Sin categoría

El Barón Negro. Capítulo VI: Rumbo al Destino – VS – Metallica: Don’t Tread On Me – The Black Album

En el espacio, el escudo deltraje se activó a escasos centímetros de su piel. El frío era mortal y apenashabía una bocanada de oxígeno en la burbuja del escudo. Apuntó hacia el planetacon el revolver, efectuó un primer disparo que redujo su impulso hacía él, unsegundo que le detuvo y finalmente un tercero que le volvió a acercar a lacubierta del crucero estelar. Sintió las drogas del traje correr por sus venas,tratando de darle una vida que se le escapaba.

Temblando efectuó el cuartodisparo, para impulsarle hacía la salida de un hangar secundario a un lado delcrucero, el suyo. Durante el trayecto su cuerpo se convulsiono en una agonía dedolor previó a la congelación y al ahogamiento. Disparó por quinta y última vezsin saber realmente hacía dónde iba, hasta que se estrelló contra el suelo delhangar, una vez la gravedad del crucero le atrapó.

Permaneció unos segundos en el suelo, eltraje estabilizo sus constantes vitales y pudo volver a ponerse en pie. Corriósigiloso hacía el interior. Pronto vio su caza. Una nave negra alargada degrandes alas, con la cabina un poco por delante del centro, con decenas dedibujos rojos a la izquierda de la entrada, indicando los derribos realizados.

Vio las piernas de su viejo amigo, elmecánico, operando en la parte baja de la maquina. Continuó sin que reparara enél, y alcanzó la entrada del hangar individual. Activó el cierre de invasión yrompió la consola de mando con la culata del revolver.

– Fin de trayecto cachorro – El viejo lesorprendió detras él con una pistola láser apuntándole. A pesar del mono detrabajo, la suciedad, la edad, el pelo canoso desaliñado y la barba descuidada.Era el hombre con mayor respeto del crucero, y ahora no jugaba con él-. Dame lapistola ahora mismo. No voy a dejar que te jodas la vida. Tienes amigos que tequieren y una mujer que te ama, estás a punto de perderlo todo.

– Cuida de ella, por favor. Te prometo quevolveré. – En apenas unas décimas, Enardel empuñó el revolver contra el viejo,y le disparó a su pistola láser. Perplejo, sin tiempo de reacción, le noqueó deun gancho de izquierda. Lo cogió evitando su caída al suelo, y lo llevo enbrazos hasta el panel de rearme del hangar. Acercó su cabeza con un ojo abiertoal lector, que confirmo su identidad y abrió el programa.

Una serie de brazos mecánicos recogieronel caza, y lo situaron en la pista de lanzamiento flotando. Los compartimentosde la parte baja se abrieron y empezó la recarga. La pila de energía fuesustituida por una nueva, se instalo una dotación completa de misiles caza –caza, caza – nave capital, y finalmente dos torpedos nucleares. Las compuertasinferiores se cerraron. Entonces se acoplaron tres tanques de combustiblesólido adicional, mientras la manguera con el tanque interior lleno seretiraba.

Los soldados llevaban unos minutosperforando la puerta con sopletes láser. No llegarían a tiempo. Lilith trató devolver a comunicarse con él, pero bloqueó su pensamiento revistiendo su mentede un escudo mental impenetrable.

Se encaramó a la cubierta del caza con unpoderoso salto. Entró en la cabina, el traje activó las líneas magnéticas yquedo sellado al asiento. El líquido respirable que amortiguaba los G degravedad empezaba a llenar la cabina. El blindaje empezó a cerrarse por encimade la cabina, que se hundía en el interior del caza. Encendió los controles. Lareproducción virtual del exterior, se visualizó en toda la superficie lisa dela cabina. Mientras con una mano iba operando los sistemas, con la otra se hizócon los mandos de vuelo, y fue dando impulso al motor principal que se ibacalentando.

La puerta del hangar cedió ante el sopleteláser. Los soldados entraron en tromba disparando contra el caza. El escudo deenergía del caza los desviaba sin el menor esfuerzo.

La orden de retirar los brazos de amarrefue cancelada desde el exterior, era Lilith. Encendió dos de los motores decombustible solido y dio el primer impulso de gas de advertencia. El cazaentero tembló por el choque de fuerzas entre los motores y los brazos. Lossoldados retrocedieron para evitar ser calcinados por el fuego que inundaba elhangar.

Bajó los motores al mínimo para dar unviolento impulso de golpe, y repitió la operación varias veces. Los brazoschirriaron, pero no cedieron. Encendió el tercer motor de combustible sólido, ydio máximo impulso con todos los motores. La propia estructura del crucero seestremeció. Bajo el impulso y le dio un nuevo golpe de potencia. Los brazoscedieron y los arrastro unos metros, produciendo una cascada de chispas hastaque terminaron por soltarlo antes de salir del hangar.

Voló directo al planeta de fuego,adoptando un rumbo en orbita a él de constante aceleración. Una escuadra inicióla persecución. Gracias a la potencia de los motores adicionales se fuedistanciando lentamente de ella, pero sin lograr salir del rango de alcance. Lapresión G comenzaba a ser muy fuerte, aún con el líquido amortiguador querespiraba. El planeta resplandecía precioso bajo sus pies, sacudido por laserupciones del océano de lava y las tormentas de fuego.

– Piloto Enardel – La voz militar deLilith irrumpió en la radio -. Acaba de realizar un despegue ilegal de acuerdocon la reglamentación de la marina imperial. Se le acusa de insubordinación, eincitación a la rebeldía. Le ordeno que regrese ahora mismo para ser sometido aun consejo de guerra. De lo contrario me veré obligada a usar la fuerza.

– Adiós, Lilith – Pasó la mano por encimade la cámara de la cabina, en un gesto cariñoso antes de apagar la radio. Diomás impulso a los motores y se alejó de la órbita del planeta, catapultado auna terrible velocidad directo al sol.

Continúa en…El Barón Negro VII: Tormenta Infernal

Capítulo anterior…El Barón Negro V: Morir Luchando

Continúa en…

Crónicas de Mundo Destierro:

Metallica: 06. Don’t Tread On Me – The Black Album.

Versión Estudio.

Don’t Tread On Me:

Don’t tread on me

Liberty or death, what we so proudly hail
Once you provoke her, rattling of her tail
Never begins it, never, but once engaged…
Never surrenders, showing the fangs of rage

Say… don’t tread on me

So be it
Threaten no more
To secure peace is to prepare for war
So be it
Settle the score
Touch me again for the words
That you’ll hear evermore…

Don’t tread on me

Love it or live it, she with the deadly bite
Quick is the blue tongue, forked as lighting strike
Shining with brightness, always on surveillance
The eyes, they never close, emblem of vigilance

So be it
Threaten no more
To secure peace is to prepare for war
Liberty or death, what we so proudly hail
Once you provoke her, rattling on her tail

No Pases Sobre Mí:

No me pises

Libertad o muerte, lo que tan orgullosamente gritamos
Una vez la provocaste, el cazcabel de su cola
Nunca lo comienza, nunca, pero una vez que se compromete
Nunca se rinde, mostrando los colmillos de la rabia

Digo… no pases sobre mí

Que así sea
No amenaces más
Asegurar la paz es prepararse para la guerra
Que así sea
Ajusta las cuentas
Tocame otra vez por las palabras
Que escucharás cada vez más…

No pases sobre mí

Amala o dejala, ella con la mordida mortal
La lengua azul es veloz, torcida como el relámpago
Reluciendo con brillo, siempre en supervivencia
Los ojos, nunca se cierran, emblema de vigilancia

Que así sea
No amenaces más
Asegurar la paz es prepararse para la guerra
Libertad o muerte, lo que tan orgullosamente vivamos
Una vez la provocaste, el cazcabel de su cola

Gamefilia