Sin categoría

El Barón Negro. Capítulo I: Puente de Mando – VS – Metallica: Enter Sandman – The Black Album – Letra Traducida

El crucero estelar del nuevoimperio galáctico, completó el último salto del viaje. Oculto en la caranocturna del planeta más cercano a un sol. Situado en la periferia más allá delImperio. Un lugar en espacio de nadie, dónde la seguridad de las flotas delImperio daban paso a una soledad, de la que pocas naves regresaban por laacción de los piratas espaciales cada vez más fuertes.

La excesiva cercanía del pequeño planetaal sol, hacía de su superficie un océano infernal de lava en continua erupción,salpicado por tormentas de fuego huracanadas de una belleza sobrecogedora.

A ambos lados de la cubierta del cruceroestelar, decenas de cazas estelares despegaban en fila a través de las pistasde lanzamiento de aceleración magnética. Los cañones principales realizaban losmovimientos de comprobación. Las baterías defensivas emergían del interior. Lasesclusas de torpedos se abrían armadas, y el escudo de energía cobraba fuerza.El crucero estelar se preparaba para un combate inminente.

Era tal la ferocidad de los piratasespaciales en la periferia, que las propias naves de guerra del Nuevo ImperioGaláctico al adentrarse se preparaban para combatir una posible emboscada. Másque segura en la mayoría de casos, especialmente tratándose de una sola nave.

En el puente de mando del crucero estelarse respiraba auténtica tensión. La capitana Lilith permanecía de pie enaparente calma sobre la plataforma superior. Escuchaba los informes de losdistintos oficiales, que trabajaban en una red de consolas bajo la plataformaen forma de U invertida, en cuya parte frontal permanecían los pilotos. Susdatos se representaban en paneles holográficos situados por encima de lasconsolas, visibles en toda la sala a la altura de la plataforma superior.Detrás de ellos, las paredes del puente de mando terminaban en un techoesférico, que representaba una visión tridimensional en tiempo real del entornoalrededor del crucero estelar, con todos los datos añadidos a cada detalleimportante.

Entre las líneas de información de larepresentación, se veían a las propias escuadras del crucero estelar volaralrededor de él en formaciones de combate, bajo el fondo del planeta de fuegofrente a ellos. Los sensores de largo alcance, se aprovechaban de la protecciónplanetaria del sol para explorar el sistema solar en busca de amenazas. Todavíano había llegado la primera lectura.

Lilith no era una mujer convencional. Lacapitana más joven de la historia del Nuevo Imperio Galáctico, había conseguidoel mando del crucero estelar con 27 años, hacía ya 5 años. De estatura medioalta, complexión delgada y fibrada. Morena de larga cabellera siempre recogida,ojos verdes con cierto toque ámbar. Piel blanca, labios azules y rasgos finoscincelados por la fuerza de su personalidad. Era una mujer de un indudableatractivo por el que ella misma no tenía el menor interés. Vestía el uniformecon una dignidad y respeto del que pocos militares podían alcanzar connaturalidad. Era una líder cercana y accesible que en los momentos difícilessabía exactamente que hacer y como ganarse la confianza de sus hombres que laseguían incondicionalmente en la batalla. Sólo así había sido elegida junto asu tripulación como uno de los pocos cruceros de élite del nuevo imperiogaláctico que operaba lejos de sus fronteras en misiones especiales.

En los minutos de espera caminaba sobre laplataforma superior dando instrucciones a los oficiales uno a uno. Los manteníaa todos ocupados en tareas importantes de cara a la batalla, evitando quetuvieran tiempo de pensar y ponerse nerviosos. El detalle que más llamaba laatención de Lilith, es que comandaba el crucero estelar, vestida con un trajede piloto de caza raso sin la menor graduación. Una pieza negra de cuerosintético de líneas magnéticas azules, que lo adherían a la silla del caza sinnecesidad de cinturón, con sistemas de soporte vital en su interior. Nuncanadie la había visto con su uniforme de capitán. El primer día al llegar lesdijo a todos que pensaba ganarse su respeto y lealtad por sus acciones, no porlos galones de un uniforme y lo había conseguido.

Por fin, el oficial de sensoresestratégicos confirmo que el sistema solar estaba libre de otras naves. Lilithordeno a la mitad de las escuadras que regresarán al crucero. El resto permaneceríaa la espera hasta el relevo. Entonces se procedió al lanzamiento de sondas a lasuperficie del planeta para su estudio. Un fenómeno de cierto interés paraalgunos científicos del imperio, que tomaban los datos de telemetría desde ellaboratorio lejos del puente. Ideal para enmascarar la verdadera misión delcrucero.

Con los oficiales ocupados en sondearcontinuamente el sistema solar, guiar las sondas, mantener el contacto con lasescuadras y terminar de revisar los sistemas. Lilith se concedió un segundopara volverse y mirar la parte posterior izquierda del puente de mando. Unazona oscura sin luces con una sola consola encendida, dónde siempre permanecíaen silencio, él. Entonces sus miradas se cruzaron. Sus ojos verdes ámbar seencontraron con su ojo derecho azul e insondable. Su mirada era la de aquellosque han visto demasiado y no obstante han sobrevivido más fuertes, a pesar deperder algo que jamás recuperan. La de un cazador indomable que desnuda tu almaantes de beberla, que muestra una realidad a lo pocos que se atreven acontemplar directamente. Nadie en el crucero era capaz de soportar su miradasalvo Lilith, quién había aprendido al observarla mejor, que también bajo ellahabía otro hombre. Una persona atormentada que había perdido todo cuanto amaba,que anhelaba el descanso de la muerte esquiva, y al mismo tiempo antes deemprender el último viaje, deseaba salvar a todos cuantos pudiera del destinoque el mismo había sufrido. Un romántico con ideales y la voluntad de lucharpor ellos hasta la muerte, en un universo egoísta, cruel y despiadado, carentede humanidad.

La representación virtual del planeta enel puente de mando, producía un brillo rojo que llegaba a iluminar tenuementeincluso la zona oscura, permitiendo la visión de Enardel. Estaba sentado conlos pies sobre la consola fumando un puro, sin que le escapara el menor detallede lo que ocurría en el puente de mando. Dispuesto a tomar su caza de combate ala menor amenaza.

Vestía el mismo traje negro y azul de Lilith,el de todos los pilotos del crucero. Era un hombre fuerte y ágil de aspectoconsumido, apenas un poco más alto que Lilith. Tenía una cabellera pelirrojacon brillo propio larga y descuidada. Una piel pálida enfermiza, rasgospoderosos dignos de un rey y las secuelas del pasado bien visibles. En el ojoizquierdo llevaba un parche negro. Desde la sien hasta la nariz y de lamandíbula al pómulo, dos cicatrices terribles marcaban su rostro. Y paraterminar, en el cuello, la marca desgarradora de tres garras le iba desdedetrás de la oreja izquierda hasta después de la nuez.

Todo él emanaba una fuerte sensación depeligro. Su mirada. La voluntad y fuerza marcada en el rostro a fuego. El modoen él que efectuaba el menor de sus movimientos, indicaba una fuerza,coordinación y velocidad digna de un depredador.

El proceso se había acentuado desde lamuerte de su copiloto hacía unos años, hasta transformarlo en un ser solitarioy anarquista que dictaba sus propias reglas al margen de todos, pero Lilith selo permitía. Era uno de los mejores pilotos del Nuevo Imperio, el mejor quehubiera conocido jamás. Un símbolo para la tripulación del crucero estelar, quelo temía y veneraba al mismo tiempo. Capaz de cambiar el curso de una batallapor sí mismo.

Entre los innumerables misterios deEnardel, uno de los más destacados era intuido por la tripulación. Aunque sóloLilith y su hermana de sangre lo sabían del cierto. Era telépata, hasta quepunto, ni él mismo lo sabía aún.

Continúa en…

Crónicas de Mundo Destierro:

Metallica: 01. Enter Sandman – The Black Album.

Live In Moscow.

Enter Sandman (S&M).

Versión Estudio.

Enter Sandman:

Say your prayers little one
Don’t forget my son
To include everyone

Tuck you in, warm within
Keep you free from sin
Till the sandman he comes

Sleep with one eye open
Gripping your pillow tight

Exit: light
Enter: night
Take my hand
We’re off to never never land

Something’s wrong, shut the light
Heavy thoughts tonight
And they aren’t of Snow White

Dreams of war, dreams of liars
Dreams of dragon’s fire
And of things that will bite

Sleep with one eye open
Gripping your pillow tight

Now I lay me down to sleep
Pray the lord my soul to keep
If I die before I wake
Pray the lord my soul to take

Hush little baby, don’t say a word
And never mind that noise you heard
It’s just the beasts under your bed
In your closet, in your head

Exit: light
Enter: night
Grain of sand

We’re off to never never land
Take my hand

Entra Hombre de Arena:

Dí tus plegarias pequeño
No olvides hijo mío
Incluir a todos

Te arropo, entras en calor
Te mantengo libre de pecado
Hasta que llegue el hombre de arena

Duerme con un ojo abierto
Agarrando fuerte tu almohada

Salida: la luz
Entra: la noche
Toma mi mano
Nos vamos hacia la tierra de nunca jamás

Algo anda mal, apaga la luz
Pensamientos pesados esta noche
Y no son de Blanca Nieves

Sueños de guerra, sueños de mentirosos
Sueños de fuego de dragones
Y de cosas que morderán

Duerme con un ojo abierto
Agarrando fuerte tu almohada

Ahora me acuesto a dormir
Le ruego al señor que conserve mi alma
Si muero antes de despertar
Le ruego al señor que se lleve mi alma

Callate nenito, no digas nada
Y no te preocupes por ese ruido que oiste
Son solo las bestias debajo de tu cama
En tu armario, en tu cabeza

Salida: la luz
Entra: la noche
Grano de arena

Nos vamos a la tierra de nunca jamás
Toma mi mano

Gamefilia