había desarrollado una religión acerca delÉxodo, y de su deber respecto a guiar al género humano a un lugar seguro. Su fesuperó las tentaciones de los comerciantes, que lejos de detenerlos les dieronmayor resolución. Un almirante, con el apoyo de la flota en pleno, impidió unaguerra económica con un golpe de estado. Los comerciantes fueron desposeídos desu poder y el Almirante se erigió primer Emperador y Guardián del Éxodo. Cargoque se decidió sería elegido por votación entre los altos mandos en base alcandidato más capaz de cada generación.

El gobierno militarevolucionó a un modelo religioso bajo la figura de un Emperador absolutista.Los otros dos planetas artificiales se hicieron autosuficientes, y las coloniastemporales vivieron una revolución con la invención de las ciudades estelares.Construidas en la superficie de los planetas artificiales. Se trasladabanmediante el salto conjunto de naves supercapital acopladas a ella. Una vez enel sistema solar del destino, tenía completa autonomía para navegar, aterrizar,fundar una colonia temporal y despegar cuando llegará el momento deabandonarla. Desde que tomaba tierra la flota aprovechaba su espaciopuerto paraabastecerla de suministros y población. Su base industrial incorporadalevantaba los cimientos de la colonia por si misma, logrando en un estableceren un tiempo record colonias a pleno rendimiento.

La bonanza de lascolonias temporales, dio a su población un nivel de vida sin igual en toda lahistoria del Éxodo. Las nuevas generaciones perdieron su conexión frente a losinicios del Éxodo, la masacre del género humano, y las décadas de vidamiserable en las maltrechas naves de refugiados. Temas que algunos empezaron acuestionarse habían sido exagerados por el gobierno religioso para asíjustificar su status quo.

Una nuevacorriente intelectual dio por terminado el Éxodo. Era el tiempo de regresar alos planetas naturales por siempre, libres de un Emperador salvador que lesconducía a un viaje interminable, escapando de fantasmas del pasado. LosOtros según ellos no eran una amenaza, justificaban el seguimiento dela nave nodriza como una advertencia de que no regresaran a un planeta al queya nadie le importaba. Las ideas pronto se transformaron en terrorismo, y estéen revoluciones ocasionales sin éxito, que aumentaron la represión delEmperador. Los rebeldes, desgastados por décadas de combate, recibieron un durogolpe al ver que la mayoría de la población seguía las antiguas creencias y lesodiaba a ellos.

Fracasada la revolución civil, los rebeldes,se concentraron en el planeta artificial menos alejado del central. Sedujeron alos comerciantes, que no habían olvidado las afrentas del pasado, y entre ambosse ganaron a la población tras años de campaña. Entonces, se declararonunilateralmente independientes y abandonaron El Éxodo.

El emperador exigióa cambio de su independencia la devolución del planeta artificial, creación delsuyo por y para El Éxodo. La respuesta fue la invasión de colonias temporalesdel planeta rebelde que se habían declarado leales al Imperio, era el comienzode la primera guerra civil. Las fuerzas imperiales acudieron en su auxilio, laguerra fue llevada al cuerpo a cuerpo, ya que ninguno de los dos bandos deseabauna batalla estelar abierta con millones de muertos.

La crueldad delos rebeldes aumentó con la perdida de cada colonia temporal a unos nivelesintolerables. El Emperador decidió asumir el riesgo de atacar el planetaartificial rebelde bajo peligro de destruirlo, a fin de garantizar la seguridadde la población civil de las colonias temporales. Era la situación que losRebeldes deseaban, al poder anular la superioridad numérica de la Flota Imperial con el soportede los cañones planetarios. Inconscientes de la sorpresa que les deparaba elEmperador. La Flota Imperial,compuesta por miles de modernas naves de combate, saltó frente al planetaartificial, fuera del alcance de sus armas defensivas. Entonces, los rebeldes,se estremecieron al ver el arma secreta del Imperio: una nueva clase deacorazados supercapital con cañones planetarios propios de largo alcance. Entreellos destacaba uno por encima de todos, el acorazado insignia de la flota,comandando personalmente por el Emperador.

Los cañones delos acorazados supercapital abrieron fuego indiscriminado contra el planetarebelde. Su escudo de energía se vino abajo y las estaciones de defensaplanetaria empezaron a caer una tras otra. Los Rebeldes, sin opciones, sevieron forzados a movilizar su flota en órbita para interceptar a losacorazados supercapital, ante la inminente rendición del planeta artificial.

En los minutosprevios al choque de las flotas, El Emperador les ofreció la oportunidad derendirse a fin de evitar más víctimas. En respuesta, le enviaron la ejecuciónen directo de su hijo, capturado en el campo de batalla años antes. Elemperador, con el corazón desgarrado por el dolor, rugió un grito de furiaenloquecida, que fue escuchado por toda la flota. Entonces condenó a muerte alos Rebeldes. La Flota Imperialcargada de ira avanzó, con los acorazados supercapital a la cabeza, y la naveinsignia en primer lugar.

La verdaderafuerza del Imperio, contenida durante largos años por el sentimiento depreservación de la raza humana, se liberó con la muerte del hijo del Emperador.Frente a ellos yo no había otros hombres, eran bestias peores que LosOtros. Las naves rebeldes explotaban por doquier, los escudos caían ensegundos por el fuego láser y las bombas supernova las pulverizaban. La vanguardiade la Flota Rebeldefue aniquilada en unos minutos. Mientras la Flota Imperial superaba a lasnaves supervivientes, una tormenta de cazas las reunió con el resto deescombros del espacio cercano. El grueso de la Flota Rebelde se batió enretirada de regreso al planeta artificial, abrumada por la superioridad de la Flota Imperial.

Entonces,surgidos de la nada, llegaron Los Otros. La nave nodriza retiró elcamuflaje en la cara opuesta del planeta artificial a la batalla. El Emperador ordenóla retirada inmediata. Las cazas regresaron a las naves en combustión máxima,que saltaron de vuelta al planeta artificial central sin perder un segundo. ElEmperador consciente de lo que iba a ocurrir, permaneció a la espera de sumomento en la nave insignia desde una distancia prudencial, obligado a observarhasta entonces.

La Flota Rebelde se interpusoentre Los Otros y el planeta artificial, lanzando un ataque conjuntocontra la nave nodriza que iba desplegando sus naves capital, ajena a lasinterferencias humanas. Los Rebeldes suplicaron ayuda al Emperador, que con lágrimasen los ojos, pensando en la suerte de los civiles del planeta artificial, lesdijo que no podía arriesgar la supervivencia del género humano por la soberbiade sus actos.

La historia delos libros sagrados del Éxodo cobró vida: la flota rebelde fue aniquilada ensegundos por el manto de oscuridad expulsado por las naves de LosOtros, que transformaron con sus monstruosas armas la superficie delplaneta artificial en ríos de metal al rojo vivo. Penetrada por oleadas denaves dardo hasta el interior, dónde millones de personas atrapadas se vieronacorraladas por las hordas de soldados exoesqueleto de Los Otros. Se desató uninfierno narrado desde todas las frecuencias de radio abiertas del planetaartificial, por las voces histéricas de los supervivientes, que relataban elavance imparable de Los Otros. Todas las transmisiones terminaron con gritosterribles de agonía y tortura. Canal a canal se hizo el silencio Absoluto.Horas después por los canales aún abiertos se escucho el cántico ensordecedorde los verdugos celebrando el festín de muerte.

Tras un día decánticos El Ojo de Dios apareció frente al planeta artificial. Devorólos millones de almas asesinadas en su nombre y volvió su mirada al propioEmperador.

Había en ella un odio más allá de toda comprensión. Susparpados ardientes crecieron, y su iris le mostró la pesadilla que reinaba alotro lado. El efecto fue tal que el Emperador sintió que la vida le abandonaba.Aún así soportó la mirada estoicamente, sabiendo que debía hacer y decir. Searrodilló con el rostro contra el suelo. Rogó perdón por los actos de aquellosjustamente castigados y por quienes continuaban El Éxodo. Le dijo que lagalaxia era suya y le prometió que, su pueblo no descansaría hasta marcharse.

ElOjo de Dios continuó mirándolo unos segundos, decidiendo la vida o laaniquilación del género humano. Entonces desapareció sin más con la navenodriza de Los Otros. El Emperador débil y muy envejecido ordenó regresaral planeta central. Les susurró que no podía seguir viviendo después de habervisto el horror detrás de El Ojo de Dios, y se quitó la vidade un disparo láser.

Durante elfuneral del Emperador, convertido en héroe del Éxodo, el gobierno militar fueconvocado de emergencia. Los Otros venían. La nave nodrizaque siempre les había seguido en la distancia aceleraba. Además, el otroplaneta artificial era perseguido por una segunda nave nodriza en idénticasituación. En unas semanas les atraparían. La Flota Imperial al completo semovilizó para evacuar a los civiles de las colonias temporales. En las ciudadesestelares aterrizaban naves hasta el último minuto, que embarcaban a todoscuantos podían antes de verse obligados a hacer despegar la ciudad, y llevarlacon naves supercapital a un planeta artificial, abandonando a cientos de milesde colonos.

Los planetasartificiales aceleraron al máximo de los motores gravitacionales para ganartiempo, logrando suministrarles energía adicional en detrimento de los demássistemas salvo los de soporte vital. Las primeras noticias de la destrucción decolonias temporales con población no evacuada desataron el caos en los planetasartificiales, que impusieron el toque de queda bajo el estricto control delejército. Los cimientos de la civilización del Éxodo temblaban, en unas semanashabían perdido: un planeta artificial, todas las colonias temporales, la mitadde la población y El Emperador.

En el día delcontacto, la Flota Imperialse situó detrás de los planetas artificiales dispuesta a protegerlos hasta laúltima nave. Reinaba el silencio absoluto en la flota, preparada para entablarcombate, a la espera del acto final. La nave nodriza según se acercó llegó acubrir el horizonte. El almirante dio la orden tajante de atacar solo endefensa propia. Consciente de la presión a la que estaban sometidos, bloqueódesde su mesa de armas maestra los protocolos de combate de la flota, con laabsoluta certeza de que alguien atacaría primero. Cuando tuvieron encima a lanave nodriza la Flota Imperialenloqueció, presa de los nervios y el pánico. Pero el almirante se mantuvofirme. No atacaron. De pronto Los Otros igualaron su velocidad conlos planetas artificiales, y se quedaron ahí. Era el principio del castigo, noel final.

Las naves nodrizaempujaron a los planetas artificiales a tal velocidad que fue inviable fundarnuevas colonias temporales. La población vivió afinada en condicionesinfrahumanas entre constantes hambrunas y disturbios. La opresión fue el sellode los nuevos Emperadores. Personajes oscuros, impopulares y odiados, hasta el puntoque incluso uno de ellos fue asesinado en un atentado terrorista.

Después dedécadas de acoso, un día las naves nodriza de Los Otros redujeron suvelocidad. Comenzó una nueva era de colonias temporales, en la que por primeravez la población se agolpó para emigrar a ellos. Por el mero hecho de tenerespacio vital propio y una comida caliente al día. Gracias a las ciudadesestelares de refundación de las colonias temporales fue muy rápida. La primerageneración pasó grandes dificultades por las necesidades del momento queexigían una elevada producción por encima de las demás consideraciones. En lasegunda la situación se empezó a estabilizar. Los planetas artificialesvolvieron a funcionar a pleno rendimiento junto a la flota. Se construíannuevas ciudades estelares a buen ritmo, y gracias a la excelente producción delas colonias temporales, había dos embriones de planetas artificiales enconstrucción.

El mito del antiguo Emperador que salvó algénero humano con sus palabras frente al mismísimo Ojo de Dios terminó deencumbrarlo a la divinidad. En una época en que los Emperadores recuperaron elprestigio de la institución al devolver al Imperio la gloria pasada. Momentoque fue culminado con la botadura del cuarto planeta artificial.

El Éxodo seacercaba al final de la galaxia. La religión era más fuerte que nunca ante elinminente largo paso entre la oscuridad hacía la luz. Todos los recursos se dedicabana ampliar los planetas artificiales ya existentes, que iban acogiendo de formapermanente a los colonos temporales, según abandonaban las colonias ante lallegada de Los Otros.

La galaxia quedóatrás, pero Los Otros no. Continuaron siguiendo los planetas artificiales,que albergaban a toda la población humana en las nuevas ampliaciones. Mantenidagracias a las reservas y programas de reciclado global. Décadas después, amedio camino entre galaxias Los Otros se detuvieron. El júbilofue tal que se declaró un año de fiestas y juegos, la humanidad volvía a serlibre.

Cuando El Éxodollegó a la nueva galaxia, los planetas artificiales se separaron para ocuparlaen diferentes puntos. El planeta central navego hacía el centro para establecerun punto de enlace, y enviar a los tres futuros planetas artificiales al otrolado de la galaxia. La red de ciudades estelares fue distribuida por la Flota Imperial,fundando cientos de mundos permanentes.

En los siguientesdos siglos el Imperio se transformó en un coloso de siete planetas artificialescon miles de mundos permanentes, que se extendían por toda la nueva galaxia. Elrégimen militar representado por la figura religiosa del Emperador seencontraba en crisis: La conclusión del Éxodo, la ausencia de enemigosexternos, conflictos, el tono paternalista del gobierno y la fuerza de lasnuevas facciones económicas lo consumían. Las grandes facciones de poderemplearon el nacionalismo, manipulando a las masas contra el Emperador en cadaplaneta artificial. El clima se fue crispando hasta que estalló una guerracivil por la libertad, de los planetas artificiales y mundos permanentessometidos a la opresión del planeta central y del Emperador.

La guerra durómás de un siglo. Terminó con el asesinato del Emperador, días antes de laofensiva final que le hubiera dado la victoria. Traicionado por sus propioshombres al precio de un planeta por implicado, que aprovecharon los caóticosdías tras su muerte para ejecutar a sus partidarios y personalidades vivas dela religión imperial del Éxodo.

Por fin losmundos eran libres del Imperio, los que quedaban claro. Entre los mundosarrasados por la guerra, sobrevivieron algunos con unas condiciones de vidainfrahumanas. Mientras eran fundados otros en una situación inhabitableexpresamente para garantizar la lealtad de los colonos, que dependían de latecnología de los planetas artificiales para hacer funcionar sus máquinas, y desus médicos para sobrevivir en atmósferas con alto grado de contaminación. Todopara que los planetas artificiales gobernados por reyes títere de loscomerciantes se dieran a la gran vida. Ajenos al descenso continuó del nivel deciencia y producción, el descontento de la población y la decadente situaciónde la flota, que menguaba año atrás año, por falta de recambios.

La insosteniblesituación se les fue de las manos a los opresores. Los mundos permanentes sesublevaban en constantes guerras por la independencia. Caldo de cultivo en elque nacieron los piratas espaciales: personas procedentes de todos los bandosunidas para vivir al margen de la sociedad. Vivían en naves espaciales dictandosus propias reglas. Se dedicaban al abordaje, saqueo de naves espaciales.Además de la restauración de antiguas joyas de la Flota Imperial, que convertíanen sus hogares y en imponentes armas a su servicio y actos mercenarios.

Los dos siglos dehistoria posteriores han sido borrados. Se sabe que una facción de origendesconocido reinstauró el Imperio. Proclamó un nuevo Emperador y devolvió losdías de gloria al Imperio. La gente volvió a sentirse orgullosa de pertenecer aél. Se hicieron grandes avances científicos en todos los campos. Y la flotaresurgió de sus cenizas más fuerte que nunca. Pero la oscuridad siempreenvolvió dicho periodo. Los miembros de esa facción eran hombres sombríos conextraños poderes. Capaces de levantar masas fanáticas con sus voces. Creadoresde armas terribles que sólo funcionaban con su ADN. Con una aterradora visiónmás allá de todo lo conocido, que les permitía ver más lejos, allí dónde nohabía llegado nadie antes. Su repentina desaparición fue un misterio del que nosobrevivió ninguna fuente de información.

El Imperio fuegobernado por un senado moderado. Logró estabilizar la situación y el equilibriode poder entre las facciones, que estuvieron a punto de aniquilar al génerohumano en la anterior guerra. Pero la decadencia era irreversible. Con ladesaparición de los hombres sombríos década a década la situación se degradadamás, sin que el senado pudiera impedirlo.

Los planetasartificiales eran una vaga sombra de lo que fueron: su producción apenas cubríalos mínimos para mantener habitables los mundos permanentes, sumidos en unasituación límite. La Flota Imperialse había descompuesto con la desaparición de los hombres sombríos, que tuvieronlas mejores naves. Sólo quedaba una pequeña parte de naves en su mayoríairreparables con el nivel de ciencia actual. Las guerras de los mundospermanentes por la independencia no cesaron. Los piratas abandonaron susescondites para tomar el espacio, llegando incluso a conquistar mundospermanentes. Era el preludio de una nueva época en que la luz brillaba dispersaen naciones de mundos permanentes. Amenazadas por el gigante que continuabasiendo el Imperio, y las cada vez más poderosas flotas piratas y faccioneseconómicas. Enriquecidas por la miseria.

En tan profundacrisis el Imperio se iba replegando sobre si mismo, en sectores cada vez máscercanos al área de influencia de los planetas artificiales. En los queflorecía una nueva religión que se propagaba entre los ciudades como una plaga,que les daba la fuerza necesaria para vivir en una realidad muerta, a cambio deun precio que aún desconocían.

Entre los ecosdel moribundo Imperio humano las sombras crecen y las mascaras caen. Los viejosjugadores regresan al tablero para jugar a la última partida dónde un solohombre tiene el destino del universo en sus manos.

Sed bienvenidos ala época de “The Singer of The Death”

Continúa en…

Crónicas de Mundo Destierro:

Gamefilia